Archivo del sitio

Cada vez más cerca: Ciudadanos suecos utilizan implantes de microchip para pagar el tren

416B6D1300000578-4604372-image-a-2_1497457062849

Suecia es conocida como un país que adopta la tecnología. El operador estatal sueco SJ está permitiendo a los pasajeros usar implantes de microchip en vez de boletos convencionales. La idea está siendo probada actualmente entre algunos miembros de SJ. Esto significa que todo lo que necesitan para viajar es su mano izquierda y el pequeño microchip implantado en ella.

SJ afirma ser la primera empresa de viajes del mundo en permitir a los pasajeros usar implantes de microchip para validar sus boletos. Los pequeños implantes utilizan la tecnología Near Field Communication, la misma tecnología utilizada en tarjetas de crédito sin contacto o pagos móviles.

Los implantes de microchips bajo la piel son cada vez más populares en Suecia. Pero los expertos advierten que hay cuestiones de seguridad y privacidad a considerar.

Recordemos que se dio a conocer que una empresa sueca estaba implantando microchips a sus trabajadores. Lo que podría pasar por una visión distópica del lugar de trabajo es casi rutinario en el centro sueco de Epicenter. La empresa ofrece a implantar a sus trabajadores microchips del tamaño de granos de arroz que funcionan como tarjetas de deslizamiento: para abrir puertas, operar impresoras, o comprar comida. Las inyecciones se han vuelto tan populares que los trabajadores de Epicenter celebran fiestas para aquellos que están dispuestos a ser implantados!!

landscape_1423255613-screen_shot_2015-02-06_at_34626_pm

Cerca de 20,000 personas en Suecia ya tienen microchips implantados en sus manos.

Y al igual que con la mayoría de las nuevas tecnologías, plantea problemas de seguridad y privacidad. Aunque son biológicamente seguros, los datos generados por los chips pueden mostrar la frecuencia con la que un empleado va a trabajar o lo que compra. A diferencia de las tarjetas de deslizamiento o los smartphones, que puede generar los mismos datos, una persona no puede separarse fácilmente del microchip.

Ben Libberton, un microbiólogo del Instituto Karolinska de Estocolmo, dice que los hackers podrían obtener enormes extensiones de información de los microchips integrados. Los dilemas éticos se harán más grandes cuanto más sofisticados sean los microchips.

Los datos que usted podría obtener de un chip que está incrustado en su cuerpo es muy diferente a los datos que puede obtener de un teléfono inteligente “, dice.” Conceptualmente podrían obtener datos sobre tu salud, podrían obtener datos sobre tu paradero, la frecuencia con la que estás trabajando, cuánto tiempo estás trabajando, si estás tomando pausas para ir al baño y cosas por el estilo.

31266d84b63ba9f9779646644f4570e6

El biohacker Hannes Sjoblad dice que él y el Grupo Sueco de Biohacking tienen el objetivo de probar voluntariamente esta tecnología para ganar conocimiento antes de que otras entidades hagan la implantación de microchips algo obligatorio.

“Queremos ser capaces de entender esta tecnología antes de que las grandes corporaciones y el gran gobierno vengan a nosotros y nos digan que todo el mundo debería ser microchipeado: con el chip de la autoridad tributaria, con el de Google o con el de Facebook”.

Estamos al borde de ver como los Big Data se convierten en Big Brother.

A %d blogueros les gusta esto: