Archivo del sitio

El Russiagate es una distracción inventada. El verdadero escándalo es el Israeligate.

nif_israelgate

Hace casi exactamente un año, ¡justo cuando el delirio de que “Rusia hackeó las elecciones!” estaba tomando forma, rechacé la idea de que el “Russiagate” (como se lo conoce) persistiría por mucho tiempo. Una vez que la administración Trump comenzó a avanzar en su agenda, se argumentó, que los Demócratas echarían a un lado a Hillary y seguirían con la política como de costumbre.

¿Rusiagate se desvanece cuando los demócratas llegan a un acuerdo con las elecciones de 2016? ¿En serio?

En verdad se hicieron algunas predicciones inexactas (OK, muchas predicciones inexactas).

Si desea una demostración de este punto, simplemente escriba “colusión de Rusia” o “interferencia de Rusia” en su motor de búsqueda de preferencia y deleitate con los millones y millones de entraadas que se han producido este año pasado persiguiendo esta historia. Sería casi cómico lo estúpidas que eran estas historias si no fuera por el hecho de que tienen consecuencias en el mundo real.

¿Recuerdas cuando los malvados rusos hackearon la red eléctrica de Vermont? Por supuesto que sí. Pero ¿recuerdas cuando las presstitutas de los MSM enmendaron inmediatamente su aterradora historia para admitir que la red no había sido, de hecho, hackeada en absoluto? Por supuesto que no, porque los titulares se informan sin aliento y las “correcciones” se emiten en silencio.

¿Y recuerdas cuando los rudos rusos hackearon los sistemas de votación de 39 estados antes de las elecciones presidenciales de 2016? Sí, eso tampoco sucedió en realidad.

¿Y recuerdas cuando los rusos se internacionalizaron y tomaron su bien conocida operación para controlar las mentes de las personas a través de anuncios en Facebook en toda Inglaterra, donde lograron exitosamente la “Operación Brexit“? Bueno, los resultados están en su lugar, y los últimos titulares hablan de la sorprendente amplitud y alcance de este experimento masivo de control mental: “Facebook dice que las cuentas vinculadas a Rusia gastaron solo 97 centavos en anuncios sobre Brexit“.

¿Y recuerdas cuando Brian Ross de ABC informó que el candidato Trump le indicó a Flynn que se contactara con Moscú? Bueno, como consecuencia de eso la bolsa de valores cayó y Brian Ross fue suspendido al saberse que Trump ya era presidente electo (suficientemente cerca!).

Y recuerden cuando CNN soltó su historia de cómo Wikileaks, conocidos colaboradores rusos (*cita requerida), fueron sorprendidos compartiendo sus filtraciones por adelantado con el Equipo Trump el año pasado (¡BOOM!). ¿Bien adivina que? Más noticias falsas.

Es casi como si toda esta historia del Russiagate fuera una búsqueda inútil de noticias falsas que los MSM está utilizando para mantener distraído al público estadounidense. Es una fórmula bastante simple:

  1. Utilice un poco de información para crear una elaborada teoría conspirativa sobre las nefastas actividades rusas.
  2. Retracta silenciosamente la historia cuando la información está desacreditada.
  3. Enjuague.
  4. Repetir nuevamente.

russiadidit

Es suficiente para mantener a los partidarios de Hillary, cada vez más perturbados, renovando su suscripción al NY Times o al Washington Post, incluso mientras el resto de la población está cada vez más cansada de toda la historia.

Pero, ¿y si ese es el punto?

Desconocido para una gran parte del público, hay una historia muy real sobre una verdadera colusión entre el equipo Trump y una potencia extranjera. La colusión es profunda, nefasta, compromete objetivos e intereses estadounidenses y está siendo cuidadosamente evitada por los obedientes portavoces falderos en los campamentos de noticias falsas anti-Trump y pro-Trump (e incluso entre muchos en los medios pseudo-alternativos). Y no han escuchado nada al respecto porque esta colusión toca el tercer riel de la geopolítica internacional: Israel.

Para descubrir esta historia, volvamos a todo el drama sobre el trato con Flynn. ¿Recuerdas esa desacreditada historia de Brian Ross? ¿El que hizo que la bolsa cayera porque todos pensaban que la administración estaba a punto de derrumbarse? Bueno, después de que se emitió la corrección y el polvo se asentó, los histéricos del Russiagate continuaron su camino feliz.

Pero espera. ¿De qué se trataba realmente esa historia? ¿Qué hizo Flynn en realidad?

Para aquellos que están prestando atención, Michael Flynn, ex asesor de seguridad nacional de Trump, se declaró culpable de un cargo de hacer declaraciones falsas al FBI. Específicamente, negó haberle dicho al embajador ruso que no respondiera con dureza a las sanciones que el entonces presidente saliente Obama acababa de abofetear a Rusia, y negó haber intentado convencer a Rusia (“y a varios otros países”) para que tomara una posición específica en una Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que fue presentada el 21 de diciembre de 2016. Según el alegato de Flynn, ambas denegaciones fueron falsas.

Bien ¿Y qué?

Entonces, ¿qué? Si el cargo es colusión rusa, entonces el primer ejemplo es, en todo caso, contrarrestar la evidencia. Flynn, en representación del entonces entrante presidente de los Estados Unidos, le pidió al embajador ruso que no se metiera en un ataque diplomático con Obama. Esa no es una prueba irrefutable de colusión con una potencia extranjera, es solo una descripción de trabajo simple para alguien cuyo deber era actuar como intermediario diplomático entre una administración entrante. La única pregunta es por qué Flynn negó en absoluto tener la conversación.

Pero, ¿qué hay de esa segunda negación? Acerca de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU? ¿A que se debió todo eso?

La resolución en cuestión, la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, fue presentada por Egipto el 21 de diciembre de 2016 y aprobada por unanimidad con una abstención: los Estados Unidos. El alegato de Flynn describe crípticamente la resolución como perteneciente a “la cuestión de los asentamientos israelíes”. Más específicamente, la resolución reafirmó el entendimiento del Consejo de Seguridad de que “el establecimiento por parte de Israel de asentamientos en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, no tiene validez legal y constituye una violación flagrante en virtud del derecho internacional”, entre otras declaraciones igualmente feroces. El pasaje de la resolución fue notable por el hecho de que fue una de las declaraciones más fuertes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en contra de la limpieza étnica de Palestina por parte de Israel para aprobar un voto, no porque tales resoluciones nunca sean presentadas sino porque siempre son vetadas por los Estados Unidos.

Entonces fue en este contexto que podemos entender la posición de Flynn. Se le ordenó, de acuerdo con su propio argumento, “ponerse en contacto con funcionarios de gobiernos extranjeros, incluida Rusia, para conocer dónde estaba cada gobierno en la resolución e influir en esos gobiernos para retrasar la votación o anular la resolución”. El alegato en sí mismo solo establece que la orden provino de “un miembro muy antiguo del Equipo de Transición Presidencial”, pero los informes de fuentes internas pronto confirmaron quién había encomendado específicamente a Flynn a esta tarea: Jared Kushner.

Sí, ese Jared Kushner.

kushnernetanyahu-1024x576

El Jared Kushner, cuya familia está tan conectada con los sionistas de Likud en Israel, que alguna vez permitió que Benjamin Netanyahu durmiera en su cama. (Sí, literalmente).

El Jared Kushner que no pudo revelar que dirigió una fundación que en realidad financió un asentamiento israelí ilegal. (Sí, en serio).

El Jared Kushner que lidera la búsqueda del Equipo Trump para el “acuerdo definitivo”: paz entre Israel y Palestina. (No puedes inventar esto).

Así que solo para explicar esto: el yerno sionista de Trump consiguió que Flynn tuerza el brazo de cada miembro del Consejo de Seguridad de la ONU para votar en contra de una resolución que condena los asentamientos ilegales israelíes… ¿y este es un escándalo de colusión rusa? Eso está tan lejos de la realidad que ni siquiera tiene sentido. A menos que, por supuesto, se dé cuenta de que casi no hay nadie en ninguno de los lados de la falsa división izquierda / derecha dispuesto a hacer sonar la alarma sobre la colusión entre EE.UU. e Israel porque goza de un apoyo completamente bipartidista.

Haim Saban, el magnate multimillonario de los medios que fue un financiador clave de la fallida búsqueda presidencial de Hillary, en realidad organizó una celebración efusiva y aduladora de Kushner en un reciente evento de la Institución Brookings. Mientras tanto, el principal patrocinador de Trump, Sheldon Adelson, acaba de hacer realidad su sueño de décadas cuando Trump reconoció unilateralmente a Jerusalén como la capital de Israel.

Demócrata. Republicano. Cuando se trata de esta historia de colusión, no hay diferencia real.

Esto, por supuesto, es solo una ventana a la historia mucho más grande de la colusión entre EE.UU. E Israel. Una historia que realmente valdría toda la atención que se está prodigando actualmente sobre las tonterías del Russiagate (y algo más). Pero nunca verás esta historia abierta de par en par por un impactante informe de noticias en tu canal favorito de MSMBS (Main Stream Media Bull Shit).

16 de Diciembre, James Corbett

Anuncios

Los Ataques en Siria: Una Teoría de la Conspiración (#SyriaStrikes)

En la mañana del 4 de abril de 2017, el presidente sirio Bashar al-Assad, al borde de una victoria militar contra la insurgencia terrorista en su país y en vísperas de conversaciones de paz que asegurarían su posición como presidente, decidió usar armas químicas que él no tenía contra un objetivo de ninguna importancia militar delante de tantas cámaras como fuera posible para cruzar la línea roja que aseguraría la caída de su propio gobierno.

Poco después, los Cascos Blancos, galardonados con el Premio de la Academia -conocidos por sus actuaciones dignas del Oscar, la persistente proximidad a Al Qaeda y la dependencia financiera de la USAID– arriesgaron valientemente sus vidas, manejando a las víctimas de Sarin de acuerdo a todos los protocolos del libro.

Sin presentar un fragmento de evidencia, el presidente Donald Trump lanzó audazmente un ataque militar contra el aeródromo de Shayrat debido a que “el interés de la seguridad nacional”, prometiendo ayudar a “niños hermosos”, (no se aplica a los bebés en Gaza, Yemen, Pakistán o básicamente en cualquier otro lugar).

Ese ataque militar, una descarga de 59 misiles de ataque terrestre Tomahawk, de los cuales 23 realmente llegaron a su objetivo, no logró destruir una sola carretera o evitar que la base aérea operara incluso por 24 horas, pero fue un éxito completo para ExxonMobil, Raytheon y Donald Trump.

Nadie podría cuestionar la sabiduría de golpear Siria (excepto Donald Trump). Y nadie podía oponerse a tal movimiento (excepto Rusia).

El Tren Trump, convencido todavía por el candidato Trump (“lanzando bombas sobre Assad” y “mirando lo que pasó después de Gaddafi“) concluyó que este era el backgammon de 7 dimensiones para que China temiera la disposición de Estados Unidos a gastar 100 millones de dólares en un temible show en el que fallaron en destruir un solo aeródromo.

En todo el mundo la gente se regocija cuando un horrible régimen secular en el Oriente Medio es reemplazado por otra banda de violentos defensores de los derechos humanos amantes de las paz y decapitadores de niños motivados por el deseo de someter a los ejércitos de Roma en una confrontación apocalíptica en Dabiq. (* Creencia real de ISIS)

Los productos químicos para el ataque anterior de “línea roja” en Siria se ha demostrado que provenían de Libia con la aprobación estadounidense, pero probablemente no sea relevante para este caso.

La CIA ha publicado un informe desclasificado tras otro demostrando que el plan para derrocar el gobierno de Siria ha estado en marcha durante décadas, pero esto sólo demuestra que tenían razón desde el principio.

Los principales medios de comunicación afirman sin lugar a dudas que la historia es verdadera porque el gobierno de los Estados Unidos lo dice, pero eso está bien porque todos sabemos que los MSM están llenos de verificadores imparciales de la verdad y cavan duro para obtener los hechos en cada historia. (“La belleza de nuestras armas“)

Incluso los miembros del congreso piensan que la historia está cargada de tonterías, pero está bien porque probablemente están locos.

Mientras tanto, la Casa Blanca ha publicado un informe sobre su inteligencia sobre el ataque químico que refuta su propia versión de la historia, pero está bien porque ¿cuándo la Casa Blanca ha mentido a la gente para llevarlos a la guerra?

Este hombre no existe, y si crees que lo hace, eres un enemigo de la humanidad que debería disculparse por haber nacido. Igualmente él, ella, ella, él y él. Y él y ella.

Esta es la historia 100% verdadera de los #SyriaStrikes, y si apoyas sitios como The Corbett Report que la cuestionan de alguna manera eres un lunático rojillo agente ruso amante de la tiranía y debes cometer suicidio ritual de inmediato.

Si amas a tu país y / o la libertad, NASCAR, las supermodelos, la TV, las diapositivas de agua o a tu madre no cuestionarás esta historia de ninguna manera. Nunca.

Este mensaje ha sido presentado por los Amigos del Instituto Brookings, Raytheon, Genie Oil, Oded Yinon, I-CIA-SIS y The New York Times.

Fuente: https://www.corbettreport.com/syriastrikes/

Anglo-Sionistas: Corta imprimación para los recién llegados

anglo-zionism-858x350_c

Para saber quien gobierna sobre ti, simplemente descubre a quien no está permitido criticar

-Voltaire-

¿Por qué hablo de Anglo-Sionistas”? He tenido esa pregunta muchas veces en el pasado, así que voy a hacer un post aparte sobre ello para explicarlo (espero) de una vez por todas.

1) Anglo:

Con cerca de 1,000 bases en el exterior (depende de cómo se cuenten), una ideología mesiánica sin lugar a dudas, un presupuesto ofensivo-defensivo más grande que el del resto del planeta combinado, más de 16 agencias de espionaje, el dólar como moneda operativa; no hay duda de que los EE.UU. es un imperio planetario. ¿De dónde vino el Imperio estadounidense? Una vez más, eso es una obviedad – desde el Imperio Británico. Además, el imperio estadounidense está basado realmente en un selecto grupo de naciones: los países Echelon, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido y, por supuesto, los EE.UU.. ¿Qué tienen estos países tienen en común? Son los restos del Imperio Británico y todos ellos son de habla inglésaTenga en cuenta que Francia, Alemania o Japón no son parte de esta élite a pesar de que son, posiblemente, tan importantes o más para los EE.UU. que por ejemplo, Nueva Zelanda y mucho más poderosos. Así que la parte Anglo” es innegable. Y, sin embargo, a pesar de que Anglo” es una categoría cultural / étnico / lingüística, mientras que “sionista” es algo político / ideológico, muy raramente obtengo una objeción en cuanto a hablar de los “anglos” o la Angloesfera”.

2) Sionista:

Tomemos la (hiper políticamente correcta) definición de Wikipedia de lo que significa la palabra “sionismo”: se trata de “un movimiento nacionalista de los judíos y la cultura judía que apoya la creación de una patria judía en el territorio definido como la Tierra de Israel“. Al parecer, no existe ningún vínculo con los EE.UU., Ucrania o Tombuctú, ¿verdad? Pero piensalo de nuevo. ¿Por qué los judios – ya sea definidos como una religión o como un grupo étnico – necesitan una patria de todos modos? ¿Por qué no pueden simplemente vivir donde han nacido, como los budistas (una religión) o los bosquimanos de África (etnia) que viven en diferentes países? La respuesta canónica es que los judios han sido perseguidos en todas partes y que, por tanto, necesitan su propia patria que les sirva como un refugio seguro en caso de persecuciones. Sin entrar en la cuestión de por qué los judios fueron perseguidos en todas partes y, al parecer, en todo momento, esta lógica implica claramente, si no la inevitabilidad de más persecuciones o, por lo menos, un alto riesgo de la misma. Aceptemos eso por causa de la demostración y veamos lo que esto, a su vez, implica. En primer lugar, eso implica que los judios son inherentemente amenazados por los no-judios que son todos, al menos potenciales antisemitas. La amenaza es tan severa que una patria separada libre de gentiles debe ser creada como la única, la mejor y última forma de proteger a los judíos en todo el mundo. Esto, a su vez, implica que la existencia de esta patria debe convertirse en una prioridad vital e insustituible de todos los judíos en todo el mundo, ya que una persecución puede estallar de manera repentina y no tendrían a dónde ir. Por otra parte, hasta que todos los judíos finalmente se muevan” a Israel, es mejor que sean muy, muy cuidadosos ya que todos los gentiles que les rodean, literalmente, podrían aparecer con un caso repentino de antisemitismo genocida en cualquier momento. Es por eso la existencia de todas las organizaciones anti-antisemitas al estilo de la ADL o la UEJF, los clubes Betar, la red de Sayanim, etc. En otras palabras, lejos de ser un fenómeno local que “tiene que ver sólo con Israel”, el sionismo es un movimiento mundial cuyo objetivo es proteger a los judíos del aparentemente incurable antisemitismo del resto del planeta. Como Israel Shahak identificó correctamente, el sionismo postula que los judíos deberían pensar localmente y actuar globalmente”, y cuando se les da la opción sobre políticas siempre hacen la pregunta crucial: ¿Pero es bueno para los judíos?”. Lejos de centrarse sólo en Israel, el sionismo es realmente una ideología global, planetario, que de manera inequívoca dividió a toda la humanidad en dos grupos (judíos y gentiles), lo que supone que los segundos son todos potenciales maniacos genocidas (lo cuál es algo racista) y considera que salvar vidas judías es cualitativamente diferente y más importante que salvar vidas de gentiles (lo cuál, de nuevo es algo racista). Cualquiera que dude de la ferocidad de esta determinación debería o bien preguntarle a un palestino o estudiar la festividad de Purim, o ambos. Aún mejor, lea a Gilad Atzmon y busque su definición de lo que brillantemente es llamado “trastorno de estrés pre-traumático.

3) Anglo-Sionista:

El Imperio británico y el precoz EE.UU. solían ser casi los mismos Anglos. Claro, los judíos tenían una fuerte influencia (en la banca, por ejemplo), pero el sionismo no era ningún problema no sólo entre los no-judíos, sino también entre los judíos de Estados Unidos. Además, los judíos religiosos eran a menudo muy hostiles a la idea de un Israel secular mientras que los judíos seculares realmente no se preocupaban por esta noción cuasi bíblica. La Segunda Guerra Mundial, sin duda dio un gran impulso al movimiento sionista, mientras que, como Norman Finkelstein explicó, el tema del Holocausto” se convirtió en algo fundamental para el discurso y la identidad judía sólo muchos años después. No voy a entrar en la historia del ascenso al poder de los judíos en los EE.UU., pero a partir de aproximadamente Ford a los neoconservadores de G. W. Bush ellos han sido constantes. Y a pesar de que Obama inicialmente los empujó hacia fuera, vinieron de regreso por la puerta trasera. En este momento, la única pregunta es si los judíos estadounidenses tienen más poder que los anglos o al revés. Antes de continuar, permítanme también decir de inmediato que yo no estoy hablando de los judíos o de los anglos como grupo, pero me refiero a la parte superior al 1% en cada uno de estos grupos. Por otra parte, no creo que al 1% de los judíos de la parte superior les importa más Israel o el 99% de los judíos que lo que el 1% de los anglos se preocupan por los EE.UU. o por el pueblo anglo. Así pues, aquí mi tesis:

El imperio estadounidense es dirigido por un 1% (o menos) de la élite que puede ser llamado el “Estado Profundo el cual se compone de dos grandes grupos: los anglos y los judíos. Estos dos grupos son de muchas maneras hostiles entre sí (al igual que las SS y las SA o los Trotskistas y los estalinistas), pero comparten 1) una perspectiva racista sobre el resto de la humanidad 2) una ideología mesiánica 3) una propensión fenomenal para la violencia 4) una obsesión por el dinero y la codicia y su poder para corromper. Así que trabajan juntos casi todo el tiempo.

Ahora bien, esto puede parecer básico, pero tanta gente se confunde, que voy a tener que declarar explícitamente esto: decir que la mayoría de las élites estadounidenses son anglos o judíos no quiere decir que la mayoría de los anglos o de los judíos son parte de las élites de Estados Unidos. Ese es un argumento del hombre de paja el cual ignora deliberadamente la propiedad no conmutativa de mi tesis para convertirla en una declaración racista que acusa a la mayoría o a todos los anglos o judíos de alguna cosa mal hecha. Así que para ser muy claro:

Cuando hablo del imperio Anglo-Sionista me refiero a la ideología predominante de los que pertenecen al 1% de las élites para este “Estado Profundodel Imperio.

Por cierto, hay sionistas no judíos (Joe Biden, en sus propias palabras) y hay (suficientes) judíos antisionistas (Gilad Atzmon, por ejemplo). Del mismo modo, hay imperialistas no anglos y hay (suficientes) anglos anti-imperialistas. Hablar de la Alemania nazi” o de la “Rusia Soviéticano implica que todos los alemanes eran nazis o que todos los rusos eran comunistas. Todo esto significa que la ideología predominante de estas naciones en ese momento específico en el tiempo era nacional-socialismo y marxismo, eso es todo.

La opinión personal de The Saker

En primer lugar, no creo que los judíos son una raza o un grupo étnico. Siempre dudé de eso, pero la lectura de Shlomo Sand realmente me convenció. Los judíos no están definidos por la religión, ya sea (la mayoría o muchos son seculares). En realidad, los judíos son una tribu. Un grupo al que se puede elegir unirse (Elizabeth Taylor) o salir (Gilad Atzmon). En otras palabras, veo a la judeidad” como una cultura o ideología, o educación o cualquier otra serie de cosas, pero no es algo arraigado en la biología. Estoy totalmente de acuerdo con Atzmon cuando dice que los judíos son racistas, pero no son una raza. En segundo lugar, ni siquiera creo que el concepto de “raza” se ha definido adecuadamente y, por lo tanto, no tiene ningún significado objetivo. Por tanto, no diferencio entre los seres humanos sobre la base de un criterio no definido. En tercer lugar, ya que el ser Judio (o no) es una opción, uno pertenece, se adhiere0 y respalda a una tribu (los judíos seculares) o una religión (Judaícos). Cualquier elección implica un juicio personal y, por tanto, un objetivo legítimo para el escrutinio y la crítica. En cuarto lugar, creo que el sionismo, aunque secular, instrumentaliza los valores, ideas, mitos y ética del judaísmo rabínico (alias Talmudismo” o “Fariseismo”) y ambos son racistas en su valor central y suposiciones.

 

Fuente: http://thesaker.is/anglozionist-short-primer-for-the-newcomers/

DESCLASIFICADO: Algo Que Necesitas Saber de ISIS

El documento completo, liberado a Judicial Watch a principios de este año a través de una solicitud FOIA, se puede encontrar aquí.

A %d blogueros les gusta esto: