Archivo del sitio

La Conspiración de la Primera Guerra Mundial: Un Nuevo Orden Mundial

PARTE TRES – UN NUEVO ORDEN MUNDIAL

21 de febrero de 1916.

Una semana de lluvia, viento y densa niebla a lo largo del Frente Occidental finalmente se rompen y por un momento hay silencio en las colinas al norte de Verdún. Ese silencio se rompe a las 7:15 AM cuando los alemanes lanzan un bombardeo de artillería anunciando el inicio de la batalla más grande que el mundo haya visto.

Miles de proyectiles están volando en todas direcciones, algunos silbando, otros aullando, otros gimiendo, y todos se unen en un rugido infernal. De vez en cuando pasa un torpedo aéreo, haciendo un ruido como un gigantesco automóvil. Con un tremendo golpe, una proyectil gigante estalla bastante cerca de nuestro puesto de observación, rompiendo el cable del teléfono e interrumpiendo toda comunicación con nuestras baterías. Un hombre sale de inmediato para reparaciones y se arrastra sobre su estómago a través de todo este lugar donde explotan minas y proyectiles. Parece bastante imposible que se escape en la lluvia de proyectiles, que supera cualquier cosa imaginable; Nunca ha habido tal bombardeo en la guerra. Nuestro hombre parece estar envuelto en explosiones, y se refugia de vez en cuando en los cráteres de los proyectiles que forman un panal en el suelo; finalmente llega a un lugar menos tormentoso, arregla sus cables y luego, como sería una locura intentar regresar, se establece en un gran cráter y espera a que pase la tormenta.

Más allá, en el valle, masas oscuras se mueven sobre el suelo cubierto de nieve. Es la infantería alemana avanzando en formaciones empacadas a lo largo del valle del ataque. Se ven como una gran alfombra gris que se desenrolla sobre el país. Telefoneamos a través de las baterías y comienza el baile. La vista es infernal. En la distancia, en el valle y en las laderas, los regimientos se extienden y, a medida que se despliegan, llegan nuevas tropas. Hay un silbido sobre nuestras cabezas. Es nuestro primer proyectil. Cae justo en medio de la infantería enemiga. Llamamos por teléfono, contándoles a nuestras baterías su golpe, y un diluvio de proyectiles pesados ​​se vierte sobre el enemigo. Su posición se vuelve crítica. A través de gafas podemos ver hombres enloquecidos, hombres cubiertos de tierra y sangre, cayendo uno sobre el otro. Cuando la primera ola del asalto es diezmada, el suelo está salpicado de montones de cadáveres, pero la segunda ola ya está presionando.

Este oficial anónimo del personal francés relata la ofensiva de artillería que abrió la Batalla de Verdún, relatando la escena como un heroico oficial de comunicaciones francés que repara la línea telefónica de las baterías de artillería francesa, permitiendo un contraataque contra la primera ola de infantería alemana, trae una dimensión humana a un conflicto que está más allá de la comprensión humana. La salva de apertura de ese bombardeo de artillería solo, con 1,400 cañones de todos los tamaños, dejó caer 2.5 millones de proyectiles en un frente de 10 kilómetros cerca de Verdun en el noreste de Francia durante cinco días de carnicería casi ininterrumpida, convirtiendo un campo de otro modo soñoliento en una pesadilla apocalíptica de proyectiles, cráteres, árboles arrancados y pueblos en ruinas.

Para cuando la batalla terminó 10 meses más tarde, un millón de víctimas quedaron en su estela. Un millón de historias de valentía rutinaria como la del oficial de comunicaciones francés. Y Verdún estaba lejos de ser el único signo de que la versión majestuosa y desinfectada de la guerra del siglo XIX era algo del pasado. Una carnicería similar tuvo lugar en Somme y Gallipoli, Vimy Ridge, Galicia y otros cien campos de batalla. Una y otra vez, los generales arrojaron a sus hombres a picadoras de carne, y una y otra vez los cadáveres yacían esparcidos al otro lado de esa matanza.

¿Pero cómo sucedió tal derramamiento de sangre? ¿Con qué propósito? ¿Qué significó la Primera Guerra Mundial?

La explicación más simple es que la mecanización de los ejércitos del siglo XX había cambiado la lógica de la guerra en sí misma. En esta lectura de la historia, los horrores de la Primera Guerra Mundial fueron el resultado de la lógica dictada por la tecnología con la que se luchó.

Fue la lógica de las armas de asedio que bombardearon al enemigo desde más de 100 kilómetros de distancia. Era la lógica del gas venenoso, encabezado por Bayer y su Escuela de Guerra Química en Leverkusen. Fue la lógica del tanque, el avión, la ametralladora y todos los demás implementos mecanizados de destrucción lo que convirtió a la matanza en masa en un hecho mundano de guerra.

Pero esto es sólo una respuesta parcial. Más que solo la tecnología estaba en juego en esta “Gran Guerra”, y la estrategia militar y las batallas de un millón de bajas no fueron las únicas formas en que la Primera Guerra Mundial había cambiado el mundo para siempre. Al igual que el inimaginable asalto de artillería en Verdún, la Primera Guerra Mundial destruyó todas las verdades del Viejo Mundo, dejando tras de sí un páramo ardiente.

Un páramo que podría transformarse en un Nuevo Orden Mundial.

Para los aspirantes a ingenieros de la sociedad, la guerra, con todos los horrores que la acompañaban, era la forma más fácil de demoler las antiguas tradiciones y creencias que se encontraban entre ellos y sus objetivos.

Esto fue reconocido desde el principio por Cecil Rhodes y su camarilla original de co-conspiradores. Como hemos visto, fue menos de una década después de la fundación de la sociedad de Cecil Rhodes para lograr la “paz del mundo” que se enmendó esa visión para incluir la guerra en Sudáfrica, y luego se enmendó nuevamente para incluir enredar el Imperio Británico en una guerra mundial.

Muchos otros se convirtieron en participantes voluntariosos en esa conspiración porque también ellos podían beneficiarse de la destrucción y el derramamiento de sangre.

Y la forma más fácil de entender esta idea es en su nivel más literal: ganancias.

La guerra es una estafa. Siempre lo ha sido.

Es posiblemente la más antigua, fácilmente la más rentable, seguramente la más cruel. Es la única internacional en alcance. Es la única en la que los beneficios se cuentan en dólares y las pérdidas en vidas.

Una estafa se describe mejor, creo, como algo que no es lo que parece a la mayoría de la gente. Solo un pequeño grupo “interno” sabe de qué se trata. Se lleva a cabo en beneficio de muy pocos, a expensas de muchos. A partir de la guerra unas pocas personas hacen enormes fortunas.

En la Primera Guerra Mundial un mero puñado cosechó los beneficios del conflicto. Al menos 21,000 nuevos millonarios y multimillonarios se hicieron en los Estados Unidos durante la Guerra Mundial. Muchos admitieron sus enormes ganancias de sangre en sus declaraciones de impuestos. ¿Cuántos otros millonarios de guerra falsificaron sus declaraciones de impuestos que nadie sabe?

¿Cuántos de estos millonarios de guerra llevaban un rifle en los hombros? ¿Cuántos de ellos cavaron una zanja? ¿Cuántos de ellos sabían lo que significaba pasar hambre en una excavación infestada de ratas? ¿Cuántos de ellos pasaron noches sin dormir, asustados, esquivando proyectiles, metralla y balas de ametralladoras? ¿Cuántos de ellos pararon el empuje de bayoneta de un enemigo? ¿Cuántos de ellos fueron heridos o muertos en la batalla?

Major General Smedley Butler

Como el infante de marina más condecorado de la historia de los Estados Unidos en el momento de su muerte, Smedley Butler sabía de qué hablaba. Habiendo visto la acuñación de esas decenas de miles de “nuevos millonarios y multimillonarios” a partir de la sangre de sus compañeros soldados, su famoso grito de guerra, La guerra es una estafa, ha resonado entre el público desde que comenzó, en sus memorables palabras, “tratando de educar a los soldados fuera de la clase lechón”.

De hecho, la especulación de la guerra en Wall Street comenzó incluso antes de que Estados Unidos se uniera a la guerra. Aunque, como lo señaló el socio de J.P. Morgan, Thomas Lamont, al estallar la guerra en Europa, “se instó a los ciudadanos estadounidenses a permanecer neutrales en la acción, en palabra e incluso en pensamiento, nuestra firma nunca había sido neutral en ningún momento; No sabíamos cómo serlo. Desde el principio, hicimos todo lo posible para contribuir a la causa de los Aliados”. Cualquiera sea la lealtad personal que pueda haber motivado a los directores del banco, esta fue una política que iba a generar dividendos para el banco Morgan que incluso los banqueros más codiciosos apenas podrían haber soñado antes de que comenzara la guerra.

El propio John Pierpont Morgan murió en 1913, antes de la aprobación de la Ley de la Reserva Federal que había administrado antes del estallido de la guerra en Europa, pero la Casa de Morgan se mantuvo firme, con el banco Morgan bajo el mando de su hijo John Pierpont Morgan, Jr., manteniendo su posición como financiero prominente en Estados Unidos. El joven Morgan se movió rápidamente para aprovechar las conexiones de su familia con la comunidad bancaria de Londres y el banco Morgan firmó su primer acuerdo comercial con el Consejo del Ejército Británico en enero de 1915, solo cuatro meses después de la guerra.

Ese contrato inicial, una compra de caballos por 12 millones de dólares para el esfuerzo de guerra británico para ser negociado en los EE. UU. por la Casa de Morgan, fue solo el comienzo. Al final de la guerra, el banco Morgan había negociado transacciones por $ 3 mil millones para el ejército británico, equivalente a casi la mitad de todos los suministros estadounidenses vendidos a los aliados en toda la guerra. Arreglos similares con los gobiernos francés, ruso, italiano y canadiense hicieron que los miles de millones de corredores bancarios aportaran más para el esfuerzo de guerra aliado.

Pero este juego de financiación de la guerra no estuvo exento de riesgos. Si las potencias aliadas perdieran la guerra, el banco Morgan y los otros bancos importantes de Wall Street perderían el interés en todo el crédito que les habían otorgado. En 1917, la situación era grave. El sobregiro del gobierno británico con Morgan fue de más de $ 400 millones de dólares, y no estaba claro que incluso ganarían la guerra, y mucho menos estarían en condiciones de pagar todas sus deudas cuando terminara la lucha.

En abril de 1917, solo ocho días después de que EE. UU. declarara la guerra a Alemania, el Congreso aprobó la Ley de Préstamos de Guerra que otorga un crédito de $ 1 mil millones a los Aliados. El primer pago de $ 200 millones fue para los británicos y la cantidad total se entregó de inmediato a Morgan como pago parcial de su deuda al banco. Cuando, unos días más tarde, $ 100 millones fueron asignados al gobierno francés, también fue devuelto a las arcas de Morgan. Pero las deudas continuaron aumentando y, a lo largo de 1917 y 1918, el Tesoro de los Estados Unidos, con la ayuda del miembro de la Sociedad de Peregrinos y el reconocido anglofilo Benjamin Strong, presidente de la recién creada Reserva Federal, pagó en silencio las deudas de guerra de las potencias aliadas a J.P. Morgan.

DOCHERTY: Lo que creo que es interesante es también el punto de vista de los banqueros aquí. América estaba tan profundamente involucrada en el financiamiento de la guerra. Había tanto dinero que solo podía reembolsarse mientras Gran Bretaña y Francia ganaran. Pero si hubieran perdido, la pérdida en el principal mercado de la bolsa de valores estadounidense, sus grandes gigantes industriales, habría sido terrible. Así que América estaba profundamente involucrada. No la gente, como siempre es el caso. No es el ciudadano ordinario a quien le importa. Pero el establecimiento financiero que, si lo desea, trató todo el asunto como si fuera un casino y puso todo el dinero en un extremo del tablero y tuvo que venir bien para ellos.

Así que todo esto está sucediendo. Quiero decir, personalmente siento que el pueblo estadounidense no se da cuenta de lo engañados que estaban por sus Carnegies, sus J.P. Morgan, sus grandes banqueros, sus Rockefeller, por los multimillonarios que surgieron de esa guerra. Porque ellos fueron los que obtuvieron los beneficios, no los que perdieron a sus hijos, sus nietos, cuyas vidas fueron arruinadas para siempre por la guerra.

Después de que Estados Unidos entró oficialmente en la guerra, los buenos tiempos para los banqueros de Wall Street mejoraron aún más. Bernard Baruch, el poderoso financiero que llevó personalmente a Woodrow Wilson a la sede del Partido Demócrata en Nueva York “como un caniche en una cuerda” para recibir sus órdenes de marcha durante las elecciones de 1912, fue designado para encabezar la recién creada “Junta de Industrias de Guerra”.

Con la histeria de la guerra en su apogeo, Baruch y los financieros e industriales de Wall Street que poblaron la junta recibieron poderes sin precedentes sobre la fabricación y producción en toda la economía estadounidense, incluida la capacidad de establecer cuotas, fijar precios, estandarizar productos y, como la investigación posterior del Congreso mostró, acolchonó los costos para que el verdadero tamaño de las fortunas que los explotadores de la guerra extrajeron de la sangre de los soldados muertos quedaran ocultos al público.

Al gastar fondos del gobierno a una tasa anual de $ 10 mil millones, la junta acuñó a muchos nuevos millonarios en la economía estadounidense, millonarios que, como Samuel Prescott Bush, de la infame familia Bush, pasaron a formar parte del Consejo de Industrias de Guerra. Se dijo que el propio Bernard Baruch se había beneficiado personalmente de su posición como jefe de la Junta de Industrias de Guerra por una suma de $ 200 millones.

El alcance de la intervención del gobierno en la economía hubiera sido impensable pocos años antes. La Junta Nacional de Trabajo de Guerra se creó para mediar en los conflictos laborales. La Ley de Control de Alimentos y Combustibles se aprobó para otorgar al gobierno el control sobre la distribución y venta de alimentos y combustibles. La Ley de Asignaciones del Ejército de 1916 estableció el Consejo de Defensa Nacional, poblado por Baruch y otros financieros e industriales prominentes, quienes supervisaron la coordinación del sector privado con el gobierno en materia de transporte, producción industrial y agrícola, apoyo financiero para la guerra y moral pública. En sus memorias al final de su vida, Bernard Baruch se regodeaba abiertamente:

La experiencia [de la junta de industrias de guerra] tuvo una gran influencia en el pensamiento de los negocios y el gobierno. [El] WIB había demostrado la efectividad de la cooperación industrial y la ventaja de la planificación y dirección del gobierno. Ayudamos a interrumpir los dogmas extremos de laissez faire, que durante tanto tiempo habían moldeado el pensamiento económico y político estadounidense. Nuestra experiencia enseñó que la dirección de la economía por parte del gobierno no tiene por qué ser ineficiente o antidemocrática, y sugerimos que en tiempos de peligro era imperativo.

Pero no fue simplemente para llenar los bolsillos de los bien conectados que se libró la guerra. Más fundamentalmente, fue la oportunidad de cambiar la conciencia misma de toda una generación de hombres y mujeres jóvenes.

Para la clase de aspirantes a ingenieros sociales que surgieron en la Era Progresista, desde el economista Richard T. Ely hasta el periodista Herbert Croly y el filósofo John Dewey, la “Gran Guerra” no fue una horrible pérdida de vidas o una visión de la barbarie que fue posible en la era de la guerra mecanizada, sino una oportunidad para cambiar las percepciones y actitudes de las personas sobre el gobierno, la economía y la responsabilidad social.

Dewey, por ejemplo, escribió sobre “Las posibilidades sociales de la guerra“.

En todos los países en guerra ha habido la misma demanda que en el momento de una gran tensión nacional, la producción con fines de lucro está subordinada a la producción para el uso. La posesión legal y los derechos de propiedad individual han tenido que ceder ante los requisitos sociales. La antigua concepción de lo absoluto de la propiedad privada ha recibido al mundo en un golpe del que nunca se recuperará por completo.

Todos los países en todos los lados del conflicto mundial respondieron de la misma manera: maximizando su control sobre la economía, sobre la manufactura y la industria, sobre la infraestructura e incluso sobre las mentes de sus propios ciudadanos.

Alemania tuvo su Kriegssozialismus, o socialismo de guerra, que colocó el control de toda la nación alemana, incluida su economía, sus periódicos y, a través de la conscripción, su gente, bajo el estricto control del Ejército. En Rusia, los bolcheviques utilizaron este “socialismo de guerra” alemán como base para su organización de la naciente Unión Soviética. En Canadá, el gobierno se apresuró a nacionalizar los ferrocarriles, prohibir el consumo de alcohol, instituir la censura oficial de los periódicos, imponer el servicio militar obligatorio, y de manera infame, introducir un impuesto a la renta personal como una “medida temporal de la guerra” que continúa hasta hoy.

El gobierno británico pronto reconoció que el control de la economía no era suficiente; La guerra en casa significaba el control de la información en sí. Al estallar la guerra, crearon la Oficina de Propaganda de Guerra en la Casa de Wellington. El propósito inicial de la oficina era persuadir a Estados Unidos para que entrara en la guerra, pero ese mandato pronto se expandió para moldear y dar forma a la opinión pública a favor del esfuerzo de guerra y del propio gobierno.

El 2 de septiembre de 1914, el jefe de la Oficina de Propaganda de Guerra invitó a veinticinco de los autores más influyentes de Gran Bretaña a una reunión secreta. Entre los presentes en la reunión: G.K. Chesterton, Ford Madox Ford, Thomas Hardy, Rudyard Kipling, Arthur Conan Doyle, Arnold Bennett y H.G. Wells. No revelado hasta décadas después de que terminara la guerra, muchos de los presentes acordaron escribir material de propaganda que promocionara la posición del gobierno sobre la guerra, que el gobierno conseguiría que las imprentas comerciales, incluida la Oxford University Press, publicaran como obras aparentemente independientes.

Bajo el acuerdo secreto, Arthur Conan Doyle le escribió To Arms! John Masefield escribió Gallipoli y The Old Front Line. Mary Humphrey Ward escribió England’s Effort y Towards the Goal. Rudyard Kipling escribió The New Army in Training. G K. Chesterton escribió The Barbarism of Berlin. En total, la Oficina publicó más de 1,160 folletos de propaganda a lo largo de la guerra.

Más tarde, Hillaire Belloc racionalizó su trabajo al servicio del gobierno: “A veces es necesario mentir de manera perjudicial para los intereses de la nación”. El corresponsal de guerra William Beach Thomas no tuvo tanto éxito en la batalla contra su propia conciencia: “Fui a fondo y profundamente avergonzado de lo que había escrito por la buena razón de que no era cierto… la vulgaridad de enormes titulares y la enormidad de su propio nombre no disminuyeron la vergüenza”.

Pero los esfuerzos de la Oficina no se limitaron al mundo literario. Cine, artes visuales, carteles de reclutamiento; ningún medio para sacudir los corazones y las mentes del público fue pasado por alto. Para 1918, los esfuerzos del gobierno por moldear la percepción de la guerra, ahora oficialmente centralizados bajo un “Ministro de Información”, Lord Beaverbrook, era el proveedor de propaganda más afinado que el mundo había visto hasta ahora. Incluso la propaganda extranjera, como el infame Tío Sam que fue más allá de un cartel de reclutamiento para convertirse en un elemento básico de la iconografía del gobierno estadounidense, se basó en un cartel de propaganda británico con Lord Kitchener.

Control de la economía. Control de poblaciones. Control del territorio. Control de la información. La Primera Guerra Mundial fue una bendición para todos aquellos que querían consolidar el control de muchos en manos de unos pocos. Esta fue la visión que unió a todos los participantes en las conspiraciones que llevaron a la guerra misma. Más allá de Cecil Rhodes y su sociedad secreta, había una visión más amplia del control global para los aspirantes a gobernantes de la sociedad que buscaban lo que los tiranos habían codiciado desde los albores de la civilización: el control del mundo.

La Primera Guerra Mundial fue simplemente la primera salva en el intento de esta camarilla de crear no un reordenamiento de esta sociedad o esa economía, sino un Nuevo Orden Mundial.

GROVE: Lo que la Primera Guerra Mundial permitió a estos globalistas, a estos anglófilos, a estas personas que querían que la unión angloparlante reinara en todo el mundo, lo que les permitió hacer, fue militarizar el pensamiento estadounidense. Y lo que quiero decir con esto es que había un informante llamado Norman Dodd. Fue el investigador principal del comité Reese que investigó cómo las fundaciones sin fines de lucro estaban influyendo en la educación estadounidense alejándola de la libertad. Y lo que encontraron fue que la [Fundación] Carnegie para la Paz Internacional buscaba entender cómo hacer de Estados Unidos una economía de guerra, cómo tomar el aparato del estado, cómo cambiar la educación para lograr que las personas consuman continuamente, cómo aumentar la producción de armas.

Y luego, una vez que sucedió esto en la Primera Guerra Mundial, si observas lo que sucedió en la década de 1920, tienes a gente como el General de División Smedley Butler, quien utiliza al ejército de los EE.UU. Para promover el interés corporativo en América Central y del Sur y está haciendo cosas muy cáusticas para los indígenas, en la medida en que en realidad estas no eran políticas norteamericanas antes de la Guerra Hispanoamericana en 1898. Lo que significa que ir y emprender acciones militares extranjeras no era parte de la estrategia diplomática de Estados Unidos antes de nuestro compromiso con el Imperio Británico a finales de 1800 y como se incrementó después de la muerte de Cecil Rhodes. De modo que lo que estas personas obtuvieron fue el punto de apoyo para el gobierno mundial desde el cual podrían superar el globalismo, lo que llamaron un “Nuevo Orden Mundial”.

La creación de este “Nuevo Orden Mundial” no fue un mero juego de salón. Significó un redibujado completo del mapa. El colapso de los imperios y las monarquías. La transformación de la vida política, social y económica de franjas enteras del globo. Gran parte de este cambio tuvo lugar en París en 1919, cuando los vencedores repartieron el botín de la guerra. Pero parte de esto, como la caída de los Romanov y el ascenso de los bolcheviques en Rusia, tuvo lugar durante la propia guerra.

En retrospectiva, la caída del Imperio ruso en medio de la Primera Guerra Mundial parece inevitable. El malestar había estado en el aire desde la derrota de Rusia por parte de los japoneses en 1905, y la ferocidad de los combates en el Frente Oriental, junto con las dificultades económicas, que afectaron especialmente a los pobres urbanos superpoblados y sobrecargados de Rusia, hicieron que el país estuviera listo para una revuelta. Esa revuelta ocurrió durante la llamada “Revolución de febrero”, cuando al zar Nicolás le fue arrebatado el poder y se instaló un gobierno provisional en su lugar.

Pero ese gobierno provisional, que continuó procesando la guerra a instancias de sus aliados franceses y británicos, estaba compitiendo por el control del país con el soviet de Petrogrado, una estructura de poder rival establecida por los socialistas en la capital rusa. La lucha por el control entre los dos cuerpos llevó a disturbios, protestas y, en última instancia, batallas en la calle.

Rusia en la primavera de 1917 era un polvorín a la espera de explotar. Y en abril de ese año, dos contendientes, uno llamado Vladimir Lenin y otro llamado Leon Trotsky, fueron lanzados directamente a ese barril de pólvora por ambos lados de la Gran Guerra.

Vladimir Lenin, un revolucionario comunista ruso que había estado viviendo en el exilio político en Suiza, vio en la Revolución de febrero su oportunidad de impulsar una revolución marxista en su tierra natal. Pero aunque por primera vez en décadas su regreso a esa patria fue políticamente posible, la guerra hizo que el viaje en sí fuera una imposibilidad. De manera famosa, fue capaz de negociar un acuerdo con el Estado Mayor alemán para permitir que Lenin y una docenas de otros revolucionarios cruzaran a través de Alemania de camino a Petrogrado.

El razonamiento de Alemania para permitir el infame paseo en “tren sellado” de Lenin y sus compatriotas es, como cuestión de estrategia de guerra, sencillo. Si una banda de revolucionarios pudiera regresar a Rusia y atascar al gobierno provisional, entonces el ejército alemán que lucha contra ese gobierno se beneficiaría. Si los revolucionarios realmente llegaran al poder y sacaran a Rusia de la guerra por completo, mucho mejor.

Pero el otro lado curioso de esta historia, el que demuestra cómo el compañero revolucionario comunista de Lenin, Leon Trotsky, fue pastoreado desde Nueva York, donde había estado viviendo mucho más allá de sus ingresos como escritor para publicaciones periódicas socialistas, a través de Canadá, donde fue detenido e identificado como un revolucionario en ruta hacia Rusia, y hacia Petrogrado, es mucho más increíble. Y, como era de esperar, esa historia es principalmente evitada por los historiadores de la Primera Guerra Mundial.

Antony Sutton, autor de Wall Street y la Revolución Bolchevique, fue uno de los estudiosos que no se alejó de la historia, cuya minuciosa investigación de documentos del Departamento de Estado, registros del gobierno canadiense y otros artefactos históricos combinaron los detalles del improbable viaje de Trotsky.

ANTONY C. SUTTON: Trotsky estaba en Nueva York. No tenía ingresos. Sumé sus ingresos por el año que estuvo en Nueva York; era alrededor de seiscientos dólares, sin embargo, vivía en un apartamento, tenía una limusina con chofer, tenía un refrigerador, lo cual era muy raro en esos días.

Se fue de Nueva York y se fue a Canadá de camino a la revolución. Él tenía $ 10,000 en oro con él. No ganó más de seiscientos dólares en Nueva York. Fue financiado desde Nueva York, no hay duda al respecto. Los británicos lo sacaron de la nave en Halifax, Canadá. Tengo los archivos canadienses; Ellos sabían quién era él. Sabían quién era Trotsky, sabían que iba a comenzar una revolución en Rusia. Las instrucciones de Londres vinieron para poner a Trotsky de nuevo en el barco con su grupo y se les permitió seguir adelante.

Así que no hay duda de que Woodrow Wilson, quien emitió el pasaporte para Trotsky, y los financieros de Nueva York, que financiaron a Trotsky, y el Ministerio de Asuntos Exteriores británico le permitieron a Trotsky realizar su parte en la revolución.

SOURCE: Wall Street Funded the Bolshevik Revolution – Professor Antony Sutton

Después de haber logrado impulsar la Revolución Bolchevique en noviembre de 1917, uno de los primeros actos de Trotsky en su nuevo cargo como Comisario Popular de Asuntos Exteriores fue publicar los “Tratados y Entendimientos Secretos” que Rusia había firmado con Francia y Gran Bretaña. Estos documentos revelaron las negociaciones secretas en las que las potencias de la Entente habían acordado dividir el mundo colonial después de la guerra. El alijo de los documentos incluía acuerdos sobre “La partición de la Turquía asiática”, creando el moderno Medio Oriente a partir de los restos del Imperio Otomano; “El Tratado con Italia”, prometiendo territorio conquistado al gobierno italiano a cambio de su ayuda militar en la campaña contra Austria-Hungría; un tratado “Re-dibujo de las fronteras de Alemania”, que promete a Francia su deseo de volver a adquirir Alsace-Lorraine y reconoce “la total libertad de Rusia para establecer sus fronteras occidentales”; documentos diplomáticos relacionados con las propias aspiraciones territoriales de Japón; y una serie de otros tratados, acuerdos y negociaciones.

Uno de estos acuerdos, el Acuerdo Sykes-Picot entre Gran Bretaña y Francia, que se firmó en mayo de 1916, ha crecido en la infamia durante décadas. El acuerdo dividió la Turquía moderna, Jordania, Irak, Siria y el Líbano entre la Triple Entente y, aunque la revelación del acuerdo causó mucha vergüenza para los británicos y los franceses y los obligó a retirarse públicamente del mapa de Sykes-Picot, sirvió de base para algunas de las líneas arbitrarias en el mapa del Medio Oriente moderno, incluida la frontera entre Siria e Irak. En los últimos años, ISIS ha afirmado que parte de su misión es “poner el último clavo en el ataúd de la conspiración Sykes-Picot“.

Otras conspiraciones territoriales, como la Declaración Balfour, firmada por Arthur Balfour, que luego actuó como Secretario de Relaciones Exteriores del Gobierno británico y dirigida a Lord Walter Rothschild, uno de los co-conspiradores de la sociedad secreta original de Cecil Rhodes, son menos conocidas hoy en día. La Declaración de Balfour también jugó un papel importante en la configuración del mundo moderno al anunciar el apoyo británico al establecimiento de una patria judía en Palestina, que no estaba bajo el mandato británico en ese momento. Aún menos conocido es que el documento no se originó en Balfour sino en el propio Lord Rothschild y se envió al conspirador de la Mesa Redonda Alfred Milner para su revisión antes de ser entregado.

GROVE: Así que este era Lord: se le conoce como Lord Walter Rothschild, y profesionalmente es un zoólogo. Hereda mucha riqueza en una familia de muy alto estatus. Persigue su arte y su ciencia y sus teorías e investigaciones científicas. Pero tiene museos zoológicos y está recolectando especímenes. Y es el famoso Rothschild que está montando la tortuga gigante y guiándola con un trozo de lechuga en su bastón, y hay un trozo de lechuga que cuelga de la boca de las tortugas. Y siempre lo he usado: aquí está la metáfora de los banqueros, como si estuvieran guiando a las personas con estímulo-respuesta. Esta tortuga, no puede hacer preguntas. No puede cuestionar su obediencia. Así que ese es Lord Walter Rothschild.

Tring museum Walter Rothschild

¿Por qué es importante? Bueno, él y su familia son algunos de los primeros financistas y patrocinadores de Cecil Rhodes y los promotores de su última voluntad y testamento. Y en la cuestión de que Estados Unidos regresó al Imperio Británico, hay artículos en los periódicos: hay uno en 1902 en el que Lord Rothschild dice: “Sería bueno tener a Estados Unidos en el Imperio Británico”. También es el Lord Rothschild a quien se dirige la Declaración Balfour.

Así que en 1917 hay una carta de acuerdo enviada por el gobierno británico, de Arthur Balfour, a Lord Rothschild. Ahora Lord Rothschild y Arthur Balfour, se conocen entre sí. Tienen una larga historia juntos y hay muchos socialistas fabianos en toda esta historia de lo que condujo a la Primera Guerra Mundial. Específicamente con Balfour, actúa como agente del gobierno británico y dice: “Vamos a regalar esta tierra que no es realmente nuestra, y se la daremos a ustedes en su grupo”. El problema es que los británicos también habían prometido esa misma tierra a los árabes, por lo que ahora la Declaración de Balfour va en contra de algunos de los planes de política exterior que ya se han prometido a estos otros países.

La otra cosa interesante acerca de la Declaración Balfour es que acaba de celebrar su centenario, por lo que el año pasado tuvieron un sitio que tenía toda la historia de la Declaración Balfour. Podías ver los originales que iban de Lord Rothschild a Lord Milner para cambios y que venían a través de Arthur Balfour y luego se enviaban de vuelta como una carta oficial de la monarquía, básicamente. Así que eso es interesante. Pero también hay entrevistas en las que el actual Lord Rothschild, Lord Jacob Rothschild, comenta sobre la historia de sus antepasados ​​y sobre cómo lograron el estado judío en 1947–48 debido a la Declaración de Balfour.

Así que hay mucha historia para desempacar allí, pero la mayoría de las personas, una vez más, no son conscientes del documento, y mucho menos de la muy interesante historia que hay detrás, y mucho menos de lo que realmente significa en la historia más grande.

Más de dos décadas después de que Cecil Rhodes lanzara la sociedad secreta que diseñaría la llamada “Gran Guerra”, algunos como Alfred Milner y Walter Rothschild todavía estaban en eso, conspirando para utilizar la guerra que habían llevado a cabo para promover su propia agenda geopolítica. Pero en el momento del Armisticio en noviembre de 1918, ese grupo de conspiradores se había expandido enormemente, y la escala de su agenda había crecido junto con él. No se trataba de un pequeño círculo de amigos que habían envuelto al mundo en la primera guerra verdaderamente mundial, sino de una red poco tejida de intereses superpuestos, separados por océanos y unidos en una visión compartida de un nuevo orden mundial.

Milner, Rothschild, Gray, Wilson, House, Morgan, Baruch y literalmente decenas de otros tuvieron su papel en esta historia. Algunos eran ingeniosos conspiradores, otros simplemente buscaban maximizar las oportunidades que la guerra les brindaba para alcanzar sus propios fines políticos y financieros. Pero en la medida en que los que están detrás de la conspiración de la Primera Guerra Mundial compartieron una visión, fue el mismo deseo que motivó a los hombres a lo largo de la historia: la oportunidad de remodelar el mundo a su propia imagen.

ENTREVISTADOR: Solo dinos otra vez: ¿por qué?

SUTTON: ¿Por qué? No encontrarás esto en los libros de texto. Sospecho que la causa es una sociedad mundial planificada y controlada en la que usted y yo no encontraremos las libertades para creer y pensar y hacer lo que creemos.

SOURCE: Wall Street Funded the Bolshevik Revolution – Professor Antony Sutton

DOCHERTY: La guerra es un instrumento de cambio masivo, eso lo sabemos. Es un instrumento de cambio masivo en particular para aquellos que son derrotados. En una guerra donde todos son derrotados, entonces es simplemente un elemento de cambio masivo, y ese es un concepto muy profundo que hace reflexionar. Pero si todos pierden, o si todos excepto “nosotros”, dependiendo de quiénes somos “nosotros”, pierden, entonces “nosotros” estaremos en condiciones de reconstruir a nuestra imagen.

RAICO: En total, en la guerra, quién sabe, murieron unos 10 o 12 millones de personas. La gente experimentó cosas, tanto en combate como la gente que regresaba a casa comprendiendo lo que estaba sucediendo, eso los aturdió. Ya sabes, es casi como si, durante unas pocas generaciones, los pueblos de Europa hubieran sido incrementados, algo así como un rebaño de ovejas por sus pastores. ¿De acuerdo? A través de la industrialización. A través de la difusión de ideas e instituciones liberales. A través de la disminución de la mortalidad infantil. El alza en el nivel de vida. La población de Europa era enormemente mayor que nunca. Y ahora llegó el momento de sacrificar una parte de las ovejas para los propósitos de los que tenían el control.

SOURCE: The World at War (Ralph Raico)

Para los que tenían el control, la Primera Guerra Mundial había sido los dolores de parto de un Nuevo Orden Mundial. Y ahora, las parteras de esta monstruosidad se inclinaron hacia París para participar en su entrega.

EL FINAL (DEL PRINCIPIO)

En todo el mundo, el 11 de noviembre de 1918, la gente estaba celebrando, bailando en las calles, bebiendo champán, saludando el Armisticio que significó el fin de la guerra. Pero en el frente no hubo celebración. Muchos soldados creían que el Armisticio era solo una medida temporal y que la guerra pronto continuaría. Cuando llegó la noche, la quietud, sobrenatural en su penetración, comenzó a devorar sus almas. Los hombres estaban sentados alrededor de chimeneas, las primeras que habían tenido en el frente. Estaban tratando de tranquilizarse de que no había baterías enemigas que los espiaran desde la siguiente colina y que ningún avión de bombardeo alemán se acercaría para destruirlos. Hablaban en voz baja. Estaban nerviosos.

Después de largos meses de intensa tensión, de encerrarse en el peligro mortal diario, de pensar siempre en términos de guerra y del enemigo, la abrupta liberación de todo esto fue una agonía física y psicológica. Algunos sufrieron un colapso nervioso total. Algunos, de un temperamento más estable, comenzaron a esperar que algún día regresarían a sus hogares y al abrazo de sus seres queridos. Algunos solo podían pensar en las pequeñas cruces que marcaban las tumbas de sus compañeros. Algunos cayeron en un sueño agotado. Todos quedaron desconcertados por la repentina falta de sentido de su existencia como soldados, y a través de sus abundantes recuerdos desfilaron esa rápida cabalgata en movimiento de Cantigny, Soissons, St. Mihiel, Meuse-Argonne y Sedan.

¿Qué vendría después? Ellos no sabían, y apenas les importaba. Sus mentes estaban entumecidas por el choque de la paz. El pasado consumió toda su conciencia. El presente no existía, y el futuro era inconcebible.

Colonel Thomas R. Gowenlock, 1st Division, US Army

Poco sabían esas tropas lo acertadas que estaban. Mientras el público se regocijaba por el estallido de la paz después de cuatro años de la carnicería más sangrienta que la raza humana había soportado, los mismos conspiradores que habían provocado esta pesadilla ya estaban convergiendo en París para la siguiente etapa de su conspiración. Allí, detrás de puertas cerradas, comenzarían su proceso de dividir el mundo para satisfacer sus intereses, sentar las bases y preparar la conciencia pública para un nuevo orden internacional, preparando el escenario para un conflicto aún más brutal en el futuro y trayendo los peores temores de los soldados cansados ​​de la batalla para el futuro a buen término. Y todo en nombre de la “paz”.

El general francés, Ferdinand Foch, remarcó el famoso Tratado de Versalles: “Esto no es una paz. Es un armisticio durante 20 años”. Como sabemos ahora, su declaración fue muy precisa.

El armisticio del 11 de noviembre de 1918 pudo haber marcado el final de la guerra, pero no fue el final de la historia. Ni siquiera fue el principio del fin. Fue, en el mejor de los casos, el final del principio.

-James Corbett-

Anuncios

El pueblo contra París

nif_yellowjackets

¡Déjalos comer carbono!” dijo el presidente francés, Emmanuel Macron, esta semana, ofreciendo a sus campesinos un indulto de seis meses en su próximo impuesto al pecado del carbono. Y, levantando los pies sobre su escritorio en el Palacio del Elíseo, dejó escapar un suspiro de alivio. Se había comprado algo de tiempo para averiguar cómo lidiar con la chusma en las puertas. ¿Pero cuanto tiempo?

No mucho en absoluto, resulta. Al cierre de esta edición, las chaquetas amarillas anunciaron su intención de continuar con el “Acto 4” de sus protestas este fin de semana, y el gobierno respondió anunciando su decisión de cerrar la Torre Eiffel, el Louvre y otros lugares turísticos el sábado. Mientras tanto, París, por su parte, se prepara para otro fin de semana de violencia y batallas callejeras.

Para aquellos que viven bajo una roca que podrían no haber escuchado, Francia ha estado sujeta a una serie de protestas en las últimas semanas por la insatisfacción generalizada con el gobierno de Macron y su insistencia en impulsar una serie de aumentos impositivos y reformas económicas profundamente impopulares. Los manifestantes han adoptado los “gilets jaunes” o chalecos amarillos que todos los conductores franceses deben guardar como medida de seguridad en caso de una avería en la carretera. Es el símbolo perfecto para el movimiento en muchas maneras: es un elemento estándar que todos tienen a la mano, es un signo visible de angustia y está conectado al impuesto al combustible que fue la gota que colmó la espalda del proverbial camello. y que enviaba a la gente a las calles.

Dada la cantidad de “revoluciones de color” falsas, respaldadas por Soros y los globalistas que han surgido en tantos países en las últimas dos décadas, es comprensible que los lectores mantengan cierto escepticismo sobre la realidad de este último movimiento de protesta con colores coordinados. Pero a diferencia de esas protestas bien financiadas y respaldadas por los globalistas, esta espera, finalmente, derrocar a la administración de Macron, el ex banquero de inversiones de Rothschild & Co. que fue promocionado por los principales medios como la respuesta “sensata” de Francia a la ola populista que arrasó Europa. En otras palabras, es dudoso que Soros o sus compañeros de viaje estén alentando a que las chaquetas amarillas tengan éxito.

Entonces, ¿podría ser esta una revolución verdaderamente popular que se está produciendo en el corazón del imperio de la UE? Y si es así, ¿qué significa?

Como era de esperar, esta pregunta tan polémica se está haciendo en todos lados en este momento, desde los paneles de los principales medios hasta en los pasillos del poder en Europa hasta las calles de París, y hay casi tantas respuestas como personas haciendo la pregunta. Los socialistas están aclamando estas protestas como una repetición del ’68, cuando la revolución se mantuvo en el aire. Los nacionalistas están convencidos de que todo esto se trata de la crisis de los migrantes y es un presagio de un gobierno venidero de Le Pen. Pero todos los lados pueden ponerse de acuerdo en una cosa: la chispa que encendió el fósforo en este particular barril de pólvora fue el acuerdo climático de París.

Sí, hace apenas tres años que nos trataron con toda la información sobre el Acuerdo de París y cómo salvaría al mundo. ¿Quién podría olvidar esas escenas de burócratas de la ONU que se dan la mano con los gordos políticos, felicitándose por haber salvado al mundo al tomar la decisión audaz de controlar la temperatura del mundo?

5bEGgqZEHBMf7k3njWtNH5iPPXAZ8EJNtJLjPYQVuK8V5jRjQBL3j4po33zxSvebdxqYhxy3MvLJWZDobwgRGd7v9WRDeWRU

“Sí, los políticos y los burócratas no electos de la ONU pueden hacer lo que quieran!” gritaban las masas. “¡Ellos son nuestros gobernantes, después de todo! …Pero, ¿exactamente cómo pretenden hacer esto?”

“Por qué, apaciguando a los dioses del clima, por supuesto”, fue la respuesta. Y, resulta que los dioses del clima solo pueden apaciguarse dando más dinero al gobierno. Así que, obedientemente, Macron y su gobierno comenzaron a aumentar los impuestos sobre el carbono, y pusieron a Francia en la estratosfera de los precios de la gasolina que ya estaban por las nubes.

Hay solo un problema con todo esto: la gente ha decidido que, en general, preferirían no pagar $ 7.06 por galón de gasolina para apaciguar a los dioses del clima. De hecho, cobrar un impuesto proyectado de € 8 mil millones / año a una fuerza laboral que ya se queja por el alto desempleo y los altos impuestos para reducir las emisiones del dióxido de carbono que da vida en un país que representa menos del 1% de las emisiones globales de dióxido de carbono de todos modos, podría ser un poco improductivo.

Toda la situación es una visión fascinante de la realidad del creciente descontento de las masas que, en general, están felices de aceptar la estafa del calentamiento global... siempre y cuando se mantenga fuera de su bolsillo. Lamentablemente, como solo ahora se están dando cuenta, el objetivo de la estafa del calentamiento global es transferir fondos de su bolsillo a manos de las mismas corporaciones y fundaciones que están detrás de la estafa.

Francia no está sola de ninguna manera en esta realización naciente. Los votantes en el estado de Washington acaban de rechazar una propuesta de estafa de carbono que habría exigido un impuesto estimado de $ 2,3 mil millones / año a la economía del estado que, incluso por la tontería de un médico brujo vudú formado por la ONU, habría contribuido con alrededor del 0% a la meta de detener el cambio climático global (redondeo para el número entero más cercano). Y ahora el gobierno canadiense está enfrentando un rechazo a una propuesta de impuesto federal al carbono proveniente de sus propias provincias.

Mientras tanto, en Londres, George Monbiot está tratando de impulsar un nuevo movimiento de protesta que va a exigir una mayor acción de los políticos en el tema urgente del cambio climático... al menos hasta que los manifestantes descubran que solo están ayudando a exigir sus propios aumentos de impuestos.

Por supuesto, como escuchará desde las cabezas parlantes que le informan sobre el fenómeno de las chaquetas amarillas que se está desarrollando en Francia, esto ya no se trata solo de un impuesto al carbono. Pero ahí es donde comenzó, y es importante.

Así que, sobre ese acuerdo de París: París llamó. Quieren su dinero de vuelta.

 

La Conspiración de la Primera Guerra Mundial: El Frente Estadounidense

Por más difícil que fuera para la Mesa Redonda maniobrar el Imperio Británico hacia la guerra con Alemania, sería mucho más difícil para sus compañeros de viaje estadounidenses convencer a los Estados Unidos de su neutralidad y llevarlos a la Primera Guerra Mundial. La camarilla iba a tener que aprovechar su control sobre la prensa y las posiciones gubernamentales clave para comenzar a moldear la percepción pública e inculcar un sentimiento de guerra. Y una vez más, los recursos completos de estos co-conspiradores motivados fueron puestos en juego en la tarea. 

7 de mayo de 1915.

El “Coronel” Edward Mandell House se dirige a reunirse con el Rey George V, quien ascendió al trono después de la muerte de Edward VII en 1910. Lo acompaña Edward Gray, secretario de relaciones exteriores británico y acólito del Grupo Milner. Los dos hablan “de la probabilidad de que un transatlántico se hunda” y House informa a Gray que “si esto se hiciera, una llama de indignación barrería a todo Estados Unidos, lo que probablemente nos llevaría a la guerra”.

Una hora más tarde, en el Palacio de Buckingham, el Rey George V pregunta por un evento aún más específico.

“Nos sorprendió hablar, extrañamente, de la probabilidad de que Alemania hunda un transatlántico, …Él dijo: ‘Supongamos que deberían hundir el Lusitania con pasajeros estadounidenses a bordo…. ‘”

Y, por una notable coincidencia, a las 2:00 de la tarde, apenas unas horas después de que tuvieron lugar estas conversaciones, eso es precisamente lo que sucedió.

El Lusitania, uno de los buques de pasajeros más grandes del mundo, está en ruta desde Nueva York a Liverpool cuando es golpeado por un torpedo de un submarino alemán. Se hunde hasta el fondo en minutos, matando a 1,198 pasajeros y tripulantes, incluidos 128 estadounidenses. El desastre, representado como un ataque descarado e inesperado contra un buque de pasajeros inocente, ayuda a cambiar la opinión pública sobre la guerra en los Estados Unidos. Para el estadounidense promedio, la guerra de repente no se siente como una preocupación estrictamente europea.

Cada aspecto de la historia fue, como sabemos ahora, un engaño. El Lusitania no era un inocente buque de pasajeros sino un crucero mercante armado oficialmente listado por el Almirantazgo británico como un barco de guerra auxiliar. Estaba equipado con una armadura adicional, diseñado para transportar doce cañones de seis pulgadas y equipado con anaqueles de proyectiles para contener municiones. En su viaje transatlántico, el barco llevaba “material de guerra”, específicamente, más de 4 millones de balas de rifle .303 y toneladas de municiones, incluidos proyectiles, polvos, fusibles y pistolas de algodón, “en bodegas de carga sin refrigeración que estaban marcadas como queso, mantequilla y ostras”. Este manifiesto secreto fue oficialmente negado por el gobierno británico generación tras generación, pero en 2014, un total de 99 años después del evento, finalmente se publicaron los documentos internos del gobierno en los que el gobierno admitió el engaño.

Y, lo más notable de todo, según la propia cuenta de Edward Mandell House, tanto Edward Gray como el propio Rey George V estaban discutiendo el hundimiento del Lusitania apenas unas horas antes de que ocurriera el evento.

Es una historia que proporciona una ventana a la larga campaña de la sociedad secreta para llevar a los Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial. Pero para entender esta historia, tenemos que encontrarnos con Edward Mandell House y los otros co-conspiradores de Milner Group en los Estados Unidos.

Por extraño que parezca, no hubo escasez de tales conspiradores en los Estados Unidos. Algunos, como los miembros de la influyente Pilgrims Society, fundada en 1902 para el “fomento de la buena comunidad angloamericana”, compartieron la visión de Rhodes de un imperio mundial angloamericano unido; otros simplemente fueron atraídos por la promesa de dinero. Pero cualquiera que sea su motivación, aquellos que simpatizan con la causa de la Mesa Redonda incluían a algunas de las personas más ricas y poderosas de los Estados Unidos en ese momento.

Muchas de estas figuras se encontraban en el corazón de Wall Street, en las instituciones bancarias y financieras que giraban en torno a J.P. Morgan and Company. John Pierpont Morgan, o “Pierpont”, como prefería que lo llamaran, era el núcleo del sector bancario de Estados Unidos de principios de siglo. Comenzando en Londres en 1857 en la empresa de banca mercantil de su padre, el joven Pierpont regresó a Nueva York en 1858 y se embarcó en una de las carreras más notables de la historia del mundo.

Ganando su dinero para financiar a los barones ladrones estadounidenses de finales del siglo XIX, desde los ferrocarriles de Vanderbilt hasta la compra de The New York Times por Adolph Simon Ochs y la compra de Carnegie Steel, Morgan amasó un imperio financiero que, en la década de 1890, ejercía más poder que el propio Tesoro de los Estados Unidos. Se unió a sus aliados cercanos, la Casa de Rothschild, para rescatar al gobierno de los Estados Unidos durante una escasez de oro en 1895 y alivió el Pánico de 1907 (el cuál él ayudó a precipitar) al bloquear a 120 de los banqueros más prestigiosos del país en su biblioteca y obligándolos a llegar a un acuerdo con un préstamo de $ 25 millones para mantener el sistema bancario a flote.

Como vimos en “Siglo de la esclavitud: La historia de la Reserva Federal“, Morgan y sus asociados estaban muy felices de utilizar las crisis bancarias que ellos ayudaron a crear para impulsar la opinión pública hacia la creación de un banco central... siempre y cuando ese banco central fuera propiedad y dirigido por Wall Street, por supuesto.

Pero su plan inicial, el Plan Aldrich, fue reconocido inmediatamente como una estrategia de Wall Street. Morgan y sus colegas banqueros tendrían que encontrar una cobertura adecuada para su aprobación en el Congreso, incluido, preferiblemente, un Presidente con suficiente cobertura progresiva para dar a la nueva “Ley de la Reserva Federal” un aire de legitimidad. Y encontraron a su candidato ideal en el presidente políticamente desconocido de la Universidad de Princeton, Woodrow Wilson, un hombre al que iban a disparar directamente a la Casa Blanca con la ayuda de su hombre de referencia y co-conspirador de la Mesa Redonda, Edward Mandell House.

Richard Grove, TragedyandHope.com.

GROVE: Woodrow Wilson era un profesor desconocido en la Universidad de Princeton que, al leer todo lo que he leído sobre él, no era el tipo más inteligente, pero era lo suficientemente inteligente como para aprender cuando otras personas tenían buenas ideas y luego se topa con este tipo llamado Coronel House.

El Coronel House, se crió en Beaumont, Texas, y el padre del Coronel House era como un pirata corsario de contrabando al estilo Rhett Butler durante la guerra de los Confederados con la Unión. Así que el Coronel House: en primer lugar, no es un coronel. Es como un título que se dio a sí mismo para hacerlo parecer más de lo que era. Pero sí provenía de una familia conectada políticamente en el sur que estaba haciendo negocios con los británicos durante la Guerra Civil. Así que el Coronel House a principios de 1900 hace de Woodrow Wilson su protegido y el propio Coronel House está siendo manipulado por unas pocas personas y por las capas del establecimiento angloamericano por encima de él, por lo que nos quedamos con la personalidad pública de Woodrow Wilson. Y aquí está él.

Y él tiene esto, ya sabes, todo este nuevo Sistema de la Reserva Federal que entrará durante su administración, que también fue una especie de precursor para llevar a Estados Unidos a la guerra porque cambió nuestra dependencia financiera de ser autosuficientes e imprimir nuestro propio dinero libre de deudas para ser asegurado a banqueros internacionales que nos cobran cuando imprimen dinero de la nada y cobran a las generaciones futuras por ello.

La elección de Woodrow Wilson muestra una vez más cómo opera el poder detrás de escena para subvertir el voto popular y la voluntad del público. Sabiendo que Wilson, quien es políticamente desconocido, tendría pocas posibilidades de ser elegido en lugar del más popular y afable William Howard Taft, Morgan y sus aliados bancarios financiaron a Teddy Roosevelt en un boleto de terceros para dividir el voto republicano. La estrategia funcionó y la verdadera elección de los banqueros, Woodrow Wilson, llegó al poder con solo el cuarenta y dos por ciento del voto popular.

Con Wilson en el cargo y el Coronel House dirigiendo sus acciones, Morgan y sus conspiradores obtienen su deseo. 1913 vio la aprobación tanto del impuesto federal sobre la renta como de la Ley de la Reserva Federal, consolidando así el control de Wall Street sobre la economía. La Primera Guerra Mundial, elaborada en Europa ocho meses después de la creación de la Reserva Federal, iba a ser la primera prueba completa de ese poder.

Pero por más difícil que fuera para la Mesa Redonda sacar al Imperio Británico de su “espléndido aislamiento” del continente y llevarlo a la red de alianzas que precipitaron la guerra, sería mucho más difícil para sus compañeros de viaje estadounidenses persuadir a los Estados Unidos fuera de su propia postura aislacionista. Aunque la guerra hispanoamericana había visto el advenimiento del imperialismo estadounidense, la idea de que Estados Unidos se involucrara en “esa guerra europea” todavía estaba lejos de la mente del estadounidense promedio.

Un editorial de 1914 del New York Sun captura el sentimiento de la mayoría de los Estados Unidos en el momento del estallido de la guerra en Europa:

“No hay nada razonable en una guerra como esa para la que Europa se ha estado preparando, y sería una locura que este país se sacrifique por el frenesí de las políticas dinásticas y el choque de odios antiguos que exhorta al Viejo Mundo a su destrucción.”

The Sun no fue de ninguna manera único en su evaluación. Una votación realizada entre 367 periódicos en todo Estados Unidos en noviembre de 1914 encontró solo 105 periódicos pro-aliados y 20 pro-alemanes, la mayoría (242 de ellos) permanecieron firmemente neutrales y recomendaron que el Tío Sam permanezca fuera del conflicto.

Una vez más, tal como lo hicieron en Gran Bretaña, la camarilla tendría que apalancar su control de la prensa y las posiciones gubernamentales clave para comenzar a moldear la percepción pública e infundir el sentimiento pro guerra. Y una vez más, los recursos completos de estos co-conspiradores motivados fueron puestos en juego en la tarea.

Uno de los primeros proyectiles en este aluvión de propaganda que penetró en la conciencia estadounidense fue la “Violación de Bélgica”, un catálogo de atrocidades poco creíbles presuntamente cometidas por las fuerzas alemanas en su invasión y ocupación de Bélgica al comienzo de la guerra. De una manera que se convertiría en la norma en la propaganda del siglo XX, las historias tenían un núcleo de verdad; no hay duda de que hubo atrocidades cometidas y civiles asesinados por las fuerzas alemanas en Bélgica. Pero la propaganda que se derivó de esos núcleos de verdad fue tan exagerada en sus intentos de retratar a los alemanes como bestias inhumanas que sirve como un ejemplo perfecto de la propaganda de guerra.

RICHARD GROVE: La población estadounidense en ese momento tenía muchos alemanes. Del treinta al cincuenta por ciento de la población tenía relaciones con Alemania, por lo que tenía que haber una campaña de propaganda muy inteligente. Hoy se lo conoce como “bebés en bayonetas”. Entonces, si no te interesa la Primera Guerra Mundial, pero piensas que es interesante estudiar propaganda para no volverte a engañar, escríbelo en tu motor de búsqueda favorito: “bebés en bayonetas, Primera Guerra Mundial”. Verás cientos de carteles diferentes donde los alemanes están atacando bebés con bayonetas y eso provoca emociones y no te da los detalles de nada. Y las emociones impulsan las guerras, no los hechos. Los hechos se omiten y se eliminan todo el tiempo para crear guerras, por lo que creo que volver a poner los hechos podría ayudar a prevenir guerras. Pero sí sé que les gusta llevar a la gente a la emoción. Los bebés en bayonetas logrando que EE.UU. entre en la Primera Guerra Mundial, es una parte clave de ello.

GERRY DOCHERTY: Niños a los que les cortaron los brazos. Monjas que fueron violadas. Cosas impactantes, cosas realmente impactantes. El oficial canadiense que fue clavado en la cruz de Andrew en la puerta de una iglesia y fue desangrándose hasta morir. Estos fueron los grandes mitos que se vendieron para difamar y derribar toda la imagen de cualquier justificación de la acción alemana e intentar influenciar a Estados Unidos en la guerra.

Gerry Docherty, coautor de Historia Oculta: Los Orígenes Secretos de la Primera Guerra Mundial.

DOCHERTY: Eso no quiere decir que no hubo atrocidades en ambos lados. La guerra es un acontecimiento atroz y siempre hay víctimas. Absolutamente. Y no ofrezco justificación para ello. Pero las mentiras, el innecesario abuso de la propaganda.

Incluso cuando en Gran Bretaña decidieron que reunirían el volumen definitivo de pruebas para presentarlas al mundo, la persona a la que solicitaron hacer esto fue el ex embajador británico en los Estados Unidos, un hombre llamado Bryce, quien, fue muy querido en los Estados Unidos. Y su evidencia fue publicada y presentada y hubo una serie de historias tras historias. Pero luego se descubrió que, de hecho, a las personas que tomaron la evidencia no se les había permitido hablar directamente con ninguno de los belgas, pero en realidad lo que estaban haciendo era escuchar a un intermediario o agentes que supuestamente habían tomado estas historias.

Y cuando uno de los miembros del comité oficial dijo: “Espera, ¿puedo hablar con alguien directamente?” “No.” “¿No?” Se resignó. No permitiría que su nombre fuera presentado con el [informe oficial]. Y esa es la medida en que esto es historia falsa. Ni siquiera es aceptable llamarlo noticia falsa. Es simplemente asqueroso.

La campaña tuvo su efecto previsto. Horrorizado por las historias que emergen de Bélgica: historias recogidas y amplificadas por los miembros de la mesa redonda en la prensa británica, incluidos el influyente Times y el espeluznante Daily Mail, dirigido por el aliado de Milner, Lord Northcliffe: la opinión pública estadounidense comenzó a alejarse de la visualización de la guerra como una disputa europea sobre un archiduque asesinado y hacia ver la guerra como una lucha contra los malvados alemanes y sus “pecados contra la civilización”.

La culminación de esta campaña de propaganda fue el lanzamiento del “Informe del Comité sobre los supuestos atropellos alemanes“, más conocido como “El Informe Bryce”, compilado para el “Gobierno de Su Majestad Británica” y presidido por el vizconde James Bryce, quien, no casualmente, fue el ex embajador británico en América y un amigo personal de Woodrow Wilson. El informe fue una farsa, basado en 1,200 declaraciones recolectadas por examinadores que “no tenían autoridad para administrar un juramento”. El comité, que no tenía permitido hablar con un solo testigo en sí, tenía la tarea de analizar este material y decidir qué debía ser incluido en el informe final. Como era de esperar, las atrocidades muy reales que los alemanes habían cometido en Bélgica, la quema de Louvain, Andenne y Dinant, por ejemplo, fueron opacadas por las historias sensacionalistas (y completamente imposibles de verificar) de bebés en bayonetas y otros actos de villanía.

El informe en sí mismo, concluyendo que los alemanes habían roto sistemáticamente y de forma premeditada las “reglas y usos de la guerra”, se publicó el 12 de mayo de 1915, solo cinco días después del hundimiento del Lusitania. Directamente entre estos dos eventos, el 9 de mayo de 1915, el Coronel House, el hombre al que Wilson llamó su “segunda personalidad” y su “yo independiente”, escribió un telegrama, que el Presidente leyó a su gabinete y fue recogido por los periódicos a través del país.

“América ha llegado a la separación de los caminos, cuando debe determinar si defiende la guerra civilizada o no civilizada. Ya no podemos seguir siendo espectadores neutrales. Nuestra acción en esta crisis determinará el papel que jugaremos cuando se haga la paz y hasta qué punto podemos influir en un acuerdo para el bien duradero de la humanidad. Estamos siendo pesados en la balanza, y nuestra posición entre las naciones está siendo evaluada por la humanidad”.

Pero a pesar de todo este asalto propagandístico, el público estadounidense seguía en gran parte en contra de entrar en la guerra. Fue en este contexto que el mismo grupo de financieros de Wall Street que había llevado a Wilson a la Casa Blanca presidió las elecciones presidenciales de 1916, unas que el país sabía que concluirían de manera decisiva la neutralidad de Estados Unidos en la guerra o su decisión de enviar fuerzas para participar en el combate europeo por primera vez en la historia.

Los banqueros no dejaron nada al azar. Wilson, quien predeciblemente seguiría el liderazgo de House en todos los asuntos, incluida la guerra, seguía siendo su candidato preferido, pero su competidor, Charles Evan Hughes, no era menos hombre de Wall Street. Las raíces de Hughes eran como un abogado de Wall Street; su firma representó a New York, Westchester y Boston Railroad Company para J.P. Morgan and Company, y la clase de Biblia Bautista que dirigió contó con muchos miembros ricos e influyentes, entre ellos John D. Rockefeller, Jr.

El afable Hughes fue una dura competencia para el Wilson de madera y sin encanto, pero la importancia de la neutralidad estadounidense fue tal que “Él nos sacó de la guerra” se convirtió en el lema central de la campaña que hizo que Wilson regresara a la Casa Blanca.

DOCHERTY: Y luego, por supuesto, llegó la famosa elección de 1916. Wilson no era popular, pero Wilson, simplemente, no tenía ningún tipo de persona pública que encantara a la gente. Por el contrario, era un pez frío. Tenía vínculos dudosos con varios de los que son poderosos en Wall Street. Pero su propaganda para la elección fue “Él nos mantuvo fuera de la guerra”. “Era un hombre, vota por Wilson, nos mantuvo fuera de la guerra”. Y luego prometió que seguiría manteniendo a Estados Unidos fuera de la guerra, y de hecho, por supuesto, en unos meses, Estados Unidos fue lanzado a la guerra por su propio gobierno.

“Él nos mantuvo fuera de la guerra”. Pero al igual que en la elección británica de 1906, en la que el público británico votó abrumadoramente por el Partido Liberal de Henry Campbell-Bannerman y su plataforma de paz solo para lograr que los Milneritas del gabinete entraran en acuerdos secretos para provocar la guerra, así también fue engañado el público estadounidense en las urnas en 1916.

De hecho, en el otoño de 1915, más de un año antes de que se celebraran las elecciones, Edward Mandell House, el tirador de cuerdas de Wilson, estaba involucrado en una negociación secreta con Edward Gray, el Milnerita que dirige la oficina exterior de Gran Bretaña. Esa negociación, que durante mucho tiempo se ocultó al público, pero finalmente se reveló cuando se publicaron los documentos de House en 1928, muestra hasta qué punto Gray y House estaban dispuestos a llevar a Estados Unidos a la guerra del lado de los Aliados y contra los alemanes.

El 17 de octubre de 1915, House redactó una carta a Gray que llamó “una de las cartas más importantes que escribí”. Antes de enviarla, la dividió en dos mensajes codificados separados, para asegurarse de que no sería legible si fueran interceptados. En él, presentó un plan para llevar a los Estados Unidos a la guerra con Alemania bajo la falsa pretensión de una “conferencia de paz”.

Estimado señor Edward:

...En mi opinión, sería una calamidad mundial si la guerra continuara hasta un punto en que los Aliados no pudieran, con la ayuda de los Estados Unidos, lograr una paz en la línea que tú y yo hemos discutido tantas veces.

En mi opinión, después de consultar con su Gobierno, debo ir a Berlín y decirles que fue el propósito del Presidente intervenir y detener esta guerra destructiva, siempre que el peso de los Estados Unidos arrojado del lado que aceptó nuestra propuesta pudiera hacerlo.

Por supuesto, no le haría saber a Berlín cualquier entendimiento con los Aliados, sino que más bien les haría pensar que nuestra propuesta sería rechazada por los Aliados. Esto podría inducir a Berlín a aceptar la propuesta, pero, si no lo hicieran, el propósito sería intervenir....

Quizás al darse cuenta de la gravedad de lo que se estaba proponiendo, Woodrow Wilson, el hombre que más tarde sería elegido por su capacidad de mantener a Estados Unidos fuera de la guerra, simplemente agregó la palabra “probablemente” a la seguridad de House de que Estados Unidos se uniría a la guerra.

Las negociaciones para este plan continuaron durante el otoño de 1915 y el invierno de 1916. Al final, el gobierno británico se opuso a la propuesta porque la idea de que los alemanes podrían realmente aceptar la paz, incluso una paz de desarme mediada por los Estados Unidos, no fue suficiente. Querían aplastar a Alemania por completo y nada menos que la derrota total sería suficiente. Habría que fabricar otra pretensión para enredar a los Estados Unidos en la guerra.

Cuando, en la mañana del 7 de mayo de 1915, House aseguró a Gray y al rey George que el hundimiento del Lusitania causaría “una llama de indignación [para] barrer todo Estados Unidos”, tenía razón. Cuando dijo que “probablemente nos llevaría a la guerra”, se equivocó. Pero al final, fue el tema naval el que finalmente se convirtió en el pretexto de la entrada de Estados Unidos en la guerra.

Los libros de historia de la época, siguiendo el patrón familiar de minimizar las provocaciones aliadas y centrándose solo en las reacciones alemanas, resaltan la política alemana de guerra submarina sin restricciones que llevó a la derrota del Lusitania. La práctica, que pedía a los submarinos alemanes atacar a los buques mercantes a la vista, estaba en contravención de las normas internacionales del mar en ese momento, y era ampliamente aborrecida como bárbara. Pero la política no fue instituida por ninguna locura de sangre por parte del Kaiser; Fue en respuesta a la política de Gran Bretaña de romper las reglas internacionales del mar.

Al estallar la guerra en 1914, los británicos habían usado su posición de superioridad naval para comenzar un bloqueo de Alemania. Esa campaña, descrita como “una de las empresas más grandes y complejas intentadas por ambos lados durante la Primera Guerra Mundial”, involucró la declaración de todo el Mar del Norte como zona de guerra. Como un llamado “bloqueo distante”, que involucra la minería indiscriminada de toda una región de alta mar, la práctica violaba directamente la Declaración de París de 1856. La naturaleza indiscriminada del bloqueo: declarar el suministro más básico, como el algodón, e incluso la comida misma para ser “contrabando”, fue una violación de la Declaración de Londres de 1909.

Más concretamente, como un intento de matar de hambre a todo un país para que se sometiera, fue un crimen contra la humanidad. Eventualmente reducido a una dieta de hambre de 1,000 calorías por día, la tuberculosis, el raquitismo, el edema y otras enfermedades comenzaron a atacar a aquellos alemanes que no sucumbieron al hambre. Al final de la guerra, la Oficina Nacional de Salud en Berlín calculó que 763,000 personas habían muerto como resultado directo del bloqueo. Perversamente, el bloqueo no terminó con la guerra. De hecho, ahora que la costa báltica de Alemania se ha agregado efectivamente al bloqueo, la inanición continuó e incluso se intensificó hasta 1919.

Frente a las protestas del embajador austriaco por la ilegalidad del bloqueo británico, el Coronel House, ahora presidente de facto de Estados Unidos, simplemente observó: “Se olvida de agregar que Inglaterra no está ejerciendo su poder de una manera objetable, ya que está controlada por un democracia.”

Este doble estándar no fue la excepción, sino la regla cuando se trataba de aquellos en el establecimiento de la costa este de Estados Unidos que tenían hambre de ver a los Estados Unidos unirse a los Aliados en los campos de batalla de Europa. Como el historiador y autor Ralph Raico explicó en una conferencia de 1983, fueron estos dobles estándares los que llevaron directamente a la entrada de Estados Unidos en la guerra.

RALPH RAICO: La administración de Wilson ahora toma la posición que finalmente llevará a la guerra. El gobierno alemán debe ser responsabilizado estrictamente por la muerte de cualquier estadounidense en alta mar, independientemente de las circunstancias.

Los alemanes dicen: “Bueno, vamos a ver si podemos vivir con esto. Siempre y cuando estés dispuesto a presionar a los británicos para que modifiquen sus violaciones del derecho internacional, es decir, están colocando alimentos en la lista de materiales de contrabando, algo que nunca se había hecho antes. Como saben, los británicos sacan sus barcos mercantes de alta mar de camino a Rotterdam porque dicen que todo lo que vaya a Rotterdam irá a Alemania, por lo que sacarán los barcos estadounidenses de alta mar. Los británicos han puesto el algodón, ¡el algodón!, en la lista de contrabando, confiscando estos materiales. Interfieren con las cartas que van al continente porque creen que posiblemente haya inteligencia militar involucrada. Los británicos se están imponiendo de muchas maneras a los estadounidenses, por lo que si los responsabiliza, nos comportaremos hasta donde lleguen los submarinos”.

Este no fue el caso y la actitud de los estadounidenses hacia las violaciones británicas de los derechos neutrales fue muy diferente. Una razón es que el embajador estadounidense en Londres, Walter Hines Page, era un anglófilo extremo. Una vez, por ejemplo, recibe un mensaje de que los británicos deben dejar de interferir con los envíos de correo de Estados Unidos a puertos neutrales, y el embajador de Estados Unidos acude al ministro británico de Asuntos Exteriores, Edward Gray, y dice: “Mire el mensaje que acabo de recibir de Washington. Vamos a reunirnos y tratar de responder a esto. Esta fue su actitud. Los británicos nunca fueron a ayudar o nunca fueron sometidos al mismo nivel que los alemanes.

En casa, Theodore Roosevelt, quien en años anteriores había sido un gran amigo de los Kaiser y un gran admirador de Alemania, ahora dice que debemos entrar en esta guerra de inmediato. Además de eso, hay una campaña de preparación para la formación del ejército estadounidense, la marina estadounidense, que entrena a ciudadanos estadounidenses en técnicas de combate. En realidad, hay una especie de histeria que viaja por el país considerando que, en este momento, sin duda, no hay posibilidad de que exista algún tipo de amenaza inmediata para los Estados Unidos.

Y personas como Roosevelt y Wilson comienzan a hablar de una manera muy desafortunada. Wilson dice, por ejemplo, “en Estados Unidos tenemos demasiados estadounidenses con mezclas”, por supuesto que se refería a alemanes, irlandeses y estadounidenses, y estas personas no son totalmente leales a nuestro país. Ya se están buscando chivos expiatorios y la opinión pública está siendo despertada.

Y esta negociación diplomática, el intercambio de memorandos continúa durante los próximos años. En enero de 1917, los estadounidenses no han podido ceder a los británicos en lo más mínimo por cualquier violación británica de los derechos estadounidenses; la intensificación del bloqueo británico; los alemanes realmente sienten hambre en un sentido muy literal, especialmente las personas en el frente interno; el Kaiser es persuadido por sus almirantes y generales para comenzar la guerra submarina sin restricciones alrededor de las islas británicas.

Para entonces, la posición estadounidense se había solidificado, se había vuelto totalmente rígida, y cuando todo se ha dicho y hecho, cuando se repasan todos los memorandos y notas y principios establecidos, los Estados Unidos fueron a la guerra contra Alemania en 1917 por el derecho de los estadounidenses a viajar en barcos mercantes beligerantes armados que transportaban municiones a través de zonas de guerra. La posición de Wilson era que, incluso en ese caso, los alemanes simplemente no tenían derecho a atacar la nave siempre que haya estadounidenses en la nave. ¿Debo repetir eso? Los alemanes no podían disparar contra los beligerantes armados, es decir, los buques mercantes y armados ingleses que transportaban municiones, siempre que hubiera ciudadanos estadounidenses a bordo. Y fue por el derecho de los estadounidenses a entrar en la zona de guerra en tales buques que finalmente fuimos a la guerra.

SOURCE: The World at War (Ralph Raico)

Después de meses de deliberaciones y con la situación en el frente interno cada vez más desesperada, los comandantes militares alemanes decidieron reanudar su guerra submarina sin restricciones en 1917. Como se esperaba, los buques mercantes de Estados Unidos se hundieron, incluidos cuatro barcos solo a fines de marzo. El 2 de abril de 1917, Woodrow Wilson pronunció su histórico discurso en el que pedía al Congreso declarar la guerra a Alemania y comprometer a las tropas estadounidenses en los campos de batalla europeos por primera vez.

El discurso, hecho hace más de cien años por y para un mundo que ya hace mucho que falleció, aún resuena con nosotros hoy. Dentro de él se encuentra la retórica de la guerra que ha sido empleada por presidente tras presidente, primer ministro tras primer ministro, en país tras país y guerra tras guerra hasta el día de hoy. De ahí provienen muchas de las frases que aún hoy reconocemos como el lenguaje de los ideales elevados y las causas nobles que siempre acompañan a las guerras más sangrientas e innobles.

Con un profundo sentido del solemne e incluso trágico carácter del paso que estoy tomando y de las graves responsabilidades que conlleva, pero en la implacable obediencia a lo que considero mi deber constitucional, aconsejo al Congreso que declare el reciente curso del Gobierno Imperial alemán será, de hecho, nada menos que una guerra contra el gobierno y el pueblo de los Estados Unidos.

[…]

El mundo debe hacerse seguro para la democracia. Su paz debe ser plantada sobre los fundamentos probados de la libertad política. No tenemos fines egoístas a los cuales servir. No deseamos conquista, ni dominio. No buscamos indemnizaciones para nosotros mismos, ninguna compensación material por los sacrificios que haremos libremente. No somos más que uno de los campeones de los derechos de la humanidad. Estaremos satisfechos cuando esos derechos se hayan hecho tan seguros como la fe y la libertad de las naciones puedan hacerlos.

Cuatro días después, el 6 de abril de 1917, el Congreso de los Estados Unidos emitió una declaración de formal guerra contra el gobierno imperial alemán.

NARRADOR: Dentro de la Casa Blanca, el presidente Woodrow Wilson conversó con asesores y firmó la proclamación de guerra contra Alemania. […] En todas partes había vítores y se agitaban banderas. La retrospectiva o el cinismo nos pueden hacer sonreír al pensar que esta guerra a veces se llama Esa Gran Aventura. Nunca más veríamos que nuestra entrada en un gran conflicto entusiasmara a tantas alturas de euforia. ¿Ingenuo? Probablemente. Pero aquí había una generación de jóvenes aún no saturados por la variedad paralizadora del autoanálisis y las ciencias ficticias. ¡Ellos creyeron!

SOURCE: U.S. ENTERS WORLD WAR I, MILITARY DRAFT – 1917

A lo largo del frente occidental, los aliados se regocijaron. Los yanquis venían.

House, el Grupo Milner, los Peregrinos, los financieros de Wall Street y todos aquellos que habían trabajado tan diligentemente durante tantos años para llevar al Tío Sam a la guerra habían conseguido su deseo. Y antes de que terminara la guerra, se acumularían millones de víctimas más. Una carnicería como la que el mundo nunca había visto antes había sido completamente desatada.

Las trincheras y los bombardeos. La tierra de nadie y los ríos de sangre. El hambre y la destrucción. La división de los imperios y la erradicación de toda una generación de hombres jóvenes.

¿Por qué? ¿Para qué fue todo? ¿Qué logró? ¿Cuál fue el punto?

Hasta el día de hoy, más de 100 años después, todavía miramos hacia atrás a los horrores de esa “Gran Guerra” con confusión. Durante tanto tiempo no se nos han dicho respuestas sobre generales incompetentes y políticos ignorantes. “Es la falta de sentido de la guerra”, los maestros de esta historia fraudulenta y parcial nos han dicho con un encogimiento de hombros.

Pero, ahora que los jugadores que trabajaron para preparar el escenario para esta carnicería han sido desenmascarados, estas preguntas finalmente pueden ser respondidas.

La Conspiración de la Primera Guerra Mundial: Iniciar una Guerra

11 de noviembre de 1918.

En todo el frente occidental, los relojes que tuvieron la suerte de escapar de los cuatro años de bombardeos sonaron la hora undécima. Y con eso la Primera Guerra Mundial llegó a su fin.

De las 10 a las 11, la hora del cese de las hostilidades, las baterías opuestas simplemente se convirtieron en un infierno. Ni siquiera el preludio de la artillería de nuestro avance en la Argonne tenía nada que ver. Intentar un avance estaba fuera de cuestión. No fue un aluvión. Fue un diluvio.

[…]

Nada tan eléctrico en efecto como la repentina parada que se produjo a las 11 A.M. se me ha ocurrido alguna vez. Eran exactamente las 10:60 y el rugido se detuvo como un automóvil que choca contra una pared. La tranquilidad resultante fue extraña en comparación. Desde algún lugar muy por debajo del suelo, los alemanes comenzaron a aparecer. Treparon a los parapetos y comenzaron a gritar salvajemente. Tiraron sus rifles, sombreros, bandoleras, bayonetas y cuchillos de trinchera hacia nosotros. Comenzaron a cantar.

Lieutenant Walter A. Davenport, 101st Infantry Regiment, US Army

Y así, todo había terminado. Cuatro años de la carnicería más sangrienta que el mundo había visto se detuvieron de manera tan repentina y desconcertante como su comienzo. Y el mundo juró “Nunca más”.

Cada año, ponemos la corona. Escuchamos “The Last Post”. Rezamos las palabras “nunca más” como un conjuro. Pero, ¿qué significa? Para responder a esta pregunta, debemos entender qué fue la Primera Guerra Mundial.

La primera guerra mundial fue una explosión, un punto de ruptura en la historia. En el ardiente agujero de obús de ese gran cataclismo se encuentra el optimismo de la era industrial del progreso interminable. Antiguas verdades sobre la gloria de la guerra yacían esparcidas alrededor de los campos de batalla de esa “Gran Guerra” como un soldado caído que se deja morir en la Tierra de Nadie, y junto con ella están todos los sueños rotos de un orden mundial que se ha destruido. Ya sea que lo sepamos o no, aquí en el siglo XXI todavía vivimos en el cráter de esa explosión, las víctimas de una Primera Guerra Mundial que apenas ahora estamos empezando a entender.

¿De qué se trató la Primera Guerra Mundial? ¿Cómo comenzó? ¿Quien ganó? ¿Y qué ganaron ellos? Ahora, 100 años después de que esos disparos finales sonaran, estas preguntas aún desconciertan a los historiadores y laicos por igual. Pero, como veremos, esta confusión no es una casualidad de la historia, sino la lana que se ha puesto sobre nuestros ojos para evitar que veamos lo que realmente fue la Primera Guerra Mundial.

Esta es la historia de la Primera Guerra Mundial que no leíste en los libros de historia. Esta es la conspiración de la Primera Guerra Mundial.

PRIMERA PARTE – INICIAR UNA GUERRA

28 de junio de 1914.

El archiduque Franz Ferdinand, heredero del trono austrohúngaro, y su esposa Sophie están en Sarajevo para una inspección militar. En retrospectiva, es una provocación arriesgada, como lanzar un fósforo en un barril de pólvora. El nacionalismo serbio está aumentando, los Balcanes están en un tumulto de crisis diplomáticas y guerras regionales, y las tensiones entre el reino de Serbia y el Imperio austro-húngaro están listas para desbordarse.

Pero a pesar de las advertencias y los malos augurios, la seguridad de la pareja real es extremadamente laxa. Abordan un auto deportivo descapotable y avanzan en una caravana de seis autos a lo largo de una ruta anunciada previamente. Después de una inspección de los cuarteles militares, se dirigen hacia el Ayuntamiento para una recepción programada por el alcalde. La visita se llevará a cabo exactamente según lo planeado y de acuerdo con lo programado.

Y entonces la bomba estalla.

Como sabemos ahora, la caravana era una trampa mortal. Seis asesinos se alinearon en la ruta de la pareja real esa mañana, armados con bombas y pistolas. Los dos primeros no actuaron, pero el tercero, Nedeljko Čabrinović, entró en pánico y lanzó su bomba contra la tapa trasera doblada del convertible del Archiduque. Rebotó en la calle, explotando bajo el siguiente automóvil en el convoy. Franz Ferdinand y su esposa, ilesos, fueron llevados de prisa al Ayuntamiento, pasando a los otros asesinos a lo largo de la ruta demasiado rápido para que actuaran.

Tras haber escapado por poco de la muerte, el archiduque canceló el resto de su itinerario programado para visitar a los heridos del bombardeo en el hospital. Por un giro inesperado del destino, el conductor llevó a la pareja por el camino equivocado y, cuando se le ordenó que retrocediera, detuvo el automóvil justo enfrente de la tienda de delicatessen, donde el supuesto asesino Gavrilo Princip se había ido después de haber fallado en su misión a lo largo de la caravana. Allí, a un metro y medio frente a Princip, estaban el archiduque y su esposa. Tomó dos tiros, matándolos a los dos.

Sí, incluso los libros de historia oficiales, los libros escritos y publicados por los “ganadores”, registran que la Primera Guerra Mundial comenzó como resultado de una conspiración. Después de todo, fue, como se enseña a todos los estudiantes de primer año de historia, la conspiración para asesinar al archiduque Franz Ferdinand que llevó al estallido de la guerra.

Esa historia, la historia oficial de los orígenes de la Primera Guerra Mundial, ya es lo suficientemente familiar: en 1914, Europa era un mecanismo de alianzas y planes de movilización militar entrelazados que, una vez que se puso en marcha, se movía inevitablemente hacia la guerra. El asesinato del Archiduque fue simplemente la excusa para poner en marcha ese mecanismo, y la “crisis de julio” resultante de las escaladas diplomáticas y militares condujo con una perfecta previsibilidad a la guerra continental y, eventualmente, global. En esta versión de la historia cuidadosamente saneada, la Primera Guerra Mundial comienza en Sarajevo el 28 de junio de 1914.

Pero esta historia oficial omite gran parte de la historia real sobre la construcción de la guerra que equivale a una mentira. Pero acierta en una cosa: la Primera Guerra Mundial fue el resultado de una conspiración.

Para comprender esta conspiración, debemos recurrir no a Sarajevo y al cónclave de los nacionalistas serbios que planearon su asesinato en el verano de 1914, sino a un salón frío en Londres en el invierno de 1891. Allí, tres de los hombres más importantes de la época -hombres cuyos nombres apenas se recuerdan hoy- están dando los primeros pasos concretos para formar una sociedad secreta que han estado discutiendo entre ellos durante años. El grupo que surge de esta reunión continuará aprovechando la riqueza y el poder de sus miembros para dar forma al curso de la historia y, 23 años después, llevará al mundo a la primera guerra verdaderamente global.

Su plan se lee como una ficción histórica extravagante. Formarán una organización secreta dedicada a la “extensión del dominio británico en todo el mundo” y “la recuperación definitiva de los Estados Unidos de América como parte integral de un Imperio Británico”. El grupo se estructurará de la misma manera que un hermandad religiosa (la orden de los jesuitas se invoca repetidamente como modelo) dividida en dos círculos: un círculo interno, llamado “La Sociedad de los Elegidos”, que dirigirá la actividad del círculo exterior más grande, denominado “La Asociación de Ayudantes” quienes no deben conocer la existencia del círculo interior.

El “dominio británico” y los “círculos internos” y las “sociedades secretas”. Si se presenta este plan hoy, muchos dirían que fue obra de un escritor de cómics imaginativo. Pero los tres hombres que se reunieron en Londres esa tarde de invierno de 1891 no eran simples escritores de cómics; estaban entre los hombres más ricos y más influyentes de la sociedad británica, y tenían acceso a los recursos y contactos para hacer realidad ese sueño.

Presente en la reunión de ese día: William T. Stead, afamado editor de periódicos cuyo Pall Mall Gazette comenzó a trabajar como pionero del periodismo sensacionalista y cuya Review of Reviews tuvo una enorme influencia en todo el mundo de habla inglesa; Reginald Brett, más tarde conocido como Lord Esher, un historiador y político que se convirtió en amigo, confidente y asesor de la Reina Victoria, el Rey Eduardo VII y el Rey George V, y que fue conocido como uno de los principales poderes detrás del trono de su era y Cecil Rhodes, el enormemente rico magnate del diamante, cuyas hazañas en Sudáfrica y la ambición de transformar el continente africano le darían el apodo de “Coloso” por los satíricos de la época.

Pero la ambición de Rhodes no era motivo de risa. Si alguien en el mundo tenía el poder y la capacidad para formar un grupo así en ese momento, era Cecil Rhodes.

Richard Grove, investigador histórico y autor, TragedyAndHope.com.

RICHARD GROVE: Cecil Rhodes también era de Gran Bretaña. Fue educado en Oxford, pero solo fue a Oxford después de haber ido a Sudáfrica. Tenía un hermano mayor que sigue en Sudáfrica. El hermano mayor estaba trabajando en las minas de diamantes, y cuando Rhodes llega, ya tiene una puesta a punto, y su hermano dice: “Voy a irme a cavar en las minas de oro. ¡Acaban de encontrar oro!”. Y así deja a Cecil Rhodes, su hermano menor, que tiene unos 20 años, con toda esta operación de extracción de diamantes. Rhodes luego se va a Oxford, regresa a Sudáfrica con la ayuda de Lord Rothschild, quien tuvo esfuerzos de financiamiento detrás de De Beers y aprovechó esa situación. Y a partir de ahí comienzan a usar lo que no hay otro término que “trabajo esclavo”, que luego pasa a la política de apartheid de Sudáfrica.

GERRY DOCHERTY: Bueno, Rhodes fue particularmente importante porque, de muchas maneras, a fines del siglo XIX, él personificó seriamente dónde estaba el capitalismo y dónde estaba realmente la riqueza.

Gerry Docherty, erudito de la Primera Guerra Mundial y coautor de Hidden History: The Secret Origins of the First World War.

DOCHERTY: Rhodes tenía el dinero y él tenía los contactos. Era un gran hombre de Rothschild y su riqueza minera era literalmente incontable. Quería asociarse con Oxford porque Oxford le daba elogios de la universidad del conocimiento, ese tipo de poder.

Y, de hecho, se centró en un lugar muy secreto llamado “All Souls College”. Aún encontrará muchas referencias a All Souls College y “gente detrás de la cortina” y esas frases [como] “poder detrás de los tronos”. Rhodes fue de importancia central en poner dinero para comenzar a reunir a personas de gran influencia con ideas afines.

Rhodes no era tímido acerca de sus ambiciones, y sus intenciones de formar tal grupo eran conocidas por muchos. A lo largo de su corta vida, Rhodes discutió sus intenciones abiertamente con muchos de sus asociados, quienes, como era de esperar, se encontraban entre las figuras más influyentes de la sociedad británica en ese momento.

Más notablemente, esta sociedad secreta, que debía ejercer su poder detrás del trono, no era un secreto en absoluto. El New York Times incluso publicó un artículo sobre la fundación del grupo en la edición del periódico del 9 de abril de 1902, poco después de la muerte de Rhodes.

El artículo, titulado “El ideal del Sr. Rhodes de la grandeza anglosajona” y con el notable subtítulo “Él creía que una sociedad secreta rica debería trabajar para asegurar la paz mundial y una federación británico-estadounidense”, resumió este sensacional plan al señalar que la idea de Rhodes para el desarrollo de la raza de habla inglesa fue la base de “una sociedad copiada, en cuanto a la organización, de los jesuitas”. Notando que su visión involucraba unir a “la Asamblea de los Estados Unidos y nuestra Cámara de los Comunes para lograr la paz del mundo“, el artículo cita a Rhodes diciendo: “Lo único factible para llevar a cabo esta idea es una sociedad secreta que absorba gradualmente la riqueza del mundo”.

Esta idea está plasmada en blanco y negro en una serie de voluntades que Rhodes escribió a lo largo de su vida, voluntades que no solo presentaron su plan para crear una sociedad de ese tipo y proporcionaron los fondos para hacerlo, sino que, aún más notable, se recopilaron en un volumen publicado después de su muerte por el co-conspirador William T. Stead.

GROVE: Rhodes también dejó su gran cantidad de dinero —al no tener hijos, sin haberse casado, muriendo a una edad temprana— lo dejó en una última voluntad y un testamento muy bien conocidos, de los cuales hubo varias ediciones diferentes que nombraron diferentes benefactores, nombrando diferentes ejecutores.

Así, en 1902 muere Cecil Rhodes. Hay un libro publicado que contiene su última voluntad y testamento. El tipo que escribió el libro, William T. Stead, estaba a cargo de una publicación británica llamada The Review of Reviews. Formó parte del grupo de la Mesa Redonda de Rhodes. En algún momento fue un ejecutor de la voluntad, y en esa voluntad dice que lamenta la pérdida de América del Imperio Británico y que deberían formular una sociedad secreta con el objetivo específico de devolver a América al Imperio. Luego nombra a todos los países que deben incluir en esta lista para dominar el mundo, tener una unión angloparlante, tener a la raza británica como la cultura forzada en todos los países del mundo.

La voluntad contiene el objetivo. El objetivo se modifica a lo largo de una serie de años y se respalda y se utiliza para obtener apoyo. Y luego, cuando muere en 1902, hay fondos, hay un plan, hay una agenda, hay grupos de trabajo, y todo se inicia y luego se afianza. Y luego, no mucho tiempo después, tienes la Primera Guerra Mundial y luego de eso tienes la Segunda Guerra Mundial y luego tienes un siglo de control y esclavitud que realmente podría haberse evitado.

Cuando, en el momento de la muerte de Rhodes en 1902, esta sociedad “secreta” decidió revelarse parcialmente, lo hizo bajo el manto de la paz. Insistieron en que habían creado su grupo en primer lugar, y solo por las más nobles de las razones por las que pretendían “absorber gradualmente la riqueza del mundo”.

Pero al contrario de esta imagen pública pacífica, desde sus inicios el grupo estaba interesado principalmente en la guerra. De hecho, uno de los primeros pasos que dio esta “Mesa Redonda de Rodas” (como era conocida por algunos) fue maniobrar al Imperio Británico hacia la guerra en Sudáfrica. Esta “Guerra de los Bóeres” de 1899–1902 serviría para un doble propósito: uniría las repúblicas y colonias dispares de Sudáfrica en una sola unidad bajo el control imperial británico, y de manera no incidental, traería los ricos yacimientos de oro de la República Transvaal en la órbita de la compañía británica de Sudáfrica controlada por Rothschild / Rhodes.

La guerra fue, por la propia admisión del grupo, enteramente su cometido. El hombre clave para la operación fue Sir Alfred Milner, un estrecho colaborador de Rhodes y miembro del círculo íntimo de la sociedad secreta que era entonces el gobernador de la colonia británica de El Cabo. Aunque hoy en día se olvida en gran parte, Alfred Milner (más tarde el 1er Vizconde Milner) fue quizás la figura más importante de Gran Bretaña a principios del siglo XX. A partir de la muerte de Rhodes en 1902, se convirtió en el jefe no oficial del grupo de mesas redondas y dirigió sus operaciones, aprovechando la gran riqueza e influencia de los miembros exclusivos del grupo para sus propios fines.

Con Milner, no hubo ningún obstáculo ni una discusión moral sobre los métodos utilizados para lograr esos fines. En una carta a Lord Roberts, Milner confesó de manera casual haber diseñado la Guerra de los Bóeres: “Precipité la crisis, que era inevitable, antes de que fuera demasiado tarde. No es muy agradable, y en muchos ojos, no es un negocio muy digno de crédito haber sido fundamental para provocar una guerra”.

Cuando el co-conspirador de Rhodes y miembro del círculo íntimo de la sociedad secreta William Stead se opuso a la guerra en Sudáfrica, Rhodes le dijo: “Apoyarás a Milner en cualquier medida que pueda tomar antes de la guerra. No hago tal limitación. Apoyo a Milner absolutamente sin reservas. Si él dice paz, yo digo paz; Si él dice guerra, yo digo guerra. Pase lo que pase, le digo lo mismo a Milner.

La Guerra de los Bóeres, que involucró una brutalidad inimaginable, incluida la muerte de 26,000 mujeres y niños en los primeros campos de concentración (británicos) del mundo, terminó como pretendía Rhodes y sus asociados: con las piezas antes separadas de Sudáfrica unidas bajo el control británico. Quizás aún más importante desde la perspectiva de la sociedad secreta, dejó a Alfred Milner como Alto Comisionado de la nueva Administración Pública de Sudáfrica, una posición desde la cual cultivaría un equipo de hombres brillantes, jóvenes, en gran parte educados en Oxford, que seguirían sirviendo al grupo y sus fines.

Y desde el final de la Guerra de los Bóeres en adelante, esos fines se centraron cada vez más en la tarea de eliminar lo que Milner y la Mesa Redonda percibían como la mayor amenaza para el Imperio Británico: Alemania.

DOCHERTY: Entonces, al principio fue influencia: personas que podían influir en la política, personas que tenían dinero para influir en los estadistas y el sueño. El sueño de realmente aplastar a Alemania. Esta fue una mentalidad básica de este grupo, ya que se reunieron.

Alemania. En 1871, los estados antes separados de la Alemania moderna se unieron en un solo imperio bajo el gobierno de Wilhelm I. La consolidación y la industrialización de una Alemania unida cambiaron fundamentalmente el equilibrio de poder en Europa. A comienzos del siglo XX, el Imperio británico se enfrentó no con sus enemigos franceses tradicionales ni con sus rivales rusos de larga data por la supremacía de Europa, sino con el imperio alemán. Económicamente, tecnológicamente, incluso militarmente; Si las tendencias continuaran, no pasaría mucho tiempo antes de que Alemania comenzara a rivalizar e incluso a superar al Imperio Británico.

Para Alfred Milner y el grupo que había formado a su alrededor a partir de la antigua sociedad de la Mesa Redonda de Rodhes, era obvio lo que debía hacerse: cambiar a Francia y Rusia de enemigos a amigos como una forma de aislar y, finalmente, aplastar a Alemania.

Peter Hof, autor de The Two Edwards: How King Edward VII and Foreign Secretary Sir Edward Grey Fomented the First World War.

PETER HOF: Sí, bien desde la perspectiva británica, Alemania, después de su unificación en 1871, se hicieron muy fuertes muy rápidamente. Y con el tiempo esto preocupó cada vez más a los británicos, y comenzaron a pensar que Alemania representaba un desafío para su hegemonía mundial. Y, de forma lenta pero segura, llegaron a la decisión de que Alemania debía enfrentarse al igual que habían llegado a la misma decisión con respecto a otros países: España y Portugal, especialmente Francia y ahora Alemania.

Los productos terminados alemanes eran ligeramente mejores que los de Gran Bretaña, estaban construyendo barcos que eran ligeramente mejores que los de Gran Bretaña, y todo esto. La elite británica llegó muy lentamente a la decisión de que Alemania debía ser confrontada mientras aún era posible hacerlo. Puede que no fuera posible hacerlo si esperaban demasiado tiempo. Y así es como se cristalizó la decisión.

Creo que Gran Bretaña posiblemente podría haber aceptado el ascenso alemán, pero tenían algo que estaba al alcance de la mano, y esa era la Alianza franco-rusa. Y pensaron que si podían unirse a esa alianza, tendrían la posibilidad de derrotar a Alemania rápidamente y sin demasiados problemas. Y eso es básicamente lo que hicieron.

Pero crear una alianza con dos de los rivales más grandes de Gran Bretaña y poner a la opinión pública en contra de uno de sus amigos continentales más queridos no fue algo fácil. Para ello no se requeriría nada menos que Milner y su grupo tomarán el control de la prensa, el ejército y toda la maquinaria diplomática del Imperio Británico. Y eso es exactamente lo que hicieron.

El primer gran golpe ocurrió en 1899, mientras que Milner todavía estaba en Sudáfrica lanzando la Guerra de los Bóeres. Ese año, el Grupo Milner derrocó a Donald Mackenzie Wallace, el director del departamento de asuntos extranjeros en The Times, e instaló a su hombre, Ignatius Valentine Chirol. Chirol, un ex empleado de la Oficina de Relaciones Exteriores con acceso interno a los funcionarios allí, no solo ayudó a garantizar que uno de los órganos de prensa más influyentes del Imperio hiciera girar todos los eventos internacionales en beneficio de la sociedad secreta, sino que también ayudó a prepararse a su amigo personal cercano, Charles Hardinge, para asumir el crucial cargo de Embajador en Rusia en 1904 y, en 1906, el aún más importante puesto de Subsecretario Permanente en la Oficina de Relaciones Exteriores.

Con Hardinge, el Grupo de Milner tenía un pie en la puerta del Ministerio de Asuntos Exteriores británico. Pero necesitaban algo más que su pie en esa puerta si querían llevar a cabo su guerra con Alemania. Para terminar el golpe, tenían que instalar uno de los suyos como Secretario de Relaciones Exteriores. Y, con el nombramiento de Edward Gray como Secretario de Relaciones Exteriores en diciembre de 1905, eso es precisamente lo que sucedió.

Sir Edward Gray era un aliado valioso y de confianza del Grupo Milner. Compartió su sentimiento anti-alemán y, en su importante cargo de secretario de Relaciones Exteriores, no mostró ningún problema con el uso de acuerdos secretos y alianzas no reconocidas para preparar el escenario para la guerra con Alemania.

PETER HOF: Se convirtió en secretario de asuntos exteriores en 1905, creo, y el secretario de asuntos exteriores en Francia era, por supuesto, Delcassé. Y Delcassé era muy anti-alemán y le apasionaba mucho la recuperación de Alsace-Lorraine, por lo que él y el rey se llevaron muy bien juntos. Y Edward Gray compartió este sentimiento anti-alemán con el rey, como expliqué en mi libro obre cómo llegó a tener esa actitud sobre Alemania. Pero en cualquier caso, él tenía la misma actitud con el rey. Trabajaron muy bien juntos. Y Edward Gray reconoció muy libremente el gran papel que desempeñó el rey en la política exterior británica y dijo que esto no era un problema porque él y el rey estaban de acuerdo en la mayoría de los asuntos y por eso trabajaron muy bien juntos.

Las piezas ya estaban empezando a encajar para Milner y sus asociados. Con Edward Gray como secretario de relaciones exteriores, Hardinge como su subsecretario inusualmente influyente, el co-conspirador de Rhodes, Lord Esher, se instaló como vicegobernador del Castillo de Windsor, donde tenía la oreja del rey, y el mismo rey, cuyo inusual y práctico acercamiento a la diplomacia extranjera y el odio hacia los alemanes de su propia esposa encajaba perfectamente con los objetivos del grupo: el escenario diplomático estaba preparado para la formación de la Triple Entente entre Francia, Rusia y Gran Bretaña. Con Francia al oeste y Rusia al este, la diplomacia secreta de Inglaterra había forjado las dos pinzas de una prensa alemana aplastante.

Todo lo que se necesitaba era un evento que el grupo pudiera aprovechar para preparar a la población para la guerra contra sus antiguos aliados alemanes. Una y otra vez durante la década anterior a la “Gran Guerra”, los agentes influyentes del grupo en la prensa británica intentaron convertir cada incidente internacional en otro ejemplo de hostilidad alemana.

Cuando estalló la guerra ruso-japonesa, los rumores en Londres de que eran los alemanes los que habían provocado las hostilidades. La teoría fue que Alemania, en un intento por iniciar un conflicto entre Rusia e Inglaterra, que recientemente había concluido una alianza con los japoneses, había avivado las llamas de la guerra entre Rusia y Japón. La verdad, por supuesto, era casi exactamente lo contrario. Lord Lansdowne había llevado a cabo negociaciones secretas con Japón antes de firmar un tratado formal en enero de 1902. Habiendo agotado sus reservas en la construcción de su ejército, Japón se dirigió al co-conspirador de Cecil Rhodes, Lord Nathan Rothschild, para financiar la guerra. Al negar el acceso de la marina rusa al Canal de Suez y al carbón de alta calidad, que proporcionaron a los japoneses, los británicos hicieron todo lo posible para garantizar que los japoneses aplastaran la flota rusa, eliminando a su principal competidor europeo para el Lejano Oriente. La armada japonesa incluso se construyó en Gran Bretaña, pero estos hechos no encontraron su camino en la prensa controlada por Milner.

Cuando los rusos dispararon “accidentalmente” contra los arrastreros de pesca británicos en el Mar del Norte en 1904, matando a tres pescadores e hiriendo a varios más, el público británico se indignó. Sin embargo, en lugar de avivar la indignación, The Times y otros portavoces de la sociedad secreta trataron de documentar el incidente. Mientras tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores británico trató escandalosamente de culpar del incidente a los alemanes, iniciando una amarga guerra de prensa entre Gran Bretaña y Alemania.

Las provocaciones más peligrosas del período se centraron en Marruecos, cuando Francia, envalentonada por seguridades militares secretas de los británicos y respaldada por la prensa británica, participó en una serie de provocaciones, rompiendo reiteradamente las garantías a Alemania de que Marruecos seguiría siendo libre y abierto al comercio alemán. En cada paso, los acólitos de Milner, tanto en el gobierno como en la prensa británica, alentaron a los franceses y demonizaron cualquier respuesta de los alemanes, real o imaginaria.

DOCHERTY: Dado que vivimos en un mundo de engrandecimiento territorial, hubo un incidente inventado en Marruecos y la acusación de que Alemania estaba intentando secretamente hacerse cargo de la influencia británica / francesa en Marruecos. Y eso, literalmente, fue una tontería, pero fue convertido en un incidente y a la gente le dijeron “¡Prepárense! ¡Es mejor que se preparen para la posibilidad de una guerra porque esa persona Kaiser no nos ordenará hacerlo desde Berlín!

Uno de los incidentes, al que tendría que hacer referencia para obtener el dato perfectamente correcto, se refiere a una amenaza. Bueno, fue retratado como una amenaza. No era más una amenaza de lo que sería una mosca si entrara en su habitación en el momento presente, de un cañonero que se encuentra frente a la costa de África. Y se alegó que esto era una señal de que, de hecho, Alemania iba a tener un puerto de aguas profundas y que lo iban a utilizar como un trampolín para interrumpir el transporte marítimo británico. Cuando lo investigamos, Jim y yo descubrimos que el tamaño de la llamada “cañonera” era físicamente más pequeño que el yate real del rey de Inglaterra. ¿Qué? Pero la historia ha retratado esto como una amenaza masiva para el Imperio Británico y su “masculinidad”, si lo quieres ver así, porque así es como se vieron a sí mismos.

En última instancia, las crisis marroquíes pasaron sin guerra porque, a pesar de los mejores esfuerzos de Milner y sus asociados, las cabezas más frías prevalecieron. Del mismo modo, los Balcanes descendieron a la guerra en los años anteriores a 1914, pero Europa en su conjunto no descendió con ellos. Pero, como bien sabemos, los miembros de la Mesa Redonda en el gobierno británico, en la prensa, en el ejército, en las finanzas, en la industria y en otras posiciones de poder e influencia finalmente obtuvieron su deseo: Franz Ferdinand fue asesinado y dentro de un mes surgió la trampa de alianzas diplomáticas y acuerdos militares secretos que se habían establecido con tanto cuidado. Europa estaba en guerra.

En retrospectiva, las maquinaciones que llevaron a la guerra son una clase magistral de cómo el poder realmente opera en la sociedad. Los pactos militares que comprometieron a Gran Bretaña —y, en última instancia, al mundo— a la guerra no tenían nada que ver con los parlamentos electos o la democracia representativa. Cuando el primer ministro conservador, Arthur Balfour, renunció en 1905, las hábiles manipulaciones políticas aseguraron que los miembros de la Mesa Redonda, incluidos Herbert Henry Asquith, Edward Gray y Richard Haldane, tres hombres a quienes el líder liberal Henry Campbell-Bannerman acusó en privado de “culto a Milner”, sin dilación se deslizó en puestos clave en el nuevo gobierno liberal y continuaron la estrategia del cerco alemán sin perder un paso.

De hecho, los detalles de los compromisos militares de Gran Bretaña con Rusia y Francia, e incluso las negociaciones en sí, se ocultaron deliberadamente a los miembros del Parlamento e incluso a los miembros del gabinete que no formaban parte de la sociedad secreta. No fue hasta noviembre de 1911, seis años después de las negociaciones, que el gabinete del Primer Ministro Herbert Henry Asquith comenzó a conocer los detalles de estos acuerdos, acuerdos que habían sido repetidos y oficialmente rechazados en la prensa y en el Parlamento.

Así es como funcionó la camarilla: eficiente, silenciosa y, convencida de la rectitud de su causa, sin importarle en absoluto cómo lograron sus fines. Es a esta camarilla, no a los hechos de cualquier conspiración en Sarajevo, a los que podemos atribuir los verdaderos orígenes de la Primera Guerra Mundial, con los nueve millones de soldados muertos y siete millones de civiles muertos que se amontonaron a su paso.

Pero para esta camarilla, 1914 fue solo el comienzo de la historia. En consonancia con su visión definitiva de un orden mundial angloamericano unido, la joya de la corona del Grupo Milner consistió en enredar a los Estados Unidos en la guerra; Unir a Gran Bretaña y América en su conquista del enemigo alemán.

Al otro lado del Atlántico, el siguiente capítulo en esta historia oculta estaba comenzando.

-James Corbett-

Por Qué La Élite Petrolera Conquistó El Mundo

En los albores del siglo XX, un nuevo orden internacional estaba surgiendo. Uno fundado en el petróleo. Y para finales del siglo XX, ese orden estaba firmemente establecido. Calefacción. Transporte. Potencia industrial. Fabricación de plástico. Productos farmacéuticos. No hay ninguna faceta de la vida moderna que no sea, de una manera u otra, dependiente del petróleo.

Pero los gobernantes de esta oligarquía del petróleo -los Rockefeller de Standard Oil, la realeza británica de BP, la realeza holandesa y los Rothschild de Royal Dutch Shell- no se contentaban con una mera dominación financiera. El poder que vino con su monopolio casi total de la mercancía más importante del mundo era enorme, y no tenían ningún reparo en usar ese poder para rehacer el mundo a su imagen.

Como vimos en “Cómo la élite petrolera conquistó el mundo“, el impacto de la oligarquía del petróleo ha sido impresionante. Desde el sistema educativo hasta la profesión médica, desde la revolución verde hasta la revolución genética, desde la Guerra Mundial hasta la Guerra del Golfo, el dinero del petróleo se ha utilizado para dar forma a cada aspecto del mundo en que vivimos. Con el auge del petrodólar en la década de 1970, incluso el propio sistema monetario internacional se basa en el petróleo.

Pero ahora, en el siglo XXI, parece que el viejo orden, el orden del petróleo, está finalmente llegando a su fin.

AMY GOODMAN: “Comenzamos a mirar un nuevo hito en la creciente campaña de desinversión de las compañías de gas, petróleo y carbón que están alimentando el cambio climático. May Boeve, Director Ejecutivo de 350.org, hizo el anuncio justo antes de nuestra transmisión hoy.”

MAY BOEVE: “Hoy anunciamos que a partir de este día los compromisos totales de desinversión han superado la marca de 3.4 billones de dólares. Eso es $ 3.4 billones de activos bajo administración ahora libres de fósiles.”

SOURCE: Is Oil & Gas the New Tobacco? Fossil Fuel Divestment Movement Reaches New Milestone – Democracy Now!

ROBERT DUDLEY: “En el sector de petróleo y gas, reconocemos la contribución de nuestras actividades y productos a las emisiones de gases de efecto invernadero. Es por eso que la OGCI (Oil and Gas Climate Initiative) fue creada.”

SOURCE: OCGI invests in innovative low emissions technologies

NARRADOR: “Lo que comenzó como un movimiento en los campus universitarios estadounidenses ha llegado a los rascacielos de las altas finanzas”.

NARRADOR # 2: “Globalmente, cerca de 200 instituciones y miles de individuos han movido un total de $ 50 mil millones en activos lejos de los combustibles fósiles”.

ACTIVADOR DE DIVISIÓN: “Si tomamos nuestro dinero, lo ponemos en algo renovable como paneles solares, el mundo podría ser un lugar mejor”.

SOURCE: Global Divestment Day 2015

Las masas, habiendo identificado a la oligarquía petrolera y su agarre destructivo en el planeta, ven a la élite petrolera  menguando y han comenzado a celebrar. Para ellos, la promesa de un futuro post-carbono representa el fin de esa oligarquía.

Lo que muchos no se dan cuenta, sin embargo, es que el orden del petróleo nunca fue sobre el petróleo. La oligarquía petrolera no se preocupó por el petróleo, sino por el control y, después de haber superado su dependencia financiera de la mercancía que les proporcionó su poder y riquezas, están a la vanguardia de este impulso para la era posterior al carbono.

Ahora, la oligarquía petrolera está tratando de traer un nuevo orden internacional. Uno en el que su control se consolida, su plan completo, su poder indiscutible. Uno en el que cada aspecto de la vida humana, desde la energía hasta el dinero hasta el propio genoma, es ordenado con precisión y controlado tecnológicamente.

Esta es la historia de lo que en la oligarquía petrolera realmente desean, y cómo piensan lograrlo.

PRIMERA PARTE: EL CRECIMIENTO DE LA EUGENESIA

DHAKA, 1963

Es un día como cualquier otro en Dhaka. Las calles están abarrotadas, sucias, miserables, malolientes y llenas de gente. Personas tiradas en las calles. Enroscado en las canaletas. En ese enjambre de personas pasa una figura muy poco probable. Llevando su traje seco y abrazando su maletín, se destaca de la multitud. Mirando la escena, sacude la cabeza un poco antes de decir, medio a sí mismo y medio a su compañero de viaje: -Bueno, ese es el problema, ¿no?

Es una escena que se ha reproducido muchas veces; un turista occidental abrumado por las bulliciosas multitudes del subcontinente indio. Pero este no era un mero turista pasando el tiempo en sus vacaciones. Se trataba de John D. Rockefeller III, nieto del barón del petróleo John D. Rockefeller. Y, armado con la inimaginable riqueza, poder e influencia que su apellido le otorgaba, estaba en una misión para hacer algo sobre el “problema” de la superpoblación.

Rockefeller se acercó a esa misión como representante del Population Council, un grupo que él mismo había fundado para abordar el “problema” en Dhaka y en otros lugares. En su superficie, el Consejo de Población era una organización directa con una tarea sencilla: apoyar la investigación médica y científica en la cuestión de la creciente población humana. Pero la oscura historia del Concilio y su filosofía guía revelan el verdadero interés de Rockefeller por este “problema” y su “solución” final.

John D. Rockefeller III -o JDR3, como era conocido por la constelación de investigadores, hombres de negocios, políticos, diplomáticos y miembros de la realeza en la órbita de la familia Rockefeller- había decidido desde el principio cómo hacer un uso adecuado del formidable dinero y poder a su disposición: controlar la población del planeta. En 1934, el JDR3 de 28 años de edad había escrito una carta a su padre, John D. Rockefeller, Jr., sobre la investigación de la Fundación Rockefeller sobre “control de la natalidad y cuestiones relacionadas”, declarando: he llegado a la conclusión de que es el campo en el que estaré interesado, por el momento al menos, para concentrar mi propia entrega”.

JDR3 era un hombre que cumplia su palabra. Después de encargar una misión de investigación de la Fundación Rockefeller a Asia para informar sobre la amenaza de la creciente población del tercer mundo, organizó una conferencia de los principales investigadores médicos y demográficos de la era para discutir -como el propio título de la reunión- “Problemas de población”. De esa reunión surgió la idea de una organización, el Consejo de Población, para guiar el desarrollo del creciente campo de la investigación de la población y la fertilidad. JDR3 donó personalmente $ 1.35 millones de su propio dinero para fundar el Consejo y proporcionar sus gastos operativos iniciales.

Como su padre y su abuelo antes que él, Rockefeller había aprendido a usar la filantropía y la generosidad como una máscara para su verdadera intención: el control. Pero esa máscara se deslizó cuando escribió un borrador de la carta del Consejo revelando el verdadero propósito de la organización. El Consejo, de acuerdo con JDR3, “promovería la investigación y aplicaría los conocimientos existentes para ayudar a desarrollar tales cambios en las actitudes, hábitos y presiones ambientales que afectan la vida de los seres humanos para que dentro de cada grupo social y económico los padres que están por encima del promedio en inteligencia, la calidad de la personalidad y el afecto tiendan a tener familias más grandes que el promedio”.

Thomas Parran, el ex-Cirujano General de los Estados Unidos y cofundador del Consejo, advirtió contra la inclusión de una admisión tan contundente en la declaración de misión del Consejo. “Tales preguntas surgen como las siguientes”, advirtió. “¿Quién determinará los” padres que están por encima de la media en… ¿afecto? “[…] Además, ¿quién decidiría a las personas que tienen una personalidad mejor que la media? Francamente, las implicaciones de esto, aunque sé que tenían la intención de tener una implicación eugenésica, podrían fácilmente ser mal interpretadas como una filosofía de la raza maestra nazi. Por lo tanto, he reformado este párrafo.”

La línea fue retirada de la versión final de la carta.

En realidad, sin embargo, esa oración no había sido escrita por JDR3 mismo. En cambio, había sido copiada palabra por palabra de la contraportada de Eugenical News, la publicación central del movimiento eugenésico estadounidense. No fue un mero accidente. Frederick Osborne, uno de los cofundadores del Consejo y su primer presidente después de que Rockefeller dimitió en 1957, fue también el presidente de la American Eugenics Society. Cuando se fundó el Population Council, tanto Osborne como la American Eugenics Society dirigieron formalmente sus operaciones a la oficina del Consejo en Nueva York, con la sociedad eugenista ahora recibiendo su financiación directamente de la subvención del Population Council de Rockefeller. El Consejo de Población era la Sociedad de Eugenesia bajo otro nombre.

Eugenesia. Esta fue la visión que guió a JDR3 y la “filantropía” de la familia Rockefeller. Una visión que lanzó a los Rockefeller y a sus compañeros de la oligarquía petroelra como familias superiores, encajando en virtud de su riqueza y éxito para guiar el curso de los acontecimientos mundiales. El poder para determinar quién estaba en condiciones de criar y quién era demasiado pobre para transmitir sus genes.

JOE PLUMMER: La eugenesia es básicamente un movimiento entre la élite para erradicar lo que consideran las clases inferiores, y esas son las clases sociales inferiores, las clases raciales, las clases étnicas. Más o menos todo el mundo que no está a la altura de sus estándares. Y después de erradicar esas clases lo que pretenden hacer es diseñarse genéticamente a un nivel tan alto que la población restante que permiten que exista debajo de ellos nunca tendrá el poder para derrocarlos, esencialmente. Fin de la historia.

Por lo tanto, el término en sí fue acuñado por Galton y significa esencialmente “bien nacido”. La idea es una especie de mezcla de un puñado de ideas que estaban circulando alrededor de la década de 1850. Así que si vuelves, digamos, a Mendel, Mendel estaba estudiando características hereditarias en plantas de guisantes. Y fue capaz de determinar que ciertas características estaban siendo transmitidas y que estas cosas podrían ser determinadas y esencialmente predecidas.

Y casi al mismo tiempo, ahora, tienes a Spencer, que estaba hablando de la “supervivencia del más apto”, con el mismo tipo de idea, el mismo hilo que pasa por allí. Que existen características genéticas que harían a una especie, una planta o un animal más apta que otra, y más capaz de sobrevivir.

Además, por supuesto, tenías a Darwin. El trabajo de Darwin en su momento, Origen de las Especies, es una especie de mapa de este proceso por el cual el material genético es pasado a lo largo y, usted sabe, la evolución resulta a través de este proceso.

Así que Galton esencialmente está tomando todas estas ideas, y él era algo conocido por observar e identificar patrones. Y lo que esencialmente hizo fue comenzar a llegar a esta idea de que a través del estudio de las características humanas ellos podrían, si lo desean, criar la raza humana superior.

Obsesionados por la cría y la herencia familiar, los eugenesistas creían que no eran sólo características físicas como el peso o la estatura determinadas por la línea familiar, sino características sociales, como la inteligencia o la conciencia o incluso la criminalidad. Si usted es pobre, es porque usted viene de valores pobres. Si eres criminal, es porque tu línea familiar es criminal. Y si eres un Rockefeller o un Rothschild o alguien de la realeza, eres rico y exitoso porque tu familia estaba destinada a la fortuna y el éxito.

Los aparatos pseudocientíficos de la filosofía eugenésica del siglo XIX pudieron haber sido nuevos, pero en realidad la idea es tan antigua como la civilización humana misma. A la gente siempre se le ha enseñado a creer que sus gobernantes son especiales, una clase aparte, miembros de una familia especialmente elegida para gobernar sobre las masas. Ya sean los descendientes literales de los dioses, como los faraones de Egipto o los emperadores de Japón, o los miembros de las familias especialmente elegidos por dios para reinar sobre sus reinos, como los monarcas de Europa, el derecho de gobernar sobre otros era algo transmitido a través de los árboles familiares. Los plebeyos, entretanto, conocían su lugar; no naciendo de sangre real, entraron en el mundo como siervos, trabajaron la tierra para el beneficio de la clase noble y, si tuvieron suerte, tuvieron hijos propios para repetir el ciclo para otra generación.

Pero la ruptura del feudalismo medieval dio lugar a una nueva clase mercantil. El desarrollo del método científico desafió siglos de dogma religioso. La difusión de la filosofía de la Ilustración al derrumbamiento de los monarcas y al surgimiento de la democracia. Y la revolución industrial allanó el camino para el ascenso de los barones ladrones y la creación de nuevas y vastas fortunas familiares.

A finales del siglo XIX, a medida que la oligarquía petroelra en América y Europa comenzó a consolidar su riqueza, era necesaria una nueva justificación para el gobierno de élite de la sociedad. Una que descartó con apelaciones anticuadas al orden sobrenatural y parecía descansar sobre una base científica. Una idea que podría explicar cómo nuevos ricos como los Rockefeller y Rothschilds habían ascendido a posiciones de prominencia en la sociedad junto con las viejas dinastías reales de Europa.

La eugenesia encajaba perfectamente. La respuesta estaba en sus genes.

RICHARD GROVE: Bueno, creo que esta idea eugenésica que surge de la “supervivencia del más apto” casi da una excusa científica para algunas de las acciones más inhumanas y horrendas que han sido jamás viajadas por la humanidad y luego manifestadas. Así que la idea de controlar a las personas mediante el control de la reproducción, la capacidad reproductiva y el acceso a los compañeros y cosas como esta es una idea que tiene miles de años.

Así que cuando se produjo la eugenesia en una forma fuerte a finales de 1800, donde se tiene a gente como los Darwins, los Wedgwoods y los Huxley, específicamente Thomas H. Huxley fue conocido como el “Bulldog de Darwin”. Así que estas ideas de eugenesia realmente tomaron una nueva vida por su cuenta a finales de 1800, y llegando a 1900 estas ideas fueron adoptadas por las mismas familias que fueron estos barones ladrones quienes estaban siendo financiados por la red bancaria Rothschild, también por la sociedad socialista Fabiana, que otra vez tenía muchos de los mismos manejadores que estaban en la cima en el imperio británico.

Así que cuando levantaron la cabeza estas campañas de esterilización forzada en los años 1920 y 1930, donde si se pensaban que tenían un C.I. bajo o si tenían alguna enfermedad congénita que sería transmitida entonces no tendrían el derecho de casarse y tener niños.

La eugenesia, por supuesto, era pseudociencia. Cuando Galton y sus compañeros de viaje comenzaron a desarrollar la teoría, la identificación del mecanismo real de la herencia, incluidos los genes y el ADN, estaban a casi 100 años. En cambio, usaron términos generales sin definición como “debilidad mental” para diagnosticar la pobreza o la criminalidad, alegando que fue causada por “plasma germinal defectuoso”. Usaron la frenología para tratar de determinar la expresión física del alcoholismo o la baja inteligencia. Incluso las obras más famosas de la era eugenésica, como el estudio de Henry Goddard sobre la familia Kallikak, fueron rotundamente desacreditados e incluso repudiados por sus autores.

JOE PLUMMER: Así que es 100% pseudocientífico. Es absolutamente arbitrario, las características que están buscando, algo así como la debilidad de la mente, es algo que no sólo no es científico, sino que puede ser esencialmente descrito de cualquier manera por la forma en que la persona que observa quiere que se describa. Así que débil de mente podría significar que tal vez tartamudeas, entonces usted es débil de mente tal vez, o eres tímido por lo que eres débil de mente. Tal vez simplemente no les gusta la forma en que actúan, por lo que son débiles de mente.

Pero la idea era infecciosa. Como toda la pseudociencia más atractiva, explicaba mucho con muy poco esfuerzo. Apelaba a la vanidad de los investigadores, que generalmente provenían de familias exitosas y acaudaladas. Y dio una excusa para la ingeniería social a una escala nunca antes soñada.

Cuando la eugenesia cruzó el Atlántico, extendiéndose desde el campo británico enrarecido de Galton y sus cohortes a las orillas rocosas de América, golpeó a jóvenes investigadores ambiciosos como Charles Davenport con la fuerza de un huracán. Un zoólogo entrenado por Harvard que había crecido en una familia estricta y puritana de Congregacionalistas de Nueva Inglaterra, el padre autoritario de Davenport estaba obsesionado con la genealogía, remontando el árbol genealógico hasta sus antepasados ​​anglosajones en 1086. Cuando el joven Davenport descubrió los escritos de Galton mientras trabajaba en un laboratorio biológico en Long Island, encontró su propósito en la vida. Como más tarde dijo a la American Breeders Association, que se convirtió en un aliado importante en su causa eugenesista: “La sociedad debe protegerse a sí misma; como reivindica el derecho de privar al asesino de su vida, así también puede aniquilar la horrible serpiente del protoplasma desesperadamente vicioso”.

Con el fervor proselitista de un converso religioso, Davenport inventó una idea ambiciosa para promover la causa eugenésica: la creación de una Oficina de Registros Eugenésicos para registrar el fondo genético de cada hombre, mujer y niño en EE.UU. (y, finalmente, en el mundo) para que cada persona pudiera ser categorizada por su línea familiar y asignada una clasificación genética. Una vez completados, aquellos con el menor valor eugenésico podrían ser eliminados de la reserva genética.

JOE PLUMMER: Así que la idea de la eugenesia hizo su camino a EE.UU., las tierras en el regazo de Charles Davenport que se acerca al Instituto Carnegie por financiación y en el Laboratorio Cold Spring Harbor ellos configuraron esto, esencialmente un instituto para estudiar eugenesia y esto eventualmente evoluciona con algunos Harriman dinero en la Oficina de Registros Eugenésicos. Así que entre este instituto inicial que se instala en Cold Spring Harbor y luego en la Eugenics Record Office, que también se suma a eso, estás hablando de millones y millones y millones de dólares de fondos que se proponen para salir a investigar y encontrar el “germoplasma” inferior, así es como se describe a menudo.

La contribución inicial de la Fundación Rockefeller a la Eugenics Record Office, de apenas 21,650 dólares, fue una pequeña suma, pero con claros beneficios: no sólo la infraestructura institucional y el personal de la Fundación, sino también el prestigio del mismo nombre de Rockefeller, sino la promesa de un mayor apoyo a medida que avanzaba el trabajo. Y como siempre, los Rockefeller eran fieles a su palabra.

Investigadores de la Fundación Rockefeller, como William Welch, director fundador del Instituto Rockefeller de Investigación Médica, se sentaron en el consejo de la ERO y ayudaron a dirigir sus actividades. Los Rockefellers también proporcionaron fondos para investigación específica, como una subvención de $ 10,000 para encuestar al condado de Nassau en Nueva York para los no aptos eugenésicamente. Y creó organizaciones hermanas como la Oficina de Higiene Social, que polinizó la investigación y los investigadores con el propio laboratorio de Davenport.

John D. Rockefeller, Jr. mostró especialmente su interés en el trabajo de Davenport desde el principio. Mantuvieron una correspondencia regular sobre una serie de cuestiones de eugenesia. En enero de 1912, cuando un plan para institucionalizar que las condenadas “mentalmente deficientes” fueran detenidas de tener hijos llegó a la superficie, el joven heredero de Rockefeller escribió a Davenport sus pensamientos sobre el plan. Por su parte, Junior declaró que “este plan me parece inmensamente importante. Señala una manera científica de escapar de los males que nuestros tribunales tienen la intención de corregir, pero en realidad sólo aumentan.” Después de que Davenport respondió que el plan sólo funcionaría si incluía una proyección eugenical de los convictos, Junior contribuyó con $ 200,000 para fundar tal instituto. El Instituto de Criminología de Nueva York fue administrado por el propio Buró de Higiene Social de Rockefeller y formado por trabajadores formados en la Oficina de Registros Eugenésicos.

Impulsado por el apoyo de los ricos y poderosos de Estados Unidos, el campo de la eugenesia se transformó de la pintoresca manía de unos pocos científicos locos en la causa social de toda una generación. Economistas, políticos, autores, activistas; en los años veinte, todo aquel que era alguien exaltaba la necesidad de erradicar el germoplasma de la población inferior.

Marie Stopes, célebre pionera en planificación familiar que fundó la primera clínica británica de control de la natalidad en el norte de Londres en 1921, criticó a “hordas de defectuosos”, pidiendo la esterilización obligatoria de aquellos que consideraba “no aptos para la paternidad”.

Tommy Douglas, ahora venerado como un héroe en Canadá por su papel en la fundación del sistema de atención de la salud de la nación, presentó una tesis de maestría a la Universidad McMaster que defiende que “subnormales”, “defectuosos” e “imbéciles” como aquellos con bajo coeficiente intelectual o anomalías físicas sean aislados “en una granja estatal, o en una colonia donde las decisiones podrían ser tomadas por ellos por un supervisor competente”, y pidió al gobierno certificar “aptitud mental y física” para detener a los “no aptos” de la cría.

John Maynard Keynes, el economista que nos dio la escuela económica keynesiana que sigue siendo popular entre los planificadores centrales de hoy, fue él mismo presidente de la Sociedad Británica de Eugenesia de 1937-1944.

Alexander Graham Bell es todavía venerado como el inventor del teléfono, pero fue de hecho un partidario temprano de Charles Davenport y miembro fundador de la Junta de Directores Científicos de la Oficina de Registros Eugenésicos. Él abiertamente hizo campaña para la “erradicación de la raza sorda” por los gobiernos que intervienen para detener a las personas sordas de casarse.

El dramaturgo ganador del premio Nobel y autor George Bernard Shaw abogó por la creación de un panel del gobierno que requeriría que todos justificaran su existencia ante él. Si no lo hicieron, Shaw pensó que esas personas debían ser asesinadas por el estado.

GEORGE BERNARD SHAW: “… Pero hay un número extraordinario de personas a las que quiero matar. No en un espíritu desagradable o personal, pero debe ser evidente para todos ustedes, todos ustedes deben conocer media docena de personas, al menos, que no sirven para nada en este mundo. Que son más problemas de lo que valen. Y creo que sería bueno hacer que todo el mundo compareciera ante un consejo debidamente nombrado, tal como podrían venir ante el comisionado del impuesto sobre la renta y, digamos, cada cinco años, o cada siete años, simplemente ponerlo allí, y si usted no puede justificar su existencia, si no está tirando de su peso porque no lo hará, si no está produciendo por lo menos lo que consumas, o tal vez un poco más, entonces, claramente, no podemos usar la gran organización de nuestra sociedad con el propósito de mantenerte vivo. Porque tu vida no nos beneficia y no puede ser de mucho uso”.

SOURCE: George Bernard Shaw talking about capital punishment

Eventualmente, con fondos de fundación y promoción, esta mentalidad eugenesista se filtró hacia abajo en la cultura popular. La American Eugenics Society patrocinó “certámenes familiares para los más aptos” en ferias estatales, otorgando premios a familias que obtuvieron el puntaje más alto en pruebas de “salud eugenésica”. La Sociedad también patrocinó concursos para otorgar premios a los clérigos que encajan el mensaje de la eugenesia en sus sermones. La eugenesia incluso encontró su camino a la pantalla de plata:

LOS NIÑOS DE MAÑANA: “Pensamos que era necesario presentar el caso de su familia a la comisión médica del estado y después de un examen decidieron que había una acción importante que tomar, para que toda su familia fuera esterilizada”.

-¿Por qué? No sé de qué está hablando.

“Bueno, investigamos la historia de tu familia Alice y la mayoría de las últimas 3 generaciones han sido débiles mentales, discapacitados congénitos o bebedores habituales. En lugar de mejorar cada generación es más un problema. Ahora en este estado tenemos una ley que prevé que esas personas tengan una operación para que no haya más hijos “.

“Ya veo.”

Pero el simple hecho de popularizar sus ideas no era el objetivo de los eugenistas. Ellos querían acción. Y en este caso, eso significó pasos concretos hacia la eliminación del germen-plasma defectuoso de la población humana.

El asesinato sancionado por el gobierno de aquellos que se consideraban incapaces era siempre una opción en la mesa. Y no se trataba sólo de dramaturgos como Bernard Shaw abogando por los paneles de muerte del gobierno; los eugenistas de todas las ramas discutieron y debatieron la idea de “asesinar degenerados” como la forma más rápida de alcanzar sus metas.

“La consideración equivocada de lo que se cree que son leyes divinas y una creencia sentimental en la santidad de la vida humana tienden a prevenir tanto la eliminación de niños defectuosos como la esterilización de adultos que no tienen valor para la comunidad. Las leyes de la naturaleza exigen la obliteración de lo impropio y la vida humana sólo es valiosa cuando es de utilidad para la comunidad o la raza”. – Madison Grant, directora de la American Eugenics Society, 1915

Pero los principales eugenesistas se dieron cuenta de que este enfoque no era posible en el clima político y judicial de la época. Como señaló Henry Goddard en su infame estudio sobre la Familia Kallikak: “Para el idiota de baja categoría, el desafortunado y repugnante que puede verse en nuestras instituciones, algunos han propuesto la cámara letal. Pero la humanidad está alejándose constantemente de la posibilidad de ese método, y no hay ninguna probabilidad de que alguna vez se practique”.

En cambio, tendrían que recurrir a la otra opción, la solución políticamente más aceptable para impedir que los indeseables se reprodujeran: la esterilización forzada.

Indiana aprobó la primera ley de esterilización eugenésica de los Estados Unidos en 1907, y en tan sólo unos pocos años había una docena de estados en los que aquellos considerados “inaptos” estaban esterilizados legalmente contra su voluntad. Pero aún así, esto no fue suficiente para los eugenesistas. El acercamiento era demasiado disperso: solamente algunas mil esterilizaciones habían ocurrido bajo estas leyes, y la propia acción de la esterilización forzada de Indiana fue revocada por la corte suprema del estado en 1921.

Una vez más, Harry Laughlin, el brazo derecho de Davenport en la Eugenics Records Office, financiado por Rockefeller, intervino para resolver el problema. Redactó una ley de “Esterilización Eugenica Modelo” en 1922 que se convirtió en la base para el acto de esterilización de 1924 de Virginia. Para hacer frente a los problemas que enfrentaban, los eugenesistas decidieron desafiar la constitucionalidad de la ley ellos mismos y llevar el pleito hasta el final a la suprema corte. Todo lo que necesitaban era el caso de prueba adecuado para llevar a juicio. Y encontraron ese caso en Carrie Buck, una pupila de 18 años de la Colonia Estatal de Virginia para Epilépticos y Débiles Mentales, que no era ni epiléptica ni débil de mente.

AMY GOODMAN: “Pero comienza en la década de 1920 con Carrie Buck”.

ADAM COHEN: “Así que es una joven que está creciendo en Charlottesville, Virginia, siendo criada por una madre soltera. En aquel entonces, existía la creencia de que era mejor, a menudo, sacar a los niños pobres de con sus padres y ponerlos en hogares de clase media. Así que la pusieron en una familia de acogida que la trató muy mal. No se le permitió llamar a los padres “madre” y “padre”. Ella hizo un montón de tareas domésticas para ellos y fue alquilada a los vecinos. Y luego, un verano, fue violada por el sobrino de su madre adoptiva. Se queda embarazada fuera del matrimonio. Y en lugar de ayudarla con este embarazo, deciden declararla epiléptica y débil mental, aunque ella no lo era, y se envía a la Colonia de Epilépticos y Débiles Mentales fuera de Lynchburg, Virginia.

AMY GOODMAN: ¿Y qué le pasó allí?

ADAM COHEN: “Así que llega allí en el momento equivocado. Virginia acaba de aprobar una ley de esterilización eugenésica, y quieren probarla en los tribunales. Así que aprovechan a Carrie Buck como el demandante perfecto en esta demanda. Así que deciden convertirla en la primera persona en Virginia que será esterilizada eugenésicamente, y de repente ella está en medio de un caso que se dirige a la Suprema Corte de los EE.UU.”

SOURCE: Buck v. Bell: Inside the SCOTUS Case That Led to Forced Sterilization of 70,000 & Inspired the Nazis

El caso era una farsa, inventado simplemente para obtener el sello de aprobación de la Suprema Corte sobre la cuestión de la esterilización forzada. El “consejo independiente” de Buck fue de hecho Irving Whitehead, uno de los directores fundadores de la colonia que estaba presionando para esterilizarla y el hombre que nombró al director que estaba presionando para su esterilización. Buck tampoco era débil mental, ni su madre, ni su hija, Vivian Buck, que Carrie llevaba como resultado de ser violada y que fue declarada “débil mental” siendo un bebé, porque, como testificó un trabajador social durante el juicio, “Hay una mirada que no es bastante normal, pero qué es, no lo sé”.

Ninguno de estos hechos importaba a la Suprema Corte. Presidida por el ex presidente y presidente en jefe William Howard Taft, la Corte votó 8 votos a 1 a favor de mantener la esterilización forzada de Buck y la constitucionalidad de la ley de esterilización eugenésica de Virginia en sí. Para escribir la decisión estuvo uno de los jueces más famosos y venerados de la historia de la corte, Oliver Wendell Holmes, Jr., él mismo eugenesista de la llamada secta “Brahmán de Boston” del establecimiento hereditario de la costa este.

En su decisión, Holmes justificó la esterilización forzada de personas como Buck invocando el derecho del gobierno a vacunar a sus ciudadanos contra su voluntad:

“Es mejor para todo el mundo que, en lugar de esperar a ejecutar a la progenie degenerada por el crimen o dejar que mueran de hambre por su imbecilidad, la sociedad puede impedir que aquellos que son manifiestamente impropios de continuar su tipo. El principio que sostiene la vacunación obligatoria es lo suficientemente amplio como para cubrir el corte de las trompas de Falopio”, declaró antes de concluir de manera infame: “Tres generaciones de imbéciles son suficientes”.

Y con eso, las compuertas se abrieron. Se promulgaron nuevas leyes y se revisaron las viejas leyes para ajustarse a la decisión de la Suprema Corte. Las esterilizaciones forzadas, que antes se llevaban a cabo de una manera encubierta y discreta, fueron ahora reportadas con orgullo. Unos cuantos miles de personas esterilizadas contra su voluntad se convirtieron en decenas de miles. La era de la eugenesia, surgida por las inmensas fortunas de los Rockefeller y sus filas, había llegado. Y, con la ayuda de un impulso muy dramático de los Rockefeller, estaba a punto de volverse internacional.

A partir de noviembre de 1922 y cada vez más a lo largo de los años 1920, la Fundación Rockefeller comenzó una serie de becas y subsidios a científicos alemanes. Equivalentes a millones de dólares en dinero de hoy, estas becas transformaron el establecimiento científico alemán, devastado a raíz de la Primera Guerra Mundial. El dinero de las fundaciones llegó a las arcas de los Institutos Kaiser Wilhelm, una serie de organizaciones científicas que incluían un Instituto para la Psiquiatría y un Instituto de Antropología, Herencia Humana y Eugenesia.

Uno de los principales beneficiarios de esta generosidad de Rockefeller fue Ernst Rüdin, investigador jefe del Instituto Kaiser Wilhelm de Psiquiatría y arquitecto clave del programa alemán de eugenesia bajo el Tercer Reich. Rüdin co-editó las reglas y los comentarios oficiales sobre la Ley para la Prevención de la Progenie Defectuosa, que fue aprobada el 14 de julio de 1933, menos de seis meses después de que Hitler fuera nombrado interino por el presidente Paul von Hindenburg. La ley, al igual que la ley de Virginia que la Suprema Corte confirmó y llevó a la esterilización de Carrie Buck y decenas de miles de otros estadounidenses, fue inspirada en la legislación de esterilización eugenésica de Harry Laughlin. Formó “Tribunales Genéticos de Salud” que exigen la esterilización de “defectuosos” en las categorías diferentes: los débiles mentales, los esquizofrénicos, los depresivos maníacos, los enfermos de la corea de Huntington, los epilépticos, las deformidades hereditarias, los ciegos y los sordos. Los alcohólicos, una novena categoría, debían añadirse opcionalmente a la lista con una advertencia contra la inclusión de los borrachos ordinarios. Al final del año, 62,400 alemanes fueron encontrados incapaces de reproducirse y esterilizados contra su voluntad. Para 1945, ese número había llegado a 400,000.

En los años cuarenta ese programa de eugenesia se expandió a la eutanasia bajo el programa Aktion T4, resultando en más de 70,000 niños, ancianos y pacientes psiquiátricos asesinados por el régimen nazi.

A medida que el polvo se asentaba en la Segunda Guerra Mundial, el nombre de “eugenesia” se convirtió en sinónimo de los nazis en la mente del público en general. Los eugenesistas, indignados, sabían que su trabajo no podía continuar más bajo el nombre de eugenesia. Pero eso no significaba que no pudiera continuar.

RICHARD GROVE: “Así que después de la Segunda Guerra Mundial ya no se oye hablar de la eugenesia, lo que se oye es la biología molecular y este tipo de términos coloquiales que fueron desarrollados por la Fundación Rockefeller, que fue una de las familias principalmente en EE.UU. que estaba ayudando a financiarlo en EE.UU., en Gran Bretaña, en Alemania, que también financió a Hitler durante ese tiempo. Así que hay muchas coincidencias entre las personas que en realidad estaban financiando el genocidio y las personas que tenían ideas sobre el sacrificio de la población, el control de la población y la esterilización de las personas y estas ideas continúan e impregnan a la sociedad hasta el día de hoy”.

Como Frederic Osborne, cofundador de la American Eugenics Society, escribió: “Los objetivos eugenésicos tienen más probabilidades de ser alcanzados bajo un nombre que no sea eugenesia”. Así, trasladó a la American Eugenics Society a las oficinas del Population Council de John D. Rockefeller III, en 1957.

Desde hace generaciones, los Rockefeller y sus compañeros de la oligarquía petrolera se sintieron administradores del planeta, protegiéndolo de la marea creciente de los genéticamente inferiores. No estaban dispuestos a renunciar a esa búsqueda. Simplemente tendrían que empaquetarla bajo un nombre diferente.

SEGUNDA PARTE: OLIGARQUÍA PETROLERA PARA EL CAMBIO CLIMÁTICO

MAURICE STRONG: “Con todas las pruebas que hemos acumulado en nuestros preparativos para la Conferencia de Estocolmo, incluyendo las opiniones de muchos de los principales científicos del mundo, estoy convencido de que los profetas de la fatalidad tienen que ser tomados en serio. En otras palabras, el día del juicio final es una posibilidad. Estoy igualmente convencido de que el día del juicio final no es inevitable”.

SOURCE: Maurice Strong Interview (BBC 1972)

En el papel, sería casi imposible encontrar un candidato menos probable para “padrino” del movimiento ambiental moderno que Maurice Strong. Un desertor de la escuela secundaria de una familia pobre en la zona rural de Manitoba golpeada duramente por la gran depresión, el ascenso meteórico de Strong a las alturas de la riqueza y la influencia política es en sí notable. El número de organizaciones ambientales que fundó, las conferencias que presidió, las campañas que dirigió y los galardones que recibió a lo largo de su carrera es aún más notable: Organizador de la Conferencia Ambiental de Estocolmo, director fundador del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Secretario General de la Cumbre de la Tierra de Río, fundador del Consejo de la Tierra y del Movimiento de la Carta de la Tierra, presidente del Instituto de Recursos Mundiales, comisionado de la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo y miembro del Consejo de una desconcertante variedad de organizaciones, desde el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible al Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo al Instituto Africano-Americano.

Pero quizás lo más notable de Strong, esta omnipresente figura del movimiento ecologista del siglo XX, fue su trasfondo: un millonario conectado con Rockefeller de la mancha petrolera de Alberta, que dividió su tiempo entre la campaña ambiental y las principales compañías petroleras.

Para entender cómo se produjo esto, tenemos que examinar la historia de la aparición del movimiento ambientalista. En el período posterior a la guerra, el deseo de controlar a la población se puso una nueva máscara: proteger al mundo del agotamiento de los recursos, la contaminación y la catástrofe ecológica. Y, como siempre, la familia Rockefeller estaba allí para proveer el financiamiento y el apoyo organizacional para dirigir este floreciente movimiento hacia sus propios fines.

RAYMOND BURR: “El presidente Nixon y el Congreso de los Estados Unidos establecieron la Comisión sobre Crecimiento de la Población y el Futuro Americano. El presidente de esta comisión única es John D. Rockefeller III.”

JOHN D. ROCKEFELLER III: “Hay un mandato muy amplio. Nadie tenía uno de este carácter antes y sólo a aprtir de esto esta cuestión de la calidad de vida acaba de surgir como una cuestión aparentemente clave”.

RAYMOND BURR: “Pero el principal hallazgo fue que la estabilización de algún tipo es claramente deseable para el país”.

JOHN D. ROCKEFELLER III: “Sí, dijimos que se reconoce que la población no puede seguir creciendo indefinidamente. Nadie cuestiona eso y dijimos de nuestros hallazgos que sentimos que ahora la nación debe dar la bienvenida y planear para una población estabilizada. Toda la cuestión de la contaminación, del medio ambiente y de la población se puso de relieve en un tiempo sorprendentemente rápido y el Presidente Nixon en julio de 1969 hizo una declaración al Congreso exclusivamente sobre esta cuestión y me gustaría leer sólo dos frases de esa declaración ya que creo que es indicativo de su preocupación con respecto al tema y su reconocimiento de su importancia aquí y en todo el mundo. Dijo: “Uno de los desafíos más serios para el destino humano en el último tercio de este siglo será el crecimiento de la población. Si la respuesta del hombre a este desafío será motivo de orgullo o de desesperación en el año 2000 dependerá en gran medida de lo que hacemos hoy”.

SOURCE: Survival Of Spaceship Earth (1972)

Juntos con los Rockefeller en la formación del movimiento ambientalista internacional estaban sus colegas petroleros en el Atlántico, incluyendo la realeza británica detrás de BP y la Realeza holandesa detrás de Royal Dutch Shell. Y facilitando la transición de la eugenesia al control de la población al ambientalismo estuvo Julian Huxley, hermano del autor de Brave New World, Aldous Huxley y nieto del “bulldog de Darwin” T.H. Huxley.

Julian Huxley fue un eugenesista comprometido, presidiendo la Sociedad de Eugenesia Británica desde 1959 a 1962. Pero, al igual que los otros eugenesistas de la posguerra, comprendió la necesidad de perseguir el ahora desacreditado trabajo de la eugenesia bajo un disfraz diferente. El director fundador de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Huxley escribió en el documento de fundación de la agencia sobre la necesidad de encontrar formas de volver políticamente viable la causa de la eugenesia:

“Por el momento, es probable que el efecto indirecto de la civilización sea disgénico en lugar de eugenésico; y en cualquier caso, parece probable que el peso muerto de la estupidez genética, la debilidad física, la inestabilidad mental y la propensión a las enfermedades, que ya existen en la especie humana, resultará una carga demasiado grande para lograr un verdadero progreso. Así, aunque es verdad que toda política eugenética radical será durante muchos años política y psicológicamente imposible, será importante que la UNESCO vea que el problema eugenésico es examinado con el mayor cuidado y que la opinión pública es informada de la cuestiones que están en juego, de modo que mucho de lo que ahora es impensable pueda al menos llegar a ser pensable”.

Huxley encontró el frente perfecto para la reintroducción de esas ideas eugenésicas “impensables” en 1948, cuando utilizó la UNESCO como un trampolín para fundar la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, y luego en 1961, cuando utilizó esa agencia como un trampolín para crear el Fondo Mundial para la Naturaleza. Huxley fue fundador del Grupo Bilderberg y ex empleado del conglomerado IG Farben y del príncipe Felipe de Inglaterra, pero Godfrey A. Rockefeller, de la dinastía Rockefeller, se unió a Huxley como cofundadores del fondo. Juntos, se comprometieron a “aprovechar la opinión pública y educar al mundo sobre la necesidad de la conservación”.

Años de “educación” sobre la tensión que la creciente población humana ejerce sobre los recursos de la tierra, pagada por la misma oligarquía petrolera que acababan de gastar el siglo pasado en monopolizar uno de los recursos clave del mundo, condujo inevitablemente a una conclusión previsible:

HUGH DOWNS: “Ahora, por primera vez en la historia del hombre, está en marcha un movimiento internacional. El pueblo de las naciones y las naciones del mundo se han unido para encontrar las respuestas. Este edificio y los representantes del mundo tienen la solución. Hemos visto lo que hemos hecho para provocar la destrucción de nuestra Tierra. ¿No es el momento de curar la enfermedad que nosotros mismos hemos creado?”

SOURCE: Survival Of Spaceship Earth (1972)

Sí, la “cura” para la “enfermedad” de la humanidad, de acuerdo con la propaganda financiada por Rockefeller presentando a John D. Rockefeller III como comentarista experto, se encontraba en las Naciones Unidas, cuya sede había sido tan gentilmente donada por la propia familia Rockefeller. Y el primer paso para descubrir esa cura fue organizar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano en Estocolmo en 1972, la primera conferencia ambiental internacional del mundo.

NARRADOR: “Durante 11 días en junio de 1972, Estocolmo fue un imán para todos los que se preocupan por el medio ambiente. 1200 delegados oficiales de 113 naciones estuvieron en Estocolmo para la I Conferencia Internacional sobre el Medio Humano. La reunión, propuesta por primera vez a las Naciones Unidas por Suecia y aprobada por la Asamblea General en 1968, atrajo la atención mundial.

En 4 cortos años el tema del ambiente humano había pasado de las páginas traseras de los periódicos a hacer titulares en la página 1.”

SOURCE: 1972 United Nations Conference on the Human Environment (Part 1)

¿Y quién mejor para supervisar la conferencia y sentar las bases institucionales para este floreciente movimiento, respaldado por el petróleo, que un hombre petrolero consumado?

MAURICE STRONG: “El hecho de que la conferencia comenzó con 113 países participantes, con delegaciones de muy alto nivel de esos países, esto en sí mismo representó un paso muy significativo hacia adelante. Porque esto demostró más que nada la verdadera preocupación de la mayoría de los países del mundo”.

SOURCE: 1972 United Nations Conference on the Human Environment (Part 1)

Toda su vida, Maurice Strong tuvo la extraordinaria habilidad de estar en el lugar correcto en el momento adecuado para encontrarse con la persona adecuada para avanzar en las filas. Habiendo nacido en Oak Lake, Manitoba en 1929, y sufriendo durante la Gran Depresión, el ambicioso joven Strong abandonó la escuela a los 14 años y se dirigió al norte para buscar trabajo. Buscando su camino a Chesterfield Inlet, Strong consiguió un trabajo como comprador de pieles para la Compañía de la Bahía de Hudson, y allí conoció a “Wild” Bill Richardson, un prospector cuya esposa, Mary McColl, provenía de la familia detrás de McColl-Frontenac, una de las compañías petroleras más grandes de Canadá.

ELAINE DEWAR: Por lo tanto, el Sr. Strong entra en el gran mundo a través de un tipo llamado “Wild” Bill Richardson que era una especie de prospector casado en una familia de petróleo llamada McColl cuya compañía se llamaba McColl-Frontenac, era un importante importador de petróleo del Oriente Medio que había sido tomado desde hace mucho tiempo por la Compañía Texaco a través de una casa de corretaje llamada Nesbitt Thomson. En cierto modo, el Sr. Strong fue introducido al mundo del gran petróleo y al mundo de los recursos a una edad muy temprana. Fue recogido como un chico muy inteligente tomado bajo el ala de un hombre llamado Paul Martin Sr., que era un ministro del gabinete y cuyo hijo se convertiría en el primer ministro de Canadá y lo presentó al cuadro del petróleo, a la gente en la parte superior y que incluiría a David Rockefeller.

A través de los Richardsons, Strong hizo una serie de conexiones cada vez más improbables. Primero fue presentado al tesorero de las entonces nuevas Naciones Unidas, Noah Monod. Increíblemente, Monod no sólo aseguró a Strong un trabajo como oficial de seguridad menor en la sede de la ONU, permitió que el joven campesino de Manitoba viviera con él en Nueva York. Y mientras estaba allí, Monod introdujo a Strong el contacto más importante de su vida, David Rockefeller.

A partir de ese momento, Strong fue un hombre hecho. Y desde ese momento, allá donde Strong se fue, Rockefeller y sus compañeros estaban allí en algún lugar en el fondo.

Fue un veterano de Standard Oil, Jack Gallagher, quien le dio a Strong su gran oportunidad en la mancha petrolera de Alberta cuando dejó su trabajo de seguridad de la ONU para regresar a Canadá. Y cuando Maurice Strong de repente decidió dejar ese trabajo en la mancha de petróleo, vender su casa y viajar a África, se apoyó trabajando para el CalTex de Rockefeller en Nairobi.

Cuando abandonó ese trabajo en 1954 y comenzó su propia compañía en Canadá, contrató a Henrie Brunie (un amigo cercano del asociado de Rockefeller, John J. McCloy) para administrarlo, y nombró a dos representantes de Standard Oil of New Jersey en su directorio. A los 20 años de edad, él dirigía su propia compañía y ya era millonario.

Como lo haría a lo largo de su vida, Maurice Strong aprovechó estas conexiones y oportunidades para lograr el pleno efecto. Después de ser elegido para organizar la conferencia ambiental de la ONU en Estocolmo, fue nombrado administrador de la Fundación Rockefeller, que financió su oficina para la cumbre de Estocolmo y suministró a Barbara Ward de Carnegie Fellow y al ecologista Rene Dubos de Rockefeller para su equipo. Strong les encargó que escribieran “Only One Earth”, un texto fundamental en el ámbito del desarrollo sostenible, que es muy apreciado por los globalistas como un documento clave para promover la gestión global de los recursos.

La cumbre de Estocolmo de 1972 sigue siendo considerada como un hito en la historia del movimiento ambiental moderno, llevando no sólo a los primeros planes de acción ambiental administrados por el gobierno en Europa sino a la creación de una burocracia totalmente nueva: el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente PNUMA). Naturalmente, la ONU nombró a Maurice Strong como primer director del PNUMA.

Poco después, Strong continuó su doble vida saltando directamente a la mancha de petróleo.

El este de Canadá fue golpeado especialmente por el embargo petrolero de la OPEP y como resultado, el entonces primer ministro Pierre Trudeau creó PetroCanada, la compañía petrolera nacional de Canadá. ¿Y a quién se escogió como primer presidente de la compañía? Nada más que ese “ambientalista” respaldado por Rockefeller, Maurice Strong.

Dejando ese puesto en 1978, Strong continuó con una serie apenas creíble de nombramientos gubernamentales, privados e internacionales, de Presidente de la Corporación Canadiense de Inversiones para el Desarrollo al Presidente de AZL Resources Incorporated para dirigir el programa de alivio de hambre de la ONU en África.

En 1987, Strong ayudó a organizar otra conferencia ambiental, mucho menos conocida pero no menos notable que la cumbre de Estocolmo. Apodado el 4to Congreso Mundial de la Naturaleza, el encuentro se llevó a cabo en Denver, Colorado y reunió a Strong, David Rockefeller, Edmond de Rothschild, el entonces secretario del Tesoro James Baker y un grupo de otros oligarcas petroleros, banqueros, jugadores de poder de Washington y globalistas, ostensiblemente para hablar sobre el medio ambiente. Lo que en realidad discutieron fue mucho más increíble:

DAVID LANG: Por lo tanto, sugiero que se venda esto no a través de un proceso democrático – que llevaría demasiado tiempo y devoraría demasiado de los fondos – para educar a la carne de cañón, que de manera lamentable, puebla la tierra. Tenemos que tomar casi un programa elitista, para que podamos ver más allá de nuestros estómagos hinchados y mirar hacia el futuro en plazos y resultados que no se comprenden fácilmente o que se pueden reducir con honestidad intelectual a una especie de definición simplista.

SOURCE: UN UNCED Earth Summit 1992 by George Hunt

Esas fueron las palabras de David Lang, un banquero de Montreal que habló durante la conferencia, y para Lang, para los Rockefeller, para los Rothschild y para los otros banqueros y oligarcas petroleros reunidos en la reunión, la población en general es “carne de cañón” que “de manera lamentable puebla la Tierra”. Esta “admisión sincera, una encapsulación perfecta de las ideas eugenésicas en el corazón del movimiento de conservación mundial financiado por los propios oligarcas petroleros, fue capturada en cinta por George Hunt, un hombre de negocios en Boulder, Colorado, que se había ofreció para ayudar a la conferencia como un ciudadano preocupado y salió horrorizado por lo que había presenciado allí. Él lanzó sus propias grabaciones de los procedimientos en los a principios de la década de los 90s para advertir al público sobre este grupo y sus fines últimos.

La grabación de Hunt capturó el momento en que Maurice Strong presentó al Barón Edmond de Rothschild, cuyo primo del padre había vendido los campos petrolíferos austriacos de Rothschild a Royal Dutch Shell en 1911, como pionero del movimiento ambientalista y fundador del concepto de “conservación bancaria”.

MAURICE STRONG: “Una de las iniciativas más importantes que está abierta aquí para su consideración es la del programa de conservación bancaria. Como mencionamos esta mañana tenemos como nuestro presidente, afortunadamente, la persona que realmente es la fuente de este concepto muy significativo. Él era / es uno de los fideicomisarios de la Fundación Internacional de la Naturaleza, que patrocinó esta reunión. Estaba en la primera de estas conferencias. Por lo tanto, su conversión a la relación entre conservación y desarrollo económico ha sido pionera. Así que no hay mejor persona, él resume en su propia vida esa síntesis positiva entre el medio ambiente, la conservación por un lado y la economía por el otro y estoy encantado de tener esta oportunidad de presentarles a Edmond de Rothschild”.

EDMOND DE ROTHSCHILD: “Maurice, muchas gracias por todo lo que has dicho, y le pido al público que tome con un poco de sal lo que ha dicho de mí”.

SOURCE: UN UNCED Earth Summit 1992 by George Hunt

La reunión logró algunos objetivos importantes para la oligarquía petrolera. Esto llevó a la creación de “Áreas Silvestres“, vastas extensiones de terreno natural de las cuales el público podría ser ampliamente excluido. Estas áreas debían ser designadas y supervisadas por la UICN, el mismo cuerpo que el presidente de la Sociedad Eugenésica Británica, Julian Huxley utilizó como un trampolín para crear el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Otro objetivo importante de la conferencia fue la propuesta de Rothschild para la creación de un llamado “banco mundial de conservación” que operaría a nivel supranacional y coordinaría la financiación de proyectos de desarrollo en todo el mundo.

EDMOND DE ROTHSCHILD: “Las reuniones sobre el concepto de un programa internacional de banca de conservación involucran a todos los sectores de la comunidad humana. Agencias gubernamentales e intergubernamentales, agencias públicas y privadas, grandes fundaciones caritativas, así como individuos ordinarios en todo el mundo. Al pensar en cómo llegar al público en general, a cada entidad corporativa en todo el mundo a dejar de lado, esperamos quede libre de impuestos, una parte de sus ganancias para financiar nuestra protección ecológica y ambiental.

Damas y caballeros, cada país tiene sus propios problemas, sus pueblos indígenas y la vida silvestre. Este Banco Internacional de Conservación no debe tener fronteras, ni fronteras”.

SOURCE: UN UNCED Earth Summit 1992 by George Hunt

Este banco mundial de conservación fue promovido y finalmente llevado a acabo en la próxima gran conferencia de Maurice Strong, la que iba a servir como el logro de coronación de su improbable carrera como cruzado ambiental y que sigue siendo una de las piedras angulares del movimiento ambiental: la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro.

NARRADOR: “En junio de 1992, el mundo se reunió en Río para discutir el destino del planeta Tierra. En esta cumbre más grande y la primera Cumbre de la Tierra celebrada, representantes de 166 países, 130 jefes de Estado y 15,000 organizaciones no gubernamentales se unieron con la esperanza de decidir acuerdos específicos que equilibrarían la preservación ambiental con las necesidades económicas”.

SOURCE: 1992 – UN Earth Summit – Rio de Janeiro – In Our Hands (Part 1)

GEORGE H.W. BUSH: “Y mi gratitud al Secretario General Maurice Strong por su incansable labor de reunir esta Cumbre de la Tierra. Este es realmente un encuentro histórico. Hay quienes dicen que el crecimiento económico y la protección del medio ambiente no pueden ser compatibles”.

JOHN MAJOR: “El mundo es nuestro jardín y juntos debemos cultivarlo. Esta semana hemos comenzado en Río. Más allá de Río, debemos continuar haciéndolo.”

MAURICE STRONG: “No podemos ser complacientes. A menos que los acuerdos alcanzados aquí vayan acompañados de compromisos siginificativos de cambio. Cambio de rumbo para la especie humana en mi opinión, excelencias, simplemente nos dirigimos por un momento en el siglo XXI donde la condición de nuestra especie puede llegar a ser terminal.”

SOURCE: Brazil – Rio Earth Summit (B)

Tan útil como el 4to Congreso Mundial de la Naturaleza fue el avance de la agenda de Maurice Strong y de los oligarcas petroleros, que sólo sentó las bases para la Cumbre de la Tierra en Río.

En la Cumbre de la Tierra, Edmond de Rothschild obtuvo su “Banco Mundial de Conservación”, denominado “Fondo para el Medio Ambiente Mundial” y lanzado en la cumbre misma, sirve de mecanismo de financiación para cinco convenciones diferentes de la ONU y proporciona miles de millones de dólares en financiamiento a proyectos medioambientales y de desarrollo en todo el mundo. Entre sus 18 “asociados en la implementación” se encuentran la Organización de Alimentos y Agricultura financiada por Rockefeller, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza fundada por Huxley, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente creado por Maurice Strong y el Fondo Mundial para la Vida Silvestre fundado por el Príncipe Bernhard, el Príncipe Philip y Godfrey Rockefeller.

Una de las especialidades del Fondo para el Medio Ambiente Mundial son las “permutas de deuda por naturaleza”, en los que los países del tercer mundo reciben alivio de la deuda a cambio de abrir sus tierras a proyectos de desarrollo ambiental. Los proyectos vienen con costos de transacción de hasta un 5%, pagados a los contratistas que gestionan y dirigen las inversiones, no a los locales que, como los aborígenes de la isla de Palawan, son expulsados de sus tierras y borrados efectivamente de la faz del mapa.

La Cumbre de la Tierra también dio lugar a la Convención del Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, órgano al que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático presenta sus informes. Generalmente se piensa que son entidades neutrales y no gubernamentales que confían únicamente en la ciencia y la evidencia, la CMNUCC y el IPCC están esposados por los términos que Strong les propuso para entregar sólo una conclusión: que la humanidad es la culpable del cambio climático.

DR. TIM BALL: “Cuando crearon el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, Maurice Strong, de quien debemos hablar mucho, escribió los términos de referencia y el primer mandato de referencia fue la definición del cambio climático y lo limitó, deliberadamente, sólo a las causas humanas del cambio climático. Por supuesto que eliminado de manera efectiva todas las causas naturales y la variabilidad natural es por eso que los ves que no miran cosas como el sol y un montón de otros temas. Luego lo limitó aún más en otro término de referencia, lo estableció en 3 grupos de trabajo. Había el grupo técnico, Grupo de Trabajo 1, que escribió el informe científico, y que era de 600 de las 2500 personas. Las otras 1900 personas estaban en los grupos de trabajo 2 y 3. Ahora eran inconsecuentes porque tenían que aceptar las conclusiones del Grupo de Trabajo 1, que ya estaban limitadas por su mandato. Así que cualquiera que sea su hallazgo, los Grupos de Trabajo 2 y 3 dijeron ‘OK, nos estás diciendo que se va a calentar, lo aceptamos como un hecho. Ahora miramos las implicaciones de eso’, y ahí es donde escuchas todas estas historias de que el hielo va a derretirse, el nivel del mar va a subir, etc.

Así que realmente, la mayoría del informe de 1900 científicos está aceptando sin cuestionar el hallazgo del primer grupo. Ahora Strong realmente lo restringía aún más porque entonces ellos venían como decían ‘Ahora mira, este informe no debe usarse para la política’, pero entonces ellos establecieron el Resumen para los Formadores de Políticas, la contradicción absoluta de eso. El resumen para formuladores de políticas está escrito por un grupo completamente separado y luego escriben independientemente del informe científico. El informe científico está terminado y puesto a un lado. El resumen para los formuladores de políticas se escribe y se da a los medios de comunicación, pero las reglas, los términos de referencia que Strong dijo que el resumen para los encargados de formular políticas se remite a la gente informe científico y dice asegurarse de que su informe científico coincide con lo que hemos puesto en el resumen.”

SOURCE: The IPCC Exposed

Otro producto de la Cumbre de la Tierra en Río fue la Carta de la Tierra, un documento casi religioso que Mikhail Gorbachev, quien ayudó a redactar el texto junto con Maurice Strong, se refirió como un reemplazo de los Diez Mandamientos, y el cual trató de inaugurar una era de culto a Gaia y de la responsabilidad global. Declarando que “son necesarios cambios fundamentales en nuestros valores, instituciones y modos de vida”, el documento aconseja que debemos crear un mundo de “responsabilidad compartida” con la “comunidad de la Tierra” antes de concluir:

“A fin de construir una comunidad global sostenible, las naciones del mundo deben renovar su compromiso con las Naciones Unidas, cumplir sus obligaciones bajo los acuerdos internacionales existentes y apoyar la aplicación de los principios de la Carta de la Tierra con un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre medio ambiente y desarrollo.”

PATRICK WOOD: “Bueno, la Carta de la Tierra fue uno de los bi-productos en última instancia de la primera Cumbre de la Tierra. Publiqué la Carta de la Tierra en el apéndice de mi libro “La tecnocracia en ascenso: el caballo de Troya de la transformación global“, para que la gente pudiera ver con sus propios lo que dice. Era un documento que era como un pacto con el mundo. Fue un documento muy religioso y humanista que trató de unificar el mundo en un solo concepto de globalización. Fue un documento muy definido que fue firmado, la historia se remonta antes, pero finalmente fue firmada por casi todas las naciones en las Naciones Unidas y el autor principal de la Carta de la Tierra fue Steven Rockefeller. Y así, los Rockefeller comprendieron desde el principio que no, no es sólo el sistema económico y no sólo el sistema de control político, también tenemos que tener en cuenta una creencia religiosa que podemos usar para hacer creer que lo que estamos haciendo es para su bien.”

Lo que los oligarcas petroleros habían estado trabajando durante décadas, y lo que lograron en Río en 1992, fue la terminación de la transformación de la filosofía eugenésica, de la “esterilización” de los “débiles” a una comprensión popular de la humanidad como un cáncer que debe ser removido para que la Tierra viva. Ahora el deber era “reducir las huellas de carbono” y reducir la población en nombre de “salvar el planeta”. Pero, envuelto en este nuevo vocabulario y llegando con una campaña publicitaria moderna, penetrante y bien financiada, el resultado final sonaba notablemente similar con la eugenesia de la antigüedad.

TUCKER CARLSON: “Un nuevo estudio de la Universidad de Lund en Suecia dice que la única y mejor manera de reducir su huella de carbono, suponiendo que lo desee, es simplemente negarse a reproducirse. Eliminar a algunos humanos de la existencia, dicen, ahorra mucho más carbono que yo que sé, siendo vegetariano, andando en bicicleta para ir trabajar, sin tomar un avión”.

SOURCE: ‘Stop Having Kids’ – Tucker Carlson Tonight

JENNIFER LUDDEN: “Hay un nuevo estudio que dice claramente, si reducimos la fertilidad global a medio niño por mujer, que tal vez se podría hacer eso, sería muy largo. Se reduciría de un quinto a un cuarto de todas las emisiones de carbono necesarias para evitar ese punto de inflexión”.

SOURCE: NPR Asks: Should We Have Less Kids Due To Global Warming?

BILL NYE: “Entonces, ¿deberíamos tener políticas que penalizan a la gente por tener hijos extra en el mundo desarrollado?”

INVITADO: “Creo que por lo menos deberíamos considerarlo”.

BILL NYE: “Bueno, al menos considerlo es como hacerlo”.

SOURCE: Bill Nye׃ Should parents having “extra kids“ in developed countries be penalized?

FOX NEWS REPORTER: “En un esfuerzo para reducir el calentamiento global, los niños, según algunos, son los nuevos culpables. Un think-tank en el Reino Unido dice que demasiados niños son lo que está empeorando el planeta. Diciendo que las familias grandes, cualquiera con más de 2 niños realmente, debe ser mal visto como alguien no-ambiental. “

SOURCE: Endgame (2007)

Y, sin que ni siquiera el público se diera cuenta, los oligarcas del petróleo pudieron envolverse en esta nueva bandera para no aparecer como los miles de millonarios de la industria petrolera que hicieron su inmensa fortuna saqueando la tierra y monopolizando sus riquezas, van a salvar al planeta de la “carne de cañón” que “desafortunadamente puebla la tierra”.

DAVID ROCKEFELLER: “El impacto negativo del crecimiento de la población, en todos nuestros ecosistemas planetarios, se está volviendo cada vez más evidente”.

SOURCE: David Rockefeller speaks about population control

REX TILLERSON: “Así que hemos sido miembros del IPCC, hemos sido autores de muchos de sus artículos, hemos revisado todos sus trabajos por pares. Así que hemos estado comprometidos en el entendimiento y la evolución de nuestra comprensión del cambio climático durante décadas”.

SOURCE: Rex Tillerson explains his position on climate change

NARRADOR: “En Saudi Aramco, nos esforzamos por reducir continuamente el impacto ambiental de nuestras operaciones, desde el petróleo hasta el consumidor. Y nuestro apoyo a la Iniciativa de Gas y Petróleo que se esfuerza por ser un catalizador para la acción práctica sobre el cambio climático a través de la colaboración en tecnología y mejores prácticas”.

SOURCE: Saudi Aramco – Sustainable Production

CLAUDIO DESCALZI: “Tenemos una razón común. Nos preocupamos por el medio ambiente. Creemos que juntos podemos hacerlo mejor. Tenemos las competencias, tenemos la fuerza, tenemos las herramientas para hacer cosas buenas en este campo”.

AMIN H. NASSER: “La tecnología que se desarrollará a través de este fondo de inversión de mil millones de dólares, nos ayudará en el largo plazo a reducir las emisiones”.

JOSU JON IMAZ: “Queremos construir un ecosistema de innovación en este tema, trabajando juntos”.

PATRICK POUYANNE: “Juntamos nuestra fuerza, podemos traer soluciones pragmáticas y concretas”.

SOURCE: OGCI Invests in Innovative Low-Emissions Technologies

Y aún hoy, las masas, indignadas por la carnicería que ha ocasionado el Gran Petróleo, se contentan con tener esa indignación dirigida por los mismos oligarcas del petróleo a los que tratan de oponerse, los mismos oligarcas del petróleo que están tranquilamente financiando y apoyando su movimiento ambientalista entre bastidores, e incluso guiandolo desde el frente.

La familia de Rockefeller hizo los titulares despojándose completamente del petróleo en 2016.

NARRADOR: Los Rockefellers, herederos de una fortuna petrolera que hizo que el nombre de la familia fuera un símbolo de la riqueza estadounidense, creen que están haciendo su homónimo orgulloso por salir del petróleo. El director del fondo Stephen Heintz habló con reverencia del magnate del petróleo John D. Rockefeller en un comunicado: “Estamos convencidos de que si él estuviera vivo hoy, como un hombre de negocios astuto mirando hacia el futuro, se movería de los combustibles fósiles e invertiría en algo limpio y renovable.”

SOURCE: Rockefeller heirs get out of oil | Fortune

David de Rothschild es una de las luces fotogénicas principales del movimiento ambientalista. Apodado el “Jesus del Plástico” por sus trucos publicitarios y oportunidades fotográficas disfrazados de ecologista preocupado, David de Rothschild -un descendiente de la multimillonaria familia bancaria que incrementó su fortuna con sus explotaciones petroleras azerbaiyanas y aún invierte en petróleo a través de empresas como Genie Energy, ahora pasa su tiempo dando conferencias al público sobre cómo sus estilos de vida están matando a los osos polares.

DAVID DE ROTHSCHILD: “Tenemos que empezar a gastar dinero rápido en las soluciones que tenemos en la mano para tratar de ayudar a estos países que ya están viendo los efectos del cambio climático hoy y ver los efectos de nuestro consumo básico”.

SOURCE: Rothschild Says Climate Change `Past Point of Talking’

El príncipe Charles es franco sobre el tema del calentamiento global, advirtiendo a sus leales súbditos que a menos que se aprieten sus cinturones y vivan vidas más humildes ellos traerán el fin del mundo.

PRÍNCIPE CHARLES: “Señoras y señores, la lucha contra el cambio climático es seguramente el reto más decisivo y fundamental de nuestro tiempo.

No podemos ignorar los síntomas y debemos actuar ahora para restaurar la salud del planeta antes de que sea demasiado tarde. Esto por supuesto requerirá una transformación sin precedentes de nuestras comunidades, ciencia, sociedades y estilos de vida. Todo se basa en el paso a una economía baja en carbono y circular”.

SOURCE: Prince Charles urges action against climate change ‘before it is too late’

La trabajo de base se ha establecido para lo que estos oligarcas petroleros llaman la era post-carbón. Ya no se trata del petróleo. Nunca lo fue. Se trata de control.

TERCERA PARTE: AGENDA: TECNOCRACIA

M. KING HUBBERT: “Ahora bien, este ciclo completo para el mundo, para darle un escala temporal en¿¿sobre eso, teniendo en cuenta que está empezando en 1857 y así es aquí donde estábamos hace 3 o 4 años, estas fueron reservas probadas en la era que se sumaría demasiado sobre aquí y el pico estimado se produciría alrededor de 1995 y vamos a la decadencia. Ese 80% medio otra vez se separa a partir de los últimos años 60 hasta un poco más allá de 2020, lo he computado aquí cerca de 56 años. Eso supone una evolución ordenada. Eso dice que un niño nacido en decir en los últimos 10 años probablemente verá el mundo consumir la mayor parte de su petróleo si vive una vida normal”.

SOURCE: Marion King Hubbert on global oil depletion (1976)

En la actualidad, Marion King Hubbert es mejor conocido como el investigador de Shell Oil que ganó notoriedad en la década de 1950 por predecir que los EE.UU. alcanzaría su producción máxima de petróleo en 1970, y que casi todos los suministros de petróleo del planeta se agotarían en 2020.

Esta teoría del “pico del petróleo”, que a veces se denomina “Pico de Hubbert“, era, como todo lo que generaba Big Oil, una mentira bien elaborada, diseñada para habituar el mercado a escasez artificial y así mantener altos los precios del petróleo. La “predicción” de Hubbert no se basó en datos empíricos de ningún campo petrolero, sino que se basó en las conjeturas erróneas de Hubbert sobre las reservas de petróleo restantes y empleó una herramienta heurística para modelar la producción.

Como el protegido de Hubbert y colega de Shell Oil, Kenneth Deffeyes, concedió años más tarde: “Los métodos numéricos que Hubbert usó para hacer su predicción no son claros. Hoy, 44 años después, mi opinión es que Hubbert, como todos los demás, llegó a su conclusión primero y luego buscó datos y métodos crudos para apoyar su conclusión”.

Poco antes de su muerte en 1989, el mismo Hubbert admitió que cuando le mostró su papel de Peak Oil al director gerente de Shell antes de presentarlo a sus colegas, el director le había dicho que no “se excediera” con sus estimaciones de reservas de petróleo, señalándole específicamente a L. G. Weeks, un geofísico rival que había estimado que las reservas eran mucho más altas, y por lo tanto la amenaza inminente de subestimación y la necesidad de altos precios del petróleo sería mucho más débil.

Pero aunque hoy se recuerda a Hubbert casi exclusivamente por su tesis de Peak Oil, de hecho se involucró en un proyecto mucho más largo y de por vida, ayudando a codificar e incorporar un movimiento que, al igual que la eugenesia, fue popular hace casi un siglo, cayó en desgracia en la sociedad educada, y sin embargo continúa hoy bajo otros nombres. Ese movimiento se llamaba “Tecnocracia”.

ARVID PETERSON: “Hola, soy Arvid Peterson y este es el primero de una presentación en dos partes sobre la tecnocracia, un sistema social alternativo. Estos programas no tienen la intención de entretenerte o divertirte, ni están destinados a asustar. Estamos haciendo un nuevo enfoque. No es político, financiero, filosófico, legal, religioso o moral. Es un enfoque tecnológico. La tecnocracia es la respuesta científica a los problemas sociales de EE.UU. y la tecnocracia es un nuevo diseño para la operación social que se basa en la ciencia. Es el vehículo por el cual podemos pasar a una nueva era para una mejor vida”.

SOURCE: Technocracy Full Presentation

La tecnocracia se consideraba un movimiento social, una filosofía, una solución científica a los problemas políticos y económicos y una nueva forma de ordenar al mundo. Pero en la base, es una idea para un nuevo orden económico internacional, uno para ser diseñado y manejado hasta el detalle más minucioso por un selecto pocos: los “tecnócratas”.

PATRICK WOOD: “La tecnocracia fue definida muy sucintamente en 1938 por su propia publicación The Technocrat’s Magazine. Lo llaman un sistema de sociedad de ingeniería científica. Se veían a si mismos como una fusión entre la ciencia dura y la ciencia social, que en realidad es un oxímoron. La ciencia social no es realmente una ciencia en mi opinión, pero creían eso. Así que creían que podían tomar su método científico que utilizan en las ciencias duras y aplicarlo a la sociedad. También creen que son los únicos que pueden dirigir la sociedad correctamente. Como resultado de la tecnología habiendo entrado y cambiando la estructura de la sociedad, odiaban a los políticos, odiaban el establecimiento, la organización de la sociedad como es porque no era eficiente, no se basa en la conservación si se quieren conservar los recursos. Así que se encargaron de definir el modelo económico que reemplazaría al capitalismo y la libre empresa y eso es exactamente lo que era, un reemplazo del sistema económico”.

Basándose en el llamado de Henri Saint-Simon por un sistema socialista científicamente organizado, el positivismo y el humanismo secular de Auguste Comte y los “Principios de Gestión Científica” propuestos por Frederick Taylor, el movimiento tecnocrático surgió del mismo ambiente de progresismo, positivismo y Darwinismo social que dio origen a la eugenesia. De la misma manera que los eugenesistas creían que la raza humana podía ser mejorada a través de una cría selectiva controlada y administrada por un pequeño grupo de científicos y sus partidarios multimillonarios, también los tecnócratas creían que podían mejorar las condiciones sociales y económicas de la humanidad controlando y administrando la sociedad. Y, felizmente para los oligarcas del petróleo, los tecnócratas mejorarían el mundo reemplazando dinero con certificados de energía.

Dirigido por el excéntrico economista y sociólogo “Thorstein Veblen”, el movimiento tecnocrático que se formó en torno a la “Nueva Escuela para la Investigación Social” de Veblen y la “Alianza Técnica” atrajo tanto a ingenieros como a investigadores serios como King Hubbert y Buckminster Fuller, y otros excéntricos como Howard Scott.

Scott, un “hombre misterioso” de antecedentes inciertos, se estableció en la ciudad de Nueva York al final de la Primera Guerra Mundial y llegó a ser visto como un “ingeniero bohemio”. En 1920 fue a trabajar para los Wobblies como director de investigación, y al año siguiente fundó la Technical Alliance, un grupo de ingenieros y científicos centrado en la Universidad de Columbia que, como precursor del movimiento tecnocrático, abogó por una sociedad dirigida por científicos e ingenieros.

En 1932, el carismático y bien hablado Scott logró unirse a Walter Rautenstrauch, profesor de Columbia y fundador del Departamento de Ingeniería Industrial de la universidad. Con un interés común en la tecnocracia, los dos se hicieron amigos y aliados. Fue a través de Rautenstrauch que Scott pudo acercarse al presidente de Columbia, Nicholas Murray Butler, para obtener permiso para usar las instalaciones de la universidad. Butler, siempre atento a la vanguardia del progresismo, se dejó influir por las ideas tecnocráticas, y pronto el “Comité de Tecnocracia” de Scott estaba operando desde el sótano de Hamilton Hall.

Cuando Butler dejó escapar la noticia de que la siguiente gran idea se cocinaba en el sótano de su universidad, la tecnocracia se convirtió en una sensación. Fue alabado en la prensa, Scott se convirtió en un orador muy buscado, e incluso había un baile llamado así por el movimiento.

Fue en Columbia que Scott se reunió con King Hubbert, y los dos, un par de investigadores serios y excéntricos revolucionarios, hicieron migas de inmediato. Su permanencia juntos en Columbia estaba a punto de llegar a un final abrupto, pero su asociación duraría por décadas, y ayudaría a dar a luz ideas que eventualmente transformarían el mundo.

PATRICK WOOD: “La tecnocracia realmente se dio a conocer cuando estaba en Columbia. Hablaremos en un minuto, no duraron mucho tiempo porque como resultó que uno de los promotores de la tecnocracia, Howard Scott, resultó ser un fraude. Él era el portavoz principal del movimiento y bombeó su currículum, como mucha gente lo hace hoy, por desgracia, lo bombeó y básicamente mintió sobre sus antecedentes y su pasado educativo y todos supusieron que tenía un título en algo de ingeniería avanzada o lo que sea y él sabía todas las palabras de moda, pero un reportero afilado hizo algunas investigaciones sobre él y dijo: “No puedo encontrar donde se graduó este tipo en ningún lugar”, y cuando Columbia se enteró de que el tipo era un fraude, ellos se dieron cuenta de que, bueno, el ego de Butler se involucró y dijeron ‘estas personas nos timaron’, y por lo tanto, los expulsó a todos. ¡Sólo ka-boom !, solo los soltaron de golpe, dijeron ‘¡Fuera de mi edificio!’ Y todos se fueron y se dispersaron. Los tecnócratas que quedaron en Columbia, que había varios de ellos que eran profesores en Columbia en ese momento, simplemente cerraron los labios, se callaron, volvieron a trabajar, se dieron cuenta de que querían mantener su trabajo, no volvere a mencionar Tecnocracia otra vez. No significaba que dejaron de creer, pero no hablaron de eso durante mucho tiempo en Columbia.

Desgraciado, desalojado de Columbia, y con el “Comité de Tecnocracia” disuelto casi tan rápidamente como se había reunido, Scott se encontró en una depresión. Sin dinero y con una vieja deuda que le había alcanzado, sólo tenía una persona en la que podía confiar: el rey Hubbert.

Hubbert dejó vivir a Scott en su apartamento de Greenwich Village y pagó de su propio bolsillo para archivar los artículos de incorporación de Technocracy, Inc., una nueva organización de miembros que seguiría los principios de la tecnocracia. El primer paso, por supuesto, fue definir precisamente cuáles eran esos principios.

Hubbert llegó a trabajar escribiendo el Curso de Estudio de la Tecnocracia, la Biblia del movimiento de la Tecnocracia. En él, Hubbert expuso la visión de “una abundancia de riqueza física a escala continental para el uso de todos los ciudadanos continentales”, que, advirtió, “sólo puede lograrse mediante un control tecnológico continental, un gobierno de función, Tecnado”.

El sistema tecnocrático debía estructurarse en torno a un nuevo paradigma monetario, basado no en dólares y centavos sino en “Certificados de Energía” que representan el gasto energético neto de la nación. Estos certificados estarían denominados en Joules y emitidos sobre la base de un presupuesto neto de energía que los científicos gobernantes del estado tecnocrático consideraran apropiado. Los ciudadanos recibirían una parte igual de los certificados de la nación y harían sus compras con ellos, y la información sobre estas compras sería devuelta al organismo central de planificación para su análisis. Con este método, los tecnócratas podían, en palabras de un proponente, “crear una carga termodinámicamente equilibrada de producción y consumo, eliminando así el desempleo, la deuda y la injusticia social”.

En el Curso de Estudios de Tecnocracia, Hubbert, como un buen tecnócrata, estableció las condiciones exactas que se necesitarían para cumplir con esta visión. Según él, la tecnocracia requeriría:

  • Todo el consumo de energía y todo el gasto del consumidor en toda la nación para ser calculado y registrado de forma continua e instantánea.
  • Un inventario 24/7 de toda la producción y consumo.
  • Un registro completo de todos los productos disponibles para la venta, dónde fueron producidos, cuánta energía se gastó en su producción y dónde y cuándo se vendieron.
  • Y, por último, un “registro específico del consumo de cada individuo, más un registro y descripción del individuo”.

La visión de Hubbert no era sólo la de una sociedad totalitaria en la que cada detalle de cada interacción fuera registrado y reportado a una autoridad central, pero para los años 30 el concepto de registros continuos e instantáneos de todos los bienes de la economía no era sólo audaz , sino demasiado loco.

Sin embargo, sufriendo durante la Gran Depresión, el pueblo estadounidense estaba dispuesto a escuchar cualquier idea que reemplazara al sistema actual que tan obviamente les había fallado, por extravagante que fuera. Technocracy, Inc. atrajo a un partidario, hinchándose en decenas de miles más tarde en la década. Pero las maneras excéntricas de Scott, obligando a los miembros a saludarlo en público y la entrega de direcciones radiofónicas divagatorias, finalmente llevaron a la larga y lenta declinación en relevancia del movimiento.

Hubbert nunca repudió el concepto de tecnocracia, pero cuando se unió a Shell como investigador renunció a su puesto en el consejo de Technocracy, Inc. y evitó mencionar directamente a la organización.

Los tecnócratas habían esbozado los contornos de una sociedad completamente ordenada y controlada, en la que la energía es la medida fundamental del valor y todo consumo y producción es meticulosamente analizado por una autoridad central. Technocracy, Inc. todavía existe hasta nuestros días, pero el lenguaje y el pensamiento de los tecnócratas, como la eugenesia, han sufrido una metamorfosis. Y, también como la eugenesia, el nombre puede haberse desvanecido en la oscuridad, pero la idea sigue viva en manos de los oligarcas del petróleo.

BILL TURNBULL: “¿Vivirías en un estilo de vida más verde si pudieras ganar dinero?”

KATE SILVERTON: “Eso puede ser posible si se implementa una propuesta gubernamental para los permisos personales de emisiones de carbono. Bajo este esquema, a todos en el Reino Unido se les asignaría una asignación anual de carbono”.

TURNBULL: “Almacenado electrónicamente, como una tarjeta de fidelización de supermercados, los puntos se deducirán cada vez que compramos o utilizamos energía no renovable. Por ejemplo, usar electricidad para alimentar aparatos en el hogar.

SILVERTON: “O viajar a algún lugar en avión.”

TURNBULL: “O incluso comprar gasolina para su coche en la

SILVERTON: “Entonces, los puntos restantes podrían ser vendidos de nuevo a un banco central, ¿sigues con nosotros, y las personas que necesitan más, como los automovilistas, que utilizarían sus asignaciones podrían pagar una recarga”.

SOURCE: BBC Breakfast: Carbon Ration Card proposal, 20/07/2006

Racionamiento del carbono. Comercio de carbono. Impuestos sobre el carbono. ‘cap and trade‘. Así como los tecnócratas de antaño imaginaron un nuevo orden económico basado en la energía y gobernado por los dictados de los científicos e ingenieros, también esta moderna forma de tecnocracia prevé un orden económico en el que la energía es presupuestada y comercializada por paneles intergubernamentales de científicos y la casta política que crece alrededor de estas instituciones.

JAY ROCKEFELLER: “La Agencia de Protección Ambiental no es una agencia frívola. Se ha creado para regular las emisiones de dióxido de carbono, y he estado diciendo a la Asociación del carbón de Virginia Occidental, que en su mayor parte no cree en la ciencia del clima -no creen que haya un problema climático- y he estado diciéndoles durante varios años que eso está mal. A mi juicio la ciencia es verdadera, la ciencia es inequívocamente verdadera y que hay un precio para el carbono en su futuro. He dicho esto hace un par de meses, hay un precio para el carbono en su futuro”.

SOURCE: Sen. Rockefeller Defends EPA, Climate Science

AL GORE: “Pero creo que el enfoque de los límites máximos y comerciales es el primer paso esencial, en parte porque es la única base sobre la cual podemos concebir un acuerdo verdaderamente global, porque es muy difícil imaginar un impuesto mundial armonizado”.

SOURCE: Cap and Trade is a tax Dingell, Gore

CHRISTINA FIGUERES: “Un impuesto sobre el carbono o cualquier otra forma de fijar un precio del carbono es, desde un punto de vista económico, la forma más eficaz y eficiente de hacerlo bien. Usted puede regular y puede hacer todo tipo de cosas, pero nada es tan fuerte, una señal de mercado para el sector privado como un precio del carbono. Ya sea que se trate de un impuesto sobre el carbono o si se trata de un límite y comercio, que es lo que hacen las Californias, o cualquiera de las otras medidas que en última instancia le dan un precio del carbono. Esa es la señal más simple, más limpia y más poderosa, así que si eso es posible, estoy con ustedes.

SOURCE: Christiana Figueres: Meeting Our Climate Challenge – A United Nations Perspective

Estas medidas se venden al público como una manera de penalizar a los grandes intereses petroleros que han pasado el último siglo monopolizando los recursos clave del mundo y saqueando la tierra en busca de ganancias. Lo que no entienden, porque se ha ocultado deliberadamente, es que son estos mismos intereses los que han sido fundamentales en la creación de estos esquemas en primer lugar.

REPS. STEVE SCALISE: “Tengo entendido que en 1997, cuando usted era vicepresidente, el presidente ejecutivo de Enron, Ken Lay, participó en las conversaciones con usted en la Casa Blanca sobre cómo desarrollar este tipo de política, este plan de comercio. ¿Es cierto, es inexacto? Se ha informado.

AL GORE: “No lo sé, pero me reuní con Ken Lay como mucha gente antes de que alguien supiera que era un delincuente”.

REPS. STEVE SCALISE: “De manera clara y precisa usted puede ver por qué muchos de nosotros estamos preocupados por este tipo de impuestos sobre los límites y comercio de la energía que estaría literalmente cambiando la economía energética de estos países”.

AL GORE: “No lo conocía lo suficiente como para llamarlo ‘Kenny-boy'”.

REPS. STEVE SCALISE: “Pero usted lo conocía lo suficientemente bien como para diseñar este plan de comercio.”

SOURCE: Al Gore’s Lies Exposed By Congress

A comienzos de los años noventa, Enron -la deshonrada empresa de comercio de energía con sede en Texas que resultó ser un completo fraude- encabezó el programa de 20,000 millones de dólares de la EPA para el comercio de dióxido de azufre, convirtiéndose rápidamente en el mayor comerciante del mercado. A continuación, la compañía, encabezada por Ken Lay, comenzó a presionar a la administración Clinton y particularmente al vicepresidente Al Gore, para crear un mercado similar para el dióxido de carbono. Enron contrató a Christopher Horner, antiguo miembro del Comité de Medio Ambiente del Senador Joe Lieberman, para hacer un aporte a un tratado internacional que restringiera las emisiones y permitiera comercio de derechos de emisión.

Goldman Sachs, el infame banco de inversión de Wall Street conocido hoy por la puerta giratoria entre la firma y el Tesoro de Estados Unidos, ayudó a establecer el Chicago Climate Exchange como la primera plataforma norteamericana de comercio de emisiones. En 2004, Al Gore, que ha pasado las últimas dos décadas presionando por la creación de un mercado de comercio de carbono, fundó Geration Investment Management, una sociedad de gestión de inversiones que vende compensaciones de carbono, con David Blood, CEO de Goldman Sachs Asset Management quien renunció a su posición con Goldman para entrar en negocios con Gore.. Al final de la década, Gore ya estaba siendo aclamado como candidato para convertirse en el primer millonario del carbono del mundo.

Gore mismo es un oligarca petrolero. Su padre, Al Gore, Sr. era un amigo cercano de Armand Hammer, el magnate del petróleo detrás de Occidental Petroleum. Después de perder una carrera en el Senado en 1970, el padre de Gore fue a trabajar para Hammer en Occidental por $ 500,000 al año. A lo largo de su carrera, Gore, Sr. acumuló cientos de miles de dólares de acciones de Occidental, que cayeron en manos del albacea de su patrimonio en el momento de su muerte: nada menos que su hijo, Al Gore. La conexión Occidental no termina allí. Descubriendo el mineral de zinc en su propiedad de Tennessee, Hammer compró la tierra de Gore y se las vendió de nuevo a ellos con una demanda sobre los derechos mineros, con un pago anual de $ 20,000 que también fue a Gore después de la muerte de su padre. En 2013 Gore ganó 100 millones de dólares del gobierno de Qatar en la venta de su empresa “Current TV”, y luego se sorprendió cuando los periodistas estaban más interesados en discutir su dinero petrolero que su nuevo libro sobre la causa del calentamiento global.

Pero la historia de Gore es sólo un ejemplo de un fenómeno más grande. En 2006 se formó la Asociación de Acción Climática de los Estados Unidos para crear “Un Llamado a la Acción” para reducir las emisiones de carbono. Redactó el Plan de Acción Legislativa que se convirtió en la base de la Ley de Energía Limpia y Seguridad de Estados Unidos que busca crear un régimen de comercio de emisiones basado en el Esquema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea. ¿Y los miembros de la Asociación de Acción Climática de los Estados Unidos? Un quién es quién de los oligarcas petroleros, incluyendo BP, ConocoPhillips, y General Motors.

Los impuestos sobre el carbono y el comercio de carbono han demostrado ser difíciles de vender para un público cada vez más cauteloso, pero con el Acuerdo de París de 2015 el mundo vio el mayor paso hacia este futuro tecnocrático del control de la energía y el racionamiento del carbono. No es de extrañar, pues, que la cumbre propiamente dicha estuviera patrocinada por el gran petróleo.

ERIK SCHATZKER: “¿Cuál es su posición y qué mensaje enviaría al Presidente?”

BOB DUDLEY: “Bueno, hemos sido claros en nuestro apoyo al acuerdo climático en París. Somos parte de la Iniciativa de Gas y Petróleo, que son 10 de las grandes empresas del mundo, que trabajan en proyectos y tecnologías que se necesitan. Creo que todos queremos saber cómo funcionará la fórmula, pero creo que el concepto de París debe mantenerse en la mente de todos en lo que respecta a la transición del mundo a formas de energía más bajas en carbono, no lo dudo sucederá”.

SOURCE: BP CEO Dudley on Oil Market and Paris Climate Accord

GERARD MESTRALLET: “Sí, creo que lo que sucedió en París es muy, muy importante y el Sr. Ban Ki-moon en lo que habló ayer, es importante no sólo para el planeta, no sólo para nosotros los ciudadanos, no sólo para nuestros hijos, es importante para el negocio”.

SOURCE: ECO:nomics: Businesses’ Role in Paris Agreement

Pero usar la energía como la nueva “métrica de valor” para la economía post-carbono es sólo un elemento de la visión neo-tecnocrática.

Cuando Hubbert escribió su Curso de Estudios de Tecnocracia, dejó en claro que la tecnocracia no podía materializarse sin una vigilancia 24/7 de todo el uso de la energía y un flujo continuo de datos sobre todos los bienes producidos y consumidos por la sociedad. Pero mientras que en la década de 1930 un sistema semejante debía de parecer un delirante vuelo de fantasía, hoy ya está siendo implementado.

NARRADOR: “A estas alturas puede que hayas oído el término ‘Internet de las cosas’, suena interesante, pero ¿qué significa en realidad Internet de las cosas? I.O.T es una evolución de las aplicaciones móviles, domésticas y embebidas que están siendo conectadas a Internet integrando mayores capacidades de cómputo y utilizando análisis de datos para extraer información significativa. Millones de dispositivos estarán conectados a Internet y pronto, cientos de miles de millones de dispositivos. A medida que los dispositivos relacionados se conectan entre sí pueden convertirse en un sistema inteligente de sistemas y cuando estos dispositivos inteligentes y sistemas de sistemas comparten datos sobre la nube y los analizan, pueden transformar nuestros negocios, nuestras vidas y nuestro mundo de innumerables maneras”.

SOURCE: Internet of Things explained simply

REPORTERO: “Esta tienda departamental en Bundang ha introducido una nueva forma de comprar. Con su sistema “Smart Shopper”, los clientes recogen un pequeño escáner y etiquetan el artículo que desean comprar. Elimina la molestia de tener que llevar objetos pesados en una cesta de la compra, por no hablar de la molestia de tener que llegar a casa. Después de que usted pague los artículos en un quiosco automatizado las mercancías se entregan directo en su hogar.”

COMPRADOR: “Antes tenía que esperar en largas colas en la salida pero ahora puedo usar el sistema de “comprador inteligente” para pagar. Es muy conveniente.

REPORTERO: “Además de su conveniencia para los compradores, el sistema también ayuda a las tiendas a recopilar datos sobre los hábitos de compra de sus clientes”.

SOURCE: New smart technologies changing our everyday activities

ALICE BRAVO: “¿Por qué crear una ciudad inteligente? Bueno, las ciudades inteligentes son más sensibles a los ciudadanos y ayudan a reducir el impacto ambiental “.

MICHAEL LIU: “Son más rentables y más seguras”.

CARLOS GIMENEZ: “Las ciudades inteligentes hacen a la gente más feliz y conectada con su comunidad”.

SOURCE: AT&T Smart Cities

NARRADOR: “Hoy en día más que nunca, más gente vive en ciudades y por buenas razones. Son centros de comercio, innovación, cultura y oportunidades. Como tales, son entidades complejas que comprenden muchos sistemas interconectados diferentes. A medida que más personas acuden a las ciudades y ejercen presión sobre estos sistemas, un cambio importante está ayudando a las ciudades a lidiar con este desafío, un aumento en los datos. Las ciudades se están instrumentalizando cada vez más. Censores que permiten la captura de todo tipo de datos están siendo integrados a través de los sistemas de la ciudad, proporcionando información crítica sobre la actividad y las operaciones de la ciudad. Los censores en un puente transmiten datos sobre su estado físico. Una cámara en una autopista relaja el flujo de tráfico y los medidores digitales registran el uso de agua y energía en tiempo real. Los canales móviles y sociales permiten a los gobiernos locales y a los ciudadanos comunicarse con otros, creando otra fuente de datos útiles. Las analíticas avanzadas ahora pueden identificar fácilmente tendencias y patrones dentro de estas enormes cantidades de datos. La información puede ser integrada, reunida y compartida a través de paneles, visualizaciones y alertas para facilitar la comprensión y la colaboración entre sistemas, agencias y grupos”.

SOURCE: How It Works: Smarter Cities

NARRADOR: “El smart-home se comunica con la red y permite a los consumidores administrar su consumo de electricidad. Al medir el consumo de electricidad de los hogares con más frecuencia a través de un medidor inteligente, las empresas de servicios públicos pueden proporcionar a sus clientes mucha más información para administrar sus facturas de electricidad. Dentro de la casa inteligente, una red de área doméstica o HAN, conecta los aparatos inteligentes, termostatos y otros dispositivos eléctricos a un sistema de gestión de la energía.

SOURCE: What Is the Smart Grid?

JOSH DEL SOL: “Con los contadores inteligentes podrán contar exactamente lo que está pasando en su casa hasta el micro-segundos basados en la comunicación 24/7 con todos sus aparatos. Lo que también en el futuro, si esto pasa completamente y si no hay una reacción pública, todos sus aparatos tendrán que tener un transmisor inalámbrico en ellos y tendrán que ser certificados en virtud de algunos “programa inteligente”.

Por lo tanto, esto significa no sólo que, al dejar de lado por un momento el problema de salud, esto significa que no sólo su medidor inteligente emite en promedio de 13,000 impulsos de microondas por día, sino que cada uno de sus electrodomésticos va a hacer lo mismo porque será necesario que se comunique con el medidor inteligente. Así que eso es una preocupación seria y vamos a entrar en eso un poco más tarde, pero en lo que respecta a la cuestión de la privacidad, sólo al ver un poco, el actual Director de la CIA, David Petraeus, fue citado diciendo “utilizaremos electrodomésticos para espiarte“, y es mucho más que ponerlo ahí fuera, es como que, está llegando a un punto ahora James y estoy seguro de que estás viendo esto, es como si estuvieran cada vez más y más en su cara y es algo así como esta fuerza colectiva de los controladores y ellos están diciendo “esto es lo que vamos a hacer y qué vas a hacer al respecto?”. Así que casi nos desafían como un matón escolar intimidándonos, ¿qué vas a hacer al respecto? “

SOURCE: Corbett Report Radio 230 – Take Back Your Power with Josh Del Sol

Una vez más, se nos pide que creamos que los intereses corporativos que están lanzando estas tecnologías de manera coordinada lo están haciendo para el beneficio del público. Que esta tecnología es para ayudar a salvar la tierra. Y una vez más, estamos siendo engañados.

La agenda tecnocrática no se trata de salvar la tierra. No se trata de ayudar al público. Ni siquiera se trata de ganar dinero. Se trata de un control total sobre todos los aspectos de nuestra vida cotidiana.

PATRICK WOOD: “Hay dos niveles… La forma en que veo la tecnocracia, hay dos niveles que operan al mismo tiempo. Ahí está el lado operativo que tiene que ver con cosas como la red inteligente. Eso tiene que ver con cosas como varias innovaciones tecnocráticas, vigilancia y otras grandes cuestiones candentes para la tecnocracia, estas son cuestiones operacionales. Desde un punto de vista estratégico, que es donde la gente del tipo Rockefeller opera, es una visión diferente de hacia dónde se dirige. En un nivel operativo se dirige hacia una dictadura científica y no tienes que ser un visionario para calcular eso realmente, ya no, está ahí.

Pero sobre una base estratégica lo que está sucediendo es que hay una recarga de recursos masiva en todo el planeta. Y cuando digo toma de recursos tienes que ponerte en los zapatos de los Rockefeller, los zapatos de los banqueros y los zapatos d los Rothschild o quien sea y decir “¿Qué haremos cuando el dinero se agote? ¿Qué haces? “¿Cuando se chupa todo el valor que puede salir de los sistemas monetarios que se han creado que queda?

Bueno, tú y yo no pensamos en ese tipo de cosas porque no tenemos mucho dinero, pero estas personas en la cima, especialmente los banqueros, estoy seguro de que se quedan la noche pensando ‘¿Qué hay detrás del dinero? ¿Qué viene después del dinero? “La familia Rockefeller siempre ha sido siempre una familia de recursos intensivos. Eso es lo que el petróleo era todo en primer lugar. Era un recurso y entendían que la energía sería el factor más importante en el mundo sobre cualquier otro tipo de recurso. Ellos entendieron eso, por eso querían crear un monopolio sobre la energía.

Bueno, hoy como el dinero ha sido succionado en seco, lo único que queda por hacer es agarrar los recursos por sí mismos y eso es lo de lo que el desarrollo sostenible se trata. Se está llevando los recursos del mundo lejos de ti y de mí, lejos de las empresas privadas que no son parte de la camarilla, si se quiere, y poniéndolos en una confianza global común que será administrada por ellos para su beneficio. Esto no es otra cosa que el neo-feudalismo, donde los recursos son propiedad de unos pocos y todos los demás pueden operar con esos recursos a su antojo y discreción”.

Los tecnócratas y funcionarios de esta agenda, como Hubbert y sus colegas en Technocracy, Inc., fueron pioneros de esta idea porque creían que ellos, los tecnócratas e ingenieros, serían capaces de resolver los problemas del mundo. Pero los oligarcas petroleros y los banqueros que financiaron sus ideas en existencia lo hicieron porque les ayudaría a convertirse en los gobernantes de un sistema tan perfectamente elaborado que ningún recurso, ninguna mercancía, ninguna persona estaría fuera de su control.

Y ahora, en el siglo XXI, esa visión tecnocrática está surgiendo. Y está siendo ayudado por un público que cree que el futuro post-carbono representa el fin de la oligarquía. No podrían estar más equivocados.

CONCLUSIÓN

Petróleo. Nunca se trató del petróleo. Se trataba de control. Control de la energía y producción y consumo. Control sobre los recursos del mundo. Control sobre la población. Control sobre la humanidad misma.

JOE PLUMMER: “Todo lo que la élite propuso no es más que un pretexto para lo que han estado buscando desde el principio. Por lo tanto, como cubro en Tragedy y Hope 101, discuto este concepto de la élite que busca gobernar todas las porciones habitables del mundo y no quieren protegerlas, quieren que no puedan quitárselas. Así que ellos vienen con pretextos que pueden vender tanto al público, pero también a la clase administrativa que justifica lo que están tratando de hacer, también lo necesitan. Así que, ya sea su histeria del calentamiento global o su tecnocracia o su Agenda 2030 o su eugenesia, hay un hilo común que atraviesa todo esto y ese hilo común es el deseo de consolidar y ejercer el poder coercitivo. En el caso de la eugenesia es el deseo de consolidar y ejercer el poder supremo que es el poder sobre quién va a vivir o morir en última instancia, a quien se le permitirá existir en el acervo genético desde aquí adelante”.

La imagen es sombría y se ha vuelto mucho más triste por el hecho de que tantos han sido engañados por creer que la agenda final de los oligarcas del petróleo, una agenda de control tecnocrático, la microgestión de nuestra vida cotidiana y, en última instancia, la eliminación de la “carne de cañón” del aservo genético, es en realidad de su máximo interés.

Los oligarcas del petróleo, protegidos detrás de su pantalla de humo de “desarrollo sostenible” y economía “post-carbono”, están más cerca que nunca de lograr su verdadero objetivo de control total.

Pero si la gente perece por falta de conocimiento de esta agenda, entonces la comprensión es el primer paso hacia la solución.

PATRICK WOOD: “Es difícil luchar contra un enemigo que no se reconoce o no se puede ver. Ese es el mayor problema en el mundo de hoy, en mi opinión, es que la gente no tiene visibilidad alguna de este tema. Han cubierto sus huellas tan bien que nadie las puede ver. ¿Cómo puedes luchar contra un enemigo que no conoces? Creo que el famoso general chino Sun Tzu trajo eso hasta cientos de años atrás. No puedes luchar contra un enemigo que no conoces. Primero tenemos que reconocer quién es el enemigo”.

RICHARD A. GROVE: “Bien, el Gran Petróleo conquistó el mundo porque la monopolización de todos los recursos del planeta es la meta y para llegar a ese objetivo hay que monopolizar los aspectos energéticos de las personas alrededor del planeta, pero también hay que controlar la comida. La energía real para los seres humanos cuya energía quieres controlar. Si controlas esos dos aspectos, la Revolución Verde y la Revolución Genética, entonces podrás controlar todo el planeta, todos los recursos que contiene y básicamente extinguir la libertad por el resto de la historia.

Así, ¿Cómo la élite petrolera conquistó el mundo? ya estaba hecho en una película. ¿Por qué el gran petróleo conquistado el mundo? tiene que ver con las complejidades de controlar a las poblaciones, no por dinero, porque estas son las personas que imprimen dinero de la nada y nos cobran por ello, así que realmente es un estudio del poder. Entonces, ¿por qué querían hacer esto con el resto de nosotros? Porque podían y porque éramos tolerantes hasta ahora y no hemos resistido lo suficiente como para dejarlo de lado. Así es donde nos encontramos hoy. Estar informado sobre la historia para que podamos realmente trazar nuestro curso en el futuro para trazar un mapa o trazar un curso y conseguir realmente un lugar que se asemeje a la libertad cognitiva y la libertad física y la justicia para todos”.

La élite petrolera. La mafia farmaceutica. La revolución verde. Ingeniería genética. Eugenesia. El movimiento ambientalista. Tecnocracia. Ni una persona en mil puede detallar el desarrollo histórico de estas ideas, o la gente y la agenda que las conecta. Pero si has visto este documental, ahora eres esa persona en mil. La pregunta es, ¿qué vas a hacer con esta información?

A medida que la búsqueda de los oligarcas petroleros por el control total llega a la vista, es difícil recordar que todo comenzó hace un siglo y medio con “Devil Bill” Rockefeller, un vendedor de aceite de serpiente siempre en la huida del último grupo que estafó. En cierto modo, nada ha cambiado sino el alcance de la estafa y el número de personas que han caído en la rutina. Pero ahora que conoces el aceite de serpiente con el que se está alimentando al público, la única pregunta que importa es: ¿Vas a beberlo?

¿Qué quiere realmente Bilderberg en 2017?

Bitcoin sobrepasa al Oro: que significa eso y que no

nif_bitcoingold

Por primera vez el precio de un Bitcoin igualó el de una onza de oro.

Regresa tu mente a febrero de 2013. Fue un mes caótico para los comerciantes de metales.

De hecho, la silenciosa fiebre del oro seguía acelerándose y los que estaban al tanto seguían atentos a los mercados de metales preciosos.

Pero había otra historia que estaba teniendo lugar en ese mismo momento. Una historia que, en retrospectiva, puede llegar a ser más importante que cualquiera de los que acabamos de mencionar. El Bitcoin alcanzó la paridad con la plata.

Específicamente, el precio de un bitcoin igualó el de una onza de plata por primera vez el 19 de febrero de 2013.

Y justo esta semana, el precio de un bitcoin igualó (y rápidamente superó) el de una onza de oro por primera vez. (Bueno, de acuerdo, la segunda vez, pero en retrospectiva la valoración de Mt. Gox no contaba, ¿verdad?)

Entonces, ¿qué significa este hito?

Para empezar una respuesta a esa pregunta, podría ser útil mirar una pregunta aún más simple: ¿Cómo se determina el precio al contado del oro y del bitcoin, de todos modos? De hecho, éstas son dos preguntas separadas con dos respuestas muy diferentes, y eso en sí mismo es muy revelador.

Aunque notablemente pocos lo saben, hasta 2015 el precio al contado del oro que fijó el punto de referencia para los comerciantes alrededor del mundo no era un número alcanzado a través de un cierto algoritmo automático que hace un promedio de las ofertas y demandas en un intercambio en alguna parte. No, fue fijado en un ritual extraño llevado a cabo por una compañía literalmente conocida como “The London Gold Market Fixing Ltd.” El Gold Fix, como se llamaba, era una reunión dos veces diarias que tuvo lugar entre los miembros participantes de la London Bullion Market Association, incluyendo (por supuesto) Nathan Mayer Rothschild & Sons. Cuando el fix se formó en 1919, y hasta que Rothschild se retiró en 2004, la reunión tuvo lugar en una sala de paneles de madera en la oficina de Rothschild en St. Swithin’s Lane en el distrito financiero de Londres. Después de ese punto se convirtió en una teleconferencia, todavía se celebra a las 10:30 AM y 3:00 PM hora de Londres cada día.

La reunión misma siguió un ritual extraño y arcano:

“La fijación del oro comienza generalmente con el presidente declarando un precio del oro que esté muy cerca del precio en curso del oro en el mercado. Entonces, los participantes decidirán erigir la bandera o no basados en la oferta y demanda de sus clientes. Hasta que se ponga la bandera de todos los miembros, el precio del oro es fijo. De lo contrario, el presidente debe cambiar el precio propuesto.”

fixing

¿Qué… no confías en ellos?

Pero (¡Dios mío, ¿no lo sabías ?!) se descubrió que era una estafa enorme cuando, casi un siglo después de que empezara, los chicos prodigio en el mundo financiero finalmente se dieron cuenta de que los comerciantes en la reunión podían usar su avanzado conocimiento del nuevo precio del oro aún no anunciado para su ventaja. Los falsos medios de comunicación financieros por fin despertaron y tomaron nota después de que la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido lanzara una investigación oficial sobre la estafa y todo se desenrolló poco después. (La pieza de ZeroHedge sobre quién, exactamente, estaba participando en el arreglo, era algo particularmente interesante para que emergiera el escándalo.)

Ahora el Gold Fix ha sido reemplazado por el LBMA Gold Price operado por el no tan oscuro ICE Benchmark Administration y todo es felicidad en el mundo de fijación de precios de oro. Ahora, en lugar de una conferencia a puerta cerrada de unos poderosos intereses bancarios, el proceso es “administrado de manera independiente, negociable, electrónico y físicamente asentado, realizado en dólares, con ofertas y ofertas agregadas y anónimas, así como publicado en pantalla y en tiempo real.”

En efecto.

El precio del bitcoin, por otra parte, es a la vez una cifra más transparente y menos tangible.

Como todo lo demás con bitcoin, no hay ningún órgano central coordinador o autoridad, lo que significa que no hay un solo precio de bitcoin. Hay muchos intercambios diferentes donde la gente está comprando y vendiendo bitcoin, y cada intercambio tiene su propio precio basado en las ofertas y demandas que tengan lugar en su propio mercado interno en un momento dado.

Organizaciones como Coindesk se han encargado de crear el Índice de precios de Bitcoin (XBP), que calcula el punto medio del diferencial de oferta / demanda en varios mercados líderes. Pero si bien esto es automático, electrónico, transparente e instantáneo, no es de ninguna manera definitivo. Como explica la XBP FAQ, su uso de un promedio medio en lugar de un promedio ponderado por volumen es una decisión esencialmente arbitraria, tomada porque “el mercado bitcoin carece actualmente de suficiente profundidad y liquidez regional”. ¿Y qué intercambios se elige incluir en dicho índice? Una vez más, aunque pocos afirman que los intercambios incluidos en la XBP son los intercambios “principales” en sentido volumétrico, exactamente donde se encuentra ese corte y qué criterio puede tomar para decidir qué intercambios incluir o rechazar de la media es, de nuevo, arbitrario.

Esto puede parecer trivial, pero revela una verdad importante, que a menudo se olvida cuando los comerciantes están buscando el precio al contado de cualquier producto, ya sea bitcoin o el oro o el petróleo o cualquier otra cosa. No hay un precio inherente para ninguno de estos bienes. Sólo hay lo que alguien está dispuesto a pagar por ello.

Lo que nos lleva de nuevo a la pregunta: ¿Qué significa el reciente precio cruzado bitcoin / oro en realidad?

En su nivel más simple significa que en este momento los comerciantes están dispuestos a pagar más de un tipo de moneda (USD) por un bitcoin que por una onza de oro.

Pero eso no nos dice mucho, ¿verdad?

Por lo tanto, más al punto: ¿Por qué la gente está dispuesta a pagar más billetes de la Reserva Federal por un bitcoin que por una onza de oro? ¿Qué ha cambiado recientemente para hacer que este crossover en la tabla de precios ocurra?

bitcoinday

El movimiento ha estado en gran medida en el lado bitcoin. Bitcoin estaba atascado en el rango de precios de $ 400 para la primera mitad de 2016 antes de romper repentinamente en junio. Con los grandes cambios intra-día característicos y los movimientos rápidos, el precio ha estado subiendo desde entonces, con sólo dos grandes pullbacks. Mientras escribo esto, bitcoin está buscando desafiar  la marca de $ 1300 por primera vez.

¿Qué es lo que explica este aumento? Dos factores principales se han señalado ad nauseam en la prensa:

  • El continuo interés de China, donde el Bitcoin ha, hasta hace poco tiempo, proporcionado una manera conveniente para que los inversionistas chinos superaran los estrictos controles de capital.
  • Un aumento en el interés de los países afectados por la incertidumbre monetaria, como la inflación de Venezuela y la post-demonetización de la India.

Pero cualquiera que pretenda ser capaz de decirte exactamente que es lo que explica estos movimientos salvajes o está mentiéndote o se mienten a sí mismos. En 2014 se tomó una encuesta de 50 “expertos” del bitcoin preguntándoles cual pensaban que sería el precio del bitcoin para el final del año. Los resultados no sólo fueron uniformemente erróneos, sino ridículamente erróneos.

Parte del problema es que bitcoin sigue siendo una moneda pequeña por cualquier medida. Como señala el Financial Times:

“Para el contexto, la Agencia Central de Inteligencia colocó las existencias de billetes, monedas y diversas formas de cuenta bancaria del planeta en $ 82 billones a finales de 2014. En las cifras de la CIA, el valor de los bitcoins en existencia es similar al total de dinero amplio para los soms Uzbekistani. Con disculpas a Tashkent, el valor de soms y de bitcoins, y el número de personas para las que son relevantes piezas de información en el mundo de las finanzas modernas, ambos son cero.

Al igual que una pequeña hoja puede ser soplada por una ligera brisa, también una moneda pequeña puede sufrir oscilaciones de precios salvajes por disturbios relativamente menores. El Bitcoin es ciertamente presa de eso. Y, más ominosamente, un mercado más pequeño es más fácilmente dominado por unos pocos grandes jugadores, y sin duda hay grandes poseedores de bitcoin capaces de hacer grandes transacciones que pueden tener un gran impacto en el mercado.

Por estas razones, apostar en que el  bitcoin continuará su notable ascenso de una manera ininterrumpida sería tonto por decir lo menos. La lección más grande del rompimiento previo de la barrera de los $1,000 en 2013 es que, una vez que la histeria se calmó y el precio cayó, el mercado regresó a la marca de casi $ 200 en la que había estado justo antes de que el precio despegara. A partir de ahí, comenzó una subida más o menos constante hacia $400 antes de la última locura establecida. Si estuviéramos usando la era anterior de mania bitcoin como guía, los inversores estarían buscando un retorno a la marca de $400 después de caer al fondo.

Pero hay algunas advertencias muy grandes de que las cosas pueden nunca volver a la normalidad para el Bitcoin. No sólo existe The Coming Bitcoin Clampdown que ya se discutió, sino que hay una pregunta aún más fundamental sobre el futuro de la criptografía: el tamaño del bloque. Les voy a ahorrar todos los detalles técnicos, aunque para los que están de verdad buscando ahondar en la verdadera cuestión de la utilidad del bitcoin y su futuro potencial están invitados a explorar el tema en profundidad. Lamentablemente, eso puede tomar mucho tiempo porque el tema se está volviendo más complejo día a día.

Baste decir: por razones técnicas, la red bitcoin en la actualidad sólo puede manejar alrededor de 7 transacciones por segundo. Visa, por comparación, maneja rutinariamente miles de transacciones por segundo y, en un pellizco, puede acomodar hasta 56,000 por segundo. Si el verdadero propósito de bitcoin es ser un sistema de pago electrónico, está a punto de fallar espectacularmente en esa misión. De hecho, ya lo está haciendo; las transacciones que solían ser casi instantáneas y casi sin costo se están volviendo más lentas (tomando horas o incluso días para ser confirmadas) y más caras.

Para el oro, la mercancía conocida con un historial de miles de años, este tipo de consideraciones no se aplican. Como hemos comentado antes, el oro tiene ciertamente sus propios problemas, específicamente en la manipulación del precio establecido. Pero precisamente por eso, ver el colapso del precio a cero o dispararse a las decenas de miles de dólares en un abrir y cerrar de ojos parece muy poco probable.

Así que una vez más, vuelve la filosofía básica detrás de la cuestión del “valor”. ¿Está usted interesado en el valor del oro y del bitcoin según lo medido en notas de la Reserva Federal de los EEUU?

Pero ¿qué pasa si el “valor” del oro o bitcoin no se mide en el fiat gubernamental, sino en su propio potencial como instrumentos monetarios? Después de todo, el dólar estadounidense no durará más que el gobierno estadounidense (en su forma actual, en cualquier caso), pero el oro y bitcoin podrían hacerlo. Y si estos instrumentos no son inversiones sino coberturas, eso cambia el significado de su “valor”, ¿no?

Por James Corbett

Jacob Rothschild habla sobre la Declaración Balfour

El actual y cuarto Lord Rothschild ha descrito la Declaración Balfour que ayudó a allanar el camino para la creación de Israel como un “milagro” y reveló nuevos detalles sobre el papel crucial de su prima Dorothea.

Hablando antes del centenario de la carta de 67 palabras, son sus primeros comentarios públicos sobre la muestra de apoyo del entonces secretario extranjero Lord Balfour al segundo Lord Rothschild, su excéntrico tío Walter, y se hicieron en una rara entrevista televisiva con ex el embajador israelí Daniel Taub como parte del proyecto Balfour 100.

Jacob Rothschild, de 80 años, jefe de la dinastía bancaria de la familia, dijo que la declaración de apoyo a una patria judía en Palestina pasó por cinco borradores antes de ser finalmente redactado el 2 de noviembre de 1917, añadiendo: “Fue el mayor evento en la vida judía por miles de Años, un milagro … Llevó 3.000 años llegar a esto.

La carta “cambió el curso de la historia para el Medio Oriente y el pueblo judío”, dijo Taub, quien entrevistó a Rothschild en Waddeston Manor en Buckinghamshire, un lote heredado a la nación por la familia en 1957, donde se mantiene la Declaración.

http://jewishnews.timesofisrael.com/rothschild/

Compinche de Rothschild seleccionado como Secretario de Comercio por Trump

40_trump_towers1

El secretario de comercio de Trump será Wilbur Ross, un inversionista multimillonario que trabajó como gerente directivo de Rothschild Inc.

Cada vez más, parece que la firma de Trump será moldeada y dirigida por banksters e individuos como Ross que se especializan en compras apalancadas y angustiadas, haciendo negocio de la montaña rusa de activos de la Reserva Federal.

También trabajó como asesor de privatización del alcalde de la ciudad de Nueva York, Rudy Giuliani, y fue miembro de la sociedad secreta Kappa Beta Phi de Wall Street formada por altos ejecutivos financieros. Robert Rubin, Jon Corzine y John C. Whitehead, ex jefe del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, confidente de Rockefeller, miembro del comite directivo de Bilderberg y presidente de Goldman Sachs. Ross es el “Grand Swipe” o líder del grupo.

El 30 de octubre de 1978, el periódico The Spotlight informó que los principales inversores que se ocultaban detrás de Resorts International fueron Meyer Lansky, Tibor Rosenbaum, William Mellon Hitchcock, David Rockefeller y miembros del clan Rothschild.

Michael Collins Piper, en su libro La Nueva Jerusalén: Poder Sionista en América describió la relación entre Donald Trump y Resorts International:

“En 1987, a raíz de la muerte de James Crosby, el jefe de Resorts International, el magnate de Nueva York, Donald Trump, entró en escena y compró su imperio del juego.

“Trump pronto se convirtió en un nombre familiar, con su personalidad colorida y su insistencia en ponerles nombre a una amplia variedad de hoteles de lujo, casas de apartamentos y otras empresas comerciales. Pero mientras el nombre “Trump” apareció en los titulares, los nombres de los verdaderos promotores detrás de Resorts International permanecieron ocultos a la vista del público”.

Cabe señalar que Ross ayudó a Trump en los 80’s a mantener sus tres casinos y otras propiedades después de que el mercado inmobiliario de la ciudad de Nueva York llegara al límite. Ross trabajaba para Rothschild en ese momento.

La conexión entre el barón Edmond de Rothschild, siendo uno de los inversionistas principales originales de Resorts International, y Rothschild Inc. permitiendo a Donald Trump retener la “propiedad” sobre los casinos de Atlantic City, lo que le salvó de la bancarrota, no debería considerarse una coincidencia.

Recordemos que Donald Trump también nombró al ex ejecutivo de Goldman Sachs, Steven Mnuchin, para que fuera su secretario del Tesoro. En 2008, IndyMac Bank en Pasadena, California, se derrumbó en uno de los mayores fracasos bancarios en la historia de los Estados Unidos. El Sr. Mnuchin dirigió a un grupo de inversionistas, entre ellos los fondos administrados por el Sr. George Soros y otros titanes de fondos de cobertura y de capital privado, que lo compraron al gobierno por unos $ 1,500 millones de dólares.

¿Realmente siguen pensando que Donald Trump llegó a la presidencia para combatir a la élite?

Fuente: http://anotherdayintheempire.com/former-senior-rothschild-crony-selected-commerce-secretary/

http://philosophyofmetrics.com/how-rothschild-inc-saved-donald-trump-freepom/

 

 

¿Los Rothschild buscan controlar la meteorología?

deesclear2_dees

La modificación del clima es ampliamente discutida en los medios alternativos. Incluso los principales medios de comunicación reconocen que hemos estado sembrando nubes para hacer llover desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y que durante la guerra de Vietnam, los militares de EE.UU. sembraron nubes para extender la temporada del monzón. En su libro de 1970 “Entre dos épocas”, Zbigniew Brzezinski citó al geofísico Gordon J. F. MacDonald sobre el uso de clima como arma:

“Las técnicas de modificación del clima podrían emplearse para producir prolongados períodos de sequía y tormentas, debilitando con ello la capacidad de una nación y forzándola a aceptar las demandas del competidor.”

Estas posibilidades fueron trabajadas de manera agresiva en el documento de investigación de la Fuerza Aérea de 1996 ‘El clima como multiplicador de fuerza: Poseyendo el clima en 2025′.

En general, se entiende que el control del tiempo hoy representa un componente del programa de control de la población de la élite, otros elementos incluídos son los transgénicos, los chemtrails, las vacunas, el aborto, y por supuesto el viejo recurso de la guerra. Los poderes fácticos sionistas saben que si dejar caer una bomba sobre una ciudad, la gente se preguntará “¿Quién dejó caer la bomba?” Pero si la atacan con un tornado dirigidao energizado por H.A.A.R.P., la gente va a llamarlo “madre naturaleza” o “un acto de Dios.”

No es el propósito de este post profundizar en la faceta de reducción de la población através del control del clima, o las tecnologías implicadas, eso se discute en abundancia en sitios como Geoengineering Watch. Más bien, se buscan abordar otros motivos asociados que reúnen menos atención.

Ahorrar para un día lluvioso

He encontrado que las principales operaciones de la élite suelen llevarse a cabo por razones multidimensionales. las ganancias monetarias a menudo no son el motivo principal, ¿pero qué banquero dejará pasar la oportunidad de sacar provecho? La Primera Guerra Mundial, por ejemplo, consiguió numerosos objetivos geopolíticos, incluyendo la reestructuración de Europa, la Liga de las Naciones, la revolución bolchevique, la Declaración Balfour, y los proyectos de ley de espionaje y sedición que reducen la libertad en los EE.UU., pero no hay que olvidar: las ganancias de la guerra, que saquearon miles de millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses para los bienes de guerra no fabricados o entregados. (Se discute todo esto con cierto detalle al final del post Bandera Falsa en el Mar.) Del mismo modo, el 11-S produjo las guerras de Oriente Próximo que se libran para establecer el Gran Israel, y la justificación de la Ley Patriota de Seguridad Nacional, ¿pero quien puede pasar por alto los miles de millones en beneficios de guerra, o la disminución de acciones en las aerolíneas por partes no identificadas antes del 11-S?

El control del clima también ofrece atractivos beneficios financieros. Los futuros son una inversión muy arriesgada de Wall Street, en los cuáles se puede ganar o perder fortunas en un instante. Fue mi amiga autora Rachael McIntosh quien primero llamó mi atención a la extraña inversión llamada “derivados del clima“. Al no ser un hombre de finanzas yo mismo, voy a dejar que Bloomberg defina ésto en este corto video:

Sin embargo, en la elucidación de Bloomberg está faltando la clave de este escenario de inversión: el control del clima. Pues si, como algunos dicen, todos los mercados están amañados, ¿por qué los climas futuros deberían ser una excepción? La élite no apuesta en una carrera de caballos a menos que sea segura. La geoingeniería da a aquellos en la parte superior la capacidad de ver el futuro que controlan; pueden saber, con alta probabilidad, cuándo y donde el clima desastroso golpeará.

De hecho, el control climático tiene implicaciones para otros productos comercializados también. Si uno sabe de antemano que olas de calor golpearán el Medio Oeste, se podría invertir en futuros de maíz en consecuencia; del mismo modo, si uno sabe que un huracán devastará la Florida, tendrá un impacto en los futuros de jugo de naranja.

Invirtiendo en Meteorología

Hablando de los huracanes de Florida, Rachael McIntosh relata una historia significativa con respecto a la convención republicana de 2012 en Tampa (ella describe sus experiencias allí como delegado de Ron Paul en su novela The Big Show).

En la convención, Ron Paul estaba programado para hablar en la primera noche (Lunes 27 de Agosto). Sin embargo, la convención fue cancelada esa noche debido a la supuesta amenaza delhuracán Isaac.” Al final resultó que, el “huracán” no fue más que una tormenta de lluvia a paso ligero sobre Tampa. Sin embargo, tuvo éxito en la reducción del  discurso de Ron Paul, y también dio el Comité Nacional Republicano tiempo para idear un plan que negaría a Paul la nominación que se había ganado legítimamente: De último minuto las reglas cambiaron en la Convención, el RNC aumentó el número de victorias primaria / caucus requeridas para garantizar una nominación de 5 a 8, eliminando así a Ron Paul y creando una falsa fachada de apoyo “unánime” para Mitt Romney.

Ahora aquí es donde se pone realmente interesante. El canal del tiempo, cuya predicción de huracanes ayudó a solidificar la coronación de Romney, ha sido co-propiedad desde 2008 de Bain Capital, cuyo presidente fundador y CEO había sido… Mitt Romney.

mitt-romney-bain-capital-gi-top

Por otra parte, en 2011 los Rothschild habían adquirido una participación del 70 por ciento en Weather Central, “proveedor líder en el mundo de gráficos interactivos del clima y servicios de datos para televisión, web y móviles.

Aquí Evelyn de Rothschild discutió su aventura climática:

Posteriormente, the Weather Channel adquirió Weather Central, colocando la predicción climática bajo un monopolio virtual. Junto con Bain, otro de los tres propietarios corporativos de the Weather Channel es el sombrío grupo Blackstone, en cuyo Consejo Asesor Internacional se sienta el poderoso primo de Evelyn, Jacob Rothschild. ¿Por qué los poderes fácticos están tan interesados en poseer no sólo el clima, sino su predicción? Bueno, además de asegurarse que los meteorólogos de la televisión no harán comentarios sobre las estelas químicas o la geoingeniería, eso les da ases bajo la manga en el relativamente nuevo mercado de los derivados climáticos.

Una regla general de la inversión es que, para cada uno que está haciendo dinero, existe alguien perdiendolo. Cuando vendes acciones de una bolsa, significa que alguien está comprando esas acciones. Si la bolsa se desploma, tu decisión de vender fue una suerte, pero algo desafortunada para el comprador. Para esos mercados que aparejan, ha sido siempre esencial tener palurdos que compran o venden de forma incorrecta en momentos estratégicos. Los inversores aficionados, tratando de jugar el juego de las materias primas apoyándose en las previsiones meteorológicas a largo plazo de los medios de comunicación controlados, adivinarán mal y serán robados.

A pesar de todas las ventajas de la tecnología moderna, la predicción meteorológica sigue siendo sorprendentemente inexacta.

El contratista de defensa “Raytheon” hace todo el modelado de “pronosticos” para el Servicio Meteorológico Nacional y la NOAA. Lockheed Martin hace el modelado de la FAA. Dado que estos dos contratistas privados de la defensa están metidos hasta el cuello en las patentes y programas de modificación del clima, las “previsiones” son más o menos el clima “programado”. Ahora, con la adquisición de la empresa privada de modelado dominante por parte de los Rothschild, el control de “modelado” del clima parece completa. Este control de los “pronósticos” y “gráficos” ofrece el acondicionamiento visual constante que hace a la población más propensa a aceptar la pulverización constante y la manipulación de nuestro clima como “normal”.

Naturalmente, no sé cómo los Rothschild asignan sus inversiones en el mercado. Sin embargo, dada su larga historia de manipulación fiscal, parecería que el control del clima, combinado con el control de la predicción meteorológica, haría a los derivados climáticos un elemento irresistible para la cartera de un bankster.

¿Puede ser una elección geoingeniada?

Hay otra característica del Control meteorológico que se destacó por el uso de un huracán falso para anular a Ron Paul en la convención GOP (Grand Old Party) de 2012. Esta no fue la primera vez que Romney se ha beneficiado de una previsión errante. En cuanto a las primarias de 2012, Cito a Jaret Glenn en “Cómo el Partido Republicano robó la nominación de Ron Paul”:

Maine: Ben Swann informó sobre chanchullos en Maine. A pesar de que sólo el 84% de los votos habían sido contados; el Presidente estatal del GOP, Charlie Webster, declaró a Romney el ganador sobre Paul por menos de 200 votos. Los condados de Hancock y Washington no habían votado todavía porque Webster canceló las asambleas debido a una tormenta de nieve inminente, con la promesa de que podrían votar más tarde y sus votos serían contados. La tormenta de nieve nunca ocurrió y más tarde incumplió su promesa, diciendo a los votantes en los condados que sus votos no serán contados después de todo. El condado de Washington fue el más fuerte de Paul en el estado en 2008. Aunque otros estados con estrechos resultados llevaron a cabo recuentos, esto nunca fue una consideración para Maine.

De modo que ni el huracán en Tampa ni la tormenta de nieve de Maine se materializaron, y el beneficiario en ambas ocasiones fue Mitt Romney, Bain Capital, que es copropiedad de The Weather Channel.

Fuente: https://jamesperloff.com/2016/07/19/are-the-rothschild-elite-banking-on-the-weather/

A %d blogueros les gusta esto: