La Conspiración de la Primera Guerra Mundial: Iniciar una Guerra

11 de noviembre de 1918.

En todo el frente occidental, los relojes que tuvieron la suerte de escapar de los cuatro años de bombardeos sonaron la hora undécima. Y con eso la Primera Guerra Mundial llegó a su fin.

De las 10 a las 11, la hora del cese de las hostilidades, las baterías opuestas simplemente se convirtieron en un infierno. Ni siquiera el preludio de la artillería de nuestro avance en la Argonne tenía nada que ver. Intentar un avance estaba fuera de cuestión. No fue un aluvión. Fue un diluvio.

[…]

Nada tan eléctrico en efecto como la repentina parada que se produjo a las 11 A.M. se me ha ocurrido alguna vez. Eran exactamente las 10:60 y el rugido se detuvo como un automóvil que choca contra una pared. La tranquilidad resultante fue extraña en comparación. Desde algún lugar muy por debajo del suelo, los alemanes comenzaron a aparecer. Treparon a los parapetos y comenzaron a gritar salvajemente. Tiraron sus rifles, sombreros, bandoleras, bayonetas y cuchillos de trinchera hacia nosotros. Comenzaron a cantar.

Lieutenant Walter A. Davenport, 101st Infantry Regiment, US Army

Y así, todo había terminado. Cuatro años de la carnicería más sangrienta que el mundo había visto se detuvieron de manera tan repentina y desconcertante como su comienzo. Y el mundo juró “Nunca más”.

Cada año, ponemos la corona. Escuchamos “The Last Post”. Rezamos las palabras “nunca más” como un conjuro. Pero, ¿qué significa? Para responder a esta pregunta, debemos entender qué fue la Primera Guerra Mundial.

La primera guerra mundial fue una explosión, un punto de ruptura en la historia. En el ardiente agujero de obús de ese gran cataclismo se encuentra el optimismo de la era industrial del progreso interminable. Antiguas verdades sobre la gloria de la guerra yacían esparcidas alrededor de los campos de batalla de esa “Gran Guerra” como un soldado caído que se deja morir en la Tierra de Nadie, y junto con ella están todos los sueños rotos de un orden mundial que se ha destruido. Ya sea que lo sepamos o no, aquí en el siglo XXI todavía vivimos en el cráter de esa explosión, las víctimas de una Primera Guerra Mundial que apenas ahora estamos empezando a entender.

¿De qué se trató la Primera Guerra Mundial? ¿Cómo comenzó? ¿Quien ganó? ¿Y qué ganaron ellos? Ahora, 100 años después de que esos disparos finales sonaran, estas preguntas aún desconciertan a los historiadores y laicos por igual. Pero, como veremos, esta confusión no es una casualidad de la historia, sino la lana que se ha puesto sobre nuestros ojos para evitar que veamos lo que realmente fue la Primera Guerra Mundial.

Esta es la historia de la Primera Guerra Mundial que no leíste en los libros de historia. Esta es la conspiración de la Primera Guerra Mundial.

PRIMERA PARTE – INICIAR UNA GUERRA

28 de junio de 1914.

El archiduque Franz Ferdinand, heredero del trono austrohúngaro, y su esposa Sophie están en Sarajevo para una inspección militar. En retrospectiva, es una provocación arriesgada, como lanzar un fósforo en un barril de pólvora. El nacionalismo serbio está aumentando, los Balcanes están en un tumulto de crisis diplomáticas y guerras regionales, y las tensiones entre el reino de Serbia y el Imperio austro-húngaro están listas para desbordarse.

Pero a pesar de las advertencias y los malos augurios, la seguridad de la pareja real es extremadamente laxa. Abordan un auto deportivo descapotable y avanzan en una caravana de seis autos a lo largo de una ruta anunciada previamente. Después de una inspección de los cuarteles militares, se dirigen hacia el Ayuntamiento para una recepción programada por el alcalde. La visita se llevará a cabo exactamente según lo planeado y de acuerdo con lo programado.

Y entonces la bomba estalla.

Como sabemos ahora, la caravana era una trampa mortal. Seis asesinos se alinearon en la ruta de la pareja real esa mañana, armados con bombas y pistolas. Los dos primeros no actuaron, pero el tercero, Nedeljko Čabrinović, entró en pánico y lanzó su bomba contra la tapa trasera doblada del convertible del Archiduque. Rebotó en la calle, explotando bajo el siguiente automóvil en el convoy. Franz Ferdinand y su esposa, ilesos, fueron llevados de prisa al Ayuntamiento, pasando a los otros asesinos a lo largo de la ruta demasiado rápido para que actuaran.

Tras haber escapado por poco de la muerte, el archiduque canceló el resto de su itinerario programado para visitar a los heridos del bombardeo en el hospital. Por un giro inesperado del destino, el conductor llevó a la pareja por el camino equivocado y, cuando se le ordenó que retrocediera, detuvo el automóvil justo enfrente de la tienda de delicatessen, donde el supuesto asesino Gavrilo Princip se había ido después de haber fallado en su misión a lo largo de la caravana. Allí, a un metro y medio frente a Princip, estaban el archiduque y su esposa. Tomó dos tiros, matándolos a los dos.

Sí, incluso los libros de historia oficiales, los libros escritos y publicados por los “ganadores”, registran que la Primera Guerra Mundial comenzó como resultado de una conspiración. Después de todo, fue, como se enseña a todos los estudiantes de primer año de historia, la conspiración para asesinar al archiduque Franz Ferdinand que llevó al estallido de la guerra.

Esa historia, la historia oficial de los orígenes de la Primera Guerra Mundial, ya es lo suficientemente familiar: en 1914, Europa era un mecanismo de alianzas y planes de movilización militar entrelazados que, una vez que se puso en marcha, se movía inevitablemente hacia la guerra. El asesinato del Archiduque fue simplemente la excusa para poner en marcha ese mecanismo, y la “crisis de julio” resultante de las escaladas diplomáticas y militares condujo con una perfecta previsibilidad a la guerra continental y, eventualmente, global. En esta versión de la historia cuidadosamente saneada, la Primera Guerra Mundial comienza en Sarajevo el 28 de junio de 1914.

Pero esta historia oficial omite gran parte de la historia real sobre la construcción de la guerra que equivale a una mentira. Pero acierta en una cosa: la Primera Guerra Mundial fue el resultado de una conspiración.

Para comprender esta conspiración, debemos recurrir no a Sarajevo y al cónclave de los nacionalistas serbios que planearon su asesinato en el verano de 1914, sino a un salón frío en Londres en el invierno de 1891. Allí, tres de los hombres más importantes de la época -hombres cuyos nombres apenas se recuerdan hoy- están dando los primeros pasos concretos para formar una sociedad secreta que han estado discutiendo entre ellos durante años. El grupo que surge de esta reunión continuará aprovechando la riqueza y el poder de sus miembros para dar forma al curso de la historia y, 23 años después, llevará al mundo a la primera guerra verdaderamente global.

Su plan se lee como una ficción histórica extravagante. Formarán una organización secreta dedicada a la “extensión del dominio británico en todo el mundo” y “la recuperación definitiva de los Estados Unidos de América como parte integral de un Imperio Británico”. El grupo se estructurará de la misma manera que un hermandad religiosa (la orden de los jesuitas se invoca repetidamente como modelo) dividida en dos círculos: un círculo interno, llamado “La Sociedad de los Elegidos”, que dirigirá la actividad del círculo exterior más grande, denominado “La Asociación de Ayudantes” quienes no deben conocer la existencia del círculo interior.

El “dominio británico” y los “círculos internos” y las “sociedades secretas”. Si se presenta este plan hoy, muchos dirían que fue obra de un escritor de cómics imaginativo. Pero los tres hombres que se reunieron en Londres esa tarde de invierno de 1891 no eran simples escritores de cómics; estaban entre los hombres más ricos y más influyentes de la sociedad británica, y tenían acceso a los recursos y contactos para hacer realidad ese sueño.

Presente en la reunión de ese día: William T. Stead, afamado editor de periódicos cuyo Pall Mall Gazette comenzó a trabajar como pionero del periodismo sensacionalista y cuya Review of Reviews tuvo una enorme influencia en todo el mundo de habla inglesa; Reginald Brett, más tarde conocido como Lord Esher, un historiador y político que se convirtió en amigo, confidente y asesor de la Reina Victoria, el Rey Eduardo VII y el Rey George V, y que fue conocido como uno de los principales poderes detrás del trono de su era y Cecil Rhodes, el enormemente rico magnate del diamante, cuyas hazañas en Sudáfrica y la ambición de transformar el continente africano le darían el apodo de “Coloso” por los satíricos de la época.

Pero la ambición de Rhodes no era motivo de risa. Si alguien en el mundo tenía el poder y la capacidad para formar un grupo así en ese momento, era Cecil Rhodes.

Richard Grove, investigador histórico y autor, TragedyAndHope.com.

RICHARD GROVE: Cecil Rhodes también era de Gran Bretaña. Fue educado en Oxford, pero solo fue a Oxford después de haber ido a Sudáfrica. Tenía un hermano mayor que sigue en Sudáfrica. El hermano mayor estaba trabajando en las minas de diamantes, y cuando Rhodes llega, ya tiene una puesta a punto, y su hermano dice: “Voy a irme a cavar en las minas de oro. ¡Acaban de encontrar oro!”. Y así deja a Cecil Rhodes, su hermano menor, que tiene unos 20 años, con toda esta operación de extracción de diamantes. Rhodes luego se va a Oxford, regresa a Sudáfrica con la ayuda de Lord Rothschild, quien tuvo esfuerzos de financiamiento detrás de De Beers y aprovechó esa situación. Y a partir de ahí comienzan a usar lo que no hay otro término que “trabajo esclavo”, que luego pasa a la política de apartheid de Sudáfrica.

GERRY DOCHERTY: Bueno, Rhodes fue particularmente importante porque, de muchas maneras, a fines del siglo XIX, él personificó seriamente dónde estaba el capitalismo y dónde estaba realmente la riqueza.

Gerry Docherty, erudito de la Primera Guerra Mundial y coautor de Hidden History: The Secret Origins of the First World War.

DOCHERTY: Rhodes tenía el dinero y él tenía los contactos. Era un gran hombre de Rothschild y su riqueza minera era literalmente incontable. Quería asociarse con Oxford porque Oxford le daba elogios de la universidad del conocimiento, ese tipo de poder.

Y, de hecho, se centró en un lugar muy secreto llamado “All Souls College”. Aún encontrará muchas referencias a All Souls College y “gente detrás de la cortina” y esas frases [como] “poder detrás de los tronos”. Rhodes fue de importancia central en poner dinero para comenzar a reunir a personas de gran influencia con ideas afines.

Rhodes no era tímido acerca de sus ambiciones, y sus intenciones de formar tal grupo eran conocidas por muchos. A lo largo de su corta vida, Rhodes discutió sus intenciones abiertamente con muchos de sus asociados, quienes, como era de esperar, se encontraban entre las figuras más influyentes de la sociedad británica en ese momento.

Más notablemente, esta sociedad secreta, que debía ejercer su poder detrás del trono, no era un secreto en absoluto. El New York Times incluso publicó un artículo sobre la fundación del grupo en la edición del periódico del 9 de abril de 1902, poco después de la muerte de Rhodes.

El artículo, titulado “El ideal del Sr. Rhodes de la grandeza anglosajona” y con el notable subtítulo “Él creía que una sociedad secreta rica debería trabajar para asegurar la paz mundial y una federación británico-estadounidense”, resumió este sensacional plan al señalar que la idea de Rhodes para el desarrollo de la raza de habla inglesa fue la base de “una sociedad copiada, en cuanto a la organización, de los jesuitas”. Notando que su visión involucraba unir a “la Asamblea de los Estados Unidos y nuestra Cámara de los Comunes para lograr la paz del mundo“, el artículo cita a Rhodes diciendo: “Lo único factible para llevar a cabo esta idea es una sociedad secreta que absorba gradualmente la riqueza del mundo”.

Esta idea está plasmada en blanco y negro en una serie de voluntades que Rhodes escribió a lo largo de su vida, voluntades que no solo presentaron su plan para crear una sociedad de ese tipo y proporcionaron los fondos para hacerlo, sino que, aún más notable, se recopilaron en un volumen publicado después de su muerte por el co-conspirador William T. Stead.

GROVE: Rhodes también dejó su gran cantidad de dinero —al no tener hijos, sin haberse casado, muriendo a una edad temprana— lo dejó en una última voluntad y un testamento muy bien conocidos, de los cuales hubo varias ediciones diferentes que nombraron diferentes benefactores, nombrando diferentes ejecutores.

Así, en 1902 muere Cecil Rhodes. Hay un libro publicado que contiene su última voluntad y testamento. El tipo que escribió el libro, William T. Stead, estaba a cargo de una publicación británica llamada The Review of Reviews. Formó parte del grupo de la Mesa Redonda de Rhodes. En algún momento fue un ejecutor de la voluntad, y en esa voluntad dice que lamenta la pérdida de América del Imperio Británico y que deberían formular una sociedad secreta con el objetivo específico de devolver a América al Imperio. Luego nombra a todos los países que deben incluir en esta lista para dominar el mundo, tener una unión angloparlante, tener a la raza británica como la cultura forzada en todos los países del mundo.

La voluntad contiene el objetivo. El objetivo se modifica a lo largo de una serie de años y se respalda y se utiliza para obtener apoyo. Y luego, cuando muere en 1902, hay fondos, hay un plan, hay una agenda, hay grupos de trabajo, y todo se inicia y luego se afianza. Y luego, no mucho tiempo después, tienes la Primera Guerra Mundial y luego de eso tienes la Segunda Guerra Mundial y luego tienes un siglo de control y esclavitud que realmente podría haberse evitado.

Cuando, en el momento de la muerte de Rhodes en 1902, esta sociedad “secreta” decidió revelarse parcialmente, lo hizo bajo el manto de la paz. Insistieron en que habían creado su grupo en primer lugar, y solo por las más nobles de las razones por las que pretendían “absorber gradualmente la riqueza del mundo”.

Pero al contrario de esta imagen pública pacífica, desde sus inicios el grupo estaba interesado principalmente en la guerra. De hecho, uno de los primeros pasos que dio esta “Mesa Redonda de Rodas” (como era conocida por algunos) fue maniobrar al Imperio Británico hacia la guerra en Sudáfrica. Esta “Guerra de los Bóeres” de 1899–1902 serviría para un doble propósito: uniría las repúblicas y colonias dispares de Sudáfrica en una sola unidad bajo el control imperial británico, y de manera no incidental, traería los ricos yacimientos de oro de la República Transvaal en la órbita de la compañía británica de Sudáfrica controlada por Rothschild / Rhodes.

La guerra fue, por la propia admisión del grupo, enteramente su cometido. El hombre clave para la operación fue Sir Alfred Milner, un estrecho colaborador de Rhodes y miembro del círculo íntimo de la sociedad secreta que era entonces el gobernador de la colonia británica de El Cabo. Aunque hoy en día se olvida en gran parte, Alfred Milner (más tarde el 1er Vizconde Milner) fue quizás la figura más importante de Gran Bretaña a principios del siglo XX. A partir de la muerte de Rhodes en 1902, se convirtió en el jefe no oficial del grupo de mesas redondas y dirigió sus operaciones, aprovechando la gran riqueza e influencia de los miembros exclusivos del grupo para sus propios fines.

Con Milner, no hubo ningún obstáculo ni una discusión moral sobre los métodos utilizados para lograr esos fines. En una carta a Lord Roberts, Milner confesó de manera casual haber diseñado la Guerra de los Bóeres: “Precipité la crisis, que era inevitable, antes de que fuera demasiado tarde. No es muy agradable, y en muchos ojos, no es un negocio muy digno de crédito haber sido fundamental para provocar una guerra”.

Cuando el co-conspirador de Rhodes y miembro del círculo íntimo de la sociedad secreta William Stead se opuso a la guerra en Sudáfrica, Rhodes le dijo: “Apoyarás a Milner en cualquier medida que pueda tomar antes de la guerra. No hago tal limitación. Apoyo a Milner absolutamente sin reservas. Si él dice paz, yo digo paz; Si él dice guerra, yo digo guerra. Pase lo que pase, le digo lo mismo a Milner.

La Guerra de los Bóeres, que involucró una brutalidad inimaginable, incluida la muerte de 26,000 mujeres y niños en los primeros campos de concentración (británicos) del mundo, terminó como pretendía Rhodes y sus asociados: con las piezas antes separadas de Sudáfrica unidas bajo el control británico. Quizás aún más importante desde la perspectiva de la sociedad secreta, dejó a Alfred Milner como Alto Comisionado de la nueva Administración Pública de Sudáfrica, una posición desde la cual cultivaría un equipo de hombres brillantes, jóvenes, en gran parte educados en Oxford, que seguirían sirviendo al grupo y sus fines.

Y desde el final de la Guerra de los Bóeres en adelante, esos fines se centraron cada vez más en la tarea de eliminar lo que Milner y la Mesa Redonda percibían como la mayor amenaza para el Imperio Británico: Alemania.

DOCHERTY: Entonces, al principio fue influencia: personas que podían influir en la política, personas que tenían dinero para influir en los estadistas y el sueño. El sueño de realmente aplastar a Alemania. Esta fue una mentalidad básica de este grupo, ya que se reunieron.

Alemania. En 1871, los estados antes separados de la Alemania moderna se unieron en un solo imperio bajo el gobierno de Wilhelm I. La consolidación y la industrialización de una Alemania unida cambiaron fundamentalmente el equilibrio de poder en Europa. A comienzos del siglo XX, el Imperio británico se enfrentó no con sus enemigos franceses tradicionales ni con sus rivales rusos de larga data por la supremacía de Europa, sino con el imperio alemán. Económicamente, tecnológicamente, incluso militarmente; Si las tendencias continuaran, no pasaría mucho tiempo antes de que Alemania comenzara a rivalizar e incluso a superar al Imperio Británico.

Para Alfred Milner y el grupo que había formado a su alrededor a partir de la antigua sociedad de la Mesa Redonda de Rodhes, era obvio lo que debía hacerse: cambiar a Francia y Rusia de enemigos a amigos como una forma de aislar y, finalmente, aplastar a Alemania.

Peter Hof, autor de The Two Edwards: How King Edward VII and Foreign Secretary Sir Edward Grey Fomented the First World War.

PETER HOF: Sí, bien desde la perspectiva británica, Alemania, después de su unificación en 1871, se hicieron muy fuertes muy rápidamente. Y con el tiempo esto preocupó cada vez más a los británicos, y comenzaron a pensar que Alemania representaba un desafío para su hegemonía mundial. Y, de forma lenta pero segura, llegaron a la decisión de que Alemania debía enfrentarse al igual que habían llegado a la misma decisión con respecto a otros países: España y Portugal, especialmente Francia y ahora Alemania.

Los productos terminados alemanes eran ligeramente mejores que los de Gran Bretaña, estaban construyendo barcos que eran ligeramente mejores que los de Gran Bretaña, y todo esto. La elite británica llegó muy lentamente a la decisión de que Alemania debía ser confrontada mientras aún era posible hacerlo. Puede que no fuera posible hacerlo si esperaban demasiado tiempo. Y así es como se cristalizó la decisión.

Creo que Gran Bretaña posiblemente podría haber aceptado el ascenso alemán, pero tenían algo que estaba al alcance de la mano, y esa era la Alianza franco-rusa. Y pensaron que si podían unirse a esa alianza, tendrían la posibilidad de derrotar a Alemania rápidamente y sin demasiados problemas. Y eso es básicamente lo que hicieron.

Pero crear una alianza con dos de los rivales más grandes de Gran Bretaña y poner a la opinión pública en contra de uno de sus amigos continentales más queridos no fue algo fácil. Para ello no se requeriría nada menos que Milner y su grupo tomarán el control de la prensa, el ejército y toda la maquinaria diplomática del Imperio Británico. Y eso es exactamente lo que hicieron.

El primer gran golpe ocurrió en 1899, mientras que Milner todavía estaba en Sudáfrica lanzando la Guerra de los Bóeres. Ese año, el Grupo Milner derrocó a Donald Mackenzie Wallace, el director del departamento de asuntos extranjeros en The Times, e instaló a su hombre, Ignatius Valentine Chirol. Chirol, un ex empleado de la Oficina de Relaciones Exteriores con acceso interno a los funcionarios allí, no solo ayudó a garantizar que uno de los órganos de prensa más influyentes del Imperio hiciera girar todos los eventos internacionales en beneficio de la sociedad secreta, sino que también ayudó a prepararse a su amigo personal cercano, Charles Hardinge, para asumir el crucial cargo de Embajador en Rusia en 1904 y, en 1906, el aún más importante puesto de Subsecretario Permanente en la Oficina de Relaciones Exteriores.

Con Hardinge, el Grupo de Milner tenía un pie en la puerta del Ministerio de Asuntos Exteriores británico. Pero necesitaban algo más que su pie en esa puerta si querían llevar a cabo su guerra con Alemania. Para terminar el golpe, tenían que instalar uno de los suyos como Secretario de Relaciones Exteriores. Y, con el nombramiento de Edward Gray como Secretario de Relaciones Exteriores en diciembre de 1905, eso es precisamente lo que sucedió.

Sir Edward Gray era un aliado valioso y de confianza del Grupo Milner. Compartió su sentimiento anti-alemán y, en su importante cargo de secretario de Relaciones Exteriores, no mostró ningún problema con el uso de acuerdos secretos y alianzas no reconocidas para preparar el escenario para la guerra con Alemania.

PETER HOF: Se convirtió en secretario de asuntos exteriores en 1905, creo, y el secretario de asuntos exteriores en Francia era, por supuesto, Delcassé. Y Delcassé era muy anti-alemán y le apasionaba mucho la recuperación de Alsace-Lorraine, por lo que él y el rey se llevaron muy bien juntos. Y Edward Gray compartió este sentimiento anti-alemán con el rey, como expliqué en mi libro obre cómo llegó a tener esa actitud sobre Alemania. Pero en cualquier caso, él tenía la misma actitud con el rey. Trabajaron muy bien juntos. Y Edward Gray reconoció muy libremente el gran papel que desempeñó el rey en la política exterior británica y dijo que esto no era un problema porque él y el rey estaban de acuerdo en la mayoría de los asuntos y por eso trabajaron muy bien juntos.

Las piezas ya estaban empezando a encajar para Milner y sus asociados. Con Edward Gray como secretario de relaciones exteriores, Hardinge como su subsecretario inusualmente influyente, el co-conspirador de Rhodes, Lord Esher, se instaló como vicegobernador del Castillo de Windsor, donde tenía la oreja del rey, y el mismo rey, cuyo inusual y práctico acercamiento a la diplomacia extranjera y el odio hacia los alemanes de su propia esposa encajaba perfectamente con los objetivos del grupo: el escenario diplomático estaba preparado para la formación de la Triple Entente entre Francia, Rusia y Gran Bretaña. Con Francia al oeste y Rusia al este, la diplomacia secreta de Inglaterra había forjado las dos pinzas de una prensa alemana aplastante.

Todo lo que se necesitaba era un evento que el grupo pudiera aprovechar para preparar a la población para la guerra contra sus antiguos aliados alemanes. Una y otra vez durante la década anterior a la “Gran Guerra”, los agentes influyentes del grupo en la prensa británica intentaron convertir cada incidente internacional en otro ejemplo de hostilidad alemana.

Cuando estalló la guerra ruso-japonesa, los rumores en Londres de que eran los alemanes los que habían provocado las hostilidades. La teoría fue que Alemania, en un intento por iniciar un conflicto entre Rusia e Inglaterra, que recientemente había concluido una alianza con los japoneses, había avivado las llamas de la guerra entre Rusia y Japón. La verdad, por supuesto, era casi exactamente lo contrario. Lord Lansdowne había llevado a cabo negociaciones secretas con Japón antes de firmar un tratado formal en enero de 1902. Habiendo agotado sus reservas en la construcción de su ejército, Japón se dirigió al co-conspirador de Cecil Rhodes, Lord Nathan Rothschild, para financiar la guerra. Al negar el acceso de la marina rusa al Canal de Suez y al carbón de alta calidad, que proporcionaron a los japoneses, los británicos hicieron todo lo posible para garantizar que los japoneses aplastaran la flota rusa, eliminando a su principal competidor europeo para el Lejano Oriente. La armada japonesa incluso se construyó en Gran Bretaña, pero estos hechos no encontraron su camino en la prensa controlada por Milner.

Cuando los rusos dispararon “accidentalmente” contra los arrastreros de pesca británicos en el Mar del Norte en 1904, matando a tres pescadores e hiriendo a varios más, el público británico se indignó. Sin embargo, en lugar de avivar la indignación, The Times y otros portavoces de la sociedad secreta trataron de documentar el incidente. Mientras tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores británico trató escandalosamente de culpar del incidente a los alemanes, iniciando una amarga guerra de prensa entre Gran Bretaña y Alemania.

Las provocaciones más peligrosas del período se centraron en Marruecos, cuando Francia, envalentonada por seguridades militares secretas de los británicos y respaldada por la prensa británica, participó en una serie de provocaciones, rompiendo reiteradamente las garantías a Alemania de que Marruecos seguiría siendo libre y abierto al comercio alemán. En cada paso, los acólitos de Milner, tanto en el gobierno como en la prensa británica, alentaron a los franceses y demonizaron cualquier respuesta de los alemanes, real o imaginaria.

DOCHERTY: Dado que vivimos en un mundo de engrandecimiento territorial, hubo un incidente inventado en Marruecos y la acusación de que Alemania estaba intentando secretamente hacerse cargo de la influencia británica / francesa en Marruecos. Y eso, literalmente, fue una tontería, pero fue convertido en un incidente y a la gente le dijeron “¡Prepárense! ¡Es mejor que se preparen para la posibilidad de una guerra porque esa persona Kaiser no nos ordenará hacerlo desde Berlín!

Uno de los incidentes, al que tendría que hacer referencia para obtener el dato perfectamente correcto, se refiere a una amenaza. Bueno, fue retratado como una amenaza. No era más una amenaza de lo que sería una mosca si entrara en su habitación en el momento presente, de un cañonero que se encuentra frente a la costa de África. Y se alegó que esto era una señal de que, de hecho, Alemania iba a tener un puerto de aguas profundas y que lo iban a utilizar como un trampolín para interrumpir el transporte marítimo británico. Cuando lo investigamos, Jim y yo descubrimos que el tamaño de la llamada “cañonera” era físicamente más pequeño que el yate real del rey de Inglaterra. ¿Qué? Pero la historia ha retratado esto como una amenaza masiva para el Imperio Británico y su “masculinidad”, si lo quieres ver así, porque así es como se vieron a sí mismos.

En última instancia, las crisis marroquíes pasaron sin guerra porque, a pesar de los mejores esfuerzos de Milner y sus asociados, las cabezas más frías prevalecieron. Del mismo modo, los Balcanes descendieron a la guerra en los años anteriores a 1914, pero Europa en su conjunto no descendió con ellos. Pero, como bien sabemos, los miembros de la Mesa Redonda en el gobierno británico, en la prensa, en el ejército, en las finanzas, en la industria y en otras posiciones de poder e influencia finalmente obtuvieron su deseo: Franz Ferdinand fue asesinado y dentro de un mes surgió la trampa de alianzas diplomáticas y acuerdos militares secretos que se habían establecido con tanto cuidado. Europa estaba en guerra.

En retrospectiva, las maquinaciones que llevaron a la guerra son una clase magistral de cómo el poder realmente opera en la sociedad. Los pactos militares que comprometieron a Gran Bretaña —y, en última instancia, al mundo— a la guerra no tenían nada que ver con los parlamentos electos o la democracia representativa. Cuando el primer ministro conservador, Arthur Balfour, renunció en 1905, las hábiles manipulaciones políticas aseguraron que los miembros de la Mesa Redonda, incluidos Herbert Henry Asquith, Edward Gray y Richard Haldane, tres hombres a quienes el líder liberal Henry Campbell-Bannerman acusó en privado de “culto a Milner”, sin dilación se deslizó en puestos clave en el nuevo gobierno liberal y continuaron la estrategia del cerco alemán sin perder un paso.

De hecho, los detalles de los compromisos militares de Gran Bretaña con Rusia y Francia, e incluso las negociaciones en sí, se ocultaron deliberadamente a los miembros del Parlamento e incluso a los miembros del gabinete que no formaban parte de la sociedad secreta. No fue hasta noviembre de 1911, seis años después de las negociaciones, que el gabinete del Primer Ministro Herbert Henry Asquith comenzó a conocer los detalles de estos acuerdos, acuerdos que habían sido repetidos y oficialmente rechazados en la prensa y en el Parlamento.

Así es como funcionó la camarilla: eficiente, silenciosa y, convencida de la rectitud de su causa, sin importarle en absoluto cómo lograron sus fines. Es a esta camarilla, no a los hechos de cualquier conspiración en Sarajevo, a los que podemos atribuir los verdaderos orígenes de la Primera Guerra Mundial, con los nueve millones de soldados muertos y siete millones de civiles muertos que se amontonaron a su paso.

Pero para esta camarilla, 1914 fue solo el comienzo de la historia. En consonancia con su visión definitiva de un orden mundial angloamericano unido, la joya de la corona del Grupo Milner consistió en enredar a los Estados Unidos en la guerra; Unir a Gran Bretaña y América en su conquista del enemigo alemán.

Al otro lado del Atlántico, el siguiente capítulo en esta historia oculta estaba comenzando.

-James Corbett-

Anuncios

Publicado el 15 noviembre, 2018 en Video y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: