Archivo del sitio

Charlie Rose y David Rockefeller hablan sobre las Torres Gemelas

Anuncios

Sospechosos del 11-S (Completo)

Sospechosos del 11-S: Los Israelís Danzantes

Dan Rather:A veces la maldad simplemente… no se puede explicar“.

David Letterman: “¿Estas personas están felices? ¿Son felices ahora? ¿Están celebrando? ¿Gracias a Dios?”

Dan Rather:“Oh, absolutamente, ellos están celebrando. Hay un informe, esto no ha sido confirmado, pero hay varios testigos informando que había una célula, una de estas células al otro lado del río Hudson. Y se pusieron en el… este es el informe y hago hincapié en que no sé esto como un hecho, pero hay varios testigos que dicen que esto sucedió. Estaban en el tejado de un edificio mirando al otro lado, sabían que algo iba a ocurrir. Estaban esperando a que ocurriera y cuando sucedió lo celebraron. Ellos saltaron de alegría.

(SOURCE: The Late Show with David Letterman – 09/17/01)

En los días posteriores al 11-S, mientras que la Zona Cero seguía ardiendo, millones escucharon a Dan Rather y a varios medios de comunicación repetir informes vagos y no confirmados de detenciones que tuvieron lugar ese día. Estos rumores sostenían que hombres de Oriente Medio, presumiblemente árabes, fueron detenidos en furgones repletos de explosivos en varios lugares alrededor de la ciudad el 11 de septiembre, y que algunos incluso habían estado fotografiando y celebrando esos eventos. Lo que la mayoría no comprende es que esos informes no fueron meros rumores, y ahora tenemos miles de páginas de informes del FBI, la CIA y del Departamento de Justicia documentando esas detenciones.

María: “Tomé mis binoculares y estaba tratando de mirar a las torres gemelas desde mi ventana, pero lo que más llamó mi atención estaba ahí abajo, vi esta furgoneta aparcada y a 3 chicos en la parte superior de la camioneta. Parecían estar tomando una película y pude ver que estaban como felices y riendo. No parecían impactados para mí, ¿sabes lo que quiero decir? No se veían sorprendidos”.

(SOURCE: The Five Dancing Israelis – 9/11/2001 – Our Purpose Was To Document The Event)

Los hombres fueron vistos poco después de las 8:46, pero de alguna manera en esta etapa inicial, a pocos minutos después de que el primer avión golpeara contra el World Trade Center, ellos ya estaban posicionados en un estacionamiento en Liberty State Park, tomando fotos de las torres y celebrando. Dejaron la escena poco después de ser descubiertos y a las 3:31 PM el FBI emitió un boletín masivo avisando a los oficiales en el área metropolitana de Nueva York para estar a la expectativa de una “Van Chevrolet 2000 blanca… con un letrero de ‘Urban Moving Systemsen la parte trasera”.

A las 3:56 PM, la camioneta fue vista viajando hacia el este en la ruta 3 del estado de Nueva Jersey y detenida por el Oficial Scott DeCarlo y el sargento Dennis Rivelli del departamento de policía de East Rutherford. En el interior se encontraron cinco hombres: Sivan Kurzberg y su hermano, Paul, Yaron Shmuel, Oded Ellner, y Omar Marmari.

Bernice Stegers:Una de las principales cerías de terroristas comenzó y, sólo 6 horas después del ataque, la camioneta fue detenida en un retén de policía de Scott De Carlo”.

Scott De Carlo: “Nos pidieron detener a la camioneta y a los pasajeros. Ellos simplemente se retiraron del vehículo, revisados por precauciones de seguridad y detenidos.

“Creo que una vez que el FBI llegó, uno de ellos declaró que estaban de nuestro lado o algo por el estilo.”

(SOURCE: The 9/11 Conspiracies – Ch 4)

De acuerdo con el informe policial del incidente, Sivan Kurzberg le dijo al Oficial DeCarlo: “Somos israelís. No somos su problema. Sus problemas son nuestros problemas. Los palestinos son el problema.

Su historia oficial: eran solo turistas israelíes que trabajan para una compañía de mudanza quienes habían oído hablar del primer ataque al World Trade Center y corrieron para tener una mejor vista de los acontecimientos.

Bernice Stegers: Le dijeron a los interrogadores que estaban trabajando para Urban Moving, una empresa de transporte y almacenamiento a cargo de un empresario israelí, quien emplea a menudo a estudiantes israelíes sin permiso de trabajo. Los hombres dijeron que había una explicación inocente para que se encontraran en la furgoneta y su comportamiento en el 11-S. Estaban, dicen, “simplemente en unas vacaciones de trabajo“.

Paul Kurzberg: Habiamos escuchado en las noticias que un avión se estrelló en los edificios y pensamos que fue un accidente al comienzo. Así que, fuimos hasta el techo de Urban Moving y vimos el edificio en llamas.

Yaron Schmuel: Hay una mejor vista desde un edificio en Jersey que está sobre una colina, en línea recta con el World Trade Center. Decidimos ir hasta allí, está de 2-3 minutos de la oficina, estar allí y tomar algunas fotos. Todo el mundo quiere imágenes como esta en su cámara.

(SOURCE: The 9/11 Conspiracies – Ch 4)

Aunque este relato sigue saliendo a relucir cuando la historia de los israelíes danzantes sale en los medios de comunicación, es una mentira fácilmente demostrable.

Los informes del FBI confirman que los hombres no estaban tomando imágenes lúgubres de un evento horrible. Cuando fueron desarrolladas las 76 imágenes, revelaron que los hombres ciertamente habían estado celebrando; sonriendo, abrazándose unos a otros, y chocando los cinco. Una de las imágenes, incluso muestra a Sivan Kurzberg sosteniendo un encendedor con la torre ardiente en el fondo.

Y no se trataba de simples turistas. Oded Ellner tenía $ 4,700 dólares metidos en su calcetín. Mintieron a la policía acerca de dónde habían estado esa mañana. Llevaban pasajes de avión para la partida inmediata a diferentes lugares alrededor del mundo. El FBI confirmó que dos de los hombres tenían lazos con la inteligencia israelí y llegaron a sospechar que efectivamente habían estado en una misión para el Mossad.

Y, por supuesto, después de regresar a Israel, Ellner afirmó en la televisión nacional de Israel que habían sido enviados allípara documentar el evento“.

Oded Ellner: Y en ese momento nos llevaron para otra ronda de preguntas. Esta vez nos dijeron supuestamente era miembros del Mossad.

La verdad del asunto es que, venimos de un país que experimenta el terrorismo a diario. Nuestro propósito era documentar el evento.

(SOURCE: Inside Israel)

¿Su propósito era “documentar el evento”? Pero ¿cómo podrían haber sabido que “evento” estaban documentando en ese momento, antes del segundo impacto de avión cuando los pocos que incluso sabían sobre la situación había asumido que era un accidente o un error del piloto?

¿Y cuando llegaron ellos al estacionamiento a “documentar el evento” de todos modos?

Los informes del FBI muestran cómo los hombres dieron versiones confusas y a menudo conflictivas de cuándo y cómo se enteraron de lo que estaba sucediendo y cuando llegaron a la zona de aparcamiento. Oded Ellner, incluso dijo que habían llegado poco después de las 8:00 AM, lo que habría sido 45 minutos antes de que los ataques incluso comenzaran [ver la página 45 aquí]. Esto está en consonancia con uno de los testigos de que habían depositado su Van de Urban Moving Systems en el estacionamiento a las 8:00 AM [ver página 33 aquí]. ¿Cómo podrían haber estado en su lugar y listos para “documentar el evento” a menos que supieran lo que iba a pasar?

De cualquier forma que lo veas, esta historia es increíble. Hombres con conexiones documentadas a la inteligencia israelí y trabajando en los Estados Unidos sin los permisos apropiados fueron detenidos tras haber sido capturados celebrando el ataque contra el World Trade Center en un momento en que nadie sabía que el impacto al WTC era un ataque. Por lo que seguramente estos hombres están encerrados tras las rejas a este día, ¿verdad? Seguramente fueron trasladados a Guantánamo y detenidos sin juicio durante 15 años como parte de la “guerra contra el terrorismo”, ¿o no?

No. Ellos fueron trasladados de inmediato a la custodia federal, detenidos durante 71 días, y luego deportados de regreso a Israel. El propietario de la empresa “Urban Moving Systems” que los había empleado, Dominik Suter, fue investigado por el FBI, también. Llegaron a la conclusión de queUrban Moving puede haber estado proporcionando cobertura a una operación de inteligencia israelí” e incluso tomaron sistemas informáticos y registros de las oficinas de la empresa. Cuando volvieron para interrogarlo de nuevo el 14 de septiembre, él había huido de vuelta a Israel.

Y ¿qué pasa con las imágenes de los mismos israelíes danzantes? El Departamento de Justicia destruyó sus copias el 27 de enero de 2014.

Y estos agentes de inteligencia en una misión de inteligencia que estaban allí para “documentar el evento” del 11-S antes de que nadie supiera que 11-S estaba teniendo lugar? No se preocupen, ellos sólo estaban espiando a los terroristas árabes.

Elizabeth Vargas: Y mientras que el FBI o ciertas fuentes podrían creer que en realidad eran de inteligencia israelí, ellos no creen que los EE.UU. fuera un objetivo. ¿Que ellos en realidad estaban investigando a grupos musulmanes? “

John Miller: Creen que si se trataba de una operación de inteligencia por parte de Israel, que se centraba en los grupos islámicos y organizaciones benéficas que recaudan dinero para los grupos que son considerados por las fuerzas del órden de EE.UU. y otros, grupos terroristas. Se habrá dado cuenta de que después del 11 de septiembre los EE.UU. se movieron hacia muchos de estos grupos con acusaciones, detenciones, allanamientos de sus oficinas centrales, algo que no había ocurrido antes de esto.

Elizabeth Vargas: ¿Estos son los grupos que Israel cree que han estado financiando a Hamas y a otras organizaciones terroristas?

John Miller: Los grupos que son responsables de la mayor parte de los ataques suicidas allí.

(SOURCE: ABC News 20/20 preview – June 21, 2002)

Pero esta historia no es simplemente absurda a primera vista; incluso las implicaciones de esta historia son en sí absurdas. Si, efectivamente, la “historia oficial” es una mentira ridícula, ¿entonces vamos a creer que éstos operativos profesionales del Mossad israelí que estaban presumiblemente conscientes del ataque que estaba a punto de tener lugar habían sido enviados a fotografiar la torre en llamas desde un estacionamiento al otro lado del Río Hudson? ¿Y que estos profesionales de inteligencia especialmente entrenados en su misión súper secreta estaban celebrando, chocando los cinco y saliendo de su camino para ser notados en cumplimiento de su misión? Esto es igualmente absurdo.

La otra única conclusión posible es que estos hombres estaban sirviendo meramente como una distracción. Que no estaban allí para fotografiar para la inteligencia israelí una de las escenas más fuertemente fotografiadas en el mundo esa mañana, sino en su lugar para ser vistos y detenidos como una forma de desviar la atención de una historia mucho más grande y más siniestra.

Así que si ellos estaban destinados a distraer la atención de una historia más grande, ¿qué historia podría ser esa?

Brit Hume: Han pasado más de 16 años desde que un civil que trabajaba para la Marina fue acusado de pasar secretos a Israel. Jonathan Pollard se declaró culpable de conspiración por cometer espionaje y está cumpliendo una sentencia de cadena perpetua. Al principio, los líderes israelíes afirmaron que Pollard era parte de una operación deshonesta pero más tarde asumieron la responsabilidad de su trabajo.

Ahora, Fox News se ha enterado que algunos investigadores estadounidenses creen que hay israelíes de nuevo muy comprometidos en el espionaje dentro de los EE.UU.. Quienes puede saber cosas que no nos dijeron antes del 11 de septiembre. El corresponsal de Fox News Carl Cameron tiene detalles en la primera de una serie de 4 partes.

Carl Cameron: Desde el 11 de Septiembre más de 60 israelíes han sido arrestados o detenidos. Ya sea en virtud de la nueva ley Patriota de lucha contra el terrorismo o por violaciónes de inmigración.

Un puñado de militares israelíes activos entre los detenidos, según los investigadores, quienes dicen que algunos de los detenidos también fallaron las preguntas de polígrafo cuando se le preguntó sobre las supuestas actividades de vigilancia contra y en los Estados Unidos.

No hay ninguna indicación de que los israelíes estuvieron involucrados en los ataques del 11-S, pero los investigadores sospechan que los israelíes pudieron haber reunido información de inteligencia sobre los ataques con antelación y no compartieron la misma. Un investigador de alto rango dijo que hay “lazos, pero cuando se le preguntó por los detalles se negó rotundamente a describirlos diciendo: “La evidencia que relaciona a estos israelíes al 11-S es clasificada. No puedo hablar acerca de la evidencia que se ha recogido. Es información clasificada”.

Cuestionado esta semana sobre otra extensa investigación y la detención de 60 israelíes desde el 11 de Septiembre, el gobierno de Bush trató las preguntas como papas calientes.

Ari Fleisher: Sólo te remitiría al Departamento de Justicia con eso. No estoy familiarizado con el informe.

Colin Powell: Soy consciente de que algunos ciudadanos israelíes han sido detenidos. Con respecto a por qué están siendo detenidos y los demás aspectos de su pregunta, ya sea porque están en los servicios de inteligencia o por lo que estaban haciendo, voy a remitir eso al Departamento de Justicia y al FBI para responder a eso.

Carl Cameron: Más allá de los 60 aprehendidos o detenidos y muchos deportados desde el 11 de Septiembre, otro grupo de 140 individuos israelíes han sido arrestados y detenidos en este año. En lo que documentos del gobierno describen como “una operación organizada de recopilación de información diseñada para penetrar en las instalaciones del gobierno”. La mayoría de esas personas dijo que habían servido en el ejército israelí, lo que es obligatorio, pero también tenían, la mayoría de ellos, inteligencia y experiencia, o bien trabajaban para AMDOCS u otras empresas en Israel que se especializan en las escuchas telefónicas. A principios de esta semana, la Embajada de Israel en Washington negó cualquier espionaje en contra o en los Estados Unidos.

Brit Hume: Carl, ¿qué pasa con esta cuestión de conocimiento avanzado de lo que iba a pasar el 11-S? ¿Qué tan claro es para los investigadores que algunos agentes israelíes pueden haber sabido algo?

Carl Cameron: Bueno, es una información muy explosiva, obviamente, y hay una gran cantidad de pruebas que dicen que han recolectado. Nada de esto es necesariamente concluyente. Es más cuando ellos lo ponen todo junto la gran pregunta que hacen es: “¿Cómo podrían ellos no haber sabido?”, Casi una cita directa, Brit.

(SOURCE: Israeli software spying on US – FOX – Dec 2001)

La parte más espectacular de este informe no es que con el tiempo se borró de la web por el mismo Fox News, sino que jamás salió al aire en absoluto. En diciembre de 2001, el reportero investigador de Fox News, Carl Cameron presentó una explosiva serie de 4 partes que entró en profundidad sobre el anillo de espionaje de los estudiantes de arte israelís que habían estado bajo investigación antes del 11-S, las extensa escuchas telefónicas israelís de comunicaciones confidenciales del gobierno de EE.UU., y los 60 espías israelíes que fueron detenidos a raíz de los ataques del 11 de Sptiembre. Como era de esperar, la historia se abandonó de forma rápida y no hay periodistas tradicionales que se atrevieran a continuar indagando en el asunto.

Esta es la verdadera historia de espías israelíes y el 11-S; no algunos vagos rumores acerca de algunos israelíes danzantes sino una redada del FBI que se extendió hasta el mayor anillo de espionaje extranjero jamás capturado in fraganti en suelo estadounidense. Y aunque el FBI estaba convencido de que estos espías sabían del 11-S de antemano, sus investigaciones fueron sofocadas y la cuestión se barrió debajo de la alfombra. En lugar de hacer de Israel el enemigo número uno en la guerra contra el terrorismo, Israel sigue siendo hasta el día el “aliado más importante” de los EE.UU..

Hillary Clinton: Y si yo tengo la suerte de ser elegida presidente, Estados Unidos reafirmará que tenemos un fuerte y duradero interés nacional en la seguridad de Israel.

(SOURCE: Hillary Clinton AIPAC Full Speech – March, 2016)

Donald Trump: En 2001, semanas después de los ataques sobre Nueva York y Washington y francamente los ataques contra todos nosotros, ataques que fueron perpetrados por los fundamentalistas islámicos, el alcalde Rudy Giuliani visitó Israel para mostrar su solidaridad con las víctimas del terrorismo. Envié mi avión porque apoyó la misión para Israel 100%.

(SOURCE: Donald Trump AIPAC Full Speech – March, 2016)

Pero tal vez esto es comprensible. Después de todo, todos recordamos cómo Yasser Arafat se regodeó sobre el 11-S y dijo que era bueno para los palestinos, ¿verdad?

Oh, espera, que no fue Yasser Arafat. Fue Benjamin Netanyahu.

Amy Goodman: El periódico israelí Maariv, ha informado que el ex primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha dicho públicamente que los ataques del 11 de Septiembre han sido buenos para Israel. Netanyahu dijo:

“Nos estamos beneficiando de una cosa, y eso es del ataque a las Torres Gemelas y el Pentágono, y la lucha de Estados Unidos en Irak.

(SOURCE: “Sept 11 was good for Israel” – Democracy Now – April 17, 2008)

Donald Trump: Mi nombre es Donald Trump y yo soy un gran admirador de Israel. Y francamente un primer ministro fuerte, es un Israel fuerte y ustedes realmente tienen un gran primer ministro en Benajim Netanyahu, no hay nadie como él. Es un ganador, que es muy respetado, que es muy bien considerado por todos.

Y la gente realmente tiene un gran gran respeto, por lo que está sucedido en Israel.

“Así que voten por Benjamin, fantástico chico, líder fenomenal, muy bueno para Israel”.

(SOURCE: Donald Trump Endorsement for Prime Minister Netanyahu)

Teniendo en cuenta que la última consecuencia del 11-S fue el comienzo de la actual lucha de 15 años para transformar el Oriente Medio, una lucha por la que los neoconservadores que iban a poblar la administración Bush ya habían estado abogando abiertamente desde el documento de política “Clean Break” a mediados de la década de 1990, no es difícil ver cómo los ataques del 11 de Septiembre fueron de hecho una bendición para Israel. Pero la información vinculando a espías israelíes con conocimiento previo del 11-S sigue siendo “información clasificada”.

En un mundo de verdadera justicia, los israelíes danzantes y otros espías israelíes con conocimiento previo de información privilegiada de los ataques del 11-S, que abiertamente celebraron esos ataques, serían los objetivos de la “guerra contra el terrorismo,” no sus beneficiarios.

Fuente: https://www.corbettreport.com/911-suspects-dancing-israelis/

15 Años del 11-S

15 años han transcurrido desde que el 11-S sacudió la consciencia colectiva del planeta. ¿Qué hemos aprendido desde entonces sobre este evento? Sería díficil presentar toda la evidencia acumulada en 15 años, así que solo mostraremos los videos presentados desde La Verdad Nos Espera.

Sospechosos del 11-S: Robert Baer

Veterano de 21 años de la CIA, Robert Baer es considerado como “uno de los oficiales de casos de inteligencia de élite de Estados Unidos”. Teniendo misiones sobre el terreno en el Líbano, Sudán, Marruecos, Irak y otros puntos calientes internacionales, fue elogiado por el periodista ganador del premio Pulitzer de investigación Seymour Hersh como “quizás el mejor oficial de campo en el terreno del Medio Oriente”.

Ha escrito varios libros basados en sus experiencias con la agencia. Ha trabajado como consultor en proyectos documentales y televisión. Él aparece regularmente como comentarista de CNN y otros medios de noticias, y escribe una columna regular sobre asuntos de inteligencia para Time. El personaje de George Clooney en Syriana, Bob Barnes, se basa en Baer y sus experiencias con la CIA.

“…Y el 90% de lo que queda está en el Oriente Medio. Esta es una lucha a muerte “.

“Creo que tenemos algo que emplea tu… conjunto específico de habilidades”.

“Su dinero está en un montón de rincones oscuros“.

Clooney: “quiero que lo lleves desde su hotel, lo drogues, lo pongas en la parte delantera de un coche y lleves un camión hasta él a 50 millas por hora“.

“Es bueno tenerte de vuelta en la ciudad, Bob.

(Source: ‘Syriana’ Trailer)

Robert Baer se retiró de la CIA en 1997 y recibió la Medalla de la Carrera de Inteligencia de la agencia el año siguiente.

En resumen, se trata de un funcionario de inteligencia de carrera serio y respetado.

Todo esto hace que sea especialmente sorprendente que en 2008 le dijo a un equipo de periodistas ciudadanos en Los Ángeles que conocía a un hombre que “cobro su dinero” el día antes del 11-S.

Jeremy Rothe-Kushel: … La última cosa que deseo preguntarte es la Oficina Nacional de Reconocimiento ejecutaba un simulacro de un avión estrellándose en su construcción y sabes que son atendidos por el Departamento de Defensa y la CIA

Robert Baer: Conozco al chico que fue con su corredor en San Diego y le dijo “quieron mi dinero en efectivo, esto se cae mañana.”

Jeremy Rothe-Kushel: ¿De verdad?

Robert Baer: Si

Stewart Howe: Eso nos dice algo.

Robert Baer: ¿Qué?

Stewart Howe: Eso nos dice algo.

Robert Baer: Bueno, su hermano trabajaba en la Casa Blanca.

(SOURCE: WeAreChangeLA debriefs CIA Case Officer Robert Baer about apparent Mossad and White House 9/11 foreknowledge)

Teniendo en cuenta la experiencia y la formación de Robert Baer, es difícil comprender cuán importante realmente es la información que casualmente admite aquí. Nos quedamos con sólo dos posibilidades: o bien Baer está mintiendo, o tiene un conocimiento directo de una persona “cuyo hermano trabajó en la Casa Blanca” que tenía conocimiento previo de la trama del 11-S. No hay término medio.

El hombre que Robert Baer afirma conocer es al menos un accesorio ante el hecho de los delitos de 11-S, si no un cómplice real o co-conspirador en esos crímenes. Por no reportar esta información a las autoridades de investigación, Baer se deja a sí mismo como un accesorio ante el hecho de esos mismos delitos.

Título 18 Sección 3 del Código de los Estados Unidos define los criterios para un “encubridor” de un crimen cometido en contra de los Estados Unidos:

“El que, a sabiendas de que un delito contra los Estados Unidos se ha cometido, reciba, alivie, conforte o ayude al delincuente con el fin de dificultar o impedir su aprehensión, juicio o castigo, es un encubridor después de los hechos“.

Dada la naturaleza excepcionalmente grave de esta admisión y sus repercusiones, es de suponer que Baer ha sido cuestionado por otros medios de comunicación y / o por el FBI y lo hicieron debatir en detalle con precisión quién era el que pidio su dinero en efectivo y cómo él sabía sobre la trama del 11-S con antelación. Sin embargo, uno podría estar equivocado. Desde que hizo esta impresionante admisión a las cámaras de We Are Change Los Angeles, nadie le ha preguntado a Baer para obtener más información sobre el caso.

¿Qué dice Robert Baer sobre la posibilidad de un puesto de trabajo interno el 11-S?

En 2007, al escribir sobre la admisión de que la CIA destruyó ilegalmente los interrogatorios video grabados de sospechosos de terrorismo de alto perfil, Baer dijo:

Yo mismo he sentido la atracción de los teóricos de la conspiración – quienes creen que el 11-S fue un trabajo interno, de alguna manera llevado a cabo por el gobierno de EE.UU.. Para el registro, no creo que el World Trade Center fuera derribado por nuestros propios explosivos, o que un misil, en lugar de un avión de pasajeros, golpeó el Pentágono. He pasado una carrera en la CIA tratando de orquestar complots, no era tan bueno en eso, y desde luego no podría llevar a cabo el 11-S. Tampoco podrían hacerlo los verdaderos profesionales con los que tuve el placer de trabajar.”

Pero sólo un año antes él dio una respuesta muy diferente a Thomas Hartmann en su programa de radio.

Thomas Hartmann: Así que usted es personalmente de la opinión, es obvio que no puede hablar por la CIA o sus actividades anteriores con la agencia, pero es usted de la opinión de que hubo un aspecto de “trabajo interno al 11-S dentro del Gobierno EE.UU.?

Robert Baer: Existe esa posibilidad. La evidencia apunta a eso.

Thomas Hartmann: ¿Y por qué no está siendo investigado?

Robert Baer: ¿Por qué no se está investigando la historia de las armas de destrucción masiva? ¿Por qué no ha sido responsabilizado nadie por el 11-S? Quiero decir, hicimos rendir cuentas a las personas responsables después de Pearl Harbor. Entonces ¿por qué ha habido ningún cambio de mando? ¿por qué no ha habido repercusiones políticas? ¿Por qué no ha habido ningún tipo de exposición en esto? Eso realmente hace que te cuestiones.

(Source: Robert Baer on 9/11)

¿Por qué está Robert Baer ocultando la identidad de un cómplice o co-conspirador del 11-S? ¿Y será que el FBI le pida detalles de esta historia a corto plazo? Hasta que el público estadounidense muestre algún interés en este sorprendente reconocimiento, es poco probable que algo vaya a suceder.

9/11 Suspects: Robert Baer

Sospechosos del 11-S: Philip Zelikow

Le tomó al presidente Bush un extraordinario período de 441 días después del 11-S establecer una comisión para investigar los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. Y no fue sólo el caso de que Bush fue lento en actuar; se resistió activamente a cualquier investigación durante todo el tiempo que pudo, tomando el extraordinario y sin precedentes paso de pedir personalmente al líder de la mayoría del Senado, Tom Daschle limitar la investigación del Congreso dentro esos eventos.

Al final, la comisión fue insuficientemente financiada, severamente presionada, y como el presidente de la comisión, Thomas Kean, admitió más tarde:

Thomas Kean: Pensamos que la Comisión (del 11-S) de muchas maneras se configuró para fallar”.

(Source: C-SPAN: Thomas Kean Speaks at the National Press Club – September 11, 2006)

Pero la señal más inequívoca de que Bush sólo estaba interesado en el nombramiento de una comisión de encubrimiento para “investigar” el mayor ataque en suelo estadounidense en la historia moderna fue su elección inicial del presidente de la comisión.

Presidente Bush: Hoy me complace anunciar mi elección para presidente de la comisión: Dr. Henry Kissinger.

Reportero: Dr. Kissinger, ¿tiene alguna preocupación acerca de una vez que comience a trabajar la comisión y los dedos apunten a aliados valiosos, por ejemplo Arabia Saudita, por ejemplo, ¿qué implicaciones políticas podría tener esto para los Estados Unidos en particular en este delicado momento?

Henry Kissinger: Se me han dado todas las garantías por el Presidente de que deberíamos ir a donde los hechos nos lleven.

(Source: Henry Kissinger and the 9/11 Commission)

Ni siquiera el New York Times podría creer que Henry Kissinger, el consumado iniciado de Washington, podía pretender llevar a cabo una investigación independiente de determinación de los hechos dentro del 11-S. Es tentador preguntarse si la elección del Sr. Kissinger no es una hábil maniobra por la Casa Blanca para contener una investigación a la que siempre se opuso“, The Times publicó un editorial después del anuncio.

Kissinger puede haber sido preparado para ese cortés desacuerdo con su nombramiento. Pero no estaba preparado para responder a las viudas del 11-S cuyos incansables esfuerzos habían obligado a la creación de la comisión en primer lugar.

Narrador: Varios miembros de la familia se acercaron a Kissinger y solicitaron una reunión en su oficina en Nueva York. Antes de la reunión Kristen Breitweiser llevó a cabo una investigación exhaustiva de los posibles conflictos de interés de Kissinger.

Patty Casazza: Probablemente, muy a pesar de algunas de las personas en la habitación, Lorie (Van Auken) hizo algunas preguntas muy conmovedoras. “¿Tiene usted algún cliente Saudi-Estadounidense del que le gustaría contarnos?” Y él estaba muy incómodo dando vueltas y revueltas en el sofá y luego ella preguntó: “¿si él tenía clientes con el nombre de Bin-Laden?, y él casi se cayó de su sofá.

Reportero de Noticias: El ex secretario de Estado Henry Kissinger, renunció a la posición el viernes.

Mindy Kleinberg: Pensamos que la reunión ha salido bien.

(Source: 9/11: Press For Truth)

Kissinger fue destronado y la comisión avanzó bajo el presidente Thomas Kean y el vicepresidente Lee Hamilton. Pero mientras el nombramiento y cese de Kissinger recibieron toda la atención, la Casa Blanca estaba ocupada deslizando a otro agente dentro la comisión por la puerta trasera.

En enero de 2003, apenas semanas después de que Kissinger renunció, se anunció silenciosamente que Philip D. Zelikow podría asumir el papel de director ejecutivo. Como director ejecutivo, Zelikow recogiólas áreas de investigación, los materiales de información, los temas de las audiencias, los testigos y las líneas de interrogatorio a los testigos“. En efecto, este fue el encargado de dirigir la propia investigación.

Entonces, ¿quién fue Philip Zelikow? El comunicado de prensa de la comisión anunciando su posición, lo describió como “un hombre de gran estatura que se ha distinguido como un académico, abogado, autor y servidor público”. A pesar de que señalaron su posición en la Universidad de Virginia y su anterior papel como director ejecutivo de la Comisión Nacional para la Reforma Federal Electoral, curiosamente lo que falta en esta breve biografía son los múltiples conflictos de interés que muestran cómo la administración Bush puso en esencia uno de los suyos a cargo de investigar cómo la administración Bushfalló en el 11-S.

En 1995 fue coautor de un libro con la asesora de seguridad nacional de Bush, Condoleezza Rice.

Formó parte del equipo de transición que ayudó a la administración Bush a hacerse cargo de la Casa Blanca de la administración Clinton.

Él fue incluso un miembro del Consejo Asesor de Inteligencia Exterior de Bush posterior al 11-S.

Pero quizás lo más increíble, Zelikow en realidad es el autor deEstrategia de Seguridad Nacional” de la administración Bush en 2002 que trazó la doctrina de guerra preventiva que sería utilizada contra Irak. Esto, sin embargo, es algo que ni siquiera los comisionados del 11-S Kean o Hamilton mismos sabían en el momento en que se formó la comisión.

Philip Shenon: Zelikow fue el autor de un documento muy importante emitido por la Casa Blanca en septiembre de 2002 que realmente se volvió la doctrina militar en su cabeza y dijo que Estados Unidos podría participar en la guerra preventiva, defensa preventiva. Que podríamos atacar a una nación que no representa una amenaza militar inmediata a este país. Y, obviamente, en septiembre de 2002, parecía algo seguro que ese documento se escribía con un solo objetivo en mente: Irak.

Ahora, como digo, el autor del documento en el momento era anónimo. No sabíamos que Philip Zelikow había escrito esto y eso se hizo conocido creo ampliamente ahora, aunque sólo en las últimos meses de la investigación de la Comisión del 11-S y que parecía plantear otro conflicto de intereses para Zelikow.

Michael Duffy: Para ser claros, la doctrina preventiva sale en septiembre de 2002. La Comisión se crea formalmente en

Philip Shenon: Diciembre de 2002.

Michael Duffy: ¿Y Kean y Hamilton, cuando contratan a Zelikow, son conscientes de su papel como el autor de la doctrina preventiva?

Philip Shenon: No lo creo.

(Source: After Words with Philip Shenon, March 2008)

Estos conflictos de intereses no eran meramente teóricos. Después de que los familiares de las víctimas descubrieron los vínculos de Zelikow con la administración Bush, se vió obligado a excusarse de las procedimientos de la comisión (que él mismo estaba dirigiendo) que tenían que ver con la transición de Bush a la Casa Blanca o el Consejo Nacional de Seguridad.

Al enterarse del nombramiento de Zelikow, el ex zar contra el terrorismo Richard Clarke (que Zelikow ayudó a degradar durante la transición de Bush), comentó que “La solución está en” preguntándose en voz alta: “¿Podría alguien tener un conflicto de interés más obvio que Zelikow“.

Miembros clave del personal e incluso uno de los comisionados amenazaron con abandonar la comisión por completo cuando conocieron la historia de Zelikow.

Cuando los familiares de las víctimas del 11-S descubrieron los vínculos de Zelikow, protestaron su nombramiento. Pero a diferencia de Kissinger, esta vez sus preocupaciones deshechadas y Zelikow siguió adelante.

Como él mismo Zelikow admite, sus lazos con las mismas figuras que supuestamente estaba investigando son una preocupación legítima, y cualquier investigación real de la cobertura del 11-S comenzaría con él.

Philip Zelikow: Hay toda una maraña de teorías de la conspiración sobre el 11-S flotando por todo el Internet, en videocasettes. Hay una industria entera de esto, si usted no ha leído mucho al respecto pues es una persona afortunada. Tengo un montón de esto.

De hecho, aparezco en gran parte en una serie de teorías de la conspiración clave. No, para ser justos, he trabajado con Condi Rice, ¿correcto? Trabajé con ella en la administración Bush 41, así que supongo podría ser visto como un posible hombre de confianza llevando a cabo un encubrimiento. Y es una preocupación legítima, sobre todo si no hubiera tenido otros 81 miembros del personal con su ojo de águila sobre mí”.

(Source: Road to 9/11 : and where we are today)

Convenientemente dejado fuera de la historia de Zelikow acerca de los “81” miembros del personal con su ojo sobre sus decisiones es que eran empleados que fueron contratados por él y bajo su completo control. De hecho, Zelikow se hizo cargo de la contratación del personal de la comisión e incluso detuvo a los empleados de comunicarse directamente con los propios comisionados. En los primeros meses, los miembros de la Comisión del 11-S en sí rara vez visitaron la Comisión porque Zelikow les negó sus propias oficinas o la capacidad para contratar a sus propios empleados.

El ejemplo más notable de control dictatorial de Zelikow se produjo en marzo de 2003, apenas tres meses después de que la investigación de la Comisión de 16 meses  comenzó. Fue en ese momento, antes de que la comisión siquiera hubiera convocado a una audiencia única, que Zelikow, junto con el asociado y consultor de la comisión de largo plazo Ernest May, co-escribió una esbozo completo del informe final.

David Ray Griffin: Antes de que el personal incluso tuviera su primera reunión, Zelikow había escrito, junto con su antiguo profesor, Ernest May, un esbozo detallado del informe de la comisión, completo, como Shenon lo puso, con encabezados de capítulos, subtítulos y sub sub-títulos. Cuando posteriormente se les presentó este esbozo a Kean y Hamilton les preocupaba que sería visto como evidencia de que el resultado del informe había sido predeterminado, por lo que los tres decidieron mantenerlo en secreto para el resto del personal.

Cuando el personal por fin se entero acerca de este esbozo un año más tarde se alarmaron. Algunos de ellos hicieron circular una parodia titulada El informe de la Comisión Warren: Esquema Preventivo. En uno de sus títulos de los capítulos se lee: Único punto: No hemos visto las evidencia hasta ahora, pero en realidad, estamos seguros. La implicación fue que el capítulo crucial en el esbozo Zelikow-May podría haber sido titulado: “Osama Bin Laden y Al Qaeda: No hemos visto sin embargo, las evidencia, pero en realidad, estamos seguros”.

(Source: The Toronto Hearings on 9/11 Uncut – David Ray Griffin – Day 1)

Entonces, ¿qué fue exactamente lo que Zelikow hizo como director ejecutivo?

Permitió información en el informe final de la comisión derivada de las sesiones de tortura de la CIA ilegales, a pesar de no tener acceso a la evidencia de esas mismas sesiones (que fueron posteriormente destruidas ilegalmente). Esto incluyó el testimonio del supuesto cerebro del 11-S” Khalid Sheikh Mohammed, que fue sumergido 183 veces en un solo mes, cuyos hijos fueron secuestrados por la CIA, a quien se le dijo que sus hijos iban a ser torturados con insectos, y que con el tiempo confesó toda una serie de tramas, incluyendo el bombardeo de un banco que no existía en el momento en que fue detenido. Más de una cuarta parte de los pies de página en el reporte final de la comisión tienen como fuente este testimonio bajo tortura, y como reconoció el propio Zelikow, “un poco, si no la mayoría” de la información de la Comisión sobre la trama en sí del 11-S provenían de este testimonio.

Zelikow negó entrevistas y documentos a los miembros del personal que investigaba la conexión saudí en los ataques, con el tiempo despidió a uno de ellos y eliminó el texto de su investigación del informe final.

Él volvió a escribir personalmente una declaración personal de la comisión para sugerir un vínculo sistemático entre Al Qaeda e Irak antes del 11-S, indignando a los autores de la declaración original.

Trabajó a espaldas de sus propios empleados para detenerlos de entregar al Pentágono una citación para responder acerca de información que NORAD estaba reteniendo de la comisión.

Sentó una propuesta para abrir una investigación criminal sobre la FAA y los militares que mintieron a la comisión durante meses, y luego remitió dicha propuesta no al Departamento de Justicia, que podría haber presentado cargos criminales, sino al Inspector General, que no pudo.

Y encubrió información sobre Able Danger, un equipo de inteligencia militar que había identificado a varios de los presuntos secuestradores del 11-S en el país antes del 11-S.

Coronel Anthony Shaffer: Después de la divulgación inicial, el Dr. Zelikow vino a mí al final de la reunión, me dio su tarjeta y dijo: “Lo que ha dicho hoy es de vital importancia. Es muy importante. Por favor, venga a verme cuando regrese a Washington, DC.

Regresé a Washington, DC, en enero de 2004, lo llame, dijeron: Queremos verlo, esperenos. No sucedió nada. Pasó una semana. Llamaron de nuevo, dijeron: “No necesitamos que venga, tenemos toda la información sobre Able Danger que necesitamos, gracias de todos modos“. Y eso fue donde se acabó.

Juez Napolitano: Muy bien, entonces que la información que usted le dijo al Dr. Zelikow en Afganistán sobre la CIA interfiriendo con su capacidad para proporcionar inteligencia procesable para el gobierno de Estados Unidosinteligencia que podría haber ayudado a averiguar quien causó 11-S – ¿usted no estaba autorizado a testificar al respecto?

Coronel Anthony Shaffer: Es correcto.

Juez Napolitano: Correcto.

(Source: Judge Napolitano Exposing 9-11 Cover-Up With Col. Anthony Shaffer)

Desde el primer esbozo del informe final, Zelikow guió cuidadosamente el proceso, contratando y despidiendo personal, dirigiendo sus esfuerzos de investigación, decidiendo sobre los testigos, anulando información, y protegiendo a sus antiguos colegas en la Casa Blanca de la crítica.

Pero quizá más notable que el hecho de que “el proceso estaba arreglado desde el momento en que se hizo cargo de la comisión y comenzó a trabajar en el esbozo de predicción del informe final, es que en realidad él había escrito sobre el 11-S y su eventual secuela en 1998, tres años antes de 11 de Septiembre.

En un artículo tituladoTerrorismo Catastrófico: Afrontando el Nuevo Peligro“, escrito para ‘Asuntos Externos’ del CFR en Noviembre de 1998, Zelikow y los co-autores Ashton Carter y John Deutsche piden a los lectores imaginar un acto catastrófico de terrorismo como la destrucción del World Trade Center. “Al igual que Pearl Harbor, el evento dividiría nuestro pasado y futuro en un antes y un después. Los Estados Unidos podrían responder con medidas draconianas reduciendo sus libertades civiles, permitiendo una vigilancia más amplia de los ciudadanos, la detención de sospechosos y el uso de la fuerza letal. Más violencia podría seguir, ya sea ataques terroristas en el futuro o contraataques de Estados Unidos. Aunque tarde, los estadounidenses juzgarían a sus negligentes líderes por no abordar el terrorismo con más urgencia”.

La increíble predicción de Zelikow se convierte en algo menos que notable cuando nos enteramos de su propia experiencia autodescrita en la creación y gestión del “mito público“. En otro artículo de 1998 sobre mitos públicos, Zelikow identifica mitos “generacionales” que estánformados por esos acontecimientos trascendentales que se quedan grabados en la mente de aquellos que han vivido a través de ellos,” antes de señalar que el conjunto actual de mitos públicos, formados durante el New Deal en 1933, actualmente se desvanecen.

Conveniente para Zelikow, entonces, el evento “Pearl Harbor, que definiría el siguiente mitogeneracional“, conocido como la guerra contra el terrorismo“, llegaría sólo tres años más tarde, y que él iba a estar a cargo de la comisión encargada de la creación y gestión de la percepción pública de ese mito.

De hecho, dado su papel central en el encubrimiento del 11-S y la desviación de las preocupaciones lejos de los legítimos sospechosos del 11-S, cualquier investigación verdadera sobre los sucesos del 11 de septiembre implicaría un interrogatorio exhaustivo de Philip D. Zelikow.

Fuente: https://www.corbettreport.com/911-suspects-philip-zelikow/

Sospechosos del 11-S: Christine Todd Whitman

La foto de la “señora de polvo se ha convertido en una de las imágenes icónicas del 11-S. La imagen de una mujer, sorprendida y desorientada, completamente cubierta de polvo de la demolición de las Torres Gemelas, lleva los acontecimientos casi incomprensibles de ese día a una escala humana.

Pero, por supuesto, la “dama de polvo” no fue la única en sentir los efectos de la capa de polvo que descendió en Manhattan después de que las torres cayeron. En las horas, días y semanas que siguieron, miles y miles de víctimas, socorristas, personal de emergencia, grupos de saneadores, y residentes fueron sometidos al cocido venenoso del asbesto, benceno, mercurio, plomo, cadmio y otras partículas por la cual muchos están muriendo.

Reportero de la CBS: El Dr. David Prezant, Médico Jefe del Departamento de Bomberos de Nueva York, pasó 7 años examinando a más de 10,000 bomberos. Aquellos que estuvieron en el lugar del World Trade Center después del 11-S y a aquellos que no estuvieron.

David Prezant: Y encontramos un aumento de todos los cánceres, combinados. Un aumento del 19% en los cánceres en comparación con el grupo no expuesto al World Trade Center.

(SOURCE: 9/11 first responders and cancer)

Abby Martin: Hable de los problemas médicos más urgentes que enfrentan los socorristas del 11-S en este momento.

John Feal: Cáncer. En un principio, en los primeros años fueron respiratorios, pero ahora son el cáncer y esto es sólo la primera ola de cánceres, cáncer de sangre, leucemias, cáncer de órganos, pero en 5 o 10 años más vas a ver los cánceres de asbesto. Habrá otra ola de cánceres y como le digo a todos, este es un largo problema generacional y una larga enfermedad generacional.

(SOURCE: 9/11 Cancers Killing First Responders | Think Tank)

Ken Goerge: Cada mañana me despierto y tengo que tomar 33 pastillas en el transcurso del día. A los 47 años de edad tengo pulmones de un hombre de 80 años que habría sido un fumador. La gente me dice que hay que olvidarse del 11-S y les digo ¿cómo podría olvidarme del 11-S, cuando todas las mañanas tengo que tomar este medicamento y caminar por ahí con un tanque de oxígeno.

(SOURCE: NYC 9/11 Rescuers Experience Lingering Health Problem)

Si los valientes hombres y mujeres que acudieron al World Trade Center en los caóticos días después del 11-S para ayudar con la búsqueda y rescate hubieran sabido los riesgos a los que se enfrentaban, eso sería una cosa. Pero, por supuesto, no lo sabían. Les dieron falsas garantías de Christine Todd Whitman, la administradora de la EPA, que aseguró al público a tan sólo unos días de la limpieza que el aire era seguro para respirar.

Christine Todd Whitman: Sabemos que el asbesto estaba allí, estaba en esos edificios. El plomo se encuentra en los edificios. Hay COV (Compuestos Orgánicos Volátiles), sin embargo, las concentraciones son tales que no representen un peligro de salud.

(SOURCE: Christie Whitman says air is safe days after 911)

A medida que las semanas y meses se alargaron, Whitman, la EPA y sus funcionarios hicieron declaración tras declaración tras declaración reafirmando que los niveles de contaminantes eran “bajos o inexistentes” y que la calidad del aire en Manhattan no planteaba ningún problema para la salud pública.

Ahora sabemos que estas garantías eran simples mentiras. El 18 de septiembre, el mismo día en que Whitman y la EPA estaban alentando a los neoyorquinos a volver al trabajo, la agencia detectó niveles de dióxido de azufre en el aire tan altos que “de acuerdo con una higienista industrial, superaron el estándar de la EPA para una clasificación de peligrosas”. En ese momento, los socorristas ya estaban reportando una serie de problemas de salud, incluyendo tos, respiración sibilante, irritación de los ojos y dolores de cabeza.

La evidencia continuaba saliendo a medida que había serios problemas de salud para las personas en y alrededor de Manhattan, pero la información se suprimió casi tan rápidamente como se descubrió. Cuando un laboratorio local probó muestras de polvo de cerca del sitio del WTC y encontró concentraciones peligrosas de fibra de vidrio y asbesto, el Departamento de Salud del Estado de Nueva York advirtió a los laboratorios locales que perderían sus licencias si se procesaban más “muestreo independientes”. Cuando los científicos del Servicio Geológico de Estados Unidos comenzaron a realizar pruebas en sus propias muestras de polvo, se sorprendieron con la “sopa de letras de metales pesados” que encontraron en ellas. Ellos enviaron esta información a la EPA, pero la agencia continuó garantizando al público que no había evidencia de riesgos para la salud a largo plazo.

El drama continuó desarrollándose a medida que la información se desbordaba sobre benceno, plomo y otras toxinas ambientales. Sin embargo, el 18 de septiembre la EPA aconsejó específicamente al público que no usara respiradores fuera de la zona restringida del World Trade Center. Entonces, sólo dos semanas después, la agencia distribuyó respiradores a sus propios empleados en el edificio de la EPA Región 2 en la calle de Broadway.

A medida que científicos, higienistas industriales, e incluso otros funcionarios del gobierno comenzaron a acusar a la EPA de encubrir el verdadero alcance del problema en Nueva York, la agencia continuó con su afirmación tenaz que el aire era seguro para respirar.

No fue hasta 2003 que el propio inspector general de la EPA reveló que la Casa Blanca había estado editando los comunicados de prensa de la agencia desde el principio, constatando que “el Consejo de la Casa Blanca sobre Calidad Ambiental influyó, a través del proceso de colaboración, la información que la EPA comunicó al público a través de sus primeros comunicados de prensa cuando convenció a la EPA de añadir declaraciones tranquilizadoras y eliminar las advertencias“.

Cuando los nuevos documentos fueron liberados al público en 2011, en vísperas del 10º aniversario del 11-S, se descubrió que esta edición fue incluso peor de lo que se temía.

Anthony DePalma: Hubo claras advertencias. Específicamente en Water Street, que para aquellas personas en esta zona saben que no está lejos de Wall Street, que mostraron que los niveles de contaminantes en el aire eran demasiado altos para que las personas volvieran. Esa (advertencia) fue retirada la cual era bastante mala y luego reemplazada con una recomendación de que la gente volviera a trabajar. Se les instó a volver. Inclusocuando las primeras muestras mostraban que había altos niveles de contaminantes.

Juan González: Y usted señala también que en muchos casos le decían (EPA) a la gente que se encontraba a salvo, incluso antes de terminar la realización de las pruebas iniciales.

Anthony DePalma: En un intercambio de correos electrónicos que ocurre el día 13 (de septiembre), así que es sólo un día y medio después, la gente en Washington en el Consejo de la Casa Blanca sobre Calidad Ambiental están diciendo a la gente aquí Oye, Christine Whitman está llegando. Ella va a hablar con los periodistas porque todos los resultados hasta ahora han sido tan positivos.

Bueno, todos los resultados hasta ahora mostraron prácticamente nada porque casi no había resultados y sin embargo, estaban comprometidos con este mensaje de tranquilidad a pesar de los hechos. Y esa no es la forma en que debe suceder.

(SOURCE: 9/11 Debris Linked to Cancer, Details Emerge on How Officials Downplayed Ground Zero Dangers)

Indignados por el hecho de que se les había mentido y puesto en riesgo sus vidas, los residentes y los trabajadores en el bajo Manhattan y Brooklyn demandaron a Whitman y la EPA en 2004. En un fallo de 2006 permitiendo a la demanda colectiva proceder, la juez Deborah A. Batts del Tribunal Federal de Distrito en Manhattan excorió a Whitman, descubriendo que sus garantías sin fundamento de que el aire era seguro “aumentaron, y pudieron, de hecho, crear, peligro” para las personas que viven y trabajan en la zona. Dictaminando que la EPA había hecho “declaraciones engañosas de seguridad” sobre la calidad del aire, la juez Batts dijo: “Las acusaciones en este caso de declaraciones tranquilizadoras y engañosas de Whitman sobre la seguridad después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 son sin lugar a dudas impactantes para la conciencia”.

La decisión de Batts fue revocada por un panel de jueces en 2008, el cual dictaminó que engañar al público y contribuir a los problemas de salud y la muerte de incontables trabajadores de la Zona Cero no fue lo suficientemente impactante para la conciencia como para anular su inmunidad judicial como un agente federal.

Si Whitman tiene alguna conciencia, evidentemente no está impactada por ninguna de estas acusaciones. Ella no sólo nunca ha reconocido la culpabilidad o incluso pena expresada por la continua enfermedad y las muertes que su acción ayudó a causar, ha defendido en repetidas ocasiones sus acciones y de la EPA en general.

Christine Todd Whitman: Las declaraciones que funcionarios de la EPA hicieron después del 11-S se basan en el criterio de los profesionales ambientales y de salud con experiencia en la EPA, OSHA y el CDC, que analizaron los datos de las pruebas que 13 diferentes organizaciones y agencias recogieron en el Bajo Manhattan.

No recuerdo que ningún científico de la EPA o expertos responsables de la visualización de estos datos jamás me aconsejara que los datos de las pruebas del Bajo Manhattan mostraran que el aire o el agua propusieran riesgos para la salud a largo plazo para el público en general.

(SOURCE: Air Contamination at Ground Zero – C-Span)

Las mentiras de Whitman no son sólo las de otro político de auto-servicio que busca salvar su trabajo o no ir a la cárcel. Son las mentiras de alguien que ha contribuido al deterioro de la salud e incluso la muerte de miles de hombres y mujeres inocentes.

Para las víctimas de Christine Todd Whitman, la EPA, el Consejo de la Casa Blanca sobre Calidad Ambiental, y todos los demás organismos y agentes que mintieron al público acerca de los riesgos para la salud en Nueva York, el 11-S no es solo un día de horror que se produjo una década y media atrás. Es una pesadilla desenvolviéndose lentamente, una que cada día les lleva un paso más cerca de su tumba.

La “señora de polvo” es uno de los iconos de la tragedia de ese día. ¿Debería ser una sorpresa, entonces, que ella también fue devastada por las enfermedades relacionadas con el 11-S y finalmente murió de cáncer el año pasado?

Ella no fue la primera persona en morir a causa de las secuelas del 11-S. Y, gracias a Christine Todd Whitman y los mentirosos de la EPA quienes han consignado a miles y miles a un destino similar, ella no será la última.

David Miller: Mi nombre es David Miller. El 11 de septiembre de 2001, junto con cientos de mis compañeros de tropa fui a la Zona Cero. Nadie nos lo pidió. No se nos dieron órdenes. Fuimos porque nuestra ciudad, nuestro país, nuestros vecinos estaban bajo ataque y sabíamos qué hacer, o al menos lo creíamos.

El 13 de septiembre marchamos de nuevo, en grupos de dos o tres al principio y luego decenas hasta que debe haber habido más de 200 de nosotros. Llevamos cuerdas, escaleras, herramientas de todo tipo de nuevo dentro del humo y el veneno y los escombros, llegamos a una intersección con cientos de civiles animándonos. Nuestros uniformes estaban rotos y sucios, nuestra decisión fue sencilla. Permanecer y cavar el tiempo que teníamos alguna esperanza de salvar a alguien.

Quiero informarles sobre qué tan enfermos algunos de estos valientes hombres y mujeres han llegado a estar. Quiero explicarles cómo el alcalde se negó a aceptar el hecho de que no docenas, no cientos, sino miles de nosotros fuímos contaminados, enfermados y envenenados por las combinaciones más tóxicas de los materiales de construcción en la historia de las operaciones de socorro y que durante 5 terribles años hizo caso omiso de ese hecho. 5 años en que nuestros familiares nos miraron caer muertos.

Y cada vez que Popular Mechanics llama a las personas de este movimiento, dementes, estos propagandistas -mentirosos profesionales y herramientas que no puede ni siquiera por ningún tramo de la imaginación considerarse periodistas – golpean otro clavo en el ataúd de otro trabajador de rescate.

(SOURCE: The 9/11 Chronicles: Part One, Truth Rising)

-James Corbett-

Sospechosos del 11-S: Rudy Giuliani

Después de cesar como alcalde de la ciudad de Nueva York, Rudy Giuliani trató de lanzarse a sí mismo como un líder político nacional sobre la parte trasera del evento definitivo de su carrera.

Al final, fracasó rotundamente, con los votantes viendo de inmediato su estratagema por lo que era: alcahuetería política básica.

Pero lo que muchos no se dan cuenta es que el caso de Giuliani no es sólo otro que el de un político sádico que desfila sobre los cadáveres de los que murieron en su guardia para su propio beneficio político.

En el día del 11-S, mientras que los restos de las torres gemelas y el WTC 7 aún estaban humeantes, una de las primeras preocupaciones del alcalde Giuliani fue despejar la evidencia de la escena del crimen.

Rudy Giuliani: “Hemos sido capaces de mover 120 camiones de basura fuera de la ciudad la noche anterior, lo que te dará un sentido de la labor que se realiza durante la noche.

Residente NYC: “Es una locura aquí. Ellos siguen llegando, miren! No se detienen. Hay más, sigo pensando que es el final, pero no lo es.

(SOURCE: Donald Trump Commission on TERRORISM NYC mayor Rudy Giuliani = Criminal Destruction of Evidence WTC)

A pesar de las garantías de que la rápida eliminación de la evidencia de la Zona Cero fue importante para el acceso de emergencia, este proceso fue mucho más allá de simplemente abrir un camino para los trabajadores de rescate. Como Erik Lawyer, fundador de Bomberos por la Verdad del 11-S señala, la operación masiva para llevarse más de 1.5 millones de toneladas de escombros y vender gran parte del acero a la firma china Baosteel a precios de descuento no era sólo un enfoque entusiasta para despejar el área, sino que era en sí un crimen.

Erik Lawyer: “El 11-S fue la mayor pérdida de vidas y daños a la propiedad en la historia de incendios de EE.UU.. Esta debería haber sido la investigación de la escena del crimen más protegida, conservada, sobre-probada y exhaustiva en la historia mundial. Lamentablemente no fue así. Bueno, sabemos a partir de su admisión (NIST) que se destruyó la mayor parte de la evidencia. Como Richard (Gage) dijo: (en) 22 años de experiencia he visto muchas escenas del crimen, nunca he visto nada como esto en mi vida. Yo estaba fuera en el lugar, vi camiones que salía más rápido que en cualquier lugar que he visto, pero lo acepté en el momento y durante años lo acepté porque era una operación de recuperación y rescate y es normal tener así sucediendo. Una vez más, nunca habíamos visto nada igual, pero eso era de esperar.

Lo que no supe por hace años fue que lo que estaba pasando detrás de las escenas era que la evidencia estaba siendo destruida cuando fue enviada fuera. Por su propia admisión, la investigación del NIST de la Torre 7 no tenía ninguna evidencia física. ¿Cómo se investiga un delito cuando se han destruido todas las pruebas? No tiene sentido.

También admiten que se negaron a realizar pruebas de explosivos o residuos de termita. Ahora bien, a lo que voy a entrar realmente rápido es que existen normas nacionales para una investigación. Eso es lo que todos piden. Una investigación que sigue las normas nacionales y mantiene a las personas responsables”.

(SOURCE: Fire Fighter Erik Lawyer Slams NIST And The 9/11 “Investigation“)

No hace falta decir, que nunca se ha llevado a cabo una investigación de la escena del crimen del 11-S siguiendo las normas nacionales de investigación y nunca será ya que Giuliani supervisó la destrucción ilegal de la evidencia misma.

Para agregar más insulto a este perjuicio, en 2003 el médico forense de la ciudad de Nueva York, Charles Hirsch reveló que en la loca carrera por deshacerse de la evidencia de la escena del crimen, los restos humanos del World Trade Center habían sido dejados en el vertedero de Fresh Kills [algunas imágenes AQUÍ por la marca de 10 minutos] donde los restos fueron ordenados y el acero fue vendido. En 2007 Eric Beck, supervisor de la instalación de reciclaje que cernió los escombros, admitió que algunos de esos restos humanos terminaron en una mezcla que se utilizó para pavimentar las calles y llenar los baches en la ciudad de Nueva York.

Pero tan grotesco como tales revelaciones son, no son la parte más impactante de la historia de Giuliani en el 11-S.

A finales de 1990 el Alcalde supervisó la creación de un centro avanzado de comando de emergencia de $ 13 de millones para coordinar los esfuerzos de recuperación y respuesta a desastres de la ciudad. Situado en el piso 23 del World Trade Center Building 7, al otro lado de la calle Vesey de las torres gemelas, el centro – apodado por la prensa local en su momento como “el búnker de Giuliani” – incluía muros reforzados, a prueba de balas, y resistente a las bombas, su propio suministro de aire y tanques de agua, camas, duchas para dar cabida a 30 personas, y tres generadores de respaldo. Podría ser utilizado para monitorear todas las frecuencias de comunicaciones de emergencia de Nueva York y era  atendido las 24 horas del día.

Y, sin embargo, de manera notable, en la mañana del 11-S, ni el alcalde Giuliani ni ningún personal de la ciudad o la policía o los funcionarios del departamento de incendios y otros estaban en el bunker después de los ataques a las Torres Gemelas.

Barry Jennings: Como le dije chicos, fue muy, muy divertido. Yo estaba en mi camino al trabajo y el tráfico era excelente, recibí una llamada de que un pequeño Cessna había chocado contra el World Trade Center. Me pidieron que fuera el hombre y la Oficina de Manejo de Emergencias.

Al llegar a la OEM EOC, nos dimos cuenta de que todo el mundo se había ido. Vi café que estaba en una mesa de trabajo, el humo seguía saliendo del café. Vi bocadillos a medio comer”.

(SOURCE: Barry Jennings WTC 7 (Explosions) Interview)

Así que ¿por qué el Alcalde y el personal de emergencia de la ciudad no estaban en el lugar que había sido construido especialmente para tal evento? Según Giuliani, se les dijo que evacuaran porque se les había dado una advertencia de que las torres gemelas iban a colapsar. Una advertencia que, evidentemente, no se transmitió a ninguno de los del personal de emergencia que todavía estaban trabajando en los edificios.

Rudy Giuliani: Fui a la escena y establecimos la sede en la calle Barkley #75, que estaba justo allí con el Comisionado de la Policía, el comisionado de Bomberos, el jefe de Manejo de Emergencias y estabamos operando ahí cuando se nos dijo que el World Trade Center iba a colapsar.

Y así fue colapso antes de que realmente pudiéramos salir del edificio. Así que quedamos atrapados en el edificio durante 10-15 minutos y finalmente encontramos una salida, salimos, caminamos al Norte y llevamos a una gran cantidad de personas con nosotros”.

(SOURCE: ABC Sept. 11, 2001 12:41 pm – 1:23 pm ABC 7, Washington, D.C.)

Giuliani en sus propias palabras, ha admitido que se le advirtió que el World Trade Center iba a colapsar. Esto a pesar del hecho de que no había manera posible para que esto se predijera en la primera hora de que sucedió el desastre. Aún más increíble, a pesar de haber dado esta advertencia, no se hizo ningún esfuerzo para dárselo a la policía, bomberos y otros socorristas que todavía estaban trabajando dentro y en los alrededor de los edificios.

¿Cuando, precisamente, se da esta advertencia, y por quién? ¿Por qué, a pesar de actuar en base a esta advertencia, Giuliani no hizo ningún esfuerzo por pasar el aviso relativo a los demás?

Como era de esperar, al enfrentarse a estas preguntas por parte de activistas durante su campaña presidencial de 2008, Giuliani se limitó a sonreír y negó haber recibido jamás tal advertencia.

Sabrina Rivero: “Usted informó a Peter Jennings que el 11-S usted sabía que las torres del World Trade Center iban a colapsar. Ninguna estructura de acero nunca en la historia se ha derrumbado debido a un incendio.

¿Cómo es que las personas en el edificio no fueron notificadas y quién más sabía sobre esto y cómo puede usted dormir por la noche?

Rudy Giuliani: “Señora, yo no sabía que las torres iban a colapsar.”

Tom Foti: Usted informó eso a Peter Jennings. Usted ha dicho que de hecho se le notificó que las torres iban a colapsar mientras estaba en el interior. No estoy seguro exactamente dónde estaba antes, pero usted dijo eso en el vídeo de ABC con Peter Jennings en una entrevista, que eran conscientes de que las torres iban a colapsar.

Nos gustaría saber ¿quién le dijo que las torres iban a colapsar por adelantado, señor?

También nos gustaría saber ¿a quién más le dijo? ”

Rudy Giuliani: “Bueno, el hecho es que no sabía que las torres colapsarían. Nunca me di cuenta de eso”.

(SOURCE: WeAreChange Confronts Giuliani on 9/11 Collapse Lies)

Entonces, ¿dónde estaba el Alcalde el 11-S? En el muelle 92, que ya estaba establecido como un centro de mando funcional debido a un “simulacro” de emergencia a gran escala por FEMA que, por una notable coincidencia, había sido programado para el día siguiente.

Rudy Giuliani: “…Y seleccionamos el muelle 92 como nuestro Centro de Mando. La razón de que el muelle 92 fuera seleccionado como el Centro de Mando fue porque al día siguiente, el 12 de septiembre, el muelle 92 iba a tener un simulacro. Tenía cientos de personas de FEMA, por parte del Gobierno Federal, de la Oficina de Gestión de Emergencias del Estado y se les preparaba para un simulacro de un ataque bioquímico. Así que iba a ser el lugar en que iban a tener el simulacro, el equipo ya estaba allí. Así que fuimos capaces de establecer un centro de mando allí en un plazo de 3 días que era de 2 y medio a 3 veces más grande que el Centro de Mando que habíamos perdido en el World Trade Center 7 y fue desde allí que el resto de las tareas de búsqueda y rescate fueron completadas.”

(SOURCE: 9/11 Commission Hearings May 19, 2004)

El alcalde Giuliani supervisó la destrucción ilegal de la escena del crimen del 11-S y es penalmente responsable de la muerte de cientos de trabajadores de emergencia por no pasar las advertencias previas acerca de los colapsos de las torres gemelas.

No es de extrañar, entonces, que el Departamento de Bomberos de Nueva York deteste tan apasionadamente a Giuliani por sus acciones deshonrando a sus hermanos caídos y encubriendo el crimen del 11-S.

Harold A. Schaitberger: “Rudy Giuliani ha utilizado los horribles acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, para crear un personaje cuidadosamente elaborado. Pero el hecho es que lo que retrata Rudy no es una imagen completa de las decisiones tomadas que condujeron, en nuestra opinión, a la muerte innecesaria de nuestros miembros del FDNY y el intento de detener la recuperación digna de los que se perdieron.

La leyenda urbana de “El alcalde de Estados Unidos” tiene que ser equilibrada por la verdad.

(SOURCE: Giuliani Gets Exposed As Fraud by Firefighters)

Entonces, ¿cuál es la recompensa por las acciones delictivas de Giuliani en el 11-S? Una oferta para convertirse en el jefe del Departamento de Seguridad Nacional en el caso de una presidencia de Trump, por supuesto.

Este es el estado de la política estadounidense, y esto es precisamente la razón por la que una verdadera investigación de lo sucedido el 11-S no fue, y nunca será, llevada a cabo por el propio gobierno de Estados Unidos.

Fuente: https://www.corbettreport.com/911-suspects-rudy-giuliani/

11-S: Del Mossad a Cheney

Fragmento de la entrevista de SGT Report a Rebekah Roth el 9 de Septiembre de 2015 sobre nueva información descubierta del evento de bandera falsa ejecutado el 11 de Septiembre de 2001 en el World Trade Center de la ciudad de Nueva York vinculando al Mossad israelí con Dick Cheney, vicepresidente de los EE.UU. al momento del ataque.

NOTA: En los foros de internet existe un debate sobre si BB12 puede ser utilizado en demoliciones controladas o si es posible que hubiera otros dispositivos para tal uso fabricados por Littelfuse Company en esas cajas.

Documento de la DEA en antiwar.com: http://antiwar.com/rep/DEA_Report_redactedxx.pdf

Fuente del video: https://www.youtube.com/watch?v=Kg7Qt4bV0B8
Entrevista completa en inglés: https://www.youtube.com/watch?v=qdP95oSoOFk

Los Billones del 11-S: Siguiendo el Dinero

Olvídate por un momento todo lo que te han dicho sobre el 11 de septiembre de 2001. En lugar de eso vamos a hacernos una pregunta: ¿Qué fue el 11-S? ¿Una atrocidad terrorista? ¿Un ataque contra Estados Unidos? ¿El primer disparo en una nueva guerra? ¿”Un día que cambió todo”? La pregunta puede parecer simple, pero la forma en que respondemos es de vital importancia. Esto determina la forma de proceder con nuestra investigación de ese día. Y una vez que quitas la retórica emocional y la imaginería que induce al miedo, nos quedamos con una simple verdad: el 11-S fue un crimen. Y al igual que con cualquier crimen, hay una necesidad imperiosa que los detectives deben seguir para identificar a los autores: seguir el dinero.

Esta es una investigación de la ruta del dinero en el 11-S.

El atraco del 11-S

En 1998, la Autoridad de Puertos de Nueva York y Nueva Jersey acordó privatizar el World Trade Center, el complejo de edificios de oficinas en el Bajo Manhattan que habían poseído y operado desde su construcción en 1973. En abril de 2001 se llegó a un acuerdo con un consorcio de inversores liderado por Silverstein Properties y el 24 de julio de 2001, Larry Silverstein, quien ya poseía el World Trade Center Building 7, firmó un contrato de 99 años para las torres gemelas y los edificios 4 y 5.

El contrato de arrendamiento fue de $ 3.2 mil millones, y fue financiado por un crédito puente de GMAC, el brazo de hipotecas comerciales de General Motors, así como $111 millones de dólares de Goldman Lloyd y Joseph Cayre, inversores individuales de bienes raíces. Silverstein Properties sólo puso $14 millones de su propio dinero.

El acuerdo era inusual en una variedad de maneras. A pesar de que la autoridad portuaria llevó solamente $1.5 millones de dólares de la cobertura del seguro en el complejo del World Trade Center, que a principios de ese año había sido valorado en $ 1.2 mil millones,
Silverstein había insistido en duplicar esa cantidad, asegurando los edificios por $3.55 mil millones. El corredor de seguros de Silverstein luchó para poner esa cantidad de cobertura en su sitio y al final tuvo que dividirlo entre 25 concesionarios. Las negociaciones estuvieron tan implicadas que sólo los contratos temporales estaban en su lugar para el seguro en el momento de la firma del contrato de alquiler y en septiembre todavía se estaban finalizando los contratos.

Al grupo de Silverstein también se le dio explícitamente el derecho a la reconstrucción de las estructuras en caso de que fueran destruidas, e incluso para ampliar la cantidad de espacio comercial en el sitio si la reconstrucción tuviera lugar.

Pocas horas después de la destrucción de las torres gemelas el 11 de septiembre, Silverstein estaba hablando por teléfono con sus abogados, tratando de determinar si sus pólizas de seguro podrían “interpretar los ataques como dos incidentes asegurables separados en lugar de uno”. Silverstein pasó años en los tribunales intentando ganar $7.1 mil millones de dólares de su póliza de seguro de $3.55 mil millones y en 2007 se llevó $4.55 mil millones de dólares, el mayor asentamiento de seguro individual en la historia. Tan pronto como se anunció el acuerdo Silverstein demandó a United y American Airlines por un adicional de $3.5 mil millones de dólares por su “negligencia” en los ataques del 11-S, una reclamación que fue desechada por los tribunales, pero todavía está en apelación.

Tal vez aún más exageradamente, en un acuerdo secreto en 2003, la Autoridad Portuaria acordó pagar el 80% de su capital inicial en el contrato de arrendamiento, pero permitió que el grupo Silverstein mantuviera el control del sitio. El acuerdo dio a Silverstein, Goldman y Cayre $98 millones de los $125 millones de dólares que pusieron en el contrato de arrendamiento, y otros $130 millones en los ingresos del seguro que estaban destinados a la reconstrucción del sitio.

Al final, Silverstein se benefició de los ataques del 11-S por $4.55 mil millones y contando.

Pero ese es el atraco de seguros del 11-S que viste. Hubo un atraco más complejo, mucho más profundo, y bien escondido que estaba teniendo lugar a puerta cerrada el 11 de septiembre de 2001, en el mismo corazón del World Trade Center.

Marsh & McLennan es una empresa diversificada de riesgos, seguros y servicios profesionales con más de $13 mil millones en ingresos anuales y 57,000 empleados. En septiembre de 2001, 2000 de esos empleados trabajaban en las oficinas de Marsh en el World Trade Center. Marsh ocupada los pisos del 93 al 100 de la torre norte, el área exacta del impacto y la explosión. En el año anterior al 11-S, Marsh había contratado el software SilverStream para crear una conexión electrónica entre Marsh y sus clientes con el fin de crear “transacciones electrónicas”. SilverStream ya había construido plataformas transaccionales y de negociación por Internet para Merrill Lynch, Deutsche Bank,
Banker’s Trust, Alex Brown, Morgan Stanley y otras empresas de servicios financieros que posteriormente estuvieron involucradas en el 11-S, pero este nuevo proyecto era diferente a todo lo que se había intentado antes.

Richard Andrew Grove, el vendedor que maneja el proyecto Marsh & McLennan para SilverStream, lo explica.

RICHARD GROVE: En 2000 SilverStream fue contratado por Marsh para proporcionar una solución tecnológica más allá de lo que habíamos hecho para cualquiera de las empresas arriba mencionadas; en la medida que se utiliza para conectar electrónicamente a Marsh con sus principales socios comerciales a través de los portales de Internet, con el fin de crear “transacciones sin papel” y acelerar los ciclos de ingresos y de renovación, y construir desde la base en las instalaciones del cliente.

SilverStream proporciona un tipo específico de conectividad que se utiliza para vincular AIG y Marsh & McLennan las dos primeras empresas comerciales en el planeta en emplear este tipo de operaciones y, de hecho, Marsh se presentó con algo llamado el Premio ACORD en el verano de 2001 por ser la primera empresa comercial en hacerlo… y lo que debes sacar de eso es esto: significa que no había otras empresas que estuvieran haciendo este tipo de operaciones, por lo que la pregunta en su mente debería ser… entonces que estaban haciendo Marsh y AIG y… ¿por qué necesitaban aprovechar tecnologías que ninguna otra entidad comercial en la faz de la tierra necesitaban para hacer negocios?

Una vez asegurado el contrato, SilverStream entonces colocó aproximadamente 30-40 desarrolladores de Marsh y este equipo fue dirigido por 2-3 directivos, con los que se puso en contacto para garantizar la entrega de la “solución” que se prometió. El equipo de desarrollo trabajó con regularidad hasta altas horas de la noche, si no toda la noche, y a veces trabajaba 7 días a la semana con el fin de adherirse al plazo indicado de Marsh de antes del 11 de septiembre.

(FUENTE: Project Constellation)

Pero no pasó mucho tiempo antes de que severas irregularidades en la facturación de la cuenta para este proyecto llevaran a Richard Grove al corazón de un misterio más profundo sobre el software, y sobre el trabajo a que se dedica.

RICHARD GROVE: Primero me di cuenta de anomalías fiscales con respecto al proyecto Marsh.com, cuando estaba en una reunión en el piso 98º en octubre de 2000 con un señor llamado Gary Lasko. Gary fue Director de Información de Marsh de América del Norte, y esa tarde en particular un colega y yo le ayudamos a identificar alrededor de $10’000,000 en órdenes de compra sospechosas después me di cuenta de que ciertos vendedores estaban engañando a Marsh, y aparecieron específicamente vendiendo a Marsh grandes cantidades de hardware que no era necesario, ya que esto fue confirmado posteriormente por Gary.

Llevé mis preocupaciones hasta ejecutivos dentro de SilverStream, y me instaron a guardar silencio y meterme en mis asuntos. Fui a un ejecutivo de Marsh, y él me aconsejó hacer lo mismo… pero luego lo comenté a unos pocos ejecutivos de Marsh en los que podía confiar, como Gary Lasko… y Kathryn Lee, Ken Rice, Richard Bernhardt, John Ueltzhoeffer, gente que de igual modo se preocupó de que algo malo estaba pasando.

Los colegas preocupados que acabo de mencionar, fueron asesinados el 11 de septiembre, y los ejecutivos que expresaron consternación por mis preocupaciones, están vivos y libres hoy a causa de ello.

Siento que no es una coincidencia, ya que el ejecutivo de Marsh quien me instó a dejar mi línea de investigación se aseguró de que su personal, que acabo de mencionar, se encontraba en la oficina muy temprano para una llamada en conferencia mundial antes de la reunión de personal en la cuál iba a entrometerme… una llamada de conferencia la cual me informaron este ejecutivo en cuestión condujó, pero que asistió desde la seguridad de su apartamento del Upper West Side.

(FUENTE: Project Constellation)

La llamada en conferencia global con personal de TI de Marsh en la mañana del 11-S, una reunión que incluía al personal que estaba investigando la sospechosa facturación en el acuerdo SilverStream, se confirmó en una entrevista de 2006 con el entonces director de información de Marsh, Ellen Clarke.

A Richard Grove se le había pedido asistir a la reunión, pero fue atrapado en el tráfico en el camino a las Torres cuando comenzó el ataque. Sus amigos en Marsh no tuvieron tanta suerte. 294 empleados de Marsh, incluidos todos los participantes en la conferencia telefónica en la torre norte, murieron esa mañana. Mientras tanto, el ejecutivo de Marsh que había programado la reunión, el mismo que había pedido a Grove que dejara el asunto de las anomalías de facturación, estaba a salvo en su apartamento, asistiendo a la reunión por teléfono.

Entonces, ¿sobre qué era el proyecto Marsh.com en realidad? ¿Por qué era tan importante que fuera terminado antes del 11 de septiembre y qué tipo de transacciones permitía? Más importante aún, ¿qué información se perdió cuando el centro de datos en el piso 95 de la Torre Norte sufrió un golpe directo el 11-S y los edificios fueron demolidos?

Una respuesta parcial proviene de los informes que surgieron a finales de 2001 de una empresa alemana, Convar, que ha sido contratada para reconstruir los datos financieros de los discos duros recuperados en la Zona Cero. La empresa habla de esta obra en sus videos promocionales.

El 11 de septiembre de 2001. El mundo entero está en estado de shock después de los ataques contra el World Trade Center. Convar tiene algunas soluciones que ofrecer.

Los datos almacenados en un sinnúmero de discos duros recuperados de las torres colapsadas se cree que se han perdido, pero los especialistas de Convar pueden hacer la información insustituible legible de nuevo en el único centro de recuperación de datos de alta seguridad de Europa. Medios de almacenamiento quemados, aplastadossucios están listos para abandonar sus secretos para el momento en que terminemos.

(FUENTE: CONVAR – Repair & Service Center)

Más detalles sobre el trabajo proviene de una historia IDG News Service publicado en CNN.com en diciembre de 2001. Bajo el título de “unidades de disco de ordenador de WTC podrían dar pistas“, el artículo señala: Un aumento inexplicable de las transacciones se registró antes de los ataques, dando lugar a la especulación de que alguien podría haber sacado provecho de conocimientos previos de la trama terrorista moviendo sumas de dinero. Pero debido a que las instalaciones de muchas empresas financieras procesando las transacciones fueron alojadas en el World Trade Center de Nueva York, destruidas en las explosiones, hasta ahora ha sido imposible verificar la sospecha”.

Un artículo de Reuters de la misma época, más tarde publicado en la página web de Convar, ofrece una imagen reveladora de los primeros resultados de la investigación. Se cita a Peter Herschel, director de Convar en ese momento.

La sospecha es que información interna sobre el ataque fue utilizada para enviar comandos de transacciones financieras y autorizaciones con la creencia de que en medio de todo el caos los criminales tendrían, por lo menos, una buena ventaja. Por supuesto, también es posible que hubiera razones perfectamente legítimas para el aumento inusual del volumen del negocio. Podría ser que los estadounidenses estuvieran en una absoluta borrachera de compras ese martes por la mañana. Pero en este momento hay muchas transacciones que no pueden ser explicadas. No sólo el volumen, sino el tamaño de las transacciones fue mucho mayor de lo habitual para un día así. Existe la sospecha de que éstas fueron posiblemente planeadas para aprovechar el caos”.

También cita a Richard Wagner, uno de los expertos de recuperación de los datos de las empresas. “Existe la sospecha de que algunas personas tenían conocimiento previo de la hora aproximada en que se estrellarían los aviones con el fin de sacar sumas excedentes a $100 millones. Pensaron que los registros de sus transacciones no podrían ser rastreados después de que los principales marcos fueron destruidos”.

¿Estaba el revolucionario enlace de comercio electrónico entre AIG y Marsh siendo utilizado para canalizar dinero a través del World Trade Center en el momento del ataque? ¿Estaban esperando los autores del ataque que la destrucción de los centro de datos de Marsh, en el piso 95 en el punto muerto de la explosión de la torre Norte, ocultaría su delito económico?

Una pieza de evidencia que corrobora esta idea proviene del autor e investigador Michael Ruppert, que informó en 2004 que, inmediatamente antes de que los ataques comenzaran, los sistemas informáticos de Deutsche Bank, uno de los otros clientes de correo enlace de SilverStream, había sido tomados desde una ubicación externa que nadie en la oficina pudo identificar.

MICHAEL RUPPERT: Dentro, supongo, tendría que volver atrás y mirar el libro, pero no era más de una semana de los ataques, yo estaba siendo contactado por un montón de gente, desde el interior de las fuentes oficiales quienes estaban planteando un montón de preguntas. Esta persona en particular era muy creíble. Ellos me convencieron definitivamente de que había estado un empleado del Deutsche Bank en las torres gemelas, y me dijeron muy claramente que en los momentos justo antes de los ataques y durante el ataque, hubo una ventana de 40 minutos entre el momento en que el primer avión se estrelló contra el World Trade Center y el segundo avión, que los ordenadores de Deutsche Bank en Nueva York habían sido “tomados”. Absolutamente cooptados y operando. Hubo una purga masiva de datos, una descarga masiva de datos, y todo tipo de cosas se estaban moviendo.

Y lo que esta persona dijo muy claramente fue que nadie en las oficinas de Deutsche Bank en las torres en ese momento tenía la capacidad de impedir lo que estaba pasando desde cualquiera de sus terminales.

Lamentablemente, no hay respuesta a las preguntas planteadas por estas cuentas que sean remitidas por Convar. Después de la notificación inicial de la investigación, la cual señaló que la compañía estaba trabajando con el FBI para recuperar y analizar los datos, Convar ahora se niega a hablar acerca de la información que descubrieron.

DUTCH REPORTER: ¿Es cierto que grandes cantidades de dinero fueron trasladadas ilegalmente del World Trade Center en la mañana del 11-S, justo antes de los ataques?

CONVAR SPOKESMAN: Si desea buscar en el sitio web, diría “Sí“.

DUTCH REPORTER: Uh huh.

CONVAR SPOKESMAN: Debido a que la información era de una versión anterior.

DUTCH REPORTER: Uh huh.

CONVAR SPOKESMAN: Si se me pregunta hoy, tengo que decirle que no se podría dar ninguna información adicional sobre la misma. Lo siento mucho.

DUTCH REPORTER: ¿Y si le hubiera preguntado hace un año? ¿Qué tendría…

CONVAR SPOKESMAN: Tendría que decir que lo que tenemos aquí es lo que dijimos antes. Sí exactamente.

(FUENTE: Dutch tv show Zembla investigates 911 theories)

En el momento del 11-S, el jefe de gestión de riesgos de Marsh era Paul Bremer, el ex director gerente de Kissinger y Asociados que pasó a supervisar la ocupación estadounidense de Irak. En la mañana del 11-S él no estaba en su despacho de Marsh & MacLennan, sino en el estudio de televisión de la NBC, donde fue la entrega de la versión oficial del ataque.

NBC4 ANCHOR: Puede usted hablar con nosotros un poco de… de… ¿quién podría… Es decir, hay un número limitado de grupos que podrían ser responsables de algo de esta magnitud, ¿correcto?

PAUL BREMER: , este es un ataque muy bien planeado, muy bien coordinado, lo que sugiere que está muy bien organizada centralmente, y sólo hay tres o cuatro candidatos en el mundo que realmente podrían haber llevado a cabo este ataque.

NBC4 ANCHOR: Bin Laden viene a la mente de inmediato, señor Bremer.

PAUL BREMER: De hecho, desde luego que sí. Bin Laden estuvo involucrado en el primer ataque contra el World Trade Center, que tuvo como intención hacer exactamente lo que pasó aquí, colapsar las dos torres. Desde luego, tiene que ser el principal sospechoso. Pero hay otros en el Medio Oriente, y hay por lo menos dos estados, Irán e Irak, los cuales deben permanecer al menos en la lista de posibles sospechosos.

NBC4 ANCHOR: No recuerdo nada como esto. Pearl Harbor ocurrió un mes antes de mi nacimiento y escuche a mis padres hablar de eso como un acontecimiento fundamental en sus vidas todo el tiempo. No estoy al tanto de nada como esto en los Estados Unidos antes. Los estadounidenses están ahora – creo que es justo decirlo – realmente asustados. ¿deberíamos estarlo?

NBC4 ANCHOR: Este es un día que cambiará nuestras vidas, ¿verdad?

PAUL BREMER: Es un día que cambiará nuestras vidas, y es un día en que la guerra que los terroristas declararon a los Estados Unidos – y después de todo, ellos declararon una guerra contra nosotros – se ha llevado a casa a los Estados Unidos de una manera mucho más dramática de lo que hemos visto antes, por lo que va a cambiar nuestras vidas.

(FUENTE: Paul Bremer interview, NBC)

El Intercambio Privilegiado del 11-S

El 12 de septiembre de 2001, antes de que el polvo siquiera se hubiera asentado en la zona cero, la Comisión de Bolsa y Valores abrió una investigación sobre una proposición escalofriante: que un grupo desconocido de operadores con conocimiento previo de la trama del 11-S había hecho millones apostando en contra de la empresas implicadas en los ataques.

ANTONIO MORA: Lo que muchos analistas de Wall Street creen es que los terroristas hicieron apuestas que un numero de acciones verían sus precios caer. Lo hicieron mediante la compra de lo que ellos llaman ‘opción de venta’. Si apuestas de manera correcta la recompensa puede ser enorme. Los riesgos también son enormes a menos que sepas que algo malo va a pasar con la empresa a la que estás apostando en contra.

DYLAN RATIGAN: Esto podría muy bien ser información privilegiada en el peor, más horrible y más mal uso que he visto en toda su vida

ANTONIO MORA: Un ejemplo, United Airlines. El jueves antes del ataque más de dos mil contratos apostando que el stock se reduciría fueron adquiridos. Noventa veces más en un día que en tres semanas. Cuando volvieron a abrir los mercados, las acciones de United cayeron, el precio de los contratos se disparó y alguien pudo haber hecho un montón de dinero, rápido.

DYLAN RATIGAN: $180,000 se transforman en $ 2.4 millones de dólares cuando ese avión golpea el World Trade Center.

ANTONIO MORA: Es casi la misma historia con American Airlines.

DYLAN RATIGAN: Esto es un aumento de cinco veces en el valor de lo que era un comercio de $337,000 el lunes (10 de septiembre, 2001).

ANTONIO MORA: ¿De repente se convierte en?

DYLAN RATIGAN: $1.8 millones.

ANTONIO MORA: Y hay mucho más, incluyendo un número extraordinariamente alto de apuestas en contra de Morgan Stanley y Marsh & McLennan, dos de los mayores inquilinos del World Trade Center. ¿Podría ser esto una coincidencia?

DYLAN RATIGAN: Esta sería una de las coincidencias más extraordinarias de la historia de la humanidad si fuera una coincidencia”.

(FUENTE: 9/11 Wall Street Blames Put Option Inside Trading On Terrorists)

Aunque las opciones de venta sobre American y United Airlines se citan generalmente en referencia a la información privilegiada del 11-S, estas operaciones representan sólo una fracción de las operaciones sospechosas que condujeron al ataque. Entre el 20 de agosto y el 10 de septiembre, anormalmente, grandes picos en la actividad de opción de venta aparecieron en las operaciones implicando docenas de diferentes empresas cuyas acciones se desplomaron después del ataque incluyendo Boeing, Merrill Lynch, JP Morgan, Citigroup, Bank of America, Morgan Stanley, Munich Re y el Grupo AXA.

Los agentes económicos no solo estaban apostando en contra de las empresas cuyas acciones se desplomaron después del 11-S, sin embargo. También hubo un aumento de seis veces en las opciones de compra sobre las acciones del contratista de defensa Raytheon el día antes del 11-S. Las opciones permitieron a los comerciantes comprar las acciones de Raytheon en $25. Una semana después del ataque, ya que el ejército estadounidense comenzó a desplegar los misiles Tomahawk proporcionados por Raytheon que usarían al momento de la invasión de Afganistán, la cotización de la compañía se había disparado hasta en un 37% a más de $34.

Los SEC no eran los únicos interesados en este particular, rastro del dinero en el 11-S, tampoco. Las investigaciones sobre el potencial comercio con información privilegiada antes de los ataques fueron abiertas por autoridades en todo el mundo, de Bélgica a Francia, Alemania, Suiza y Japón. No pasó mucho tiempo antes de que esta persecución financiera global comenzara a dar pistas sobre el rastro de los operadores terroristas.

El 17 de septiembre el ministro de Exteriores italiano, Antonio Martino, dirigiéndo la propia investigación italiana de Consob sobre los potenciales negocios del 11-S, dijo: “Creo que hay estados y organizaciones terroristas detrás de la especulación en los mercados internacionales.”

Para septiembre 24 el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders, estaba lo suficientemente seguro como para anunciar públicamente a los belgas “hay fuertes sospechas de que los mercados británicos pueden haber sido utilizados para las transacciones.”

El presidente del banco central de Alemania, Ernst Welteke, fue el más inflexible: “Lo que encontramos nos asegura que personas conectadas a los terroristas deben haber estado tratando de sacar provecho de esta tragedia”.

Estos líderes extranjeros no estaban solos en su convicción de que la información privilegiada ha tenido lugar. El profesor de Finanzas de la Universidad de Chicago George Constantinides, el profesor de derecho de la Universidad de Columbia John Coffee, el profesor de derecho de la Universidad Duke, James Cox y otros académicos, al igual que el bien conocido operador de opciones como Jon Najarian todos han expresado su creencia de que los inversores han negociado con el conocimiento previo de los ataques.

La escala de la investigación por la SEC no tiene precedentes, examinando más de 9,5 millones de transacciones de valores, incluyendo acciones y opciones en 103 empresas diferentes que comercian en 7 mercados, 32 fondos negociados en bolsa, y los índices bursátiles. La investigación se basó en la asistencia del personal legal y de conformidad de las 20 firmas comerciales más grandes y las autoridades reguladoras en diez gobiernos extranjeros. La Comisión coordina su investigación con el FBI, el Departamento de Justicia y el Departamento del Tesoro.

¿Los resultados de esta investigación?

No hemos desarrollado ninguna evidencia sugiriendo que aquellos que tuvieron conocimiento previo de los ataques del 11 de Septiembre negociaron basados en esa información.

Aunque esto suena como que la investigación no ha encontrado evidencia de tráfico de información privilegiada, una segunda mirada revela el truco; ellos no están diciendo
que no hubo uso de información privilegiada, solo que no hay pruebas de que “aquellos que tenían conocimiento previo de los ataques del 11 de septiembre” participaron en dicha negociación. Pero esto plantea la pregunta: ¿quién tenía conocimiento anticipado, y cómo la SEC determina esto?

El informe de la Comisión del 11-S plantea la cuestión incluso más descaradamente
en su trato de la anómala actividad de opciones de venta disponibles sobre United Airlines
el 6 de septiembre: 95% de las opciones se colocaron por “un único inversor institucional con sede en Estados Unidos, sin vínculos concebibles con al Qaeda”. Una vez más, se toma como una conclusión inevitable esa falta de lazos con “al Qaeda” lo que significa que no podría haber tenido conocimiento previo del ataque, incluso si la evidencia muestra que el uso de información privilegiada tuvo lugar.

Para estar seguros, el comercio con información privilegiada es casi seguro que tuvo lugar en las semanas anteriores al 11-S. Aunque algunos han utilizado el informe de la Comisión para concluir que la historia fué desacreditada, los años siguientes han visto la publicación de no uno, ni dos, sino tres artículos científicos independientes concluyendo una alta probabilidad de que la negociación anómala fué el resultado de un conocimiento previo.

En Inusual Actividad en el Mercado de Opciones y los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 el profesor Allen Poteshman de la Universidad de Chicago concluyó: “El examen del comercio de opciones previo al 11 de septiembre revela que hubo un nivel inusualmente alto de compra venta. Este hallazgo es consistente con los inversores reportados de haber negociado opciones de antemano de los ataques.

En “Detectando anormales actividades de negociación en los mercados de opcionesinvestigadores de la Universidad de Zurich utilizaron métodos econométricos para confirmar la actividad inusual de opciones de venta sobre las acciones de las principales compañías aéreas, bancos y reaseguradoras en las semanas previas al 11-S.

Y en “hubo Comercio anormal en las Opciones de Indice de S&P 500 antes de los atentados del 11-S?, un equipo de investigadores llegó a la conclusión de que la anormal actividad en el mercado de opciones de índice de S&P alrededor del momento del ataquees consistente con información privilegiada anticipanda al ataque del 11-S”.

La única pregunta, entonces, es ¿quién se benefició de estas transacciones y por qué nadie fue acusado por su participación en ellas?

Una ventaja es perseguida por el investigador y autor Kevin Ryan. En “Evidencia de negociación informada en los ataques del 11 de septiembrese analiza un documento de información del FBI de 2003 que fue desclasificado en 2009. En él se describen los resultados de las investigaciones del FBI en dos de las transacciones previas al 11-S que el FBI ha identificado como sospechosas, incluyendo la compra de 56,000 acciones de Stratesec en los días anteiores al 11-S. Stratesec proporciona los sistemas de seguridad de los aeropuertos (incluyendo, irónicamente, el aeropuerto de Dulles, así como el World Trade Center y United Airlines), y vio su precio de acción casi duplicarse cuando los mercados volvieron a abrir el 17 de septiembre de 2001.

Las transacciones llevan a una pareja cuyos nombres están censurados del memo, pero son fácilmente identificables a partir de la información sin censurar: El Sr. y la Sra. Wirt D. Walker III, unos parientes lejanos de la familia Bush y socios de negocios de Marvin Bush, el hermano del presidente. El documento señala que la pareja nunca fue siquiera entrevistada como parte de la investigación, ya que no había “revelado tener vínculos con el terrorismo u otra información negativa”.

Además de indagar la cuestión, esta descripción es comprobadamente falsa. Como Ryan señaló en una conversación con el periodista financiero Lars Schall:

KEVIN RYAN: “Wirt Dexter Walker en Stratesec contrató a varias personas de una compañía llamada The Carlyle Group y The Carlyle Group ha tenido miembros de la familia Bin-Laden como inversores. También el compañero de los Wirt Walkers el director James Abrahamson fue un asociado de negocios cercano de un hombre llamado Mansoor Ijaz, un hombre de negocios paquistaní y Mansoor Ijaz dijo ser capaz de ponerse en contacto con Osama Bin Laden en múltiples ocasiones.

Así que parece haber alguna evidencia circunstancial indicando que estas personas estaban conectados a Al-Qaeda, al menos hasta el punto en que deberíamos investigar.

LARS SCHALL: ¿Y tampoco es cierto que algunos miembros de la familia Bin Laden estaban en realidad en Washington en la reunión del Grupo Carlyle el 11-S?

KEVIN RYAN: Eso es cierto. El Grupo Carlyle tenía una reunión en el Hotel Ritz-Carlton en Washington el 11 de septiembre y estuvieron presentes el ex presidente George H. W. Bush, James Baker y el hermano de Osama Bin-Laden. Creo que se llamaba Salem, no puedo recordar su nombre exacto. Pero estaban ahí, inversores de la familia Bin Laden reunidos con los representantes del Grupo Carlyle en Washington el 11 de septiembre”.

(FUENTE: Terror Trading 9/11)

¿Fue por esto que el FBI pensó mejor preguntar a Walker sobre su compra de acciones altamente rentable de Stratesec justo antes del 11-S?

La CIA ocupa un lugar destacado en otra línea de investigación. Una sospechosa compra de opciones de United Airlines fue investigada por el FBI involucrando una orden de 2,500 contratos para opciones en los días previos al 11-S. En lugar de procesar la compra a través de la casa de intercambios de United Airlines, la Junta de Intercambio de Opciones de Chicago, la orden se dividió en cinco partes de 500 contratos y las procesaron a través de cinco diferentes intercambios de acciones al mismo tiempo. La inusual orden fue gestionada por Deutsch Bank Alex Brown, una firma que hasta 1998 fue presidida por A. B. “Buzzy” Krongard, ex asesor del director de la CIA, James Woolsey, quien en el momento del 11-S era él mismo el Director Ejecutivo de la CIA.

MICHAEL C. RUPPERT: Así que justo después de los ataques del 11-S el nombre de Buzzy Krongard emergió, hubo una investigación instantánea que reveló que Buzzy Krongard había sido presuntamente reclutado por el director de la CIA George Tennant para ser convertido en el Director Ejecutivo en la CIA, que es la posición número 3, justo antes de los ataques.

Y Alex Brown fue una de las muchas filiales de Deutsche Bank uno de los principales vehículos o instrumentos que manejaron todas estas operaciones criminales, personas que obviamente sabían que los ataques iban a tener lugar, dónde, cómo y las líneas aéreas específicas“.

(FUENTE: Terror Trading 9/11)

Tal vez la admisión más franca de información privilegiada es notable por tres cosas: fue grabada en vídeo, nunca ha sido investigado por ninguna agencia u oficial de policía, y fue hecha por el ex agente de la CIA y frecuente comentarista de política exterior Robert Baer, la inspiración de la vida real para el personaje interpretado por George Clooney en “Syriana”. Hablando con periodistas ciudadanos después de un  discurso en los Ángeles en 2008, Baer fue grabado en video haciendo una afirmación sorprendente sobre comercio con información privilegiada el 11-S:

JEREMY ROTHE-KUSHEL: “…la último con lo que quiero terminar es que la Oficina Nacional de Reconocimiento estaba llevando a cabo un simulacro de un avión estrellandose en su construcción y sabes que cuentan con personal del Departamento de Defensa y la CIA

ROBERT BAER: Sé del chico que fue a su agente en San Diego y le dijo “quiero mi dinero en efectivo, esto se va hacia abajo mañana”.

JEREMY ROTHE KUSHEL: ¿En serio?

ROBERT BAER: Si

STEWART HOWE:Eso nos dice algo.

ROBERT BAER: ¿Qué?

STEWART HOWE: Eso nos dice algo.

ROBERT BAER: Bien que su hermano trabajaba en la Casa Blanca.

(FUENTE: WeAreChangeLA debriefs CIA Case Officer Robert Baer about apparent Mossad and White House 9/11 foreknowledge)

Esta afirmación realmente destacable merece un examen más detallado. Si se cree que Baer es un ex agente de la CIA él tiene conocimiento de primera mano de que un interno de la Casa Blanca tenía conocimiento previo de los ataques, y hasta la fecha no solo Baer nunca ha revelado la identidad de esta persona, sino que nadie lo ha cuestionado acerca su declaración o siquiera intentado seguir esta pista.

Entonces, ¿cómo es posible que la SEC pasó por alto, ignoró, o simplemente optó por no perseguir dichas pistas en su investigación? La única respuesta posible, por supuesto, es que la investigación fue dirigida deliberadamente lejos de tales personas de interés y de cualquier conexión que llevarían de nuevo al conocimiento previo de los organismos gubernamentales, agentes federales, o sus asociados en el mundo de los negocios.

Por desgracia, probablemente nunca vamos a ver pruebas documentales de eso de la propia Comisión. Un investigador que solicita el acceso bajo el Freedom of Information Act la evidencia documentada que la Comisión del 11-S utiliza para concluir que no ha habido ninguna información privilegiada recibida en una respuesta que decía “que los registros potencialmente sensibles han sido destruidos.”

En su lugar, nos quedamos con fuentes que rechazan ser identificadas diciendo que los registros de CBOE de las opciones de comercio anteriores al 11-S han sido destruidos y relatos de segunda mano de comerciantes que habían oído hablar con antelación de un evento el 11-S.

De manera redundante, tal vez la Comisión del 11-S revela más de lo que deja ver cuando se trata de descartar las operaciones clave con información privilegiada con la concisa observación de que los comerciantes no tenían lazos concebibles con Al-Qaeda.

ANTONIO MORA: “ABC News se ha enterado de que la Junta de Intercambio de Opciones de Chicago lanzó su investigación sobre el inusual comercio en la última semana. Eso puede haberles dado el tiempo suficiente para detener que alguien sacara provecho de la muerte aquí en los EE.UU. También puede dar a los investigadores, Peter, una “pista clave” que podría conducirlos a los terroristas.

PETER JENNINGS: Muchas gracias. Como recordatorio de las complicaciones aquí, el Secretario del Tesoro dijo hoy aquí de esta investigación “Tienes que ir a través de diez velos antes de que pueda llegar a la fuente real”.

ANTONIO MORA: Si.

PETER JENNINGS: Gracias Antonio.

(FUENTE: 9/11 Wall Street Blames Put Option Inside Trading On Terrorists)

PTech y Vulgar Traición

Ptech fue una compañía con sede en Quincy, Mass. especializada en “software de arquitectura empresarial”, “una especie de potente programa informático de modelado que permite a las organizaciones a gran escala rastrear sus sistemas y empleados y monitorearlos en tiempo real. La persona que ejecuta este software tiene una visión “ojo de Dios” de los procesos, el personal y las operaciones, e incluso la posibilidad de utilizar estos datos para prever los problemas antes de que sucedan e intervenir para evitar que esto suceda.

Como consultor mayor que trabajaba en la gestión de riesgos de JPMorgan al momento del 11-S, Indira Singh estaba buscando exactamente este tipo de software para implementar la próxima generación de modelos de riesgos del banco. En su búsqueda por el último software de gestión de riesgos, el nombre de Ptech empezó a cotizar como el mejor candidato para la tarea.

INDIRA SINGH:He tenido una buena vida. Hice “risk” en JP Morgan Chase, sólo para tomar un descanso de todo el material pesado. Lo que he hecho fue diseñar una forma para controlar todo lo que sucede en una empresa muy grande para evitar que grandes problemas sucedan. Existe es esa pequeña nube allí y mi muy extraña imagen de cómo pienso sobre este problema. Soy una persona que fue la fusión de dos disciplinas: Administración de Riesgos y algo llamadoArquitectura Empresarial“, que es bastante esotérica, pero al final del día, se busca prevenir que grandes problemas ocurran en cualquier parte de una gran empresa global.

En JP Morgan estaba trabajando en la siguiente generación de “modelo de riesgo” que se trata de cómo prevenir que sucedan estas cosas. Las malas prácticas de negocios tales como el lavado de dinero, el comercio canalla y los fallos masivos de ordenador, cualquier cosa que puedas imaginar (eso) podría salir mal.

He tenido un montón de consultoría de margen de maniobra como “arquitecto Riesgo Senior” por pensar fuera de la caja y conseguir realmente poner en práctica mis ideas. Estaba financiado con un fondo estratégico, informé a los directores y estaba muy feliz. JP Morgan pensaba muy bien de mí y estaban pensando en la financiación, junto con mi proyecto en DC, del software de riesgo de próxima generación.

Lo que tengo que hacer (y) lo que hice fue (encontrar) una pieza muy inteligente de software. Muy, muy inteligente. Su trabajo sería pensar en la totalidad de la información y aquí es donde se puede conectar un punto. El trabajo de este software sería pensar en toda la información que representaba lo que estaba pasando en la empresa en un momento dado como los negocios del banco que estaban siendo tramitados en todo el mundo. Por ejemplo, actuaría como un software de vigilancia que busca los patrones de comercio que indican que alguien estaba muy alto para ser normal y luego hacer algo al respecto: enviar un mensaje a algún lugar, enviar información de la transacción a algún lugar, tal vez apagar su sistema, tal vez apagar otro sistema, tal vez empezar algo más en otro lugar. Este tipo de capacidad es muy, muy esencial en el mundo de hoy.

Sin embargo este tipo de software no se encuentra en Microsoft o ni siquiera en IBM. Un pequeño grupo de compañías de software muy esotéricas hacen este tipo de software empresarial y es muy caro. Así que no puedes permitirte el lujo de elegir mal y le pregunte a todos mis colegas que eran gurús de la industria; ¿qué recomendarían para esto?

Mis amigos recomendaron PTech.”

(FUENTE: 9/11 Omission Hearings – Indira Singh Reads Sibel Edmonds’ Letter – 9/9/2004)

De hecho, no es difícil ver por qué Ptech venía tan altamente recomendada. Dada la naturaleza de este trabajo de gestión de riesgos sensibles, solamente una empresa con experiencia en la entrega de software para organizaciones de gran escala con secretos para proteger encajaría para el puesto, y en este sentido PTech no ha defraudado. Su lista de clientes incluye auténticos clientes del más alto nivel  corporativo y gubernamental: el FBI, el IRS, la OTAN, la Fuerza Aérea, el Comando Aeronaval, los departamentos de Energía y Educación, el Servicio Postal, la Cámara de Representantes de EE.UU., el Departamento de Defensa, el Servicio secreto, incluso la Casa Blanca.

Desde el santuario interior de la Casa Blanca a la sede del FBI, del sótano de la FAA a la sala de juntas de IBM, algunas de las organizaciones más seguras en el mundo utilizando algunos de los servidores de alojamiento más protegidos almacenando los datos más sensibles que PTEC acogió en su seno. A PTEC se le dio las llaves del reino cibernético para construir imágenes detalladas de estas organizaciones, sus debilidades y vulnerabilidades, y para mostrar cómo estos problemas podrían ser explotados por aquellos con malas intenciones. Pero al igual que todos esos sistemas, eso podría ser aprovechado por aquellos con malas intenciones para sus propios fines, también.

Dada la naturaleza de la información y los secretos manteniéndose por sus clientes, no debería ser ninguna sorpresa que muchos de los principales inversores y empleados de PTech eran hombres con antecedentes que deberían haber estado levantando banderas rojas en todos los niveles del gobierno. Y resulta que, al menos uno de estos hombres hizo una señal de alerta con un par de diligentes agentes del FBI.

A finales de 1990, Robert Wright y John Vincent – agentes especiales del FBI en la oficina de campo de Chicago- estaban llevando a cabo una investigación sobre la financiación del terrorismo llamada Vulgar Traición. Desde el principio, la investigación se vio obstaculizada por altos mandos; ellos ni siquiera les dieron acceso al equipo informático necesario para llevar a cabo su trabajo. A través de la previsión y perseverancia de Wright y Vincent, sin embargo, la investigación logró anotar algunas victorias, incluyendo la incautación de $1.4 millones en fondos terroristas. Según Wright, “estos fondos estaban vinculados directamente al empresario saudí Yasin al-Qadi.”

Yasin al-Qadi es un empresario multimillonario y filántropo quien, de acuerdo con socios de negocios, le gusta presumir de su relación con el ex vicepresidente Dick Cheney. Pero a finales de 1990 fue sancionado por el Consejo de Seguridad de la ONU por sus presuntos vínculos con Al Qaeda, y después del 11-S fue puesto en una lista de vigilancia terrorista por el Tesoro de Estados Unidos por sus presuntos vínculos con la financiación del terrorismo.

Durante la década de 1990, como Vulgar Traición estaba siendo frustrada de abrir una investigación criminal sobre sus actividades, la empresa de inversión respaldada por Qadi Sarmany Ltd. se convirtió en un “ángel inversor” para una empresa de software llamada PTech, proporcionando $5 millones de la suma inicial de $ 20 millones de capital que tiene Ptech desde su inicio.

En ese momento, el CEO de Ptech negó que al-Qadi tuviera alguna implicación con la empresa con excepción de su inversión inicial, pero el FBI mantiene ahora que estaba mintiendo y que, de hecho, al-Qadi continuó invirtiendo millones de dólares en la empresa a través de diversos frentes y vehículos de inversión. Personal interno de la compañía dijo a funcionarios del FBI que fueron trasladados a Arabia Saudita para conocer a los inversores de Ptech en 1999 y que al-Qadi fue presentado como uno de los propietarios. También se ha informado de que Hussein Ibrahim, jefe científico de Ptech, era el representante de al-Qadi en Ptech y los abogados de Al-Qadi han admitido que el representante de al-Qadi pueden haber continuado sentandose en el consejo de Ptech incluso después del 11-S.

El mismo Ibrahim era ex presidente de BMI, una firma de inversión de bienes raíces de Nueva Jersey, que también fue uno de los primeros inversores en Ptech y proporcionó financiación para el préstamo de la fundación de Ptech. Ptech alquiló espacio de oficina y equipos informáticos de BMI y BMI compartió espacio de oficina en Nueva Jersey con Kadi International, propiedad y operado por nada menos que Yassin al-Qadi. En 2003, el zar del contraterrorismo Richard Clarke dijo: “BMI es en sí públicamente un proveedor de servicios financieros para los musulmanes en los Estados Unidos, su lista de inversores sugiere la posibilidad de que esta fachada era sólo una tapadera para ocultar el apoyo terrorista.”

Suheil Laher era arquitecto jefe de Ptech. Cuando no estaba escribiendo el software que proporcionaría a Ptech los modelos detallados del funcionamiento de los organismos más sensibles del gobierno de EE.UU., estaba escribiendo artículos elogiando la guerra santa islámica. También le gustaba citar Abdullah Azzam, mentor de Osama Bin Laden y el jefe de al-Maktab Khidamat, que fue el precursor de Al-Qaeda.

Que a un reparto tan poco probable de personajes se les diera acceso a algunos de los organismos más sensibles en el gobierno federal de EE.UU. es suficientemente sorprendente. Que estuvieran operando el software que les permitía mapear, analizar y acceder a todos los procesos y al funcionamiento dentro de estas agencias con el fin de encontrar puntos débiles sistémicos es igualmente sorprendente. Lo más inquietante de todo, sin embargo, es la conexión entre PTech y las mismas agencias que tan notablemente “fallaron” en su deber de proteger al público estadounidense el 11 de septiembre de 2001.

BONNIE FAULKNER: “¿Podría describir la relación de Ptech con la FAA? PTech trabajó con la FAA durante varios años, ¿no?

INDIRA SINGH: Sí. Fue un proyecto conjunto entre PTech y MITRE. Es interesante. Ellos estaban buscando, básicamente, agujeros en la interoperabilidad de la FAA con la respuesta con otras agenciasde la ley en caso de una emergencia, como un secuestro.

Estaban buscando el proceso de escaladolo que las personas harían, cómo responderían en caso de una emergencia – y encontrar los agujeros y hacer recomendaciones para solucionarlos. Ahora si alguien estaba en condiciones de comprender dónde estaban los agujeros, era Ptech, y ese es exactamente el punto: si alguien estaba en una posición para escribir software para tomar ventaja de esos agujeros, hubiera sido Ptech.

BONNIE FAULKNER: ¿Había una referencia a Ptech de haber operado en el sótano de la FAA?

INDIRA SINGH: Sí. Por lo general, debido a que el alcance de este tipo de proyectos son primordiales y de gran alcance, cuando estás haciendo un proyecto de arquitectura de la empresa, se tiene acceso a cómo se está haciendo cualquier cosa en la organización, donde se está haciendo, sobre qué sistemas, cuál es la información. Tienes un cheque en blanco.

Si se trata de un gran proyecto de varios años, el equipo que viene dispone, literalmente, de acceso a casi cualquier cosa que ellos quieran porque estás operando en un nivel modelo, en una escala masiva. Así que, sí, estaban por todas partes, y me dijeron que estaban en lugares que requieren autorizaciones. Me dijeron que tenían acceso para iniciar sesión a los ordenadores de control de vuelo de la FAA. Me dijeron que tenían contraseñas para muchos equipos que no podrías, en la superficie, pensar que tienen algo que ver con la búsqueda de los agujeros en el sistema, pero digamos que aislas una parte de un proceso de notificación que fue mediada por ordenador y que quieres investigar más a fondo, entonces normalmente se obtendría acceso a  la conexión de la comunicación de ese equipo. A partir eso, de regreso corriente arriba o corriente abajo. Así que, ¿quién sabe?

Por mi propia experiencia yo podría tener acceso a casi cualquier cosa que quisiera en JP MorganChase. Y, no lo hice, por la sencilla razón de que si algo salía mal, no quería tener acceso. Pero si no haces nada bueno como arquitecto de la empresa con dicho mandato, normalmente no se podría tener acceso a nada.

(FUENTE: Guns n Butter: Indira Singh, PTech and the 911 software)

Entonces, ¿quién estaba realmente detrás de Ptech? ¿Ziade, Ibrahim y los demás de alguna manera evadieron la debida diligencia de todas las agencias gubernamentales y corporaciones multinacionales que contrataron a Ptech? ¿Ptech terminó trabajando en la interoperabilidad de los sistemas de la FAA y el Pentágono en la mañana del 11-S? ¿El amigo de al-Qadi, Dick Cheney, realmente no sabía nada de las conexiones o las actividades de Qadi? ¿Fue todo esto un plan trazado por Al-Qaeda para infiltrarse en los sistemas y organismos clave del gobierno de Estados Unidos?

No de acuerdo con las personas que estaban realmente investigando la empresa.

INDIRA SINGH: Quién está realmente detrás de de Ptech es la cuestión. Correcto. Le pregunté eso a muchas personas de inteligencia que vinieron en mi ayuda, ya que estaba en la lista negra y me dijeron: “Indira, se trata de una operación clandestina de la CIA al nivel de Irán-Contra. Y tengo razones para creer esto porque CARE Internacional es una versión renombrada de Al Kifah que era el brazo armado del WTC 93, antes de que Al Kifah fuera llamado al-Maktab Khidamat que eran los finaciadores de armas para los muyahidin afganos. Fue así como los fondos llegaron a Osama Bin Laden a través del ISI paquistaní.

Le pregunté al FBI en Boston: ¿Cómo es que Mak estuviese ejecutando Ptec y el 11-S? conviví con una gran cantidad de inteligencia quienes me estaban diciendo que “se trata de una fachada de la CIA, callate y vete”. A ese nivel me dije “Bueno, ¿por qué el FBI no saca ventaja de su célebre diferencia con la CIA y me dijeron “porque en ese nivel ellos trabajan juntos”.

(FUENTE: 9/11 Omission Hearings – Michael Ruppert & Indira Singh Q&A – 9/9/2004)

Entonces, ¿Qtiene que decir la Comisión del 11-S sobre PTech? Absolutamente nada. El co-presidente de la comisión, Thomas Kean, estuvo involucrado en una transacción de bienes raíces de $24 millones de dólares con BMI, uno de los inversores de PTech, pero no se hizo mención de eso en el momento y la comisión nunca miró a Ptech o su actividades en el 11-S.

Mientras tanto, el amigo de Cheney al-Qadi ha sido desde entonces retirado listas de sanciones terroristas suizas, Europeas, del Consejo de Seguridad de la ONU y del Tesoro de EE.UU. 

¿Y Robert Wright? Después de que Vulgar Traición fue cerrada, el FBI hizo finalmente una redada en las oficinas de PTech en diciembre de 2002… pero no antes de que la empresa tuviera una advertencia anticipada de la “redada“. Al día siguiente, el entonces Jefe de Seguridad Nacional, Tom Ridge, declaró que Ptech “en ningún manera ponía en peligro la seguridad del país”.

Oussama Ziade todavía es buscado por el FBI por mentir sobre la implicación de Al-Qaeda con la empresa, pero el caso está ahora congelado.

ROBERT WRIGHT: “Para las familias y las víctimas… del 11 de septiembre… en nombre de John Vincent, Barry Carnaby y yo… lo sentimos”.

(FUENTE: 9-11 FBI Whistleblower Robert Wright Testimony)

Los billones desaparecidos del Pentágono

DONALD RUMSFELD: El tema de hoy es un adversario que representa una amenaza, una amenaza seria para la seguridad de los Estados Unidos de América. Este adversario es uno de los últimos bastiones del mundo de la planificación centralizada. Gobierna dictando planes de cinco años. Desde una sola de capital, intenta imponer sus demandas a través de zonas horarias, continentes, océanos y más allá. Con brutal consistencia ahoga el pensamiento libre y aplasta las nuevas ideas. Altera la defensa de los Estados Unidos y coloca la vida de hombres y mujeres en un riesgo uniforme.

(FUENTE: Defense Business Practices)

El 10 de septiembre de 2001, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld declaró una nueva guerra. No es una guerra contra una organización terrorista en las sombras en Afganistán, o incluso una guerra contra el terrorismo, sino una guerra al propio Pentágono.

DONALD RUMSFELD: El adversario está más cerca de casa. Es la burocracia del Pentágono.

(FUENTE: Defense Business Practices)

Tal vez no es de extrañar que Rumsfeld se sintió obligado a declarar una guerra a la burocracia del Pentágono. El problema de la pesadilla contable del Pentágono había estado merodeandolo desde su audiencia de confirmación en enero de 2001. A pesar de que Rumsfeld estaba interesado en impulsar una modernización de las fuerzas armadas que se proyectó a un costo adicional de $ 50 mil millones en la financiación, esa agenda era políticamente imposible frente al monumental prblema de presupuesto del Departamento de Defensa.

SEN. BYRD: ¿Cómo podemos considerar seriamente un aumento de $ 50 mil millones en el presupuesto del Departamento de Defensa cuando los propios auditores del Departamento de Defensa – cuando los propios auditores del Departamento de Defensa dicen que el Departamento no pueden explicar $ 2.3 billones de dólares en transacciones en un solo año.

Ahora, mi pregunta es, señor secretario, ¿qué va a hacer al respecto?

DONALD RUMSFELD: Rechazar la nominación! (Se ríe) (Risas) ¡Ah! Senador, he oído

SEN. BYRD: No quiero verlo hacer eso! (Risa)

SEN. LEVIN: (Suena el martillo.) Vamos a prorrogar, en ese caso! (Risa.)

DONALD RUMSFELD: Senador, he oído algo de eso y leí algo de eso, que el departamento no es capaz de auditar sus libros. Eso es Iba a decir “aterrador“.

(FUENTE: Defense Secretary Nomination Hearing Jan 11 2001)

“Aterrador” sólo empieza a describir el problema.

El propio informe del Inspector General del Departamento de Defensa para el año fiscal de 1999 señalaba que las Finanzas de Defensa y el Servicio de Contabilidad habían procesado $7.6 billones de dólares de las entradas contables a nivel departamental en ese año. De esa cantidad, sólo $ 3.5 billones se han contabilizado correctamente. $2.3 billones de dólares en transacciones fueron eludidos para hacer balance de las entradas, pasando sin la documentación apropiada, o fabricados por completo. La oficina del inspector general ni siquiera examinó los otros $1.8 billones en transacciones, ya que “no tenían tiempo ni el personal adecuado para su valoración”.

En 2002 un contable DFAS alertó sobre el problema, y del encubrimiento que estaba en marcha para detener a los investigadores de enterarse a dónde fue el dinero.

VINCE GONZALES: $2.3 billones con “B”. Eso es 8000 dólares por cada hombre, mujer y niño en los Estados Unidos. Para entender cómo el Pentágono puede perder el rastro de miles de millones, consideremos el caso de un contador militar que intentó averiguar lo que sucedió a unos $300 millones.

JIM MINNERY: Sabemos que se ha ido, pero no sabemos en que lo gastaron.

VINCE GONZALES: Jim Minnery, un ex marine que se volvió denunciante, está arriesgando su trabajo al hablar por primera vez acerca de los millones que notó que faltaban de unas hojas de balance de la agencia de defensa. Minnery trató de seguir el rastro del dinero, incluso cruzando el país en busca de registros.

JIM MINNERY: El director me miró y dijo: “¿Por qué se preocupan por estas cosas?” Eso me tomó por sorpresa, ya sabes. Mi supervisor me preguntó por qué me importa hacer un buen trabajo.

VINCE GONZALES: Él fue reasignado, y dice que los funcionarios encubrieron entonces el problema con sólo cancelandolo.

JIM MINNERY: Ellos tuvieron que cubrirlo.

(FUENTE: 9-11 Pentagon missing $2.3 trillion)

Como Contralor del Pentágono de 2001 a 2004, Dov Zakheim era el hombre encargado de la solución de este problema.

DONALD RUMSFELD: Hay todo tipo de normas y reglamentos de larga data sobre lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer. Sé que el Dr. Zakheim ha estado tratando de contratar CPAs porque los sistemas financieros del departamento están tan enredados que no se pueden explicar unos $2.6 billones de dólares en transacciones que existen, si eso es creíble. Y sin embargo, se nos dice que no podemos contratar contadores para ayudar a desenredar muchos aspectos.

REP. LEWIS: Señor Secretario, la primera vez y la última vez que Dov Zakheim y yo partimos el pan juntos, él me dijo que tendríamos que encargarnos de 2.6 billones de dólares desde ahora. (Risas.) Pero hablaremos de eso un poco

DONALD RUMSFELD: Se hizo cargo; pero con un poco de calor. (Risa)

(SOURCE: Testimony before the House Appropriations Committee: FY2002 Budget Request)

De 1987 a 2001 Zakheim dirigió SPC Internacional, filial de System Planning Corporation, un contratista de defensa que proporciona guerra aérea, seguridad informática y electrónica militar avanzada para el Departamento de Defensa y DARPA. El “Radar Physics Laboratory” de SPC desarrolló un sistema de control remoto para vehículos aéreos que comercializaban para el Pentágono antes del 11-S.

Zakheim también participó en la redacción deReconstruyendo las Defensas de EE.UU.“, un documento que llamada a una transformación radical del ejército de EE.UU., incluida la aplicación del programa de defensa antimisiles de $50 mil millones y un mayor uso de tecnologías militares especializadas. El documento incluso señaló cómo “formas avanzadas de guerra biológica que pueden apuntar a genotipos específicos pueden transformar la guerra biológica de un reino de terror a una herramienta políticamente útil.”

“Reconstruyendo las Defensas de EE.UU.” fue un libro blanco producido por el Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense, un grupo fundado en 1997 con el objetivo de proyectar la dominación mundial de Estados Unidos en el siglo 21. Uniendo a Zakheim al grupo que era una serie de otros neoconservadores que terminó por poblar el gobierno de Bush, incluyendo a Dick Cheney, Paul Wolfowitz, Richard Perle, Jeb Bush, y Donald Rumsfeld. En su documento de septiembre de 2000, el grupo lamentó que su plan para la transformación de los militares no fuera probable a menos que un evento determinante tuviera lugar, uno que galvanizaría la opinión pública: “el proceso de transformación, aunque traiga un cambio revolucionario, es probable que sea uno largo, en ausencia de algún evento catastrófico y catalizador – como un nuevo Pearl Harbor”.

DONALD RUMSFELD: Sabemos que lo que tiende a registrarse en las personas es el miedo, y sabemos que esto tiende a suceder después de que hay un Pearl Harbor, tiende a ocurrir después de que hay una crisis. Y eso es demasiado tarde para nosotros. Tenemos que ser más inteligentes que eso. Tenemos que ser más inteligentes que eso. Tenemos que ver más hacia el futuro.

Hay un libro maravilloso sobre Pearl Harbor de Roberta Wohlstetter, y un adelanto por el Dr. Schelling, que habla de este problema de ver las cosas que suceden y no integrarlas en su mente y decir: “Sí, tendríamos que estar haciendo algo sobre eso ahora”, eso lo vuelvo a leer periódicamente porque es muy importante.

(FUENTE: Defense Secretary Nomination Hearing Jan 11 2001)

Y el 9/11/2001, EE.UU. recibió su nuevo Pearl Harbor.

El ataque contra el Pentágono golpeó la Parte Uno en el lado oeste del edificio. Una oficina del Ejército de EE.UU. llamada Servicios de Recursos de Washington acababa de mudarse de nuevo en la Parte Uno después de que renovaciones habían tenido lugar allí. La oficina fue integrada con 45 contadores, resguardadores de libros y analistas de presupuesto. 34 de ellos murieron en el ataque.

Un informe de seguimiento de 2002 del Inspector General del Departamento de Defensa sobre los billones faltantes notó que otro 1.1 billón en entradas contables fueron procesadas por el Pentágono en el año fiscal 2000, pero ni siquiera intentaron cuantificar los fondos que faltaban para el año 2001. El Secretario del Ejército, Thomas White, explicó más tarde que eran incapaces de producir un informe financiero para todo el 2001 debido a “la pérdida de personal de administración financiera durante el ataque terrorista del 11 de septiembre”.

Antes de convertirse en secretario del Ejército, Thomas White fue un alto ejecutivo de Enron. Enron fue una de las empresas de energía más grandes del mundo, registrando una ganancia de $ 111 millones en 2000 antes de ser expuesto como un elaborado fraude corporativo de contabilidad en 2001. La SEC, que investigó el escándalo de Enron, ocupó los pisos 11 y 13 en el Edificio 7 del World Trade Center, y sus oficinas fueron destruidas en el 11-S, destruyendo de 3000 a 4000 documentos sobre investigaciones activas en el proceso.

Tal como era de esperar, la guerra de Rumsfeld sobre la burocracia del Pentágono no dió los resultados que prometió. En 2013, el dinero inexplicable en las arcas del Pentágono alcanzaba $8.5 billones de dólares.

REPORTER: El último escándalo en golpear Washington proviene de un informe que revela que el Pentágono “extravió” $8.5 billones de dólares. Líderes militares también han sido encontrados ordenando a sus subordinados arreglar libros para esconder el dinero que falta. Esta es la conclusión de un informe especial de Reuters.

Una ex empleada del Pentágono, Linda Woodford, dijo que pasó 15 años allí falsificando registros financieros. Woodford tenía un trabajo de comprobación de los registros contables de la Armada contra las cifras proporcionadas por el Departamento del Tesoro. Ella dijo que el dinero faltaba en el informe todos los meses.

(FUENTE: $8.5 Trillion Missing From Pentagon Budget)

GAYANE CHICHAKYAN: El experto en seguridad nacional Steve Miles está aquí conmigo para ayudarnos a comprender estos números. ¿$8.5 billones en paradero desconocido?

STEPHEN MILES: Eso es mucho dinero. Este es el tipo de cosa que se podrías pensar llevaría al Capitolio a un gran escrutinio. Habría audiencias casi todos los días. Tendrías distintos comités mirar en él. Nada de eso. Sólo lleva a un enorme desperdicio y puede haber todo tipo de fraudes sobre los que usted no sabe.

Sólo un ejemplo, cuando el inspector general miró a Irak –lo cual fue un montón de dinero, pero en el gran esquema sólo una parte del dinero que los EE.UU. gastaron- lo que encontraron fue que alrededor de $50 millones de dólares del dinero que los EE.UU. gastaron allí estaba desaprovechado y cerca de $ 6 mil millones perdidos por completo. No tenían idea de a dónde fue, estaba totalmente desaparecido. Pon esto en perspectiva. Eso es aproximadamente la cantidad de dinero que otros países gastan en su defensa, total. Y eso es sólo el cambio de bolsillo que hemos perdido en el sofá.

GAYANE CHICHAKYAN: Una cosa que me pareció muy interesante en este informe es que el Pentágono aparentemente utiliza un procedimiento operativo estándar para introducir números falsos, o los llamados “tapones” para cubrir la información perdida o desaparecida en su contabilidad con el fin de presentar un presupuesto equilibrado para el Tesoro. De manera que puedan escribir dentro todo.

STEPHEN MILES: Esta es probablemente la parte más impactante de esto. Llegan al final del día y dicen, Oh, hay dinero que falta, ¿qué hacemos? “Bueno, voy a poner un número ahí que dice que está ahí y vamos a solucionar el problema más adelante”. De nuevo esto es el tipo de práctica operativa que si lo hicieras en tu propio negociosi intentas hacerlo con tus propios impuestos para el gobierno, ellos te habrían puesto en la cárcel.

(FUENTE: Black Budget: US govt clueless about missing Pentagon $trillions)

Pero entonces, dado esos billones que nunca se han contabilizado, y dado que el gasto de defensa estadounidense se elevó a niveles récord después del ataque, tal vez la guerra de Rumsfeld al Pentágono, la que anunció el 10 de septiembre, fue un éxito después de todo. Y tal vez el 11 de septiembre fue la batalla clave en la guerra.

DONALD RUMSFELD: Algunos podrían preguntar, ¿cómo diablos podría el Secretario de Defensa atacar el Pentágono delante de su pueblo? A ellos les contesto, no tengo ningún deseo de atacar al Pentágono; Quiero liberarlo.

(FUENTE: Defense Business Practices)

Sin Conclusión

Estafas de seguros y uso de información privilegiada, fraude electrónico y vulgar traición, dinero desaparecido y evidencia destruida. Hay por lo menos 8.5 billones de razones para investigar el rastro del dinero del 11-S.

Curioso, entonces, que la última palabra del gobierno estadounidense sobre los ataques, el informe de la Comisión del 11-S, llegó a la conclusión de que el rastro del dinero no era en absoluto digno de investigación. En el capítulo V del informe, la comisión señaló: Hasta la fecha, el gobierno de EE.UU. no ha sido capaz de determinar el origen del dinero utilizado para los ataques del 11-S. En última instancia, la cuestión es de poca importancia práctica”.

El 11-S fue un crimen. Y como todos los detectives saben, la primera regla de la investigación criminal es seguir el dinero. Entonces, ¿por qué la Comisión del 11-S rechazan específicamente esta regla?

Las respuestas al 11-S no van a venir de los sospechosos del crimen. En lugar de eso, le toca a los investigadores continuar para descubrir la verdadera evidencia tras la pista del dinero del 11-S.

Sigue el dinero…

Episode 308 – 9/11 Trillions: Follow The Money

A %d blogueros les gusta esto: