Stephen Hawking predijo que una raza de superhumanos se apoderará del mundo

Stephen-Hawking-predicted-the-rise-of-a-superhuman-race-Report

El fallecido Stephen Hawking creía que los avances en la ciencia genética conducirían a una futura generación de superhumanos que finalmente podría destruir al resto de la humanidad.

En los escritos recientemente publicados, el Dr. Hawking sugirió que una clase de élite de humanos física e intelectualmente poderosos podría surgir de personas ricas que eligen editar su ADN y manipular la composición genética de sus hijos.

“Estoy seguro de que durante este siglo, la gente descubrirá cómo modificar tanto la inteligencia como los instintos como la agresión”.

“Las leyes probablemente serán aprobadas contra la ingeniería genética con humanos. Pero algunas personas no podrán resistir la tentación de mejorar las características humanas, como la memoria, la resistencia a las enfermedades y la duración de la vida”.

El renombrado físico teórico, que falleció en marzo de este año, realizó la sombría predicción en una colección de ensayos y artículos recientemente publicados por el Sunday Times del Reino Unido, antes de la publicación de un libro que contiene una colección de escritos del Dr. Hawking.

Aquellos que no cuentan con los medios serán relegados a una subclase de “humanos no mejorados”, sugiere en Brief Answers To The Big Questions que se entregarán esta semana. Los ricos que tienen poder y acceso podrían modificar su genoma para aumentar la fuerza, la memoria y la resistencia a las enfermedades.

Este sistema humano de dos niveles, predijo el Dr. Hawking, podría tener graves consecuencias sociales.

“Una vez que aparezcan tales superhumanos, habrá problemas políticos importantes con los humanos no mejorados, que no podrán competir”. Presumiblemente, morirán o dejarán de ser importantes. En cambio, habrá una raza de seres que se diseñan a sí mismos y que están mejorando a un ritmo cada vez mayor.

“Si la raza humana logra rediseñarse, probablemente se extenderá y colonizará otros planetas y estrellas”.

En particular, CRISPR-Cas 9 es una tecnología emergida recientemente que puede pensarse que actúa como un pequeño par de tijeras moleculares que pueden cortar y alterar los nucleótidos que forman el ADN, lo que permite a los científicos encontrar y modificar, o reemplazar, defectos genéticos.

“El temor es que puedan usar estas técnicas para crear, de alguna manera, personas genéticamente modificadas. “Conoces bebés de diseño donde los padres escogen los rasgos de sus bebés, los hacen más altos, más fuertes, más inteligentes o algo así”, dijo NPR en un informe de 2016 sobre un científico sueco que utiliza la técnica para editar embriones humanos.

Anuncios

La búsqueda de la inmortalidad por parte de los titanes tecnológicos avanza

live-forever-silicon-valley

TODOS MUEREN. “Sólo un hecho. El conocimiento y el miedo subsiguiente de nuestro destino inminente impulsan la manera en que nos dirigimos hacia este mundo: O tan metódicamente y cautelosamente como podamos, jugando las probabilidades de aferrarnos a esta bobina mortal mientras podamos, o, yendo en full-YOLO: fumando, indulgencias calóricas, paracaidismo, baños públicos, motosierras, citas de Tinder, lo que sea.

Pero un puñado de exitosos empresarios de Silicon Valley han estado intentando durante años reconfigurar la muerte en contra de que se haya dado como una verdad inmutable, y ahora están presionando más que nunca.

El cofundador de Google, Sergey Brin, el presidente de Oracle, Larry Ellison, y (pero por supuesto) Elon Musk se están acercando a sus respectivas muertes con el mismo gusto que la persona promedio podría hacerlo a una remodelación de su hogar. Los miembros de este club informal se dedican a estirar los límites de la vida humana, de aproximadamente 120 a 1,000 (o más) años. Para ellos, admitir que morirán (o morirán en una línea de tiempo típica) es similar a aceptar la derrota.

“Hay todas estas personas que dicen que la muerte es natural, es solo parte de la vida, y creo que nada puede estar más lejos de la verdad”, dijo el cofundador e inversionista de Paypal, Peter Thiel, a Business Insider en 2012. Para él, “La muerte es un problema que se puede resolver”.

Estos multimillonarios probablemente no tendrán éxito. Pero aún más: si se topan con una técnica que realmente prolonga la vida, realmente no los beneficiará a ellos, ni a nadie más.

Desde los primeros días de la creación de mitos humanos, ha habido historias de quienes trabajan para encontrar formas de evitar o retrasar la muerte. Ahí está Gilgamesh, el rey titular en una epopeya que se remonta a 2,000 aC, buscó una planta que otorga longevidad; la leyenda griega de Tithonus (quien le pidió a Zeus la vida eterna pero olvidó la eterna juventud), Ponce de León (que se aventuró a nuevas tierras en busca de la fuente de la juventud), Dorian Gray (que vendió su alma por la eterna juventud). Y así. Estos son todos los hombres (reales o ficticios) que buscaron la vida eterna, todos los cuales fracasaron.

No es difícil leer estas leyendas como cuentos de advertencia. Si fueron derrotados en la batalla, maldecidos para vivir para siempre con la decrepitud de la vejez, o simplemente se encontraron con una rápida desaparición, ninguna de estas búsquedas dio los frutos de su trabajo. Incluso los más ansiosos por vidas más largas no pueden negar la degradación física y cognitiva del envejecimiento. A medida que envejecemos y ciertos procesos fisiológicos no funcionan tan bien como lo hacían antes, nuestros huesos se rompen con mayor facilidad, los órganos comienzan a fallar, las mentes están aburridas, la locomoción es limitada. ¿Hay incluso un punto en el intento de extender la vida humana si eso significa que tu existencia se reduce a una sombra miserable de su ser anterior?

Por supuesto: ninguna de estas preocupaciones ralentizará a los que quieren ser como Ponce de Leon. No satisfechos con la solución de problemas como la forma en que nos movemos y cómo nos hablamos, la investigación sobre la longevidad es el nuevo proyecto favorito de Silicon Valley. En 2013, Google fundó Calico, una compañía de biología con el objetivo declarado de “solventar la muerte” (un vistazo al sitio web de la compañía muestra que, desde su inicio, los investigadores de Calico han estado sumidos en lo que los científicos de la longevidad han estado haciendo durante décadas: probando ciertos tipos de moléculas en especies no humanas para ver si extienden la vida de los organismos).

Otros se preocupan por tratar enfermedades crónicas para ayudar a los humanos a vivir vidas más largas y mejores. Human Longevity, Inc. usa algoritmos para predecir el riesgo de cáncer o una condición genética de una persona basada en una prueba genética. Verily, otra filial de Google, crea dispositivos que mejoran la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas como la diabetes y el Parkinson.

Pero no confundas los esfuerzos de la medicina moderna para extender la vida con el tipo de salud a largo plazo que muchos podrían soñar, advierte Linda Waite, profesora de psicología urbana en la Universidad de Chicago. Si tuviéramos una opción en el asunto, la mayoría de nosotros nos gustaría ir rápido, sin dolor, o en nuestro sueño.

Pero las tasas de enfermedad cardíaca y cáncer están en aumento, y según Waite, “las decisiones que toman las personas a menudo les dan el tipo de muerte que todos dicen que no quieren”.

Hay algunos tratamientos que los científicos están explorando que podrían, de hecho, ayudar a las personas a vivir más tiempo y también ser asequibles para las masas. Pero estas compañías de Silicon Valley parecen estar más interesadas en los enfoques de la longevidad no ortodoxos.

La mayoría de las intervenciones que están observando no se acercan a ningún “tratamiento antienvejecimiento” que en realidad ayude a la persona promedio, ni tienen la intención de hacerlo. Muchos de los inversionistas que invierten en estos esfuerzos lo hacen principalmente para ayudarse a sí mismos.

La falta de una intervención científicamente probada para extender la vida no impide que los líderes tecnológicos prueben algunos por sí mismos. Peter Thiel definitivamente no, pero tal vez reciba inyecciones de sangre extraída de jóvenes sanos, una técnica que no se ha demostrado que funcione en humanos y se basa en algunos estudios muy aterradores en ratones.

Serge Faguet, fundador de la plataforma de video TokBox y del sitio web ruso de reservas Ostrovok, afirma que gastó $ 200,000 en “biohacking”, incluidos audífonos para aumentar su ya perfecta audición y microdosis de MDMA, todo en un esfuerzo por vivir su mejor vida.

Lo hacen sabiendo que, si de alguna manera encuentran una intervención para extender la vida humana, es casi seguro que sea demasiado caro para una persona promedio, lo que crearía dos clases de seres humanos completamente diferentes, un grupo con dinero que puede ver 150, y otro que solo tiene que tomar cualquier pequeña información que se filtre desde la parte superior.

“La disparidad de riqueza en los Estados Unidos creará una” clase de señores inmortales”, dijo el ex presidente de Facebook, Sean Parker, en un evento sobre innovación de cáncer en noviembre pasado. “Debido a que soy un multimillonario, tendré acceso a una mejor atención médica, así que… tendré, como, 160 años y seré parte de esta clase de señores inmortales”.

¿Pensar que el dinero y un poco de auto-experimentación pueden resolver un problema que afectó a la humanidad y no ha sido resuelto desde que los humanos evolucionaron, para crear dos clases de seres humanos biológicamente separadas, y estar de acuerdo con eso?

Puede que haya algo ahí, psicológicamente, para explicar un poco de eso. ¿Están estos empresarios simplemente negando sus propias muertes? Debido a que ya cambiaron tanto el mundo creando lo que los llevó a la prominencia, ¿están aburridos ahora?

Seguro que hay algo de arrogancia, dice Waite, el profesor de psicología. “¿No son ellos los amos del universo? Piensan que pueden tenerlo todo solo porque son ricos, pero no es cierto ”. Suena muy parecido al mismo tipo de orgullo y arrogancia que comparten Gilgamesh, Tithonus y Dorian Gray.

La fe, dónde se asigna y dónde no, también puede estar desempeñando un papel. “La religión tradicional en el Área de la Bahía está siendo reemplazada por otro tipo de fe, una creencia en el poder de la tecnología y la ciencia para salvar a la humanidad”, según un artículo sobre el cristianismo en Silicon Valley publicado por Quartz. Combinar esta nueva filosofía de gobierno (lo que otros han llamado una “religión de la tecnología“) con líderes que son demasiado jóvenes para encontrar la paz en el concepto de la muerte y que no han experimentado los traumas que podrían inocularlos contra algunos de esos temores. ? Tienes una tormenta perfecta de obsesión por la longevidad.

Hasta ahora, no hay medicamentos, infusiones o hierbas especiales que pueda comer para vivir una vida más larga y saludable. No, lo único que se ha demostrado que te ayuda a vivir más es el ejercicio y una dieta saludable rica en granos integrales, verduras y frutas. Sin atajos.

Si los empresarios de Silicon Valley realmente quisieran “perturbar” la muerte, harían más de eso y gastarían menos dinero en el tipo de planes que podrían aliviar sus egos, pero que en realidad no ayudarán a nadie en el camino.

-Jacob Banas-

 

Glimpse: ¿Por qué las compañías tecnológicas están invirtiendo dinero en traductores instantáneos?

Esperanto2

Los asistentes de inteligencia artificial del mundo, que alguna vez fueron una novedad gratuita, están creciendo rápidamente. ¿Su próximo acto? Nos permitirán comunicarnos en todos los idiomas de la Tierra.

Las personas se han sentido atraídas por la idea de un dispositivo que puede traducir cualquier idioma, humano o extranjero, en tiempo real. La mayoría de las obras de ciencia ficción representan a los traductores instantáneos como un dispositivo, aunque ocasionalmente aparece como un pez extraterrestre que ha evolucionado para alimentarse de las ondas cerebrales, traduciendo los pensamientos de los organismos cercanos simultáneamente.

¿Un pescado? Un poco improbable. Pero aquí, en el mundo real, los traductores instantáneos se están incorporando en el hardware y software que ya poseemos. Solo en los últimos 18 meses, Google, Apple, Amazon y Microsoft han hecho grandes avances. Los servicios de traducción en tiempo real ahora están en vivo en Cortana, Siri y Google Assistant. Alexa, según se informa, no está muy lejos. En China, la Xiao AI de Xiaomi también se une.

Esto solo es posible debido a los rápidos avances en software que pueden lograr el reconocimiento de voz, la síntesis de voz, las redes neuronales y la traducción automática, todo lo necesario para la traducción en tiempo real.

Por lo tanto, tiene sentido que los traductores instantáneos estén comenzando a madurar ahora. Pero lo que aún no está claro: ¿por qué empezamos a echarles dinero en primer lugar, y quién se beneficiará cuando se conviertan en algo común?

Para responder a esa pregunta, tenemos que tener una idea de cómo está cambiando el mundo. En todo el mundo, ahora hay 250 millones de migrantes, personas que residen fuera de su país de nacimiento, según un reciente estudio de investigación Pew. 50 millones de ellos viven en los Estados Unidos, el doble que en 1990. En general, más de 60 millones de estadounidenses hablan un idioma diferente al inglés en casa. Para 2055, estas tendencias habrán transformado completamente la composición social, étnica y religiosa de los Estados Unidos. Todos estos migrantes (estudiantes, médicos, maestros, ingenieros, obreros, madres, padres) se beneficiarán de la tecnología de traducción instantánea.

Julian Huxley sobre el Transhumanismo

huxley_transhumanismo

Eugenesia y Sociedad Por Julian S. Huxley

Eugenesia y Sociedad *

Por Julian S. Huxley, M.A., D.Sc.

El futuro de la eugenesia

La eugenesia, Dean Inge escribe en uno de sus ensayos, es capaz de convertirse en el ideal más sagrado de la raza humana, como raza; Uno de los deberes religiosos supremos. En esto estoy totalmente de acuerdo con él. Una vez que se comprendan las implicaciones de la biología evolutiva, la eugenesia se convertirá inevitablemente en parte de la religión del futuro, o de cualquier complejo de sentimientos que pueda ocupar el lugar de la religión organizada en el futuro. No es meramente una salida sensata para el altruismo humano, sino que es de todas las vías para el altruismo lo más completo y de mayor alcance.

Sin embargo, además de mantener estas posibilidades emocionales, el movimiento eugenésico debe obedecer las necesidades prácticas. Si se quiere convertir en un ideal convincente para el alma, primero debe alcanzar la precisión y la eficiencia como una rama de la ciencia aplicada.

En este momento, es ocioso pretender que ha avanzado mucho en ambas direcciones. Es cierto que para un número limitado de hombres y mujeres, ya es un ideal inspirador: pero para la mayoría de las personas, si no es un tema para una broma, sigue siendo desconfiado o totalmente descuidado. Es cierto que, gracias al genio de Darwin y su primo Galton, la noción de mejora evolutiva a través de la selección ha proporcionado una base científica firme para la eugenesia, y que en los últimos años se ha logrado un progreso notable en la aplicación de los descubrimientos triunfales de la genética moderna a la Especie humana: sin embargo, para la mayoría de los científicos, la eugenesia todavía no se considera una ciencia.

Puede ser que, como científico, anule la importancia del lado científico. En cualquier caso, estoy convencido de que la eugenesia no puede obtener poder como ideal y como motivo hasta que haya mejorado su posición como cuerpo de conocimiento y como instrumento potencial de control: y en esta conferencia me esforzaré por señalar qué, en mi opinión es el siguiente paso hacia la graduación de la eugenesia hacia la dignidad de una ciencia establecida. Será una investigación sobre la metodología de nuestro tema.

Ciencias sociales y ciencias naturales.

La eugenesia se encuentra dentro de la provincia de las ciencias sociales, no de las ciencias naturales. Comparte con el resto de ellos una sospecha, a menudo muy francamente expresada por los expertos de ramas de estudio más respetables, como la física o la biología pura, de no ser científicamente respetable. Algunos en verdad, van tan lejos como para afirmar que las ciencias sociales nunca pueden ser verdaderamente científicas, e implican que han usado ilegítimamente la palabra ciencia en su título para explotar el prestigio que se le atribuye en esta edad cientifica.

Personalmente, no creo que esta crítica esté justificada. Todas las ciencias jóvenes son atacadas por sus mayores sobre la base de irregularidades en sus cánones de comportamiento científico: pero no pueden esperar establecer cánones rigurosos hasta que ya no sean jóvenes, y no se puede esperar que un adolescente no probado posea la seguridad y la habilidad práctica de un hombre en el apogeo de la vida. Además, las ciencias jóvenes no son simplemente jóvenes como seres humanos jóvenes debido al accidente de la fecha de su nacimiento. La fecha de su nacimiento no es casual: son jóvenes porque son más complejas y más difíciles. La física es una ciencia más antigua que la biología porque en la física es más fácil aislar fenómenos y descubrir leyes simples pero fundamentales. Las ciencias sociales son más jóvenes que las ciencias naturales debido a la terrible complejidad de las variables que conforman su contenido.

Esto, sin embargo, no es todo. Las ciencias sociales en ciertos aspectos difieren radicalmente de las ciencias naturales; no pueden esperar lograr el éxito mediante la aplicación de los mismos métodos simples que les sirvieron a sus mayores… [ … ].

[nota] * La Conferencia Galton, emitida ante de la Eugenics Society el 17 de febrero de 1936. 11 [final]

11738

Eugenesia: Genocidio en nombre del medio ambiente sigue siendo genocidio

Eugenics_congress_logo

La primera persona en hacer frente a cualquier gran mal es siempre la más valiente. Ser el primero en manifestar una gran injusticia es invitar al ridículo, al desprecio, incluso a la persecución. Es difícil imaginar hoy cuán valientes fueron los primeros dueños de esclavos en pedir la abolición de la esclavitud, los primeros hombres y mujeres que abogaron por el sufragio femenino, los primeros activistas en pedir el fin del apartheid. Al final, su causa es reconocida como justa y estas almas valientes son alabadas, a menudo póstumamente, como héroes. Pero al principio, nadie quiere admitir que son una parte, incluso sin saberlo, de un gran mal. Las injusticias más salvajes pueden ser legitimadas simplemente porque son populares.

Hoy en día, existe una injusticia tan popular. Se ha infundido en nuestra cultura y se ha tomado como una causa. Se cree fervientemente y se defiende con gran pasión y fuerza, y denunciarlo es arriesgarse a la persecución y el desprecio. Aún así, debemos hablar en contra de ello.

La terrible injusticia de nuestra época tiene sus raíces en un lugar de lo más improbable: en las pintorescas aldeas y los cuidados jardines de la nobleza británica del siglo XIX. Entre ese conjunto vivió un tal Francis Galton, un caballero científico que había investigado todo, desde la meteorología hasta las estadísticas. Poco después de que su primo, Charles Darwin, publicara su Origen de las Especies, Galton quedó fascinado con la idea de que la “supervivencia de los más aptos” no se produjo entre las especies, sino dentro de ellas. Esta idea se convirtió en una pseudociencia, un estudio de las presuntas características raciales de este grupo o de ese grupo con el objetivo de explicar por qué los distintos pueblos del mundo ocupan las posiciones que ocupan.

Para confirmar sus nociones preconcebidas de su propia autoestima, Galton y sus amigos comenzaron un nuevo campo de investigación llamado eugenesia. Como era de esperar, llegó a la conclusión de que los ricos y poderosos eran ricos y poderosos porque eran genéticamente superiores, y ofrecía una solución simple para mejorar la suerte de la humanidad: asegurarse de que las clases altas ricas se reproducen tanto como sea posible (preferiblemente dentro de sus propias familias), con el fin de preservar su stock superior, y asegurarse de que las clases más bajas se reproduzcan lo menos posible.

Esta ciencia basura, al complacer a los intereses más rabiosos y más elitistas de la clase adinerada, se aceptó universalmente en el mundo occidental dentro de una generación. Pronto, un país tras otro implementó leyes para permitir que el gobierno esterilice a los ciudadanos que considera “no aptos”.

Los verdaderos horrores de esta línea de pensamiento salieron a la luz cuando los eugenistas alemanes, con sede en el Instituto Kaiser Wilhelm, financiado por Rockefeller, dieron al régimen nazi una excusa ideológica para llevar la idea a su conclusión lógica.

Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la magnitud total de la masacre que había tenido lugar en nombre de la eugenesia comenzó a hacerse evidente, los pseudocientíficos eugenistas se apresuraron a encontrar una manera de volver a legitimar su instinto racista y clasista. Escribieron abiertamente en las revistas de sus sociedades de eugenesia que alguna vez fueron estimadas que ahora tendrían que continuar sus estudios y prácticas de una manera más encubierta. La eugenesia tuvo que convertirse en cryptoeugenesia.

Esto se logró de varias maneras. La British Eugenics Society, por su parte, simplemente cambió su nombre a The Galton Institute. La American Eugenics Society se transformó en el Population Council, un grupo creado por John D. Rockefeller III, donde los miembros continuaron abogando por las mismas políticas para reducir la población de los países del tercer mundo como siempre lo habían hecho, solo que ahora lo hicieron en el nombre de luchar contra la “superpoblación” en lugar de luchar contra “genes malos”.

Julian Huxley, hermano del famoso escritor (Aldous Huxley), ayudó a organizar la UNESCO en 1945. En el documento fundador de la UNESCO titulado UNESCO: su filosofía y su propósito, argumenta que uno de los objetivos clave de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura sería la re-legitimación de la eugenesia para que la idea vuelva a ser pensable. También pasó a fundar el Fondo Mundial para la Vida Silvestre con el oficial de las SS nazi Príncipe Bernhard de los Países Bajos.

Dentro de una generación, la ciencia una vez más estaba lista para decirnos por qué la única forma de salvar a la humanidad era evitar que las personas se reprodujeran: esta vez, el público se enfureció, no por los judíos y los gitanos, sino por el dióxido de carbono y la sostenibilidad ambiental. La portada había cambiado, pero el texto eugenista racista seguía siendo el mismo.

En la lógica de los eugenistas, el significado de la vida humana se transforma. En lugar de algo valioso, algo precioso, algo que se desea y se nutre, se lucha y se celebra, la humanidad se reimagina como un cáncer, algo inherentemente malo, cuya mera existencia es una carga para el mundo. Esto, como era de esperar, encapsula la posición del movimiento ambiental moderno casi a la perfección: la vida humana ya no es algo que debe ser atesorado, sino algo que debe medirse en carbono y luego reducirse.

En el mito del calentamiento global hecho por el hombre, los humanos son simplemente un obstáculo para el buen funcionamiento de la naturaleza. En la fantasía eugenista, la tierra se salva cuando la gente muere. En ambas ideologías (si realmente están separadas) el genocidio final se vuelve pensable.

Los “líderes del mundo” se reúnen año con año para decidir sobre el futuro de su mundo, de mi mundo, del mundo de nuestros hijos y nietos. Están proponiendo una reorganización de la economía mundial. Castigar la austeridad se está impulsando en todos los rincones. Grupos de eugenistas de control de la población ahora están defendiendo que se usen las compensaciones de carbono para evitar que el mundo en desarrollo tenga hijos. El coro de la locura crece día a día y todo parece estar listo para alcanzar un crescendo intolerable.

No siempre es popular oponerse a una gran injusticia, pero siempre es correcto.

 

Julian Huxley sobre UNESCO y el gobierno mundial

Julian_Huxley_UNESCO

El IPCC se prepara para lanzar más aire caliente

nif_ipcchotair

El IPCC se está preparando para lanzar un “Informe especial sobre el calentamiento global de 1.5 ºC”.

Esa frase por sí sola debería ser suficiente para que todos los que están al alcance puedan protegerse de la inminente histeria relacionada con el cambio climático que se avecina. Pero, lamentablemente, la mitad del público animará activamente la ocasión y la otra mitad no tendrá idea de lo que está sucediendo. Esta es una señal muy segura de que los propagandistas de Global Warming Fear Cult (y sus patrocinadores corporativos / bancarios / globalistas) han tenido éxito en la campaña de lavado de cerebro más exitosa en la historia de la humanidad.

Permíteme explicarte.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) es un monstruo creado por los Frankensteins en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y sus cohortes en la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Fundado en 1988, el panel se considera a sí mismo como un “organismo internacional para evaluar la ciencia relacionada con el cambio climático”. Más específicamente, produce “informes de evaluación” (a menudo referidos como la “biblia del clima”) que buscan reunir la evidencia científica del cambio climático, evaluar sus impactos y riesgos futuros, y evaluar opciones para la adaptación y la mitigación.

Hasta ahora, muy lindo y tierno, ¿verdad?

Bueno, nuestros buenos amigos en la ONU están convocando actualmente la 48ª sesión del IPCC en Corea del Sur, un evento que el presidente del IPCC, Hoesung Lee, describe como “una de las reuniones más importantes en la historia del IPCC”. ¿Su misión? “Considerar el Resumen para Legisladores del Informe Especial sobre el Calentamiento Global de 1.5 ºC”, una evaluación de los riesgos que se asociarán con el aumento de 1.5 ºC en las temperaturas que el Acuerdo Climático de París de 2015 afirma ridículamente apuntar.

Si bien el mundo contiene su aliento para la entrega de este informe (o, más precisamente, el resumen de este informe), vale la pena tomarse el tiempo para considerar el origen, el propósito y la historia del IPCC, una organización que a menudo se pasa por alto como una colección de científicos venerados, pero de hecho es algo muy diferente.

El principal “cliente” de los informes del IPCC (además de los repetidores de los medios de comunicación “Mockingbird”) es la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), el cuerpo formado por un tratado internacional en la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río. La CMNUCC busca “estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropogénicas peligrosas en el sistema climático”.

Hay dos cosas a tener en cuenta sobre la CMNUCC y su papel en la configuración de la agenda del cambio climático.

En primer lugar, como ya sabrán los televidentes de Por qué la Élite Petrolera Conquistó el Mundo, la Cumbre de la Tierra de 1992 fue el hijo de amor de Maurice Strong, el improbable padre del movimiento ambientalista moderno. El propio Strong fundó el PNUMA en 1972 y fue su primer Director Ejecutivo. Fue el fundador o miembro de la junta de una desconcertante variedad de instituciones ambientales. Fue el co-creador (con Mihail Gorbachev) de la (terriblemente religiosa) Carta de la Tierra. Ah, y, por cierto, Strong también resultó ser un magnate petrolero millonario que fue seleccionado personalmente para ser el protegido de David Rockefeller por nada menos que David Rockefeller. Pero por alguna extraña razón, los ecologistas a los que les gusta jugar a “encontrar al cómplice de los petroleros” entre cualquiera y todos los que alguna vez se desvían del dogma de la religión climática (yo incluido, naturalmente) no tienen ningún problema con los intereses comerciales de Strong, o incluso con los intereses comerciales de cualquiera de los multimillonarios archiglobalistas que han fundado y financiado el núcleo del movimiento ambientalista durante la mayor parte del siglo pasado. No hace falta decir que fue una figura influyente en la fundación del IPCC y, lo que es más importante, en la redacción de la Convención Marco sobre el Cambio Climático que basa sus acciones en los informes del IPCC.

Lo segundo que se debe tener en cuenta sobre la CMNUCC es su objetivo declarado de “prevenir la interferencia antropogénica peligrosa en el sistema climático”. Uno notará que la convención (firmada en 1992) asumió desde el principio, incluso antes de que el IPCC hubiera entregado su primer informe de evaluación, de que la “interferencia antropogénica con el sistema climático” era “peligrosa” y que era deber de la convención prevenirla estabilizando los gases de efecto invernadero. Si crees que esto significa que la conclusión del trabajo del IPCC se ha incorporado al pastel desde antes de que el trabajo realmente comenzara, entonces estás exactamente en lo correcto. La definición misma de “cambio climático” en la propia CMNUCC es “un cambio de clima que se atribuye directa o indirectamente a la actividad humana”. Las causas naturales del cambio climático ni siquiera se consideran dentro del mandato de la CMNUCC.

La “conclusión” de que los humanos son responsables del cambio climático nunca fue una conclusión en absoluto; Era un axioma. El trabajo del IPCC durante las últimas tres décadas ha sido proporcionar la hoja de la justificación científica para que la CMNUCC “alcance” esa “conclusión”.

Por lo tanto, no debería sorprender descubrir que el propio IPCC es una farsa de proporciones históricas.

Considerados como la conclusión mesurada de los principales expertos mundiales en los campos científicos relevantes, los informes de evaluación del IPCC son, de hecho, documentos políticos escritos en gran parte por personas políticas designadas y no se basan en investigaciones revisadas por pares, sino en la literatura activista de organizaciones ambientales financiadas por fondos globalistas. Esto ni siquiera es polémico. La exposición bien revisada de la veterana periodista Donna Laframboise en 2011, The Delinquent Teenager Who Was Mistaken for the World’s Top Climate Expert, documenta en detalle a los estudiantes graduados, operativos políticos y no acreditados que son los principales responsables del informe, y demuestra que la afirmación del IPCC de que se basa únicamente en la literatura científica revisada por pares es una mentira descarada.

Esto ayuda a explicar por qué el IPCC y sus obedientes representantes de relaciones públicas en los medios de comunicación dominantes, controlados por el globalismo y financiados por bancos, han sacado todos los trucos del libro para engañar a un público crédulo para que acepte la farsa. Como informé hace cinco años, la afirmación del IPCC de que tenían el 95% de certeza de que los humanos están causando el cambio climático es solo uno de esos trucos.

De todas formas, ¿cómo se alcanza un nivel de certeza de “95%” sobre tal afirmación? Bueno, el IPCC emplea una “escala de probabilidad” que asigna porcentajes a varias frases, que van desde “excepcionalmente improbable” (0-1% de probabilidad) a “virtualmente cierta” (99-100% de probabilidad). Esto suena como si se basara en una medición científica precisa o en un proceso estadístico bien definido, pero cuando se trata de decidir qué tan probable es que el cambio climático sea causado por el hombre, esto no es más que una simple selección de palabras de los autores del informe.

Según el IPCC: “Los enfoques utilizados en la investigación de detección y atribución […] no pueden dar cuenta de todas las incertidumbres, y por lo tanto, en última instancia, se requiere el juicio de expertos para realizar una evaluación calibrada de si una causa específica es responsable de un cambio climático determinado”.

En otras palabras, el “95% de probabilidad” que lanzó mil titulares no es más que un número arbitrario decidido en reuniones a puerta cerrada entre los autores del informe. Aún así, tiene un importante propósito de propaganda al darle una apariencia de credibilidad científica a la decisión, una que un medio de comunicación que nunca se molesta en explicarles estas decisiones cree que será demasiado estúpido para descubrir por sí mismo.

Pero, como señala el Dr. Roy Spencer, hay una cifra significativa del 95% cuando se trata de discutir la incertidumbre y el clima: a saber, el hecho de que los modelos climáticos (que se espera que creamos predecirán con precisión las décadas de clima, incluso siglos, de antemano) en realidad sobrestiman el calentamiento observado el 95% de las veces. Que irónico.

Pero peor que todo esto es el hecho de que el “Resumen para legisladores” del IPCC, el documento que recibe toda la atención de los proveedores de noticias falsas en los MSM, es un documento puramente político, escrito independientemente del informe científico en sí.

Permítanme repetir esto por lo difícil de esta idea: este “resumen” es un documento político negociado que está escrito antes del informe científico que pretende resumir.

Los autores del informe científico trabajan para garantizar que su informe coincida con el resumen. Esta es la razón por la que el resumen suele publicarse primero (a un flujo interminable de publicidad gratuita en los medios de comunicación), y luego, a menudo, varios meses después, los informes científicos se presentan finalmente al público.

Recuerde esto bien cuando las CNN, New York Times, BBC y otros proveedores conocidos de propaganda globalista se vuelvan locos por el último “informe del IPCC” la próxima semana. Todo lo que le dirán sobre este informe es una mentira por comisión, una mentira por omisión o una media verdad.

De manera crucial, solo informarán sobre el Resumen para legisladores, pretendiendo que se trata de un documento científico. No lo es. Es (como lo admitirán incluso los medios más honestos) un documento puramente político, negociado en el transcurso de meses por diplomáticos y políticos que representan a los signatarios de la CMNUCC. De hecho, este próximo “resumen” ha estado bajo negociación desde al menos enero, 10 meses completos antes de la publicación del informe.

Verá mucha cobertura sin aliento sobre el próximo “fin del mundo” a través de la ardiente muerte inducida por calor por CO2 durante la próxima semana, pero mientras escucha estos informes de propaganda, tenga esto en cuenta: el Resumen para legisladores que el IPCC está a punto de publicar no es más que un documento político, elaborado por políticos con el único propósito de hacer que el público se incorpore a la agenda de la eugenesia del carbono.

Ya has sido advertido.

-James Corbett-

 

 

¿Ya terminó la Guerra de Corea?

nif_koreanwar

Entonces la guerra de Corea terminó la semana pasada. O eso creerías si revisasas los titulares de los tabloides británicos.

¡Corea del Norte y Corea del Sur finalmente han terminado la Guerra de Corea después de 65 años!señala The Mirror.

Y leyendo del artículo:

La voluntad de Corea del Norte de abolir sus instalaciones de misiles y cerrar su principal complejo nuclear ha sido aclamada como el final de la Guerra de Corea. Hablando en sus conversaciones cumbre en Pyongyang, el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong Un dijeron que acordaron convertir la península de Corea en una “tierra de paz sin armas nucleares y amenazas nucleares”.

[…]

Un portavoz dijo: “Los líderes del Sur y del Norte, de hecho, han anunciado el final de la guerra en la Península Coreana mediante sus acuerdos”.

Bueno, ¿lo verás? ¿Quién lo hubiera dicho?

Como todos saben, la Guerra de Corea realmente no terminó en 1953. En cambio, fue cuando Estados Unidos (en representación del Comando de las Naciones Unidas) firmó un armisticio con Corea del Norte y China para lograr el alto el fuego formal que se ha mantenido desde entonces. Entonces, es bastante sorprendente que la guerra terminó oficialmente la semana pasada, ¿no es así?

Sería bueno, si fuera cierto. Lo cual por supuesto no lo es. Y ni siquiera tenemos que ir muy lejos para descubrirlo. Pasemos al “papel de registro”, la antigua presstituta, el viejo New York Times:

Declaren el fin de la Guerra de Corea, el líder de South insta a los EE.UU.

Y leyendo del artículo:

El presidente Moon Jae-in de Corea del Sur instó el jueves a Estados Unidos a declarar el fin de la Guerra de Corea como un incentivo para que Corea del Norte se desnuclearice, un llamado que podría poner a la administración Trump en un aprieto mientras trata de revivir conversaciones estancadas con Kim Jong-un, el líder del Norte.

[…]

Uno de los primeros pasos que el Sr. Kim quiere tomar antes de avanzar hacia la desnuclearización, dijo Moon, es asegurar una declaración conjunta que declare el fin de la Guerra de Corea de 1950-53, que se detuvo solo con un armisticio.

Oh ya veo. Por lo tanto, el titular y el informe The Mirror están enlodando deliberadamente las aguas con una flagrante desinformación. Este es el medio principal de noticias falsas sensacionalistas de los medios de comunicación prehistóricos en pocas palabras, amigos. No creas ni una palabra de lo que escriben.

Dicho eso, el hecho de que (según el presidente Moon), Corea del Sur y Corea del Norte estén listos y dispuestos a emitir una declaración conjunta que declare el fin de la guerra es un avance significativo. Asumiendo que está permitido seguir adelante.

Lo cual, por supuesto, no será. Como el informe del New York Times aclara, la oferta es una trivialidad política falsa y sin sentido que, sin embargo, no está siendo seriamente considerada.

Los analistas estadounidenses y surcoreanos expresan temor de que una declaración de este tipo le daría al Sr. Kim una razón para exigir que Estados Unidos retire sus 28,500 soldados del sur, mientras que Corea del Norte sigue siendo un estado con armas nucleares. Pero el Sr. Moon dijo que sería simplemente una “declaración política” y que no afectaría el estado de las tropas estadounidenses en Corea del Sur o la alianza de su país con los Estados Unidos.

Este párrafo va al núcleo de la “realidad” (o, más exactamente, la falta de ella) de estas conversaciones. A los Warhawks estadounidenses les preocupa que terminar la guerra de Corea elimine la hoja de la justificación que cubre la presencia militar de Estados Unidos en la península. Entonces, para eso, Moon dice (parafraseándolo): “Refrésquelos, muchachos. Esta es solo una declaración política de la que estamos hablando. En realidad, no queremos terminar la guerra”.

Esta es la verdad básica de la guerra de Corea: no ha terminado porque nadie realmente quiere que la guerra termine. Como sabemos, a los gobiernos les encanta controlar a su población con amenazas y pesadillas, reales o imaginarias, y la mera percepción de que Corea del Norte y Corea del Sur todavía están en guerra (por ridículo que pueda ser 65 años después del último disparo) es valiosa para todos los jugadores en este juego.

La “guerra” coreana permite a los estadounidenses mantener tropas en el suelo en el este de Asia. Le da a China otra pretensión de su propia militarización de la región. Ha permitido a los norcoreanos cortar completamente a su población del mundo exterior. Y ha escrito un cheque en blanco para que el gobierno de Corea del Sur mantenga diversos grados de ley marcial sobre sus ciudadanos (e incluso sus propios políticos).

Entonces, la idea de que un acuerdo de paz está a la vuelta de la esquina es, francamente, absurdo. En este punto, ni siquiera está sobre la mesa.

Como el profesor Michel Chossudovsky -quien ha estado cubriendo este tema extensamente durante muchos años- señala en sus escritos sobre estas últimas conversaciones, ningún acuerdo de paz será posible a menos y hasta que el acuerdo que pone a las fuerzas militares surcoreanas bajo el control directo del Pentágono “en tiempos de guerra” sea anulado. Este acuerdo otorga a un general militar designado por el Pentágono “OPCON” o “control operacional” sobre el Comando de Fuerzas Combinadas de Corea del Sur y Estados Unidos en situaciones de crisis y ha sido un importante punto de disputa durante muchas décadas. En efecto, le permite a Estados Unidos llevar la península de Corea al borde de la guerra con casi impunidad porque, como dice el viejo refrán, el Tío Sam está dispuesto a luchar contra Corea del Norte hasta el último surcoreano.

Como enfatiza Chossudovsky:

Estamos lidiando con una agenda militar diabólica formulada en Washington: Estados Unidos busca bajo el Comando de Fuerzas Combinadas movilizar a las fuerzas de Corea del Sur contra la Nación Coreana. Si Estados Unidos llevara a cabo una guerra, todas las fuerzas de la República de Corea bajo el mando estadounidense serían utilizadas contra el pueblo coreano. La anulación del CFC es, por lo tanto, crucial. Un requisito previo para la implementación del acuerdo del 27 de abril es que el gobierno de la República de Corea del presidente Moon Jae-in tenga plena jurisdicción sobre sus fuerzas armadas.

Obviamente, entonces, una mera “declaración política” como Moon sugiere (y presumiblemente Kim) no lo va a cortar. Lo que se necesita es un tratado formal precedido por el descarte del OPCON del Pentágono sobre Corea del Sur, de lo contrario, los belicistas en Washington podrían socavar la paz en cualquier momento al provocar un conflicto que el ejército surcoreano estaría obligado a terminar. Chossudovsky nuevamente:

La formulación legal de esta entente bilateral es crucial. El acuerdo bilateral en efecto evitaría la negativa de Washington. Establecería la base de la paz en la península de Corea, sin intervención extranjera, es decir, sin que Washington dicte sus condiciones. Se requeriría como segundo paso (luego de la anulación del mando de las Fuerzas Conjuntas) la retirada de todas las tropas estadounidenses de la República de Corea.

Entonces para responder la pregunta titular de este artículo: No, la Guerra de Corea aún no ha terminado. Un tratado de paz real, factible y viable ni siquiera está sobre la mesa. Y, lamentablemente, dadas las repetidas señales de que EE.UU. no está negociando de buena fe, parece muy poco probable que veamos un acuerdo así en el corto plazo.

Ahora, ¿alguien dijo que la Segunda Guerra Mundial está por terminar? Porque tengo algunas malas noticias para ti...

-James Corbett-

Glimpse: La promesa de un futuro con úteros artificiales, y por qué está siendo detenida por el presente

GettyImages-182675725-600x315

Dada la velocidad a la que la tecnología reproductiva ha avanzado en las últimas décadas, no se siente tan exagerado: un futuro en el que cualquiera pueda tener un bebé, independientemente de su credo o necesidad, siempre que lo desee. Ya, en nuestro momento presente, uno puede comprar o vender huevos y esperma; podemos realizar pruebas genéticas con embriones para garantizar que los niños que producen no tengan condiciones hereditarias potencialmente mortales; y los bebés incluso pueden nacer, ahora, con la información genética de tres padres.

De lo que se deduce que pronto podremos tener un embarazo fuera del cuerpo: úteros artificiales. ¿Correcto?

Tu pensarías. Los científicos ya han descubierto cómo imitar muchos de los procesos del cuerpo para técnicas como la fertilización in vitro e incluso el control de la natalidad hormonal. Pero la forma en que los cuerpos de las madres apoyan y señalan a los fetos es increíblemente complicada, y la ciencia aún no se encuentra en un punto en el que podamos simular estos procesos. Y debido a que a los científicos se les prohíbe estudiar embriones 14 días después de su fecundación, esa es una visión de ciencia ficción que no es probable que llegue a buen término.

Al menos, no en el futuro cercano.

Ve el video a continuación……

Eso no quiere decir que los úteros artificiales no sean útiles. Tal vez tengan un uso ligeramente diferente de lo que se imaginaron las obras de ciencia ficción que los han empleado.

Es decir: pueden abordar el creciente problema del nacimiento prematuro.

Cuando se discuten los nacimientos “prematuros”, las personas generalmente se refieren a bebés nacidos antes de las 37 semanas de gestación. Pero la mayor preocupación se refiere a los bebés nacidos entre 22-24 semanas, en lo que se llama el “borde de la viabilidad”.

En los últimos años, los médicos han descubierto algunas intervenciones que aumentan la probabilidad de que los bebés nacidos en esta ventana sobrevivan. Pero incluso entonces, es mucho más probable que tengan problemas neurológicos a largo plazo, problemas pulmonares u otros efectos en sus mentes y cuerpos. La tasa de supervivencia de los bebés nacidos a las 23 semanas es solo del 30 por ciento. Una semana más, sin embargo, hace una gran diferencia; a las 24 semanas, las probabilidades de supervivencia se duplican.

Los úteros artificiales podrían ayudar. Y para este uso, al menos, podrían estar en un horizonte no muy lejano.

En 2017, investigadores del Hospital de Niños de Filadelfia (CHOP) dieron a conocer un prototipo funcional de un útero artificial. En experimentos, el sistema (que se parece un poco a una bolsa de horno Reynolds) ayudó a llevar a término a ocho bebés extremadamente prematuros. Los investigadores cambiaron los fetos a los “entornos parecidos a la matriz” a los 110 días de gestación, el equivalente al límite humano de la viabilidad.

 

 

En su estudio publicado el año pasado en Nature Communications, los investigadores nunca se refieren a sus sistemas como “úteros artificiales”, probablemente porque el término conlleva demasiado peso y controversia. “Nuestro objetivo no es ampliar los límites actuales de viabilidad, sino más bien ofrecer el potencial de mejores resultados para los bebés que ya están siendo resucitados y atendidos rutinariamente en unidades de cuidados intensivos neonatales”, escriben los investigadores.

Por supuesto, como muchas (si no todas) las tecnologías reproductivas anteriores, el “ambiente similar a la matriz” se encontró con la controversia. En los días posteriores al lanzamiento del estudio CHOP, surgió una ola de medios que expresaban inquietudes, y la mayoría de ellos formulaba una variación de las mismas preguntas: ¿Qué tan ético es cultivar un feto en una bolsa? ¿Es este el final del embarazo natural? ¿Se abrirá una fábrica de bebé tipo Matrix en su vecindario?

Y, por supuesto, sí: hay cuestiones éticas absolutamente legítimas para resolver sobre los úteros artificiales. La tecnología podría eventualmente reducir la edad a la que los fetos se consideran “viables”, lo que podría complicar los derechos al aborto. Y también está la cuestión de quién decide qué familias tienen acceso.

 

Y esta tecnología no avanzará hasta que comencemos a tener conversaciones como estas, que es exactamente por lo que debemos tenerlas ahora, antes de que llegue la tecnología. Pero tampoco debe detener el avance de la investigación.

Sí, los padres de bebés prematuros pueden sentirse incómodos al ver a su recién nacido dentro de una bolsa de plástico (es decir, si la tecnología CHOP madura para ser utilizada en humanos). Pero hacerlo podría salvar la vida del bebé.

Es por eso que abordar el binario de si este tipo de tecnología es o no es peligroso o “antinatural” es contraproducente. Sí: tenemos mucho trabajo por hacer antes de que los úteros artificiales estén disponibles para uso humano. Necesitamos aumentar la amplitud y calidad de la cobertura de salud. Necesitamos renovar las leyes y regulaciones que gobiernan la salud reproductiva.

Pero la educación, sobre cómo funcionan estos dispositivos, por qué son necesarios, y la narración de historias, sobre las personas cuyas vidas podrían mejorarse con dichos dispositivos, puede ayudar a mantener estas conversaciones equilibradas. Podría reducir el alarmismo y la reacción exagerada. Podría comenzar a facilitar la manifestación de esta fantasía de ciencia ficción en una historia de la vida real. Pero nunca debemos olvidar quien financia y controla estas tecnologías, así como el doble fin que podrían tener para ellas en una sociedad tecnocrática futura.

-Luke Kingma-

A %d blogueros les gusta esto: