Archivo del sitio

Eugenesia: Genocidio en nombre del medio ambiente sigue siendo genocidio

Eugenics_congress_logo

La primera persona en hacer frente a cualquier gran mal es siempre la más valiente. Ser el primero en manifestar una gran injusticia es invitar al ridículo, al desprecio, incluso a la persecución. Es difícil imaginar hoy cuán valientes fueron los primeros dueños de esclavos en pedir la abolición de la esclavitud, los primeros hombres y mujeres que abogaron por el sufragio femenino, los primeros activistas en pedir el fin del apartheid. Al final, su causa es reconocida como justa y estas almas valientes son alabadas, a menudo póstumamente, como héroes. Pero al principio, nadie quiere admitir que son una parte, incluso sin saberlo, de un gran mal. Las injusticias más salvajes pueden ser legitimadas simplemente porque son populares.

Hoy en día, existe una injusticia tan popular. Se ha infundido en nuestra cultura y se ha tomado como una causa. Se cree fervientemente y se defiende con gran pasión y fuerza, y denunciarlo es arriesgarse a la persecución y el desprecio. Aún así, debemos hablar en contra de ello.

La terrible injusticia de nuestra época tiene sus raíces en un lugar de lo más improbable: en las pintorescas aldeas y los cuidados jardines de la nobleza británica del siglo XIX. Entre ese conjunto vivió un tal Francis Galton, un caballero científico que había investigado todo, desde la meteorología hasta las estadísticas. Poco después de que su primo, Charles Darwin, publicara su Origen de las Especies, Galton quedó fascinado con la idea de que la “supervivencia de los más aptos” no se produjo entre las especies, sino dentro de ellas. Esta idea se convirtió en una pseudociencia, un estudio de las presuntas características raciales de este grupo o de ese grupo con el objetivo de explicar por qué los distintos pueblos del mundo ocupan las posiciones que ocupan.

Para confirmar sus nociones preconcebidas de su propia autoestima, Galton y sus amigos comenzaron un nuevo campo de investigación llamado eugenesia. Como era de esperar, llegó a la conclusión de que los ricos y poderosos eran ricos y poderosos porque eran genéticamente superiores, y ofrecía una solución simple para mejorar la suerte de la humanidad: asegurarse de que las clases altas ricas se reproducen tanto como sea posible (preferiblemente dentro de sus propias familias), con el fin de preservar su stock superior, y asegurarse de que las clases más bajas se reproduzcan lo menos posible.

Esta ciencia basura, al complacer a los intereses más rabiosos y más elitistas de la clase adinerada, se aceptó universalmente en el mundo occidental dentro de una generación. Pronto, un país tras otro implementó leyes para permitir que el gobierno esterilice a los ciudadanos que considera “no aptos”.

Los verdaderos horrores de esta línea de pensamiento salieron a la luz cuando los eugenistas alemanes, con sede en el Instituto Kaiser Wilhelm, financiado por Rockefeller, dieron al régimen nazi una excusa ideológica para llevar la idea a su conclusión lógica.

Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la magnitud total de la masacre que había tenido lugar en nombre de la eugenesia comenzó a hacerse evidente, los pseudocientíficos eugenistas se apresuraron a encontrar una manera de volver a legitimar su instinto racista y clasista. Escribieron abiertamente en las revistas de sus sociedades de eugenesia que alguna vez fueron estimadas que ahora tendrían que continuar sus estudios y prácticas de una manera más encubierta. La eugenesia tuvo que convertirse en cryptoeugenesia.

Esto se logró de varias maneras. La British Eugenics Society, por su parte, simplemente cambió su nombre a The Galton Institute. La American Eugenics Society se transformó en el Population Council, un grupo creado por John D. Rockefeller III, donde los miembros continuaron abogando por las mismas políticas para reducir la población de los países del tercer mundo como siempre lo habían hecho, solo que ahora lo hicieron en el nombre de luchar contra la “superpoblación” en lugar de luchar contra “genes malos”.

Julian Huxley, hermano del famoso escritor (Aldous Huxley), ayudó a organizar la UNESCO en 1945. En el documento fundador de la UNESCO titulado UNESCO: su filosofía y su propósito, argumenta que uno de los objetivos clave de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura sería la re-legitimación de la eugenesia para que la idea vuelva a ser pensable. También pasó a fundar el Fondo Mundial para la Vida Silvestre con el oficial de las SS nazi Príncipe Bernhard de los Países Bajos.

Dentro de una generación, la ciencia una vez más estaba lista para decirnos por qué la única forma de salvar a la humanidad era evitar que las personas se reprodujeran: esta vez, el público se enfureció, no por los judíos y los gitanos, sino por el dióxido de carbono y la sostenibilidad ambiental. La portada había cambiado, pero el texto eugenista racista seguía siendo el mismo.

En la lógica de los eugenistas, el significado de la vida humana se transforma. En lugar de algo valioso, algo precioso, algo que se desea y se nutre, se lucha y se celebra, la humanidad se reimagina como un cáncer, algo inherentemente malo, cuya mera existencia es una carga para el mundo. Esto, como era de esperar, encapsula la posición del movimiento ambiental moderno casi a la perfección: la vida humana ya no es algo que debe ser atesorado, sino algo que debe medirse en carbono y luego reducirse.

En el mito del calentamiento global hecho por el hombre, los humanos son simplemente un obstáculo para el buen funcionamiento de la naturaleza. En la fantasía eugenista, la tierra se salva cuando la gente muere. En ambas ideologías (si realmente están separadas) el genocidio final se vuelve pensable.

Los “líderes del mundo” se reúnen año con año para decidir sobre el futuro de su mundo, de mi mundo, del mundo de nuestros hijos y nietos. Están proponiendo una reorganización de la economía mundial. Castigar la austeridad se está impulsando en todos los rincones. Grupos de eugenistas de control de la población ahora están defendiendo que se usen las compensaciones de carbono para evitar que el mundo en desarrollo tenga hijos. El coro de la locura crece día a día y todo parece estar listo para alcanzar un crescendo intolerable.

No siempre es popular oponerse a una gran injusticia, pero siempre es correcto.

 

Anuncios

Bill Gates advierte sobre una futura epidemia con armas biológicas modificadas geneticamente

Hablando antes de un discurso ante la Conferencia de Seguridad de Munich el 18 de febrero de 2017, Bill Gates se expresó sobre como las amenazas a la salud ahora están en la lista con amenazas de seguridad porque los terroristas del futuro utilizarán tecnología de modificación genética y computadoras para crear virus sintéticos. Bill Gates dijo:

“También enfrentamos la nueva amenaza de que la siguiente epidemia tiene muchas posibilidades de ser originada en la pantalla de una computadora en un intento terrorista de usar ingeniería genética para crear uina versión sintética del virus de la viruela o una cepa altamente contagiosa y mortal de la gripe. Ya sea que ocurra por capricho de la naturaleza o de la mano de terroristas los epidemiólogos muestran a través de sus modelos que un patógeno respiratorio podría matar a más de 30 millones de personas en menos de un año.”

NSSM 200: Estrategia de EEUU para Reducir la Población del Tercer Mundo

Henry A. Kissinger presentó a principios de la década de los 70’s al entonces presidente de EE.UU. Richard Nixon un reporte titulado NSSM 200 (National Security Study Memorandum 200) donde se establecia la estrategia que el gobierno de los EE.UU. seguiría para reducir la población de países tercermundistas. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: