Archivo de la categoría: Sin categoría

Blackwater se dirige a China

nif_chinablackwater

De acuerdo, de acuerdo, no es Blackwater. Esa es la fuerza mercenaria de criminales de guerra convictos fundada por Erik Prince que nunca superará su infamia, no importa cuántas veces cambie su nombre.

¡No no no! No es Blackwater! Es Frontier Services Group -un grupo mercenario completamente diferente presidido por Erik Prince- el que se dirige a China! ¡Y no están allí para vender servicios de mercenarios! Absolutamente no. Están simplemente abriendo algunas “bases de operaciones avanzadas” para ayudar a los chinos a entrenar a “ex-” soldados del PLA (Peoples Liberation Army) en cómo ser mercenarios! ¡Es completamente diferente!

Ahora que tenemos eso claro, algo de contexto: Erik Prince es el notorio mercenario que cree que es el descendiente moderno de “Wild Bill” Donovan. (Prínce incluso nombró a su hijo menor, Charles Donovan Prince, en honor a Bill.) La incipiente carrera de Prince como asesino a sueldo se redujo en llamas en 2009, después de que se reveló que Blackwater era una fachada para un programa secreto de asesinatos de la CIA. Más tarde admitió que Blackwater “se convirtió en una extensión virtual de la CIA” y tomó órdenes directamente de la agencia, pero para ese punto el foco de noticias se había desplazado a otra parte.

Sin embargo, como se informó el año pasado, ciertamente no fue el final de Prince ni de sus maquinaciones. Reapareció en el radar de noticias en 2016 después de que se revelara que estaba una vez más bajo investigación federal, esta vez por presuntamente tratar de negociar servicios de mercenarios a gobiernos extranjeros y lavar dinero para funcionarios libios a través de un banco chino.

Las cosas sólo se pusieron extrañas cuando Prince saltó a bordo del tren Trump con $150,000 en donaciones al PAC de Trump, convirtiéndose en un invitado regular en el programa de radio de Breitbart de Stephen Bannon, donde abogó por revivir el Programa Phoenix, la campaña de muerte / tortura del gobierno estadounidense que probó en Vietnam y se ha convertido en el modelo para operaciones en todo el mundo (y en Estados Unidos a través del Departamento de Seguridad Nacional). A cambio, Trump nombró a la hermana de Prince como la nueva Secretario de Educación y tomó a Prince como un asesor no reconocido.

Y si todo eso no era suficiente, aquí viene la última noticia: la nueva compañía de Erik Prince está “preparando un ejército privado para China”.

Esto es lo que sabemos:

Erik Prince es ahora presidente de Frontier Services Group, una empresa que cotiza en la Bolsa de Hong Kong que se anuncia como un proveedor de “servicios de seguridad y de logística”.

1881-fsg_logo-jpg

A finales del año pasado, Frontier Services Group emitió un comunicado de prensa en el que se jactaban de su nueva estrategia corporativa: Cobrar el billón de dólares de la apuesta del gobierno chino, la “New Silk Road”.

La nueva estrategia incluye la creación de bases de operaciones en la provincia china de Yunnan y en la problemática Región Autónoma Uyghur de Xinjiang, para proporcionar “capacitación, comunicaciones, mitigación de riesgos, evaluación de riesgos, recolección de información, evacuación médica y servicios de seguridad, logística y aviación” para los “negocios en los países vecinos”.

Sin embargo, varias fuentes dentro de la compañía están soltando la sopa sobre la propuesta, alegando que Prince ha estado “trabajando muy, muy duro para conseguir que China compre una nueva Blackwater” y está “empeñado en recuperar su posición como el preeminente proveedor militar privado del mundo”.

FSG ha negado las afirmaciones de una “nueva Blackwater”, afirmando que “los servicios de la FSG no involucran a personal armado ni capacita a personal armado” y agregó que las nuevas bases sólo serían usadas para “ayudar a personal no militar a proporcionar protección cercana, sin el uso de armas”, pero esta es la misma compañía que negó los informes de 2016 de que Prince estaba cortejando al gobierno chino por “servicios de seguridad” en primer lugar. Según el nuevo informe:

“Cuando Frontier dijo más tarde a la junta que se estaba desplazando hacia los servicios de seguridad – en gran medida para ayudar a la política de desarrollo internacional de China – el desarrollo disgustó a dos ejecutivos estadounidenses en la compañía de Prince en Hong Kong.

Gregg Smith, el ex director general de Frontier, dijo que estaba listo para renunciar en marzo pasado si Erik Prince no era removido de la compañía. Luego, en una reunión de la junta a finales de ese mes, dijo que un funcionario de la compañía dejó claro que Frontier estaría proporcionando servicios de seguridad en apoyo de los objetivos del gobierno chino”.

El informe revela que el almirante retirado William Fallon de los EEUU dimitió junto con Smith después de que la nueva estrategia fuera revelada a la junta: “Eso no era para lo que firmé.”

Independientemente de lo que el consejo de FSG pensó que estaba firmando, no es de extrañar que una empresa presidida por Erik “necesitamos un nuevo programa Phoenix” “contratista de la CIA” “asesor de Trump” Prince está presionando para iniciar una relación de contratación militar con un importante poder extranjero. Por supuesto, es en realidad contra la ley para cualquier empresa de EE.UU. proporcionar “artículos de defensa o servicios de defensa” a China, ¿pero desde cuándo las simples leyes han impedido que una empresa Erik Prince haga lo que quiere en el extranjero? Además, es por eso que la idea de “base de operaciones de avanzada” se le ha puesto el nombre de prestación de servicios a las empresas “en los países vecinos”, cuando las propias bases están en China. Y esta es la razón por la que la empresa se contraerá con los ex embajadores de los ex-PLA en lugar de los propios militares chinos.

Pero espera… pensé que Oceanía se supone que está en guerra con Eastasia? ¿Por qué un asesor de Trump ayudaría al principal “enemigo” de la administración entrante de Trump? Es casi como si todo el conflicto fuera una preparación que está siendo orquestada por fuerzas poderosas tras bambalinas como parte de la Guerra Fría 2.0 para mantener a las masas en un estado constante de miedo al nuevo hombre del costal (apoyado secretamente). Pero eso no podría ser el caso, ¿no?

Oh, eso es correcto: El mayor accionista de Frontier Services Group es CITIC. Y para aquellos que ya conocen sobre China y el Nuevo Orden Mundial, el círculo está completo.

Mejor acostumbrarse a ver a Erik Prince y familiarizarse con Frontier Services Group. Lamentablemente, usted va a ver mucho más de ambos en los próximos 4-8 años.

Por James Corbett
corbettreport.com
Febrero 21, 2017

Fuente: https://www.corbettreport.com/blackwater-heads-to-china/

Benjamin Netanyahu está en la cama con la administración Trump – Casi literalmente

showimage-ashx

El yerno de Trump, Jared Kushner, tiene una larga historia de apoyo firme a los elementos de derecha de Israel.

Cuando los políticos son sospechosos de tener conflictos de interés, a menudo se dice que están “en la cama” con otras personas o instituciones. En el caso de la administración Trump y de Israel, no es una metáfora. El primer ministro israelí ha dormido en la habitación de la niñez del hombre designado para supervisar la política estadounidense sobre Israel y Palestina.

Donald Trump ha instalado a su yerno de 36 años, Jared Kushner, un rico heredero de bienes raíces, como asesor principal en la política de Oriente Medio. El presidente prometió que su yerno “hará la paz” en la región.

Donde están exactamente las simpatías políticas de Kushner no podría ser más claro. Su familia ha donado durante mucho tiempo a grupos pro-Israel, y un nuevo informe en el New York Times, eufemísticamente titulado “Para Kushner, la política de Israel puede ser moldeada por lo personal”, mencionó casualmente que el primer ministro israelí de extrema derecha Benjamin Netanyahu una vez incluso se quedó en su casa.

Los lazos de Kushner con Netanyahu se remontan a sus años de adolescencia. “Conocía al primer ministro, que era amigo de su padre, promotor inmobiliario y donante de las causas israelíes”, señaló el Times. Agregó: “Netanyahu incluso se había quedado en la casa de los Kushners en Nueva Jersey, durmiendo en el dormitorio de Jared (el adolescente se trasladó al sótano esa noche)”.

Los lazos siguen aún más profundos. Kushner dirigió una fundación familiar que dio dinero a los asentamientos ilegales israelíes en Cisjordania, que fueron construidos en flagrante violación del derecho internacional y del Cuarto Convenio de Ginebra. El propio Presidente Trump donó previamente 10,000 dólares al asentamiento ilegal israelí Beit El.

David Friedman, que anteriormente se desempeñó como abogado de bienes raíces de Trump y ahora es la selección de Trump para el embajador de Estados Unidos en Israel, tiene vínculos pro-israelí de extrema derecha. Es un firme defensor de los asentamientos ilegales y presidente de los Amigos Americanos de Bet El Institutions. Los padres de Jared Kushner, Charles y Seryl, son miembros de la junta fundadora de Bet El Institutions.

Una “lista de millonarios” de 2007 de Netanyahu compiló donantes potenciales e incluso incluyó el nombre de Charles Kushner cerca de la cima. Y los vicnulos continúan.

En 1999, Netanyahu visitó a Charles y habló en su oficina, antes de jugar al fútbol y almorzar en una escuela de New Jersey llamada así por la familia Kushner. Durante la comida, el líder israelí fue acompañado por el hermano menor de Jared, Joshua. Esto llevó a Murray Kushner a demandar a su hermano Charles por “abusar de los fondos de la compañía familiar pagando cientos de miles de dólares en honorarios por el discurso del líder israelí, entre otras figuras de alto perfil”.

La política pro-israelí del millonario quedó clara en el New York Observer, un periódico que era propiedad de Kushner. En un artículo de julio proclamaba para su suegro, cómodamente titulado “The Donald Trump I Know”, Kushner enfatizó, “Las reacciones del corazón de este hombre son instintivamente pro judías y pro-Israel”. Señaló que en un evento de campaña en New Hampshire, Trump enfatizó en un momento sin guión: “Israel es un aliado muy importante de los Estados Unidos y vamos a protegerlos al cien por cien”.

El periodista Philip Weiss, cofundador y editor del sitio web de noticias Mondoweiss, que proporciona cobertura crítica de las violaciones de Israel del derecho internacional y los derechos de los palestinos, publicó un artículo en enero que refleja su experiencia pasada con Kushner. Weiss, que fue columnista en el Observer cuando Kushner compró el periódico en 2006, afirma que fue despedido por hablar en contra de la opresión de Israel contra los palestinos.

Kushner ya está trabajando con el presidente Trump y el primer ministro Netanyahu para construir una alianza con los países árabes mayoría suníes, basada en la oposición compartida a Irán, un objetivo de la política exterior estadounidense cada vez más agresiva y agresiva.

El gobierno de Trump ha dejado absolutamente claro que va a permitir que Israel siga violando la ley internacional, construyendo nuevos asentamientos y colonizando tierras palestinas. Y los contribuyentes estadounidenses seguirán financiando los crímenes de Israel, como lo ha asegurado cada administración presidencial anterior de Estados Unidos.

Fuente: http://www.alternet.org/grayzone-project/jared-kushner-israel-netanyahu-bedroom

El Pentágono es atrapado vendiendo noticias falsas acerca de ataques aéreos

nif_pentagonfakenews

Noticia de última hora: El Pentágono te ha estado mintiendo por  años.

De acuerdo, esto no es un revelación del tipo: “Detenga las prensas!”.

Después de todo, este es el mismo Pentágono que todavía no puede dar cuenta de billones de dólares en “ajustes de fin de año” en sus libros.

Este es el mismo Pentágono que supervisó el robo de miles de millones de dólares en efectivo que fue enviado para ayudar a los esfuerzos de “reconstrucción” en Irak después de la invasión de 2003.

Diablos! este es el mismo Pentágono que pagó a una firma de relaciones públicas británica para hacer videos falsos de Al Qaeda para sus operaciones oscuras de propaganda.

Para apropiarnos de una vieja broma: ¿Cómo puedes saber si un funcionario del Pentágono está mintiendo? Sus labios se mueven.

Así que no debería ser una sorpresa descubrir que años y años de datos oficiales sobre ataques aéreos del Pentágono son una completa fabricación.

Esta última revelación gira en torno a la base de datos de ataques aéreos mantenidos por el Comando Central de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. Los “resúmenes del poder aéreo” proporcionados por AFCENT son tranquilizadoramente exhaustivos, precisos y directos. Proporcionan desgloses mensuales del número y tipo de incursiones en los combates militares estadounidenses en Afganistán, Irak y Siria, incluyendo el número de armas lanzadas cada mes. Los periodistas, aliados estadounidenses, trabajadores humanitarios e incluso los miembros del Congreso se basan en estos números para emitir juicios sobre los compromisos militares futuros y las consideraciones presupuestarias, y esto se filtra a través de la percepción pública de estos conflictos y el papel de EE.UU.

jan2017summary

En resumen, la fiabilidad de estos resúmenes es algo importante. Es por eso que The Military Times decidió realmente investigar si los resúmenes son, de hecho, confiables.

¿Su hallazgo? “Las estadísticas de los militares estadounidenses sobre los ataques aéreos mortales están equivocadas, y miles no han sido reportados“.

Como señalan en su exclusiva investigación: “Sólo en 2016, aviones de combate norteamericanos realizaron por lo menos 456 ataques aéreos en Afganistán que no fueron registrados” en los resúmenes de ataques aéreos. “Esos ataques aéreos fueron llevados a cabo por helicópteros de ataque y aviones teledirigidos operados por el Ejército de los Estados Unidos, las métricas silenciosamente excluidas de los resúmenes mensuales exhaustivos, publicados en línea durante años, detallando la actividad militar estadounidense en los tres teatros “.

Según el informe, parte del problema es que las normas y protocolos que se han establecido para el seguimiento y la notificación de estos ataques aéreos sólo parecen tener  cosas como helicópteros Apache que, de alguna manera u otra, logran caer a través de las grietas. También hay peleas dentro de las fuerzas, y un alto oficial del Ejército citado en la investigación dijo que reportar datos de los ataques aéreos simplemente no es parte de la responsabilidad del Ejército.

¡Pero espera! ¡Se pone peor!

“Lo más alarmante es la perspectiva de que estos datos hayan sido incompletos desde que comenzó la guerra contra el terrorismo en octubre de 2001. Si ese es el caso, socavaría fundamentalmente la confianza en gran parte de lo que el Pentágono ha revelado acerca de su procesamiento de estas guerras. Pondría en duda si los militares intentaron engañar al público estadounidense y pondría en duda la competencia con la que se está realizando y difundiendo otros datos vitales. Los otros indicadores clave incluyen las bajas de combate estadounidenses, los gastos de los contribuyentes y el progreso general de los militares en degradar las capacidades del enemigo”.

Para dejar esto claro: Hasta que se demuestre lo contrario por una auditoría minuciosa llevada a cabo por una parte independiente, todo lo que los militares han dicho sobre muertes, dólares y drones durante la interminable Guerra del Terror debe ser asumido como falso.

Una vez más, esto es probablemente claro para para mi audiencia regular, pero lo repito para aquellos que han estado impregnados en la propaganda de que el ejército es la parte más sacrosanta e irreprochable del gobierno.

El Pentágono nunca ha pasado una auditoría.

El Pentágono y la CIA han sido capturados en varias ocasiones bajando los reportes de muertes civiles debido a ataques con aviones no tripulados en Pakistán y Yemen.

El gobierno incluso ha tenido que admitir que a menudo no tienen idea de quién está siendo asesinado en los ataques con aviones no tripulados que el presidente ordena. Pero no te preocupes por eso; cualquier persona muerta en una zona de combate que sea hombre y de “edad militar” es, según la definición de Obama, un “militante”, no un civil. Boom. Un problema de relaciones públicas resuelto.

Sin duda, esta última revelación, también, será sólo otro problema de relaciones públicas que el Pentágono tendrá que resolver. Tal vez “ataque aéreo” pueda ser redefinido para significar “cualquier ataque desde el aire que el Pentágono quiere que usted conozca”. Boom. Problema resuelto.

Para aquellos de nosotros que ya conocemos que esta guerra contra el terrorismo es un fraude de arriba a abajo, este problema de contabilidad de ataques aéreos será sólo un hecho más, una historia más, un punto de datos más en el argumento general sobre la terrornoia que se ha apoderado de la imaginación política estadounidense desde el 11 de septiembre.

Pero nunca debemos perder de vista el hecho de que este argumento no se trata de procedimientos o estadísticas contables o dólares y centavos. Se trata de la sangre de hombres, mujeres y niños inocentes que están siendo asesinados en nombre de una falsa historia basada en mentiras y perpetuada por mentirosos. Aquellos que no pueden ver esto en este punto sólo están evitando la verdad.

https://steemit.com/news/@corbettreport/pentagon-caught-peddling-fake-news-about-airstrikes

CIA honra a príncipe de la corona saudí con la “medalla George Tenet”

deab8cc9-0c54-41d5-aec0-a542d7c777e2

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) ha honrado al príncipe heredero saudita Mohammed bin Nayef con su prestigiosa “Medalla George Tenet” por su “trabajo de inteligencia en la lucha contra el terrorismo”.

La medalla fue entregada a Nayef, quien es viceprimer ministro y ministro de Interior, por el director de la CIA, Micheal Pompeo, el viernes durante una ceremonia de recepción en Riyadh.

El Viceprimer Príncipe Muhammad Bin Salman, segundo viceprimer ministro y ministro de Defensa, y varios otros altos funcionarios sauditas también estuvieron presentes.

En una declaración después de recibir la medalla, Nayef dijo que apreciaba el honor de la CIA y lo enmarcó como un reconocimiento de lo que llamó los esfuerzos antiterroristas de Arabia Saudita bajo las directrices del rey Salman bin Abdulaziz Al Saud.

“Arabia Saudita rechaza y denuncia firmemente el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones”, dijo el príncipe heredero, citado por los medios saudíes.

“El reino ha estado dispuesto a combatir el terrorismo basado en su convicción de que el terrorismo no tiene identidad ni religión, y de su creencia de que los terroristas están cometiendo estos actos derivados de sus ideologías desviadas y su mal pensamiento”, declaró.

“Todas las ideologías religiosas, políticas y sociales negativas que usan la religión como herramienta a lo largo de la historia humana, no reflejan la verdad absoluta sobre la religión”, agregó Nayef.

Por esto, mientras que Arabia Saudita, donde el wahabismo es ampliamente predicado y practicado, es acusado de apoyar a grupos terroristas lucha contra el gobierno sirio desde 2011.

Daesh y otros grupos terroristas Takfiris utilizan la ideología extremista para declarar a las personas de otras religiones como “infieles” y así matarlos.

En su declaración, Nayef también subrayó la importancia de los “fuertes e históricos” lazos entre Estados Unidos y Arabia Saudita, diciendo que las dos partes no permitirían que nada ni nadie se interponga entre los aliados.

Las relaciones entre Washington y Riyad se tensaron el año pasado sobre la legislación del Congreso que busca facilitar a las familias de las víctimas del 11 de septiembre demandar a Arabia Saudita.

Quince de los 19 secuestradores que presuntamente llevaron a cabo los ataques del 11 de septiembre de 2001 procedían de Arabia Saudita y la evidencia disponible sugiere que algunos de ellos estaban vinculados a altos funcionarios saudíes.

Arabia Saudí ha estado involucrada en una campaña militar contra Yemen desde marzo de 2015.

Aldous Huxley: Moksha (Capítulo 12-13)

aldoushuxley41

Capítulo 12

1954
Los lejanos continentes de la mente

ALDOUS HUXLEY

La siguiente conferencia es la primera de las muchas disertaciones de Huxley sobre la consecución de la experiencia visionaria. Eileen J. Garrett, una vieja amiga, era presidenta de la Fundación Parapsicológica que organizaba simposios anuales con la asistencia de figuras destacadas de la especialidad. El interés de Huxley por la parapsicología se remonta a la década de los 30, cuando visitó al doctor J. B. Rhine en la Universidad de Duke, en 1937.

Es difícil hablar de los fenómenos mentales si no es empleando analogías tomadas del universo familiar de las cosas materiales. Se puede decir que determinado hombre está compuesto por un Viejo Mundo de conciencia personal y, al otro lado de un océano divisorio, por una serie de Nuevos Mundos. Estos Nuevos Mundos del inconsciente nunca se pueden colonizar, rara vez han sido explorados a fondo, y en muchos casos incluso esperan que los descubran. Como sucede en este planeta, si vais a las antípodas de la personalidad consciente de sí misma, encontraréis todo tipo de criaturas por lo menos tan raras como los canguros. En ninguno de los dos casos inventamos estas criaturas. Viven independientemente y fuera de nuestro control. Pero podemos ir a donde están, y observarlas. Existen «allí fuera», en el equivalente mental del espacio lejano. Desde «aquí dentro», a veces podemos contemplar cómo se dedican a sus misteriosas actividades.

Algunas personas nunca descubren conscientemente sus antípodas. Otras realizan un desembarco ocasional. Otras pocas van y vienen fácilmente y a su antojo. Lo primero que necesita el naturalista de la mente, que debe reunir sus datos para que nos convirtamos en auténticos zoólogos de la mente, es un medio de transporte seguro, fácil y fiable entre los dos Mundos. Existen dos de estos medios. Ninguno es perfecto, pero ambos son suficientemente fiables, fáciles y seguros como para justificar que los utilicen quienes saben lo que hacen. El primero depende de la mescalina, un alcaloide químico. El segundo depende de la hipnosis. Ambas naves transportan la conciencia a la misma región: la droga tiene un alcance más vasto y penetra más profundamente en la terra incognita.

Por lo que concierne a la hipnosis, no sabemos cómo produce sus efectos observados. Ni necesitamos saberlo. Sí sabemos un poco acerca de los efectos fisiológicos de la mescalina. Ésta interfiere el sistema enzimático que regula el funcionamiento del cerebro, menoscaba la eficiencia del cerebro y permite que ingresen en la conciencia determinados tipos de actividad mental que están normalmente excluidos pues carecen de valor para la supervivencia. Tenemos visiones. Pero no son visiones aleatorias. Lo que sucede en ellas se sujeta a pautas provistas de tanta lógica interna como la que tienen lo que vemos en las antípodas del mundo exterior. Son fenómenos raros, pero dotados de una cierta regularidad.

Estas pautas imponen algunos rasgos comunes a nuestra experiencia visionaria. En primer lugar, y sobre todo, está la experiencia de la luz. Todo se halla brillantemente iluminado, refulge desde dentro, y un caos de colores se intensifica hasta un paroxismo desconocido en el estado normal. (La mayoría de los sueños normales se desarrollan en blanco y negro o sólo están tenuemente coloreados). Probablemente el color en el sueño o la visión representa la captación de «algo dado» por contraposición a los símbolos dramáticos de nuestros propios esfuerzos o deseos, que generalmente son acromáticos. Las visiones captadas en estas antípodas de la mente no tienen nada en común con lo que soñamos al dormir normalmente, pues esto lo generamos nosotros mismos. Las visiones las vemos porque están allí, pero no son creaciones nuestras. Esa luz preternatural es característica de toda experiencia visionaria.

A la luz la acompaña el reconocimiento de una significación incrementada. Los objetos dotados de luminosidad propia tienen un significado tan intenso como su color. Aquí, la significación es idéntica a la esencia: los objetos sólo se representan a sí mismos y nada más. Su significado es precisamente este: que son intensamente ellos mismos, y que al serlo, son manifestaciones de la especificidad y alteridad esenciales del universo.

La luz, el color y el significado no existen aisladamente. Modifican los objetos o estos los manifiestan. Ciertos tipos de imágenes perceptivas se repiten una y otra vez: formas geométricas coloreadas, móviles, vivientes, que se transfiguran ondulando en objetos esquematizados, como alfombras, tallas, mosaicos, transmutándose continuamente en otras formas de color y grandeza más intensos. El observador queda escindido del pasado: ve una nueva creación. Tienen muchas analogías con los cielos y países de hadas del folklore y la religión, prototipo de muchos Paraísos.

Pero también puede existir una experiencia infernal, tan atroz como gloriosa es la otra. En las visiones paradisíacas se produce una sensación de disociación entre el yo y el cuerpo; en las visiones infernales la conciencia del cuerpo se intensifica y se degrada continuamente. Esto ocurre cuando al sujeto le faltan la fe y la confianza afectuosa, únicas garantías de que la experiencia visionaria será feliz. Y lo que ocurre en las visiones puede ser sólo un anticipo de lo que ocurrirá después del momento de la muerte.

Capítulo 13

1955
La mescalina y el “otro mundo”

ALDOUS HUXLEY

En el primer simposio norteamericano sobre substancias psicodélicas, Huxley fue el único participante que no tenía título médico entre «los Chicos del Electroshock, los Devotos de la Clorpromacina, y las 57 Variedades de Psicoterapeutas» (como le escribió a Humphry Osmond). Su disertación, como era previsible, fue la única que giró en torno a la experiencia con drogas de los «relativamente cuerdos», y no de las personas con alteraciones mentales. Desarrolla, sobre todo mediante referencias artísticas y literarias, ciertas ideas que habría de abordar más detalladamente en Heaven and Hell: el valor del acceso a «las antípodas de la mente», la experiencia visionaria inducida mediante la hipnosis, los alucinógenos, el «transporte» que producen objetos tales como piedras preciosas, las cualidades mágicas que gobiernan estos estados.

Esta noche me propongo hablar de las experiencias con mescalina, no de los neuróticos, sino de quienes, como yo, estamos relativamente cuerdos. Weir Mitchell y Havelock Ellis suministraron, hace muchos años, descripciones clásicas de esta experiencia, y sus relatos se compaginan muy bien con lo que hemos podido testimoniar yo mismo y todos los otros experimentadores que conozco personalmente. Estas experiencias clásicas con mescalina difieren en muchos sentidos de las que hemos oído analizar esta noche. Casi todas las que hemos oído analizar esta noche están teñidas por el miedo y la ansiedad. Además, contienen abundantes referencias a los recuerdos personales del sujeto y a experiencias traumáticas de su infancia. ¡Cuán distinta es la experiencia clásica con mescalina! Su rasgo más notable, enfáticamente subrayado por todos quienes han pasado por ella, es su naturaleza profundamente impersonal. La experiencia clásica con mescalina no abarca hechos recordados consciente o inconscientemente, no se refiere a viejos traumas y, en la mayoría de los casos, no está teñida por la ansiedad y el miedo. Es como si quienes la estaban viviendo hubieran sido transportados por la mescalina a alguna región remota, no personal, de la mente.

Utilicemos una metáfora geográfica y comparemos la vida personal del yo con el Viejo Mundo. Abandonamos el Viejo Mundo, cruzamos un océano divisorio, y nos encontramos en el mundo del inconsciente personal, con su flora y su fauna de represiones, conflictos, recuerdos traumáticos y cosas por el estilo. Si seguimos viajando, llegamos a una especie de Lejano Oeste, habitado por arquetipos jungianos y por la materia bruta de la mitología humana. Más allá de esta región se extiende un ancho Pacífico. Cuando lo sobrevolamos en alas de la mescalina o de la dietilamida del ácido lisérgico, llegamos a las que podríamos denominar las antípodas de la mente. En este equivalente psicológico de Australia descubrimos la contrapartida de los canguros y los ornitorrincos: toda una legión de animales extremadamente improbables, que sin embargo existen y es posible observar.

Ahora bien, el problema es, ¿cómo podemos visitar las áreas remotas de la mente donde habitan estas criaturas? Está claro que algunas personas pueden ir allí espontáneamente y más o menos a su antojo. Unos pocos de estos viajeros eran artistas, que no sólo podían visitar las antípodas, sino que también podían suministrar un testimonio de lo que habían visto, en palabras o en imágenes. Muchos más son los que han estado en las antípodas y han visto a sus extraños habitantes, pero son incapaces de expresar correctamente lo que han observado. En los tiempos que corren se resisten incluso a proporcionar una versión trunca de su experiencia. El clima mental de nuestra época no es favorable a los visionarios. A quienes han tenido estas experiencias espontáneas, y cometen la imprudencia de hablar de ellas, los miran con recelo y les dicen que deberían consultar a un psiquiatra. En el pasado, la gente consideraba valiosas las experiencias de este tipo y admiraba a sus protagonistas. Esta es una de las razones (aunque quizá no la única) por las que había más visionarios en otros siglos que en la actualidad.

Quienes no pueden visitar a su antojo las antípodas de la mente (y estos son mayoría) deben hallar un medio de transporte artificial. Un medio que surte efecto en un determinado porcentaje de casos es la hipnosis. Hay personas que, en un trance hipnótico moderadamente profundo, entran en el estado visionario.

Más seguro es el efecto de los llamados alucinógenos: la mescalina y la LSD. Personalmente nunca he probado la LSD, así que sólo puedo hablar, por experiencia, de la mescalina. Ésta nos transporta de una manera muy indolora —porque casi no se manifiestan las horribles náuseas que siguen a la ingestión del cacto peyote, ni produce resaca— a las antípodas de la mente, donde encontramos una fauna y una flora asombrosamente distintas de la fauna y la flora del Viejo Mundo tan conocido de la conciencia personal. Pero así como los marsupiales, aunque improbables, no son de manera alguna fenómenos aleatorios ni ajenos a las leyes, así tampoco lo son los habitantes de las antípodas de la mente. Estos se ciñen a las leyes de su propia esencia, pueden ser clasificados y su naturaleza extraña posee una cierta regularidad de pautas. Como ha señalado [Heinrich] Klüver en su libro sobre el peyote[23], las experiencias visionarias, si bien varían de un individuo a otro, pertenecen sin embargo a una misma y única familia. Las experiencias con mescalina de tipo clásico exhiben determinadas características bien marcadas.

La más notable de estas características comunes es la experiencia de luz. Se produce una gran intensificación de la luz, y esta intensificación se experimenta tanto con los ojos cerrados como con los ojos abiertos. La luz parece tener una intensidad preternatural en todo lo que se ve con el ojo interior. También parece tener una intensidad preternatural en el mundo exterior.

A esta intensificación de la luz la acompaña una tremenda intensificación del color, y esto vale tanto para el mundo exterior como para el interior.

Finalmente se intensifica lo que yo llamaría la significación intrínseca. Uno siente que lo que ve, ya sea con los ojos cerrados o con los ojos abiertos, tiene un significado profundo. Un símbolo representa otra cosa, y este representar otra cosa es su significado. Pero los elementos significativos que se ven en la experiencia con mescalina no son símbolos. No representan otra cosa, no significan nada ajeno a ellos mismos. La significación de cada elemento es idéntica a su ser. Lo importante es que es. En una forma paradójica pero muy nítida (para quienes han experimentado esta intensificación de la significación intrínseca),
lo relativo se torna absoluto, lo transitorio se torna particularmente universal y eterno.

La luz intensificada, el color intensificado y la significación intensificada no existen aisladamente. Se hacen inherentes a objetos. Y nuevamente en este caso las experiencias de quienes ingirieron un alucinógeno, mientras se encontraban en buen estado de salud mental y física, y con un grado suficiente de preparación filosófica, parecen ceñirse a pautas bastante regulares. Cuando los ojos están cerrados, la experiencia visionaria comienza con la aparición, en el campo visual, de geometrías vivas, movedizas. Dichas formas abstractas, tridimensionales, están intensamente iluminadas y brillantemente coloreadas. Después de un tiempo tienden a asumir el aspecto de objetos concretos, como alfombras, mosaicos o tallas ricos en configuraciones. Estos, a su vez, se modulan en edificios suntuosos y refinados, erigidos en parajes de extraordinaria belleza. Ni los parajes ni los edificios se mantienen estáticos, sino que cambian continuamente. En ninguna de estas metamorfosis se parecen a algún edificio o paraje específico visto por el sujeto en su estado corriente y recordado desde un pasado próximo o lejano. Todos estos elementos son nuevos. El sujeto no los recuerda ni los inventa: los descubre, «allí fuera», en el equivalente psicológico de una región geográfica hasta entonces inexplorada.

Por estos parajes y entre estas arquitecturas vivas merodean extrañas figuras: a veces de seres humanos (o incluso de los que parecen seres sobrehumanos), a veces de animales o de monstruos fabulosos. Al suministrar una descripción directa en prosa de lo que acostumbraba a divisar en sus visiones espontáneas, William Blake explica que veía a menudo seres a los que denominaba Querubines. Dichos seres tenían una estatura de cuarenta metros y no hacían nada que pudiera interpretarse como simbólico o dramático (esta es una característica de los personajes observados en una visión). En este sentido los habitantes de las antípodas de la mente difieren de las figuras que habitan el mundo arquetípico de Jung, pues no tienen nada en común con la historia personal del visionario ni con los problemas seculares de la raza humana. Son, literalmente, habitantes del «Otro Mundo».

Esto me trae a un detalle muy interesante y creo que significativo. La experiencia visionaria, ya sea espontánea o inducida por las drogas, la hipnosis u otros medios, tiene una asombrosa semejanza con el Otro Mundo, tal como lo encontramos descrito en las diversas tradiciones de la religión y el folklore. En todas las culturas, la morada de los dioses y de las almas en éxtasis es una comarca de insuperable belleza, radiante de color, bañada por una luz intensa. En esta comarca se ven edificios de indescriptible magnificencia, y sus habitantes son criaturas fabulosas, como los serafines hexápteros de la tradición hebrea, o los toros alados, los hombres con cabeza de halcón, los leones con cabeza humana, los personajes dotados de múltiples brazos o coronados por una cabeza de elefante de las mitologías egipcia, babilónica e india. Entre estas criaturas fabulosas se mueven ángeles y espíritus sobrehumanos que nunca hacen nada, sino que se limitan a disfrutar de la visión beatífica.

La indumentaria de los habitantes, así como los edificios e incluso muchos elementos del paisaje del Otro Mundo tienen incrustaciones de piedras preciosas. Es interesante saber que lo mismo sucede en el mundo interior abordado mediante la mescalina o la visión espontánea. Weir Mitchell y muchos otros experimentadores que han dejado un testimonio de su experiencia con mescalina, documentan una multitud de gemas vivientes. Estas gemas que, para decirlo con las palabras de Mitchell, parecen racimos de frutos transparentes, radiantes de brillo interior, están incrustadas en los edificios, en las montañas, en la margen de los ríos, en los árboles. Al leer estas descripciones de la experiencia con mescalina, no podemos menos que evocar lo que las diversas literaturas religiosas del mundo dicen acerca del más allá. Ezequiel habla de «las piedras de fuego» que hay en el Edén. En el Libro de la Revelación, la Nueva Jerusalén es una ciudad de piedras preciosas y de una substancia que a nuestros antepasados debía de resultarle tan maravillosa como las gemas: el cristal. El muro de la Nueva Jerusalén es de «oro semejante al cristal», o sea, que se trata de una substancia transparente, dotada de luz propia, que tiene el color del oro. El cristal reaparece en las mitologías célticas y teutonas de Europa occidental. Entre los teutones, la morada de los muertos es una montaña de cristal, y entre los celtas es una isla de cristal, con glorietas del mismo material.

Los paraísos hindú y budista son ricos en gemas, como la Nueva Jerusalén, y lo mismo vale para la isla mágica que, en la mitología japonesa, equivale a Avalon y las Islas de Buenaventura.

Entre los pueblos primitivos, que ignoran el cristal y no tienen acceso a las piedras preciosas, el paraíso está adornado con flores que irradian luz propia. Estas flores mágicas desempeñan un papel importante en el Otro Mundo de los pueblos más avanzados. Pensamos, por ejemplo, en el loto de la mitología budista e hindú, y en la rosa y el lirio de la tradición cristiana.

Se puede objetar que el paraíso no es más que una quimera, y que todos los paraísos están adornados con piedras preciosas precisamente porque estas son preciosas aquí en la tierra. ¿Pero por qué se pensó alguna vez que las gemas eran preciosas? ¿Qué fue lo que indujo a los hombres a invertir cantidades tan colosales de tiempo, zozobras y dinero para descubrir y tallar guijarros de colores? Este hecho es totalmente inexplicable en términos de cualquier tipo de filosofía utilitaria. Mi opinión personal consiste en que la explicación de la preciosidad de las piedras preciosas se ha de buscar, ante todo, en los hechos de la experiencia visionaria. En las antípodas de la mente existen objetos semejantes a gemas, refulgentes, dotados de luminosidad propia, radiantes de color y significación preternaturales. Los ven los visionarios, y todos quienes los contemplan intuyen que tienen una enorme importancia. En el mundo objetivo, las gemas son lo más parecido a estos objetos visionarios dotados de luminosidad propia. Las piedras preciosas pasan por ser preciosas porque les recuerdan a los seres humanos el Otro Mundo situado en las antípodas de la mente, el Otro Mundo del cual los visionarios tienen conciencia cabal, en tanto que las personas comunes tienen de él una conciencia vaga, por así decir subterránea. Existe un tipo de belleza mágica, de la cual decimos que nos «transporta». El término ha sido bien escogido, porque es literalmente cierto que determinados espectáculos transportan la mente del espectador… la transportan fuera del mundo cotidiano de la experiencia común, conceptual, y lo llevan al Otro Mundo mágico de la conciencia no verbal, visionaria.

Las flores transportan casi tanto como las piedras preciosas, y yo me inclinaría a atribuir la pasión casi universal por las flores, el uso casi universal de las flores en los ritos religiosos, al hecho de que estas les recuerdan a hombres y mujeres lo que está siempre allí, en el fondo de sus mentes, con un brillo, un colorido y una significación preternaturales.

No dispongo de tiempo para hablar de la relación entre la experiencia visionaria y determinadas formas de arte. Bastará decir que la relación existe, y que el poder casi mágico que ejercen ciertas obras de arte proviene de que nos recuerdan, conscientemente, o más a menudo inconscientemente, ese Otro Mundo en el cual los visionarios naturales pueden entrar a su antojo, y al cual el resto de nosotros sólo tenemos acceso bajo los efectos de la hipnosis o de una droga como la mescalina o la LSD.

Takutzi Nakawe | Como se creo el mundo según los Wixaritari (Huicholes)

Takutzi Nakawe es un corto animado de la creacion del mundo a traves de la cosmovision Wixarika, esta basado en las narraciones del Maarakame Julio Parra.

Watacame el primer hombre, presencia la renovación de la tierra y la creación de la era presente, de la mano de Takutzi Nakawe, La Abuela Lluvia, quien es la responsable de dar pie a la peregrinación de los dioses, quienes buscan cada uno un lugar al cual le darán vida y lo convertirán en los lugares sagrados que la cultura Huichola venera.

Durante este épico peregrinaje los dioses se encuentran a Tatewari, El Abuelo Fuego, quien les da la instrucción de buscar a un niño zurdo, el cual le dará vida al Sol, al encontrarlo, este niño sabe su destino y lo acepta gustoso, al presentarlo frente al Abuelo Fuego, este sigue sus instrucciónes y después de una breve danza en hacia los cuatro puntos cardinales entra al fuego, y unos instantes después, detrás del cerro del Quemado aparece por primera vez el Sol, iluminando la tierra entera y fecundando la semilla de la vida, dandose así el nacimiento de todas las especies de animales y plantas que habitan en esta tierra.

Una vez creado el Sol, Tziku Mayuwi, la perrita negra compañera de Watacame se convierte en la primera mujer, quedando así completa la pareja.

Al terminar esta peregrinación Takutzi Nakawe le da la consigna de cuidar y proteger la tierra, venerando y haciéndoles ofrendas a los lugares sagrados que se crearon, logrando así el equilibrio y salud de la creación entera.

Ars Qubica

‘Ars qubica’ es un cortometraje de animación en 3D que pone de manifiesto la relación entre el arte y las matemáticas.

El Ministerio de la Verdad en México: Ley General de Archivos

984_ministeri

“Quien controla el pasado controla el futuro;
Quien controla el presente controla el pasado.”
-George Orwell-

Al estilo de los regímenes totalitarios, la Secretaría de Gobernación de México (Segob) pretende el control político de toda la información pública del país.

La Ley General de Archivos, es una iniciativa de ley que contiene elementos de regresión democrática y censura, al otorgar la rectoría de esta materia a la Secretaría de Gobernación (SG).

Al realizar un análisis de la iniciativa de la Ley General de Archivos que actualmente se discute en el Senado de la República, el profesor de El Colegio de México, Mauricio Merino aseguró que el proyecto “tiene muchos problemas”, aunque destacó tres:

  • Se otorga a la Segob el control de todos los archivos del país (municipales, estatales y federales), por razones meramente políticas, ya que no existe una justificación técnica para ello;
  • Se establece que la Federación tiene la obligación de que, un plazo máximo de tres años, debe revisar todos los archivos y acervos históricos en su poder para testar aquella información que pudiera ser considerada como “datos personales”; darlos de baja (es decir, destruirlos), o reclasificarlos como confidenciables. Todo ello bajo criterio discrecional de la dependencia. A los gobiernos estatales se les da la misma atribución, con un periodo de cuatro años, y
  • Se determina que funcionarios designados por la Segob así como los propios gobernadores, y no expertos historiadores, sean quienes determinen si los documentos son testados, destruidos o reclasificados.

En un pronunciamiento conjunto, Aurora Gómez Galvarriato, exdirectora del Archivo General de la Nación, así como Andrés Lira, Lourdes Morales, Enrique Florescano, Ramón Aguilera, Mauricio Merino, Ana Cristina Ruelas y Haydee Pérez, advirtieron que “no existe razón técnica para que sea la Segob la que conduzca el Consejo y el Sistema Nacional de Archivos”.

“Existe el impulso político para que se haga una purga y se impida la consulta de documentos históricos y se lleguen a clausurar definitivamente documentos históricos o se eliminen  aquellos que resultan fundamentales para la rendición de cuentas y el combate a la corrupción.”

Otro señalamiento fue que las instancias de decisión deben ser integradas por especialistas, pues de lo contrario “la política archivística será formulada con impulsos autoritarios de control político”.

El artículo cuarto de la iniciativa “pareciera inspirado en la obra de (George) Orwell, al obligar a que burócratas sin especialización en materia archivística revisen todos los documentos que se ubican en sus archivos históricos, y posteriormente los destruyan o transfieran de vuelta a archivos de concentración, lo que significa abrir la puerta al revisionismo histórico, cual rol del Ministerio de la Verdad en la novela ‘1984’”.

Fuentes: http://www.proceso.com.mx/464541/solicitan-especialistas-al-senado-avalar-ley-general-archivos

 

Clinton VS Trump… Ganador… Israel

Aldous Huxley: Moksha (Capítulo 10)

aldoushuxley41

Capítulo 10

1954
Las puertas de la percepción

ALDOUS HUXLEY

La publicación de este delgado volumen —The Doors of Perception— en medio del erial psíquico e intelectual de la administración Eisenhower y las audiencias de McCarthy, produjo un profundo impacto cultural. El cuadragésimo libro de Huxley, cuyo título ha sido tomado de The Marriage of Heaven and Hell, del poeta visionario William Blake, es una de las obras clave de la literatura psicodélica. Al comenzar la última década de su vida, cuando le faltaban pocos meses para cumplir sesenta años, Huxley descubrió la «clave del acceso químico». Por tratarse de la descripción literaria de un experimento científico, las citas son típicamente numerosas. El tono es de máxima racionalidad, respaldada por el testimonio personal y la evidencia histórica. Otra fuente literaria importante, además de Blake, es El libro tibetano de los muertos, que habría de tener una figuración tan destacada en su vida y sus escritos posteriores. Huxley llegó a la conclusión de que, si bien la mescalina era superior a la mayoría de las drogas consumidas por la humanidad, «aún no es la droga ideal». Pero el concepto de Moksha estaba mucho más próximo después de su primer experimento con mescalina. En la iniciación psicodélica de Huxley estuvo presente, además del doctor Osmond, que actuó como supervisor médico, la esposa de Aldous, Maria, a la cual dedicó The Doors of Perception. Fue en 1886 cuando el farmacólogo alemán Louis Lewin[11] publicó el primer estudio sistemático del cacto, que posteriormente fue bautizado con su propio nombre. El Anhalonium Lewinii era nuevo para la ciencia. Para la religión primitiva y para los indios de México y del sudoeste de los Estados Unidos era un amigo de tiempo inmemorial. En verdad, era mucho más que un amigo. Para decirlo con las palabras de uno de los primeros visitantes españoles del Nuevo Mundo, «comen una raíz que llaman peyote, y que veneran como si fuese una deidad».

La razón por la cual la veneraban como a una deidad salió a luz cuando eminentes psicólogos como Jaensch[12], Havelock Ellis[13], y Weir Mitchell[14] iniciaron sus experimentos con mescalina, el principio activo del peyote. Es cierto que estos se detuvieron bastante antes de caer en la idolatría, pero todos coincidieron en asignar a la mescalina un puesto entre las drogas de singular importancia. Administrada en dosis adecuadas, cambia la cualidad de la conciencia más profundamente que cualquier otra substancia del repertorio farmacológico, y sin embargo es menos tóxica.

La investigación sobre la mescalina ha continuado esporádicamente desde los tiempos de Lewin y Havelock Ellis. Los químicos no sólo han aislado el alcaloide sino que han aprendido a sintetizarlo, de modo que las existencias ya no dependen de las escasas e intermitentes recolecciones de un cacto del desierto. Los alienistas se han administrado a sí mismos dosis de mescalina con la esperanza de comprender mejor, de primera mano, los procesos mentales de sus pacientes. Los psicólogos han observado y catalogado algunos de los efectos más llamativos de la droga, trabajando, infortunadamente, con muy pocos sujetos y dentro de un marco muy estrecho de circunstancias. Los neurólogos y los fisiólogos han averiguado algo acerca de los mecanismos de su acción sobre el sistema nervioso central. Y por lo menos un filósofo profesional ha ingerido mescalina para verificar qué luz arroja sobre ciertos antiguos enigmas aún no resueltos, como el que concierne al lugar que ocupa la mente en la naturaleza y a la relación entre el cerebro y la
conciencia.

Las cosas quedaron así hasta que, hace dos o tres años, se observó un hecho nuevo y quizá muy significativo. En realidad, este hecho había estado a la vista de todos durante varias décadas, pero sucedió que nadie le prestó atención hasta que un joven psiquiatra inglés, que trabaja actualmente en Canadá, se sintió impresionado por la estrecha semejanza que existe entre la composición química de la mescalina y la de la adrenalina. Ulteriores investigaciones revelaron que el ácido lisérgico, un alucinógeno extraordinariamente poderoso que se extrae del cornezuelo del centeno, tiene una relación estructural bioquímica con las otras dos substancias. Luego se descubrió que el adrenocromo, que es un producto de la descomposición de la adrenalina, puede generar muchos de los síntomas observados en la intoxicación con mescalina. Pero es probable que el adrenocromo aparezca espontáneamente en el organismo humano. En otras palabras, quizá cada uno de nosotros es capaz de producir una substancia química que, en dosis minúsculas, causa cambios profundos en la conciencia. Algunos de estos cambios son similares a los que se manifiestan en esa plaga arquetípica del siglo veinte que es la esquizofrenia. ¿El trastorno mental se debe a un trastorno químico? ¿Y el trastorno químico se debe, a su vez, a malestares psicológicos que actúan sobre las suprarrenales? Sería apresurado y prematuro afirmarlo. Lo más que podemos decir es que se ha probado una especie de caso prima facie. Mientras tanto se investiga sistemáticamente el indicio, y los sabuesos —bioquímicos, psiquiatras, psicólogos — siguen la pista.

Merced a una serie de circunstancias que para mí fueron extraordinariamente afortunadas, en la primavera de 1953 yo me encontré cabalmente atravesado sobre dicha pista. Uno de los sabuesos había viajado a California por razones profesionales. Aunque ya hacía setenta años que se estudiaba la mescalina, los materiales psicológicos que tenía a su alcance continuaban siendo absurdamente escasos, y estaba ansioso por complementarlos con otros. Yo estaba a mano y dispuesto a convertirme en su conejillo de Indias.

En verdad, estaba ávido por desempeñar ese papel. Así fue como en una radiante mañana de
mayo[15] ingerí cuatro décimas de gramo de mescalina, disueltas en medio vaso de agua y me senté a esperar los resultados.

… Enfrentado con una silla que parecía el Juicio Final —o, para ser más exacto, enfrentado con un Juicio Final que, después de mucho tiempo y con considerables dificultades, identifiqué como una silla— me encontré de pronto sobre el filo del pánico. Tuve la repentina sensación de que eso iba demasiado lejos. Demasiado lejos, a pesar de que iba hacia una belleza más intensa, hacia un significado más profundo. Un análisis retrospectivo me indica que lo que temía era quedar abrumado, desintegrarme bajo la presión de una realidad más descomunal que la que podía soportar una mente acostumbrada a pasar la mayor parte del tiempo en un confortable mundo de símbolos. La literatura de la experiencia religiosa es rica en referencias a los tormentos y terrores que aplastan a quienes se han encontrado, de manera demasiado repentina, cara a cara con alguna manifestación del Mysterium tremendum. En lenguaje teológico, este medio se debe a la incompatibilidad entre el egoísmo del hombre y la pureza divina, entre la independencia exasperada del hombre y la infinitud de Dios. Podríamos afirmar, con Boehme y William Law, que las almas impenitentes sólo pueden captar la Luz divina en todo su esplendor como un fuego quemante del purgatorio. Se puede hallar una doctrina casi idéntica en El libro tibetano de los muertos, que describe cómo el alma difunta huye dolorida de la Pura Luz del Vacío, e incluso de las Luces menores y mitigadas, para arrojarse de cabeza en las tinieblas reconfortantes del yo en forma de ser humano renacido, o incluso de bestia, de espectro desdichado, de criatura del infierno. Cualquier cosa antes que la refulgencia abrasadora de la Realidad sin afeites… ¡cualquier cosa!

El esquizofrénico es un alma no sólo impenitente sino para colmo desesperadamente enferma. Su dolencia consiste en la incapacidad para evadirse de la realidad interior y exterior — como lo hace habitualmente el individuo cuerdo— y refugiarse en el universo doméstico del sentido común, en el mundo estrictamente humano de las ideas útiles, los símbolos compartidos y las convenciones socialmente aceptables. El esquizofrénico se parece a un hombre sometido permanentemente a la influencia de la mescalina, y por tanto incapaz de aislarse de la experiencia de una realidad con la que no puede convivir porque no es suficientemente santo, que no puede desechar mediante explicaciones porque se trata del más terco de los hechos primarios, y que, al no permitirle mirar nunca el mundo con ojos sencillamente humanos, lo asusta hasta el punto de hacerle interpretar su naturaleza inexorablemente extraña, la abrasadora intensidad de su significación, como manifestaciones de malevolencia humana o incluso cósmica, malevolencia ésta que reclama los contraataques más desesperados, que van desde la violencia asesina en un extremo de la escala, hasta la catatonia, o el suicidio psicológico, en el otro. Y una vez lanzados por el camino descendente, infernal, jamás podríamos detenernos. Ahora esto es harto evidente.

—Si se emprendiera la marcha en sentido equivocado —dije, contestando las preguntas del investigador—, cuanto sucediese sería una prueba de la conspiración urdida contra uno. Todo se confirmaría a sí mismo. No se podría exhalar un suspiro sin saber que este forma parte de la confabulación.
—¿Así que cree saber dónde reside la locura?
Mi respuesta fue un «sí» rotundo y sincero.
—¿Y podría controlarla?
—No, no podría. Si alguien partiera del miedo y el odio como premisa mayor, debería llegar hasta la conclusión.
—¿Podrías fijar tu atención en lo que El libro tibetano de los muertos llama la Luz Clara? —me preguntó mi esposa.
Dudé.
—¿Si pudieras fijarla, esto mantendría alejado el mal? ¿O no podrías fijarla?
Estudié un rato la pregunta.
—Quizá —respondí al fin—, quizá podría… pero sólo en compañía de alguien que me hablase de la Luz Clara. No es posible hacerlo a solas. Supongo que este es el sentido del ritual tibetano: alguien que está ahí sentado todo el tiempo y te dice qué es cada cosa. Después de escuchar la grabación de esta parte del experimento, cogí mi ejemplar de la versión Evans-Wentz de El libro tibetano de los muertos y lo abrí al azar. «Oh, tú, que has nacido noblemente, no permitas que tu mente se distraiga». En esto residía el problema: no debía dejarme distraer. No debía dejarme distraer por el recuerdo de viejos pecados, por placeres imaginados, por el regusto amargo de antiguos agravios y humillaciones, por todos los temores y el odio y los apetitos que generalmente eclipsan la luz. ¿Acaso los psiquiatras modernos no podrían hacer por los dementes lo que aquellos monjes budistas hacían por los moribundos y los muertos? Hacer brotar una voz para asegurarles, durante el día e incluso mientras duermen, a pesar de todo el terror, de toda la perplejidad y la confusión, que la Realidad última sigue siendo inconmoviblemente la misma y que incluso la luz interior de la mente más cruelmente atormentada está hecha de esa misma substancia. Mediante dispositivos tales como magnetófonos, interruptores equipados con mecanismos de relojería, sistemas de altavoces y parlantes incorporados a las almohadas, sería muy fácil recordar este hecho primordial incluso a los internados en una institución con muy poco personal. Quizás así se podría ayudar a unas pocas almas perdidas para dotarlas de un cierto control sobre el universo —simultáneamente bello y aterrador, pero siempre distinto del humano, siempre totalmente incomprensible— en el cual se ven condenadas a vivir. No transcurrió demasiado tiempo antes de que me apartaran de los inquietantes esplendores de mi silla de jardín. La hiedra frondosa que caía del seto formando verdes parábolas refulgía con una especie de radiación cristalina, parecida a la del jade. Un momento después un macizo de pimpollos rojos, en plena floración, estalló en mi campo visual. Las flores, tan apasionadamente vivas que parecían a punto de hablar, se empinaban hacia el azul del cielo. Como la silla bajo los listones, protegían demasiado. Bajé la mirada hacia las hojas y descubrí una filigrana cavernosa de luces y sombras verdes muy delicadas, que palpitaban preñadas de un misterio indescifrable.

Rosas: las flores son fáciles de pintar, difíciles las hojas.

El haiku de Shiki —que cito en la versión inglesa de R. H. Blyth— expresa, por vía indirecta, exactamente lo que yo sentía entonces: la gloria excesiva y demasiado evidente de las flores, que contrastaba con el milagro más sutil del follaje.

Salimos a la calle. Un gran automóvil de color azul claro se hallaba estacionado junto a la acera. Al verlo, me embargó súbitamente un inmenso regocijo. ¡Qué complacencia, qué absurdo engreimiento irradiaban esas superficies combadas de lustrosísimo esmalte! El hombre había creado eso a su imagen y semejanza, o mejor dicho, a imagen y semejanza de su personaje favorito de ficción. Me reí hasta que me corrieron lágrimas por las mejillas. Volvimos a entrar en la casa. Habían preparado la comida. Alguien, que aún no era idéntico a mí, se precipitó sobre ella con apetito voraz. Lo miré desde una distancia considerable y sin mucho interés. Después de la comida, subimos al auto y fuimos a dar un paseo. Los efectos de la mescalina ya estaban menguando, pero las flores de los jardines seguían vibrando sobre el filo de lo sobrenatural, y los pimenteros y algarrobos que bordeaban las calles laterales seguían perteneciendo patentemente a algún monte sagrado.

El Edén se alternaba con Dodona, el Yggdrasil con la Rosa mística. Y entonces, bruscamente, nos encontramos en una intersección, esperando el momento de cruzar Sunset Boulevard. Delante de nosotros circulaba una corriente ininterrumpida de autos… miles de autos, todos brillantes y refulgentes como el sueño de un ejecutivo de publicidad y cada uno más ridículo que el otro. Nuevamente me desternillé de risa. Por fin se abrió el Mar Rojo del tráfico y lo atravesamos rumbo a otro oasis de árboles y prados y rosas. Al cabo de pocos minutos llegamos a un punto panorámico de las colinas y vimos la ciudad desplegada a nuestros pies. Se parecía mucho a la ciudad que había visto en otras ocasiones, lo cual me desencantó bastante. Por lo que a mí concernía, la transfiguración era proporcional a la distancia. Cuanto más próxima, tanto más divinamente distinta. Este panorama vasto y borroso apenas se diferenciaba de sí mismo.

Seguimos adelante, y mientras permanecimos en las colinas, donde un panorama lejano sucedía a otro panorama lejano, la significación se mantuvo en el nivel cotidiano, muy por debajo del punto de transfiguración. La magia sólo empezó a actuar de nuevo cuando viramos por otro suburbio y nos deslizamos entre dos hileras de casas. Allí, no obstante la fealdad peculiar de la arquitectura, hubo nuevas vislumbres de la alteridad trascendental, atisbos del paraíso matutino. Las chimeneas de ladrillos y los tejados verdes refulgían al sol como fragmentos de la Nueva Jerusalén. Y de pronto vi lo que Guardi había visto y había vertido tan a menudo en sus cuadros, con incomparable maestría: una pared de estuco con una sombra sesgada, desprovista de adornos pero inolvidablemente hermosa, vacía pero preñada con todo el sentido y el misterio de la existencia. La revelación despuntó y volvió a desaparecer en una fracción de segundo. El auto había seguido su marcha, el tiempo descubría otra manifestación de la eterna Semejanza. «Dentro de la igualdad está encerrada la diferencia. Pero que la diferencia sea diferente de la igualdad no es en modo alguno la intención de todos los Budas. Su intención es tanto la totalidad como la diferenciación». Este macizo de geranios rojos y blancos, por ejemplo… era totalmente distinto de aquella pared de estuco que había quedado cien metros más atrás. Pero la «esencia» del uno y la otra era la misma, la cualidad eterna de su transitoriedad era la misma.

Una hora más tarde, cuando habían quedado atrás, ya sin riesgo alguno, otras diez millas y la visita al Drugstore Mayor del Mundo, estuvimos de nuevo en casa, y yo había retornado a ese estado tranquilizador pero profundamente insatisfactorio que denominamos «estar en sus cabales».

A %d blogueros les gusta esto: