Archivo del sitio

El Factor Z (II): Sexpionaje

lsky-horz

“Si es necesario el uso de una mujer casada, sería mejor [para] su marido divorciarse de ella. Después del acto [el sexo], él tendría derecho a traerla de vuelta,” …”Por supuesto, un trabajo de ese tipo se podría dar a una mujer que, en cualquier caso es libertina en sus formas.

– Rabbi Ari Shvat, en “sexo ilícito por el bien de la seguridad nacional“, publicado por el Instituto Tzomet: Rabino israelí: Un honeypot sexual es kosher para los agentes del Mossad femeninos.

La policía ha utilizado el sexpionaje (espionaje por medio de la seducción) como herramienta en operaciones encubiertas durante muchos años, dirigiendóse a anarquistas, izquierdistas y grupos ambientales con el fin de reunir información de inteligencia, todo autorizado por altos mandos, a pesar de las protestas en su contra. [1] Si el chantaje es una herramienta fundamental para las agencias de inteligencia con muchos de los políticos y funcionarios como pedófilos y depredadores sexuales, entonces es lógico que estas personas están siendo intencionalmente colocadas dentro del ejército y la clase política, con o sin su conocimiento. Una revisión de las operaciones del Mossad en los últimos años sugiere que están muy por delante del juego con respecto a este tipo de tácticas.

Israel acogió en sus operaciones clandestinas un número de agentes de inteligencia del ex-bloque del Este durante y después de la Guerra Fría, lo que llevó a la utilización de agentes de ambos sexos, femenino y masculino o “Cuervos” y “Golondrinas”. Las exitosas artimañas de inteligencia utilizadas por la antigua KGB y la Stasi de Alemania del Este han mutado en una potente forma de sexpionaje” o el uso del sexo por espías extranjeros para obtener información o concesiones del gobierno. Incluso los colaboradores palestinos en los territorios ocupados han sido reclutados por las fuerzas de seguridad israelíes utilizando las mismas tácticas de seducción que han demostrado ser esenciales en la infiltración de grupos palestinos y el establecimiento de objetivos para los arrestos y asesinatos. [2]

El Mossad mantiene miles de “expedientes” de muchos políticos estadounidenses que se convierten en objetivos para la recopilación de información, incluyendo oportunidades de chantaje. Esto significa que un extenso perfilado se lleva a cabo de manera que el posible cabeza de turco puede ser atrapado exhaustivamente. Eso significa conocer sus preferencias sexuales y rasgos de personalidad.

El asunto James McGreevey y Golan Cipel es un ejemplo de ello, el cuál  involucró a un gobernador de alto nivel con el aclaramiento de contabilización de Seguridad Nacional y un empleado poco ortodoxo. En una inspección más cercana, algunos de los detalles son demasiado convenientes e incluso demasiado oportunos para ser mera casualidad. Esto no fue un escándalo de sexo gay“, sino una operación de inteligencia israelí, la cual tuvo que ser abortada a toda prisa para ser convertida en un escándalo sexual llevando el interés lejos de la naturaleza de la operación: sexo por secretos. Parece que el señor Cipel era un oficial subalterno en casos del Mossad, originalmente mandado a Nueva York bajo la cubierta de oficial. McGreevey fue atraído a la relación que tenía la intención de violar las llamadas defensas nacionales de Nueva Jersey.

51163570ca002-sipel

El experto en inteligencia de Relaciones Exteriores Andy Martin del sindicato del periódico Out2.com ofreció el siguiente análisis:

Desde el 11-S ha habido ira reprimida por el hecho de que la inteligencia israelí sabía de los secuestradores y no dijo nada. Los israelíes se han visto bajo sospecha y restringidos por algunos canales de inteligencia. La posición de la seguridad nacional del Estado fue vista como una forma de puerta trasera para espiar los preparativos anti-terroristas en el área de Nueva YorkNueva Jersey, y, posiblemente, a nivel nacional.

Los medios de comunicación se han centrado en el mal plan del chantaje. Esto no fue una situación de chantaje sexual, aunque se han hecho amenazas y demandas.

El “sexo gay” se utilizó para ocultar la verdadera naturaleza de la traición. Este fue un plan de chantaje destinado a colocar a Golán Cipel en una posición de gran interés para la inteligencia israelí.

Le pido al Fiscal Federal de Nueva Jersey reorientar su investigación a una investigación de violación de la seguridad en lugar de un escándalo sexual. Con base en mi amplia experiencia con las agencias de inteligencia extranjeras, creo que va a ver al señor Cipel, quien está ahora expuesto por su cubierta no oficial, en un avión de regreso a Israel muy pronto.” [3]

Y de hecho lo hizo.

Un hombre casado ocultando su homosexualidad y muy probablemente teniendo una extraña relación extramarital la cuál el Mossad habría estado monitoreando fue suficiente para marcar a McGreevy para una operación del Mossad. Su puesto como gobernador de Nueva Jersey, significaba que él estaba al tanto de algunas estrategias muy interesantes de Seguridad Nacional.

En marzo de 2000, McGreevey contactó a Golán Cipel mientras estuvo en Rishon Lezion, sede del primer asentamiento sionista, la cuarta ciudad más grande de Israel, donde el jóven israelí trabajó para el Alcalde Meir Nitzan. Fue en 1995, mientras que Cipel trabajaba en la oficina de información pública en el consulado israelí en Nueva York, que comenzó a trabajar para McGreevey cuando era alcalde de Woodbridge. Cipel estudiaba comunicaciones en el Instituto Tecnológico de Nueva York, a pesar de que se gradúo en Bellas Artes. Arte, espionaje e Israel aparecían una vez más. (Podemos recordar la historia presentada por Carl Cameron de Fox News que fue enterrada apresuradamente después de sacar a la luz la existencia de una red de espionaje israelí, que consistía en más de 180 casos de agentes jóvenes haciéndose pasar por estudiantes de arte). [4]

Las embajadas israelíes han sido centros de agentes del Mossad desde hace décadas, junto con una creencia generalizada de que las operaciones de entrenamiento de espionaje israelí, se llevan a cabo principalmente a través de la industria de las telecomunicaciones dentro de los EE.UU.. Esto sirve como otra señal de advertencia de que Cipel era más probablemente un cuervo“. El hecho de que él era un ex oficial naval israelí no hace sino confirmar la sospecha.

El 24 de enero de 2002, con bombos y platillos, el Sr. McGreevey anunció la creación de una oficina de contraterrorismo y nombró a Kathryn Flicker, un respetado asistente del fiscal general, para el puesto. Pero Cipel ya estaba allí y fue nombrado su asesor principal para la seguridad nacional el mes siguiente. Cuando estalló el escándalo avivó el fuego aún más asignándolo a un trabajo como consejero del gobernador”. Obviamente, el israelí estaba haciendo su trabajo muy bien, ya que estaba claramente enamorado de Cipel.

El periodista mexicano Ernesto Cienfuegos tenía esto que decir sobre el caso:

Durante el período entre la reunión de James McGreevey y la revelación del escándalo, Golan Cipel se trasladó de asignación a asignación con la facilidad que sólo un operativo de sexpionaje israelí podría tener. De acuerdo a los documentos oficiales, Cipel trabajó para el Parlamento israelí, la Embajada de Israel en Nueva York, el Centro Simon Wiesenthal, y en última instancia, como Jefe del Departamento de Seguridad Nacional de los EE.UU. en el estado de Nueva Jersey con un salario de $110,000 por año, a pesar de que era un extranjero ilegal israelí.

Las denuncias por Cipel de “acoso sexual” por el gobernador McGreevey son sólo una artimaña para encubrir el verdadero propósito de la operación. La acusación de que Cipel fue asaltado sexualmente por el Gobernador “veinte veces” es absurda y sólo los estadounidenses más tontos lo creerán. De hecho, Golan Cipel permitió al gobernador que le comprara un apartamento a tan sólo unas cuadras del condominio donde McGreevey vivía con su supuesta esposa. El escándalo involucra mucho más que sólo la salida de un “peculiar gobernador”! [5]

Gary Condit, como un alto miembro de la Casa Permanente del Comite Selecto sobre Inteligencia estaba al tanto de los documentos clasificados de alto nivel que Israel habría estado feliz de tener en sus manos. Chandra Levy, una interna del gobierno de 24 años, una agente durmiente y “golondrinafue activada para este propósito y una reunión fue preparada. Casado Condit cayó pronto bajo el hechizo de Levy y un romance siguió. Sin embargo, parece que la inteligencia estadounidense fue advertida y Levy fue asesinada, sus restos se descubrieron más de un año después. Nadie ha sido acusado por el asesinato.

DAN RATHER LANDS AN INTERVIEW WITH CONGRESSMAN GARY CONDIT.

Las aventuras sexuales de Bill Clinton no eran menos prominentes que las de J. F. Kennedy o de hecho, de la mayoría de los miembros del Congreso, a través de los sucesivos gobiernos. Lo que era más inusual era que representaba una de las operaciones más exitosas del Mossad llevando a juicio político a Clinton por la Cámara de Representantes y absuelto por el Senado. Lo hicieron a través de la golondrinaMonica Lewinsky.

bill-clinton-relationship-monica-lewinsky

El periodista de investigación Kevin Dowling informó que sus fuentes en Tel Aviv le dijeron que las transcripciones completas de más de 30 conversaciones sexualmente explícitas entre Clinton y Lewinsky fueron realizadas por el servicio de inteligencia exterior de Israel, el Mossad“. Por “coincidenciael Primer Ministro del partido Likud y ardiente sionista, Benjamin Netanyahu, se reunió con el presidente Clinton en la Casa Blanca, mientras que el escándalo estaba en pleno apogeo. [6]

Clinton-Netanyahu

Como telón de fondo de la trampa a Clinton tuvimos:

El asesinato del compañero del presidente Clinton en el proceso de paz en Oriente Medio, el primer ministro israelí Yitzhak Rabin, el 4 de noviembre de 1995, el cuál abrió el camino para que Netanyahu se convirtiera en el primer ministro en mayo de 1996; estaba irrumpiendo en los medios de comunicación de Estados Unidos. En esta visita, Netanyahu insultó públicamente al Presidente reuniendóse con los peores enemigos de Bill Clinton, los tele-evangelistas Jerry Falwell y Pat Robertson. [7]

Sin embargo, en una pieza de Jeffrey Steinberg de Executive Intelligence Review, él nos llama la atención a la intercepción de una conversación telefónica en enero de 1997 entre un funcionario israelí en la embajada en Washington y Danny Yatom, el jefe del Mossad, el servicio de inteligencia exterior de Israel. La autorización fue solicitada por el jefe “…a Mega” con el fin de conseguir una copia de una carta confidencial que había sido enviada por el entonces Secretario de Estado Warren Christopher al presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat, en relación con las garantías de los Estados Unidos sobre un acuerdo recientemente negociado para una retirada militar israelí de la zona de Hebrón, en Cisjordania. Yatom, de acuerdo con el punto de intersección de la NSA, rechazó la solicitud, amonestando a su agente, Esto no es algo para lo que usamos a Mega”. [8]

¿Por qué fue tan impactante que otra red de espionaje dentro de la Administración Clinton pudiera estar operando cuando la influencia israelíjudía había estado saturando el paisaje social, cultural y político durante varias décadas? Eso sigue siendo un misterioUna posibilidad es que chantajear a la administración Clinton con las conversaciones grabadas entre el Presidente y Monica Lewinsky era una manera de obligar a Washington a abandonar la caza de Mega y tener a Clinton de nuevo en la corte de Israel.

La red de telecomunicaciones en los Estados Unidos ya había sido subvertida por agentes israelíes desde hace algunos años y la cuál, durante la primera época de Clinton se extendía hasta la misma Casa Blanca. El contratista externo involucrado en la modernización de los sistemas de comunicaciones de la administración era (sorpresa, sorpresa) una compañía israelí Amdocs que tenía acceso sin restricciones a las líneas telefónicas de la Casa Blanca y otros equipos de comunicaciones de alta sensibilidad. Sin embargo, la naturaleza de la petición del hombre del Mossad en Washington a Yatom para obtener un documento confidencial del Departamento de Estado descarta la posibilidad de que Mega fuera una fuente de escuchas electrónicas. [9]

En consecuencia, la búsqueda del topo de Israel Mega” comenzó en serio con dos candidatos marcados como probables.

Martin Indyk es un ciudadano australiano de origen británico, que ocupó un puesto en la principal oficina de Australia de seguridad en Medio Oriente a finales de 1970, como director adjunto de la inteligencia corriente de Medio Oriente en la Oficina Australiana de Evaluaciones Nacionales. También fue consultor de medios de los primeros ministros de Israel por parte de Likud, Menachem Begin y Yitzhak Shamir. En 1993 su camino tortuoso lo encontró de personal en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la administración Clinton, como Director Principal para Asuntos del Cercano Oriente y el Sur de Asia.

Después estaban el partido Likud y el neoconservador Leon Fuerth y nada menos que Asesor de Seguridad Nacional del vicepresidente Al Gore. Las sospechas se suscitaron en 1998 cuando se informó que había sido sospechoso de: pasar información política sensible de Estados Unidos al primer ministro israelí (de Likud), Benjamin Netanyahu, un enemigo personal y apasionado del Presidente Clinton, que era sospechoso de activar la operación espía Mega”. Según Steinberg, ya que el chantaje era ciertamente una posibilidad: “Mega no era un profundo topo dentro de la Casa Blanca. Mega era una entidad mucho más visible, mucho más poderosa, conocido entre sus varias docenas de miembros como el Grupo Mega“. [10]

El Grupo Mega se componía de 20 presidentes de empresas y directores de nivel bancario superior de miles de millones de dólares los cuáles supuestamente querían crear una empresa filantrópica judía. Los gerentes de fondos de inversión Michael Steinhardt y Edgar Bronfman, el entonces presidente del Congreso Judío Mundial; Charles Bronfman, el hermano de Edgar y un alto ejecutivo del buque insignia de la familia Seagrams Corp.; Laurence Tisch, presidente de Loews Corp.; Leslie Wexler de Limited, Inc.; Leonard Abramson, el fundador de la asistencia sanitaria de EE.UU.; el magnate de los panecillos Max Lender; Charles Schusterman, presidente de Samson Investment Co; Harvey Meyerhoff, el magnate de bienes raíces y Max Fisher, el magnate petrolero de Detroit y donador del Partido Republicano.

De hecho, la razón de ser del Grupo Mega era reforzar el poder del lobby Israelí y canalizar los “fondos de caridad” para influir en la política hacia Israel, a instancias del entonces gobierno del fallecido Ariel Sharon del Likud. Tres de los principales miembros del Grupo Mega, Leonard Abramson, Edgar Bronfman, y Michael Steinhardt han sido reportados como fundadores de  un nuevo grupo Think Tank nombrado Emet (“verdad” en hebreo) a fin de “generar estrategias a largo plazo para la presentación de Israel en una luz favorable“. El entonces director de la ADL Abe Foxman era un partidario entusiasta como lo fueron otros interesados sionistas de extrema derecha que estaban decididos a adoptar un enfoque de línea dura para el proceso de paz.

Así que, en lugar de un único “topo en el gobierno, se trataba de una quinta columna sionista extendida por muchos departamentos estadounidenses plenamente integrados en la infraestructura del Estado de Seguridad Nacional. No hay indicios de que haya sido eliminada.

Como se mencionó anteriormente, las embajadas israelíes han estado a la vanguardia en operaciones internacionales del Mossad. Asia del Pacífico ha estado en las noticias recientemente, donde los agentes han venido apareciendo en varias ocasiones aún con otra teoría espía circulando en 2006 que involucra una expulsión de un diplomático en Canberra, Australia.

El Cónsul israelí Amir Lati, segundo secretario de la Embajada de Israel en Canberra fue expulsado en secreto después de que el Gobierno de Howard amenazó con declararlo persona non grata. Él se decía que era un operador de Mossad y buscador de secretos militares y tecnológicos, pasó a Australia por los EE.UU.. Las sugerencias de que hubo conexiones con la detención y posterior encarcelamiento en Nueva Zelanda de dos agentes del Mossad Uriel Zoshe Kelman y Eli Cara fueron negadas sistemáticamente. Sin embargo, la Primer Ministro de Nueva Zelanda, Helen Clark no dudó en imponer sanciones diplomáticas a Israel a partir  de su convicción de que los hombres eran espías. Después de haber sido condenados a seis meses de cárcel los hombres estaban fuera en tan sólo tres y en un avión de regreso a su tierra natal.

Debido a la vigilancia intensificada desde la detención de estos espías, la Organización de Inteligencia Secreta de Australia (ASIO) estaba lista para el señor Lati. Su reputación como un depredador sexual (así como un agente de sexpionage) era bien conocida, habiendo más recientemente seducido a un alto funcionario del Departamento de Defensa de Australia quien tuvo acceso a material clasificado. Su expulsión reveló mayores detalles en febrero de que Lati tenía una estrecha amistad con la hija del Fiscal General Philip Ruddock que era responsable de la ASIO. El Ministro Alexander Downer y el Sr. Ruddock negaron firmemente que existía una relación, aunque no dieron  detalles sobre la razón.

La señorita Ruddock pudo haber sido blanco de Lati quien la conoció mientras estudiaban en Beijing más de seis años antes. Es muy posible que su reunión hubiera sido bastante inocente en esa etapa, pero una vez que la asignación de Lati ha sido activada, es probable que los vínculos se restablecieron debido a las posibilidades de información que la hija de Ruddock presentaba. Estas coincidencias son muy poco probables en los campos de la contra-inteligencia y el sexpionage.

El reemplazo de Amir Lati era Ari Scher, un pedófilo conocido, que se vio obligado a huir de Brasil y regresar a su país natal, a Israel después de una investigación más bien escasa en su presunta implicación en una red de pornografía infantil. Las autoridades brasileñas lo declararon prófugo después de haber buscado en su apartamento encontrando la tecnología utilizada para la fabricación de material pornográfico, en algunas de las cuales participan menores de edad. Más importante aún, dos menores informaron a la policía que fueron obligados por Scher a tener relaciones sexuales con varios israelíes y otros extranjeros “invitados y turistas.” Las autoridades brasileñas dijeron que había abandonado el país a través de conductos diplomáticos legales’“. Parece que fue en efecto una salida con bastante pánico.

Cuando una niña de 17 años de edad, acusó al profesor de hebreo de 40 años de edad, Georges Schteinberg de utilizarla  como modelo en imágenes pornográficas y de su distribución en Internet, la investigación culminó en una búsqueda del apartamento de Scher donde: …las fotografías de menores de edad posando desnudos en un auto con placas diplomáticas fueron descubiertas en una búsqueda en  la residencia de Steinberg a principios de semana, además de grandes cantidades de material pornográfico. A continuación la policía rastreó en las fotos del coche de nuevo a Scher. La búsqueda del apartamento de Scher confirmó que algunas de las fotografías que se encuentran en la residencia de Steinberg habían sido tomadas en el ático del vicecónsul. [11]

En otras palabras, Scher recibió informaciones del consulado israelí encabezado por Eitan Surkis y se esfumo antes de que la policía brasileña pudiera capturarlo. Incluso habían cerrado la embajada de Israel en Río de Janeiro sólo para decir que él había estado en camino a Israel los últimos dos días.” [12]

Según el agente Icaro Silva, de la Comisión de Policía de Brasil en Copacabana, nueve sitios web pornográficos enteros se encontraban en el disco duro del ordenador del Schteinberg, todo en hebreo, el idioma que Schteinberg enseñaba. También se encontró un profesor jubilado con el nombre de Ablio Nogueira de Faria, de 78 años de edad, que estaba en la cárcel por producir pornografía infantil teniendo conexiones con Scher. Esencialmente, el vicecónsul Scher conjuntamente con Georges Schteinberg estuvieron ejecutando un servicio de Internet que trajo turistas israelíes a Brasil para tener relaciones sexuales con niños. Más tarde, se encontró que su computadora había desaparecido. (Schteinberg ya ha sido acusado de explotación sexual de menores de edad).

El turismo sexual y la pedofilia para el personal de la embajada parecen ser una actividad extracurricular que está lejos de ser poco común. Tales “hobbies” no parecen disuadir al gobierno de Israel de proponer a Ari Scher como un posible reemplazo para Lati que, dada su historia, es o bien un descuido muy diligente o una colocación intencionada para mover un operativo a pastos nuevos. Brasil, habiendo pedido antes que Scher fuera extraditado sigue esperando una respuesta y no es probable que reciba una en algún momento cercano. La Comisión de Administración Pública de Israel le prohibió misiones diplomáticas extranjeras durante cinco años, pero no creyó que actuó penalmente, lo que debería decir algo acerca de la agenda de las instituciones israelíes.

Algunos informes citan el sexpionaje como algo tan importante para la inteligencia israelí que una oficina ubicada en Washington DC y establecida como un Instituto antiterrorista post 11-S, es de hecho una fachada con el propósito de continuar con este tipo de operaciones. La oficina se puede encontrar en 3811 N. Fairfax Drive, Suite 720 Arlington, VA 22203. El jefe de la oficina no es otro que el ex Director del Mossad israelí, Shabtai Shavit.

Por M. K. Styllinski

Sección adicional al artículo original: En 1986, Cheryl Ben-Tov, la ex agente del Mossad conocida como Cindy, utilizó su rubia y muy americana sexualidad para atrapar a un joven fugitivo idealista llamado Mordejai Vanunu.

El drama comenzó cuando Vanunu era un técnico joven en Dimona, centro de investigación nuclear de Israel. Para su sorpresa, descubrió que, sin el conocimiento del resto del mundo, se estaban desarrollando armas termonucleares de considerable poder destructivo. Finalmente, armado con pruebas fotográficas adquiridas de manera encubierta, incluyendo fotos de bombas esféricas de plata con núcleos de plutonio, se fue a Londres y finalizó los detalles en un artículo de primera plana del Sunday Times que de manera sensacional dio la alarma sobre la tremenda capacidad nuclear detrás de la ambigua y deliberada política de Israel.

Untitled-4_52

Mientras tanto, el Mossad había decidido que Vanunu que siempre ha mantenido que su única motivación era evitar una guerra nuclear, estaba desilusionado, era temerario y  una peligrosa bala perdida. Siguiendo sus movimientos, en Londres trazaron cuidadosamente cómo llegar a él en su custodia. En su libro definitivo sobre el asunto Vanunu, La Mujer del Mossad, Peter Hounam señala que éste no era un asesino nazi siendo perseguido, es decir, alguien a quien el Mossad podría sentirse cómodo secuestrando violentamente en la calle, sino un ciudadano israelí con probabilidades de atraer la simpatía del público. Así que optaron por el método sutil pero muy efectivo de enviar a Cindy, una acompañante femenina (Bat Leveyha) veinteañera.

La nativa de Florida, Cindy (cuyo nombre real era Cheryl) se trasladó a Israel como una adolescente, se casó con un analista de inteligencia del gobierno a los diecinueve años, y fue identificada como una espía adecuada por los reclutadores del Mossad poco después de su boda. Dos años de entrenamiento intensivo siguieron: le enseñaron cómo mentir, robar, matar, y lo más importante, cómo utilizar el sexo, y especialmente la promesa de sexo, como una arma poderosa. Gordon Thomas, en su libro Los espías de Gedeón: La historia secreta del Mossad, revela que, por ejemplo, los tutores de Cindy podrían sacarla de la cama en medio de la noche, enviarla en una misión para recoger a un turista en un club nocturno, luego alejarse de él fuera de su hotel, observandola todo el tiempo. La lección: cómo atrapar sexualmente a un hombre sin tener la menor idea de lo que estaba pasando.

Untitled-26_23

El pobre Vanunu desde luego no lo hizo. ¿Cómo podría hacerlo, cuando él fue quien se acercó a Cindy en la calle cerca de su hotel de Covent Garden? La atractiva Cindy, que felizmente aceptó ir a tomar un café y reunirse de nuevo al día siguiente, era obviamente, sólo una turista americana en busca de un poco de diversión. En realidad, había enganchado a su presa: el único problema era una directiva del entonces primer ministro Shimon Peres, que el secuestro real no tiene lugar en suelo británico, con el fin de evitar la ruptura de las leyes británicas y causar incomodidad con su buena amiga Margaret Thatcher.

En espías de Gedeón, el ex director del Mossad, Meir Amit dice: “La historia de la inteligencia moderna está llena de relatos de mujeres que han utilizado su sexo por el bien de su país“. En este caso, Cindy, supuestamente, no hace más que coquetear y besar, aunque las personas que la conocieron han expresado escepticismo acerca de eso, pero presumiblemente habría tenido que hacer todo lo que consideró necesario; todas las mujeres que trabajan como espías del Mossad deben prometer que van a hacer cualquier cosa por el bien de una misión. Bueno, casi todo. Peter Z. Malkin, uno de los agentes israelíes que capturaron al jefe verdugo de Hitler, Adolf Eichmann, en Argentina, recuerda profundamente a la piadosa Bat Leveyha de su equipo, Rosa, prometiendo que no iba a comer carne de cerdo, incluso si una misión lo requería, pero que ningún judío nunca fue quemado en la hoguera” por acostarse con un hombre extraño.

En realidad, Dios está totalmente de acuerdo con el sexpionaje, al menos según el Instituto Zomet, una organización dedicada a la interpretación de la ley judía para la vida moderna. Al promover la kosher-dad de tener sexo con el enemigo señalan ejemplos bíblicos como Yael, mujer de Hever, que invitó a un general cananeo a su cama, y luego le aplastó los sesos con una estaca de la tienda. Nuestros Sabios de Memoria Beata“, dice el rabino Ari Shvat, tranquilizadoramente, elevan esos actos de dedicación a la parte superior de la pirámide de la Halajá mitzvot.” (Un pequeño inconveniente: convertirse en un “Operativo de San Valentín” significa que nunca te casarás con un Cohen (un sacerdote judío), pero, francamente, si eres el tipo de puta que va a tener relaciones sexuales en el trabajo, tal hombre no te tocaría de todos modos, o como el rabino Shvat dice, “estas misiones pueden, naturalmente, ser la tarea de las mujeres que ya son promiscuas“. Ganar-ganar!)

Notas

[1] ‘Sex ‘part of undercover policing’’ UKPA January 24, 2011: “Police used sex as a tool during undercover operations – and tactical “promiscuity”, sanctioned by senior commanders, was viewed as “part of the job”, a former agent revealed. The officer, who worked in a secretive unit of the Metropolitan Police for four years, said sexual relationships with activists were common among those gathering intelligence from anarchist, left-wing and environmental groups. His claims, made to The Observer, contradict comments made last week by the Association of Chief Police Officers (Acpo) which insisted the practise was forbidden.
But the former officer, once a member the Special Demonstration Squad (SDS), a covert unit formed to prevent violent disorder on the streets of London, said sex helped to maintain cover. The man, who was not named, admitted to sleeping with at least two of his female targets for information.
“Everybody knew it was a very promiscuous lifestyle,” he told the paper. “You cannot be promiscuous in those groups. Otherwise you’ll stand out straight away.”
Meanwhile, there was also no set of instructions dictating whether officers could or could not have sex with activists, he claimed.
“Among fellow undercover officers, there is not really any kudos in the fact that you are shagging other people while deployed,” he added.
“Basically it’s just regarded as part of the job. It’d be highly unlikely that you were not (having sex). When you are using the tool of sex to maintain your cover or maybe to glean more intelligence – because they certainly talk a lot more, pillow talk – you would be ready to move on if you felt an attachment growing.”
However, the officer, who infiltrated anti-racist groups between 1993 and 1997, said falling in love could jeopardise an investigation and was regarded as unprofessional. His revelations follow the controversy surrounding former Met officer Pc Mark Kennedy who monitored the actions of protesters across Europe under the guise of a long-haired, drop-out climber called Mark Stone.”
[2] ‘How Israel builds its fifth column’ Palestinian collaborators face mob justice, and fuel a culture of suspicion’ By Catherine Taylor, Special to The Christian Science Monitor / May 22, 2002.
[3] ‘Foreign Policy/Intelligence Columnist Andy Martin Says McGreevey Sex Scandal was Israeli Intelligence Operation,’ US Newswire, August 16, 2004.
[4] Unusually for a propaganda station like Fox news, it aired a programme on December 12 2001 called ‘Israel Is Spying In And On The U.S.?’ by Carl Cameron: “Now Fox News has learned some U.S. investigators believe that there are Israelis again very much engaged in spying in and on the U.S., who may have known things they didn’t tell us before September 11. Fox News correspondent Carl Cameron has details in the first of a four-part series.”
[5] ‘Israeli Sexpionage: The McGreevy, Condit and Clinton Affairs’ by Ernesto Cienfuegos, La Vow de Aztlan, August 17, 2004.
[6] What Was the Mossad Role in the Lewinsky Affair? by Edward Spannaus, The New Federalist, 1998.
[7] Ibid.
[8] ‘Israeli Spies: ‘Mega Was Not An Agent; Mega Was the Boss’ by Jeffrey Steinberg Aug. 31, 2001 issue of Executive Intelligence Review.
[9] Ibid.
[10] Ibid.
[11] ‘Brazilian police stake out diplomat accused of running kiddie-porn ring’ By Eli Muller and News Agencies Jerusalem Post, July 6, 2000.
[12] Ibid.

Fuentes: https://infrakshun.wordpress.com/2014/03/31/the-z-factor-ii-sexpionage/

http://www.theawl.com/2011/05/sex-and-the-single-bat-leveyha

Espionaje Israelí en los EE.UU.: Casos Pollard y 11-S

israel-spying-us

Después de que el espía israelí Jonathan Pollard fuera condenado a cadena perpetua en 1986, los EE.UU. negoció un entendimiento con Israel y un “acuerdo de caballeros” estipulando que ninguna nación en adelante llevaría a cabo operaciones de espionaje en territorio de la otra sin su consentimiento. Pero el acuerdo fue una farsa desde el principio. El gobierno israelí ni siquiera honró sus compromisos en las secuelas del caso Pollard, fallando en devolver los aproximadamente 360 pies cúbicos de información robada para permitir a los EE.UU. llevar a cabo una evaluación de los daños.

Los Estados Unidos, por su parte, continuaron contratando y dirigiendo agentes dentro de Israel a lo largo de los años 1980 y 1990. Y fue sabido en las comunidades de inteligencia y contrainteligencia que Israel hizo lo mismo en los Estados Unidos. David Szady, el subdirector del FBI para la contrainteligencia, estaba tan consternado por el nivel de espionaje israelí a  finales de los 90‘s que llamó a la cabeza del Instituto Central de Inteligencia y Actividades Especiales (Mossad) de la Embajada israelí y le dijo a él, Ya basta”.

130321182624-exp-tsr-blitzer-pollard-explainer-00015404-story-top

El nombre de Pollard estuvo en las noticias otra vez el 22 de abril, cuando el ex ingeniero de armas del Ejército de EE.UU., BenAmi Kadish fue detenido por pasar secretos a Israel. Kadish había sido un agente a cargo de Yosef Yagur, quien dirigió a Pollard. Yagur, encubierto como agregado de ciencias en el Consulado General de Israel en Nueva York, huyó de los EE.UU. en 1985 después de que Pollard fue arrestado, pero se mantuvo en contacto con Kadish.

El arresto reavivó las sospechas de que agentes israelíes todavía podrían estar operando dentro de los EE.UU., y muy especialmente Mega”, cuyo nombre de cubierta fue revelado en una conversación interceptada por la NSA entre dos oficiales de la inteligencia israelí. Mega”estaba claramente en el nivel responsable de la política, ya que Kadish y Pollard con frecuencia buscaban archivos por nombre o número. Alguien de nivel más alto en Washington parecía estar dirigiendo a los controladores israelíes hacia la información sensible. Quienquiera que fuera Mega”, todavía está en libertad.

El portavoz del Ministerio de Exteriores israelí, Arieh Mekel trató de restar importancia a las acusaciones, señalando que “Desde 1985 ha habido órdenes claras de los primeros ministros para no llevar a cabo este tipo de actividades“. Los medios de comunicación informaron obedientemente el descargo de responsabilidad bajo titulares como los de la Agence France Presse: Israel dice que no espia a Estados Unidos desde 1985″. Pero el portavoz no había dicho eso. Él se refirió a este tipo de actividades”, que posiblemente significaba la contratación de judíos de EE.UU. para trabajar como agentes de inteligencia israelíes. La negación a medias de Meckel fue un paso de retirada de la reacción del gobierno israelí a la investigación de 2004 de la Comisión de Asuntos Públicos EE.UU.-Israel, cuando el entonces primer ministro Ariel Sharon, y el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mark Regev, insistieron en que Israel no espia a los Estados Unidos”.

Es posible que Israel haya objetado en gran parte la contratación de judíos de EE.UU. como espías, pero las operaciones de inteligencia de Tel Aviv en los EE.UU. han continuado sin lugar a dudas. La magnitud del espionaje israelí es ciertamente conocida por algunos altos funcionarios del gobierno y se oculta en los archivos clasificados. Pero incluso la evidencia disponible en los registros públicos da fe de la infiltración generalizada.

Las operaciones de espionaje dirigidas por un oficial de caso involucrando directamente a un agente controlado son sólo una de las muchas tareas delegadas a un servicio de inteligencia. Otras responsabilidades pueden incluir aprovechar las redes de comunicación, dirigir agentes de influencia en el gobierno extranjero que puedan permitir las decisiones políticas favorables, ejecutar acciones encubiertas que alimenten de información engañosa a los medios de comunicación, y la organización de transferencias de tecnología que con frecuencia dependen de las empresas que son fachadas o que cooperan con los servicios de inteligencia para obtener secretos militares o información comercial. Aunque Israel ha dejado de reclutar judíos estadounidenses, y eso no es en absoluto cierto, no obstante, continúa llevando a cabo muchas operaciones de inteligencia central en los Estados Unidos.

Israel tiene poca necesidad de operar agentes de influencia aquí ya que sus oficiales de inteligencia, diplomáticos y políticos ya tienen acceso sin restricciones a los responsables políticos. Se ha informado que el Pentágono bajo el mando de Paul Wolfowitz y Doug Feith (ambos han sido investigados por pasar información clasificada a Israel), tomaron algunas medidas para monitorear a los visitantes israelíes. Del mismo modo, la Embajada de Israel tiene un excelente acceso a los medios de comunicación. Cuando se quiere plantar propaganda o colocar historias destinadas a formar la opinión en una dirección favorable a Israel, el Mossad generalmente busca a la prensa británica. El grupo de periódicos de Rupert Murdoch “Times” y el Daily Telegraph, anteriormente propiedad de Conrad Black, han destacado muchos artículos que claramente se originaron con fuentes del gobierno israelí. Tales piezas son a menudo recogidas y reproducidas en los Estados Unidos.

Virtualmente cada organismo gubernamental estadounidense preocupado por la seguridad ha confirmado que el espionaje israelí tiene lugar, a pesar de que con frecuencia no se expone debido a que los agentes del FBI saben que la investigación de estos crímenes es frustrante y no favorece en nada a sus carreras. Pero Israel siempre ocupa un lugar destacado en el informe anual del FBI llamado “Colección de Relaciones Exteriores Económicas y Espionaje Industrial“. Los reportes del 2005 señalan, “Israel tiene un programa activo para reunir información exclusiva dentro de los Estados Unidos. Estas actividades de recolección se dirigen principalmente a la obtención de información sobre los sistemas militares y aplicaciones informáticas avanzadas que se pueden utilizar de manera considerable en la industria de armamentos de Israel”. Añade que Israel recluta espías, utiliza métodos electrónicos, y lleva a cabo intrusiones en ordenadores para obtener información.

El enfoque sobre los secretos militares de Estados Unidos no se limita a la información necesaria para la defensa de Israel, como fue argumentado cuando Pollard fue arrestado. Parte de la información que robó fue de tal valor que muchos oficiales de alto rango de inteligencia creen que la Unión Soviética aceptó la liberación de decenas de miles de judíos de Rusia para el reasentamiento en Israel a cambio de ellos. A principios de 1996, la Oficina de Investigaciones Navales concluyó que Israel había transferido tecnología militar sensible a China. En 2000, el gobierno israelí intentó vender a China el sofisticado avión de alerta temprana Phalcon, que se basa en la tecnología autorizado por Estados Unidos. Un informe del FBI de 2005 señaló que los robos erosionaron la ventaja militar estadounidense, permitiendo a las potencias extranjeras obtener tecnologías enormemente caras que hubiera tomado años desarrollar.

En 1996, diez años después del acuerdo que concluyó el asunto Pollard, el Servicio de Investigación de Defensa del Pentágono advirtió a los contratistas de defensa que Israel tenía “intenciones y capacidades de espionaje” aquí y era agresivo tratando de robar secretos militares y de inteligencia. También citó una amenaza a la seguridad planteada por individuos que tienen fuertes lazos étnicos” con Israel, afirmando que La colocación de los ciudadanos israelíes en las industrias clave… es una técnica utilizada con gran éxito“. La nota citó la transferencia ilegal de información propietaria de una firma óptica de Illinois en 1986, después de la detención Pollard, así como el robo de equipo de prueba de un sistema de radar a mediados de la década de 1980. Una tormenta de indignación de la Liga AntiDifamación (ADL) condujo a la retirada del memo del Pentágono, una disculpa que previsiblemente culpó del texto a “una persona de bajo rango”, y la promesa de que ninguna advertencia similar se escribiría de nuevo.

Pero el tema de espionaje israelí no se alejaría. Poco después, la Oficina de Contabilidad General, el brazo investigador del Congreso, completó un examen de espionaje dirigido contra las industrias de defensa y de seguridad de Estados Unidos. El informe describe cómo los ciudadanos israelíes que residen en los EE.UU. habían robado tecnologías sensibles para la fabricación de tubos de armas de fuego de artillería, obtuvieron planos clasificados de un sistema de reconocimiento, y pasaron diseños aeroespaciales sensibles a usuarios no autorizados. Una compañía israelí fue sorprendida monitoreando un sistema de telecomunicaciones del Departamento de Defensa para obtener información clasificada, mientras que otras entidades israelíes se dirigieron a la industria aeroelectrónica, la telemetría de misiles, las comunicaciones de aeronaves, los sistemas de software y los materiales avanzados y revestimientos utilizados en el reingreso de misiles. Independientemente, una fuente del Departamento de Defensa confirmó el informe de la GAO, citando decenas de otros casos de espionaje dentro de la industria de Defensa de Estados Unidos”. La GAO concluyó que Israel “lleva a cabo la operación de espionaje más agresiva contra los Estados Unidos de cualquiera de los aliados de Estados Unidos.”

A principios de 2001, varias agencias del gobierno federal notaron una serie de aproximaciones intrusivas por israelíes que estaban aparentemente vendiendo pinturas. En junio, la Administración de Control de Drogas hizo una recopilación de las actividades de los llamados “estudiantes de arte” en un informe clasificado, que se filtró después. El informe documenta 125 intentos específicos por israelíes para poder entrar a las oficinas gubernamentales, residencias de los empleados del gobierno, e incluso las instalaciones del Departamento de Defensa, entre enero y junio de 2001. Los israelíes apuntaron y penetraron bases militares” y fueron observados intentando entrar en los edificios federales desde las puertas de la parte posterior y garajes de estacionamiento. Un israelí detenido fue sorprendido deambulando por el edificio federal en Dallas con un plano detallado en la mano. Muchos de los detenidos se encontró que tenían antecedentes en la “inteligencia militar, interceptando la vigilancia electrónica o en unidades de artefactos explosivos“.

Ahora, puede haber sido un estudiante israelí de la subcultura en los EE.UU. vendiendo reproducciones baratas. Pero también es claro que la técnica del alumno de arte fue utilizada por oficiales de inteligencia para proporcionar cobertura para el espionaje. Los estudiantes fueron organizados en células de ocho a diez miembros que viajaban en camionetas, las cuáles proporcionaban la ocultación de los equipos electrónicos. Varios de los estudiantes eran capaces de pagar los caros boletos de avión para saltar de un avión a otro, dos de ellos volando en un día desde Hamburgo a Miami y luego a Chicago, y finalmente terminando en Toronto con boletos que cuestan $15,000 cada uno. En Miami y Chicago, visitaron dos funcionarios del Gobierno para tratar de vender su arte. Otro estudiante tenía en sus boletas de depósito de posesión $ 180,000. Seis estudiantes usan teléfonos celulares proporcionados por un ex vicecónsul israelí. Muchos afirmaron estar registrados en alguna Universidad de Jerusalén o en la Academia Bezalel de Artes en Jerusalén, pero ni un solo nombre podría conectarse a la lista de estudiantes de Bezalel, y no hay Universidad de Jerusalén.

Es plausible que los estudiantes de arte en realidad eran agentes de inteligencia que podrían haber estado buscando la entrada a las instalaciones de la DEA para tener acceso a bases de datos confidenciales. Si el esfuerzo de espionaje israelí en general se centró en los árabes en los Estados Unidos, esa información sería muy valiosa. El informe de la DEA concluyó con cautela que los israelíes bien podrían estar involucrados en la recolección organizada de inteligencia“. De los 140 estudiantes de arte detenidos, la mayoría fueron deportados por violaciónes de inmigración. A algunos simplemente los dejaron ir.

Y luego están los de la mudanza. Los Sistemas de Urban Moving en Weehawken, Nueva Jersey estaban formados en gran parte por israelíes, muchos de los cuales habían sido recientemente dados de alta en las Fuerzas de Defensa de Israel. Como se ha informado ampliamente, tres personas de mudanza fueron fotografiadas celebrando en Liberty State Park en el contexto del primer colapso de la torre del World Trade Center. La celebración llegó 16 minutos después de que el primer avión golpeó, cuando nadie sabía que había sido un ataque terrorista y el episodio se suponía que era un horrible accidente. El dueño de la empresa de mudanzas, Dominik Suter, fue interrogado una vez por el FBI antes de huir a Israel. Se ha negado desde entonces a responder a las preguntas.

Si el personal de mudanza y los estudiantes de arte habían colectado las piezas de forma conjunta con suficiente información para proporcionar una vista previa del 11-S permanece oculto en los archivos de inteligencia en Tel Aviv, pero la proximidad de los dos grupos a los 15 secuestradores en Hollywood, Florida y otras cinco personas en el norte de Nueva Jersey es sugerente.

Dejando las especulaciones sobre el 11-S de lado, es cierto que Urban Moving estuvo involucrada en una operación de recolección de inteligencia contra los árabes que viven en los Estados Unidos, posiblemente con la participación de vigilancia electrónica de las llamadas telefónicas y otras comunicaciones. Cuando fueron detenidos, los cinco israelíes que trabajaban para Urban Moving tenían múltiples pasaportes y cerca de $ 5,000 en efectivo. Se les retuvo durante 71 días, fallaron una serie de exámenes de polígrafo, y finalmente se les permitió regresar a Israel después de que Tel Aviv admitió que eran del Mossad y se disculpó.

Entre 55 y 95 israelíes más también fueron arrestados en las semanas siguientes a 11-S, y un número de ellos se informó que era personal militar en servicio activoEl FBI estuvo bajo una intensa presión de varios congresistas y varios grupos pro-Israel para liberar a los detenidos. La orden de liberarlos vino del juez Michael Mukasey, más tarde fiscal general de Estados Unidos. Un investigador del FBI señaló que “las pistas no fueron totalmente investigadas“, debido a la presión de los niveles más altos”. Según una fuente, la Casa Blanca pudo haber tomado la decisión definitiva de terminar la investigación. Aunque la investigación podría haber ido mucho más lejos, el FBI identificó a dos de los trabajadores de Weehawken como oficiales de inteligencia israelíes y confirmó que Urban Moving era una fachada del Mossad para “espiar a los árabes locales”. Uno de los agentes de la CIA implicados en la investigación llegó a la conclusión, “Los israelíes probablemente tenían una enorme operación de espionaje.

En mayo de 2004, hubo dos incidentes relacionados con israelíes en camionetas de mudanza en las proximidades de las instalaciones nucleares en EE.UU.. Uno ocurrió en Tennessee cerca de la planta de servicios de combustible nuclear, que vuelve a procesar los residuos nucleares de los hospitales. La camioneta fue perseguida por el sheriff local por tres millas después de negarse a detenerse. Los dos fugitivos israelíes, lanzaron una botella que contenía un acelerador, tenían en su poder identificaciones militares israelíes y documentos falsos de Estados Unidos. En el segundo incidente, dos personas de mudanza en una camioneta trataron de entrar en la Base de Submarinos Kings Bay Naval en Georgia, la cuál es el hogar de ocho submarinos nucleares Trident, pero fueron detenidos cuando los perros detectaron drogas dentro de su vehículo. Los hombres tenían identificaciones militares y documentos falsos. No hubo seguimiento por el FBI a pesar de que se informó de ambos incidentes a las autoridades federales.

También ha habido informes de focalización intensiva de las instalaciones del gobierno de Estados Unidos en el extranjero. A finales de 2001, la seguridad del Departamento de Estado tomó nota de una serie de incidentes en las misiones diplomáticas y bases militares, todas involucrando a Israel. Se describen muchos de los incidentes como “extraños”. En un caso, la policía francesa arrestó a varios israelíes a las 2 am después de que fueron observados tomando numerosas fotos de la embajada de Estados Unidos en París. Como ya era de noche, su comportamiento era extraño por decir lo menos, o tal vez no ya que se reveló que los israelíes estaban usando película infrarroja para detectar el equipo de comunicaciones de la embajada.

En agosto de 2004, los medios de comunicación descubrieron una investigación del FBI, que se inició en 1999, con la participación del analista de inteligencia del Pentágono Larry Franklin. Él se había reunido abiertamente con el oficial de inteligencia de la Embajada israelí Naor Gilon, así como con dos funcionarios de AIPAC, el director Steve Rosen y Keith Weissman el analista jefe. Se declaró culpable en octubre de 2005 por revelar información clasificada y le dieron una pena de prisión de 12 años. Si la acusación es correcta, Franklin pasó información clasificada relativa tanto a Irán como a los empleados del AIPAC, que a su vez proporcionaron la información a la Embajada de Israel. La defensa ha argumentado que estos intercambios son de rutina en Washington, sobre todo entre los aliados como Israel y los EE.UU., pero eso es una lectura dudosa de los acontecimientos. Pasar información y documentos clasificados no es lo mismo que la conversación política informal con una taza de café. Si Israel había dejado el espionaje en los Estados Unidos, Gilon debería haberse negado a recibir la información proporcionada por Franklin. Incluso la podría haber pasado a través de los canales oficiales para reportar las actividades de Franklin. No lo hizo. Tampoco Rosen y Weissman objetaron cuando recibieron la información que sabían era clasificada. En cambio, la pasaron a los israelíes.

En junio de 2006, se reveló que el Pentágono había comenzado a negar autorizaciones de seguridad a los judíos americanos que tenían familia en Israel. Los israelíes que buscaban la aprobación de seguridad para trabajar para los contratistas de defensa estadounidenses también fueron encontrando cada vez más dificultades para obtener autorizaciones. Un juez administrativo del Pentágono invalidó un recurso presentado por uno de los israelíes, diciendo: “El gobierno israelí está participando activamente en el espionaje militar e industrial en los Estados Unidos. Un ciudadano israelí que trabaja en los EE.UU. el cuál tiene acceso a información de propiedad es probable que sea un objetivo de tal espionaje.”

Israel lleva a cabo gran parte de su espionaje de alta tecnología a través de su presencia corporativa en los Estados Unidos. Ésta está fuertemente incrustada en la industria de las telecomunicaciones, permitiendo el acceso al intercambio de información. La investigación Whitewater reveló que el presidente Bill Clinton advirtió a Monica Lewinsky que sus conversaciones sexuales por teléfono podrían haber sido grabadas por un gobierno extranjero. Ese gobierno extranjero habría sido Israel, donde el gobierno y los negocios trabajan mano a mano en el sector de alta tecnología, y muchos ex funcionarios del gobierno y ex oficiales militares ocupan puestos de alta dirección. Las corporaciones, a cambio, reciben grandes contratos con el gobierno de Israel y las Fuerzas de Defensa de Israel.

Dos empresas israelíes en particular, Amdocs y Comverse Infosys, las cuales tienen su sede en Israel, hacen negocios significativos en los Estados Unidos. Amdocs, que tiene contratos con las 25 empresas telefónicas más grandes de los EE.UU. las cuáles en conjunto manejan el 90% de todas las llamadas realizadas, registra todas las llamadas que salen y entran en el sistema. No graba las propias conversaciones, pero los registros proporcionan patrones, que son referidos como “análisis de tráfico”, el cuál puede proporcionar pistas de inteligencia. En 1999, la Agencia de Seguridad Nacional advirtió que los registros de las llamadas realizadas en los Estados Unidos terminaron en Israel. Amdocs también tiene una relación evidente con algunos de los estudiantes de arte que fueron arrestados en 2001. A varios se les proporcionó dinero en bonos por parte de un ejecutivo de Amdocs.

Comverse Infosys ofrece equipos de escuchas telefónicas a la policía en todo Estados Unidos y también tiene grandes contratos con el gobierno israelí, que reembolsa hasta el 50% de los costos de investigación y desarrollo de la compañía. Debido a que el equipo utilizado para pinchar los teléfonos para hacer cumplir la ley se integra en las redes que operan las compañías telefónicas, no se puede detectar. Las llamadas telefónicas son interceptadas, registradas, conservadas, y se transmiten a los investigadores por Comverse, que alega que tienen que ser “manejadas” con su equipo para mantener el sistema. Muchos expertos creen que es relativamente fácil crear una llamada “puerta trasera” que permite la grabación para que sea enviada a una segunda persona, desconocida para el destinatario policial autorizado. Y el equipo de Comverse nunca ha sido inspeccionado por los expertos del FBI o la NSA para determinar si la información que recopila puede ser filtrada, al parecer porque los altos gerentes del gobierno bloquean estas investigaciones.

De acuerdo con un informe de investigación de Fox News, que más tarde fue eliminado de la página web de Fox bajo la presión de diversos grupos pro-Israel, fuentes de la DEA y del FBI dicen que incluso sugerir que Israel podría estar espiando usando Comverse se considera un suicidio profesional“.

Una serie de investigaciones criminales que utilizan equipos Comverse aparentemente han llegado a un callejón sin salida en que los objetivos de pronto cambian sus métodos de telecomunicaciones, lo que sugiere como mínimo que los empleados de Comverse podrían tener fugas de información sensible con el crimen organizado israelí.

En 2002, el espionaje israelí podría haber sido dirigido contra el Congreso de Estados Unidos, el cuál ha ignorado muy asiduamente el espionaje de Tel Aviv. El congresista Bob Ney, actualmente en prisión por corrupción, organizó una oferta no competitiva para la empresa de telecomunicaciones israelí Foxcom Wireless para instalar equipos para mejorar la recepción móvil en los edificios de oficinas del Capitolio y de la Cámara. Foxcom, con sede en Jerusalén, se ha relacionado con el cabildero encarcelado Jack Abramoff. Expertos en seguridad de telecomunicaciones cuentan que el equipo que se puede utilizar para aumentar o mejorar una señal también se puede utilizar para redirigir la conversación telefónica a otra ubicación para la grabación y el análisis. La posibilidad de que alguien en la Embajada de Israel podría estar escuchando las conversaciones telefónicas privadas de los congresistas es intrigante por decir lo menos.

Algunos podrían argumentar que la recolección de inteligencia es una función del gobierno y que el espionaje, incluso entre amigos, siempre se llevará a cabo. Pero la intensidad y persistencia del espionaje israelí contra los Estados Unidos es especialmente preocupante, ya que Israel se basó tan fuertemente en el apoyo político y militar estadounidense. Otros aliados como Gran Bretaña, Francia y Alemania, sin duda, tienen espías en Washington, pero hay una línea que no cruzan.

Por Philip Giraldi

A %d blogueros les gusta esto: