Archivo del sitio

¿Ya terminó la Guerra de Corea?

nif_koreanwar

Entonces la guerra de Corea terminó la semana pasada. O eso creerías si revisasas los titulares de los tabloides británicos.

¡Corea del Norte y Corea del Sur finalmente han terminado la Guerra de Corea después de 65 años!señala The Mirror.

Y leyendo del artículo:

La voluntad de Corea del Norte de abolir sus instalaciones de misiles y cerrar su principal complejo nuclear ha sido aclamada como el final de la Guerra de Corea. Hablando en sus conversaciones cumbre en Pyongyang, el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong Un dijeron que acordaron convertir la península de Corea en una “tierra de paz sin armas nucleares y amenazas nucleares”.

[…]

Un portavoz dijo: “Los líderes del Sur y del Norte, de hecho, han anunciado el final de la guerra en la Península Coreana mediante sus acuerdos”.

Bueno, ¿lo verás? ¿Quién lo hubiera dicho?

Como todos saben, la Guerra de Corea realmente no terminó en 1953. En cambio, fue cuando Estados Unidos (en representación del Comando de las Naciones Unidas) firmó un armisticio con Corea del Norte y China para lograr el alto el fuego formal que se ha mantenido desde entonces. Entonces, es bastante sorprendente que la guerra terminó oficialmente la semana pasada, ¿no es así?

Sería bueno, si fuera cierto. Lo cual por supuesto no lo es. Y ni siquiera tenemos que ir muy lejos para descubrirlo. Pasemos al “papel de registro”, la antigua presstituta, el viejo New York Times:

Declaren el fin de la Guerra de Corea, el líder de South insta a los EE.UU.

Y leyendo del artículo:

El presidente Moon Jae-in de Corea del Sur instó el jueves a Estados Unidos a declarar el fin de la Guerra de Corea como un incentivo para que Corea del Norte se desnuclearice, un llamado que podría poner a la administración Trump en un aprieto mientras trata de revivir conversaciones estancadas con Kim Jong-un, el líder del Norte.

[…]

Uno de los primeros pasos que el Sr. Kim quiere tomar antes de avanzar hacia la desnuclearización, dijo Moon, es asegurar una declaración conjunta que declare el fin de la Guerra de Corea de 1950-53, que se detuvo solo con un armisticio.

Oh ya veo. Por lo tanto, el titular y el informe The Mirror están enlodando deliberadamente las aguas con una flagrante desinformación. Este es el medio principal de noticias falsas sensacionalistas de los medios de comunicación prehistóricos en pocas palabras, amigos. No creas ni una palabra de lo que escriben.

Dicho eso, el hecho de que (según el presidente Moon), Corea del Sur y Corea del Norte estén listos y dispuestos a emitir una declaración conjunta que declare el fin de la guerra es un avance significativo. Asumiendo que está permitido seguir adelante.

Lo cual, por supuesto, no será. Como el informe del New York Times aclara, la oferta es una trivialidad política falsa y sin sentido que, sin embargo, no está siendo seriamente considerada.

Los analistas estadounidenses y surcoreanos expresan temor de que una declaración de este tipo le daría al Sr. Kim una razón para exigir que Estados Unidos retire sus 28,500 soldados del sur, mientras que Corea del Norte sigue siendo un estado con armas nucleares. Pero el Sr. Moon dijo que sería simplemente una “declaración política” y que no afectaría el estado de las tropas estadounidenses en Corea del Sur o la alianza de su país con los Estados Unidos.

Este párrafo va al núcleo de la “realidad” (o, más exactamente, la falta de ella) de estas conversaciones. A los Warhawks estadounidenses les preocupa que terminar la guerra de Corea elimine la hoja de la justificación que cubre la presencia militar de Estados Unidos en la península. Entonces, para eso, Moon dice (parafraseándolo): “Refrésquelos, muchachos. Esta es solo una declaración política de la que estamos hablando. En realidad, no queremos terminar la guerra”.

Esta es la verdad básica de la guerra de Corea: no ha terminado porque nadie realmente quiere que la guerra termine. Como sabemos, a los gobiernos les encanta controlar a su población con amenazas y pesadillas, reales o imaginarias, y la mera percepción de que Corea del Norte y Corea del Sur todavía están en guerra (por ridículo que pueda ser 65 años después del último disparo) es valiosa para todos los jugadores en este juego.

La “guerra” coreana permite a los estadounidenses mantener tropas en el suelo en el este de Asia. Le da a China otra pretensión de su propia militarización de la región. Ha permitido a los norcoreanos cortar completamente a su población del mundo exterior. Y ha escrito un cheque en blanco para que el gobierno de Corea del Sur mantenga diversos grados de ley marcial sobre sus ciudadanos (e incluso sus propios políticos).

Entonces, la idea de que un acuerdo de paz está a la vuelta de la esquina es, francamente, absurdo. En este punto, ni siquiera está sobre la mesa.

Como el profesor Michel Chossudovsky -quien ha estado cubriendo este tema extensamente durante muchos años- señala en sus escritos sobre estas últimas conversaciones, ningún acuerdo de paz será posible a menos y hasta que el acuerdo que pone a las fuerzas militares surcoreanas bajo el control directo del Pentágono “en tiempos de guerra” sea anulado. Este acuerdo otorga a un general militar designado por el Pentágono “OPCON” o “control operacional” sobre el Comando de Fuerzas Combinadas de Corea del Sur y Estados Unidos en situaciones de crisis y ha sido un importante punto de disputa durante muchas décadas. En efecto, le permite a Estados Unidos llevar la península de Corea al borde de la guerra con casi impunidad porque, como dice el viejo refrán, el Tío Sam está dispuesto a luchar contra Corea del Norte hasta el último surcoreano.

Como enfatiza Chossudovsky:

Estamos lidiando con una agenda militar diabólica formulada en Washington: Estados Unidos busca bajo el Comando de Fuerzas Combinadas movilizar a las fuerzas de Corea del Sur contra la Nación Coreana. Si Estados Unidos llevara a cabo una guerra, todas las fuerzas de la República de Corea bajo el mando estadounidense serían utilizadas contra el pueblo coreano. La anulación del CFC es, por lo tanto, crucial. Un requisito previo para la implementación del acuerdo del 27 de abril es que el gobierno de la República de Corea del presidente Moon Jae-in tenga plena jurisdicción sobre sus fuerzas armadas.

Obviamente, entonces, una mera “declaración política” como Moon sugiere (y presumiblemente Kim) no lo va a cortar. Lo que se necesita es un tratado formal precedido por el descarte del OPCON del Pentágono sobre Corea del Sur, de lo contrario, los belicistas en Washington podrían socavar la paz en cualquier momento al provocar un conflicto que el ejército surcoreano estaría obligado a terminar. Chossudovsky nuevamente:

La formulación legal de esta entente bilateral es crucial. El acuerdo bilateral en efecto evitaría la negativa de Washington. Establecería la base de la paz en la península de Corea, sin intervención extranjera, es decir, sin que Washington dicte sus condiciones. Se requeriría como segundo paso (luego de la anulación del mando de las Fuerzas Conjuntas) la retirada de todas las tropas estadounidenses de la República de Corea.

Entonces para responder la pregunta titular de este artículo: No, la Guerra de Corea aún no ha terminado. Un tratado de paz real, factible y viable ni siquiera está sobre la mesa. Y, lamentablemente, dadas las repetidas señales de que EE.UU. no está negociando de buena fe, parece muy poco probable que veamos un acuerdo así en el corto plazo.

Ahora, ¿alguien dijo que la Segunda Guerra Mundial está por terminar? Porque tengo algunas malas noticias para ti...

-James Corbett-

Anuncios

Trump no va a cancelar la Tercera Guerra Mundial después de todo #StandDownMrTrump

El 6 de abril de 2017, en el aniversario de 100 años de la entrada de EE.UU. en la Primera Guerra Mundial, Donald Trump lanzó ataques aéreos contra el gobierno sirio; En represalia por un ataque de gas supuestamente perpetrado por Assad. No hubo ninguna investigación, ni siquiera un truco como lo hicimos en 2003. Las pruebas que tenemos contradicen la historia oficial, y las apuestas son mucho mucho más altas esta vez.

Entonces, antes de que el polvo se hubiera asentado, incluso, Trump pivota en Asia. Aumentando las tácticas de intimidación, hacia Corea del Norte. Amenazando el cambio de régimen y prácticamente suplicando al ya inseguro Kim Jong-un que haga algo estúpido. Y ese es el punto. Provocar una respuesta, y luego jugar a la víctima. Si él no puede conseguirla de la manera vieja él simplemente podría hacer una.

Trump llegó a un acuerdo con el Estado Profundo, él firmó con alianza neoliberal / neoconservadora / corporativa. Ahora tienen su respaldo. Mientras lleguen a la guerra,
todo el mundo estará feliz. No se equivoquen esto es sólo el comienzo.

Esperen lo inesperado en el Mar de China Meridional, Irán, Europa del Este y en el frente de casa. La carpa de circo está bajando, pero el muchacho nos va a dar un espectáculo mientras tanto.

Trump no sólo está coqueteando con la III Guerra Mundial, sino que la está invitando. Quiere que todos sepan que está lo suficientemente loco como para apretar el gatillo; Piensa que le ayudará a retorcer algunos brazos, piensa que puede obligar a los grandes a negociar.

Pero esto no es no es un trato de bienes raíces, y esto no es un as que tiene bajo la manga. Nadie gana una guerra nuclear. Si sólo 300 de las bombas de Rusia fueran disparadas en los Estados Unidos, entre 75 y 100 millones de personas morirían en la primera media hora.

La mayor parte de la infraestructura necesaria para apoyar a la población sería destruida de inmediato: sistemas de comunicación, hospitales, transporte, centrales eléctricas, etc. Aquellos que no murieron por la explosión inicial morirían lentamente en los próximos meses por intoxicación, radiación, hambre, exposición y enfermedades. Y esto es solo la punta del iceberg. Incluso un conflicto nuclear más pequeño involucrando
sólo de 50 a 100 bombas del tamaño de las de Hiroshima enviaría a la atmósfera superior 5 millones de toneladas de escombros, provocando una caída catastrófica de las temperaturas globales, reduciendo las lluvias en todo el mundo durante una década, devastando la agricultura y provocando hambruna a escala global. Ese no es un mundo en el que quieras criar a tus hijos.

Los poderes fácticos quieren inclinar el tablero de juego, reescribir la historia y empezar de nuevo. Ellos piensan que eres demasiado estúpido, demasiado distraído, demasiado fácil de manipular por platitudes emocionales para examinar la evidencia.

Sería completamente ilógico que Assad utilizara armas químicas en esta etapa del conflicto. El ejército sirio iba ganando por medios convencionales y Rusia los apoyaba. Eso les daba una posición extremadamente fuerte para ir a las negociaciones. Assad tendría que ser un completo idiota para actuar de este modo… y no lo es.

Después está el hecho de que Assad de hecho no tenía esas armas. Según la OPAQ, las últimas armas químicas de Siria fueron entregadas para su destrucción en 2014. El mismo John Kerry confirmó esto.

¡Pero Assad usó armas químicas antes!

¿De Verdad? ¿Cuando?

Según la investigación llevada a cabo por la ONU sobre los ataques de gas de 2013, como informó la BBC, fueron los Rebeldes los que utilizaron Sarin, no Assad. Obama no dio marcha atrás en el 2013 debido a que era demasiado débil dio marcha atrás debido a que los rebeldes respaldados por EE.UU. fueron capturados con las manos en la masa y el pueblo rechazó que se salieran con la suya.

Como pueblo hicimos activismo en 2013 en contra de estos ataques aéreos. Inundamos las líneas telefónicas cuando el Congreso se acercó a la votación. No lo pedimos amablemente. Dejamos en claro que conocíamos sus nombres y direcciones y que los responsabilizaríamos personalmente de las consecuencias.

Algo curioso: cancelaron el voto, y la humanidad se alejó temporalmente del abismo.

El mismo Trump se manifestó en contra de los ataques aéreos en ese momento. Exigió una declaración formal de guerra por el Congreso de otra manera sería inconstitucional. Señaló lo estúpida y destructiva que sería tal decisión señalando como esto solo fortalecía a los yihadistas, crea más refugiados, desestabiliza la región,  pero ahora está en el poder y está decidiendo que no va a cancelar la Tercera Guerra Mundial después de todo.

El señor Trump es un mentiroso, un hipócrita y un tonto.

Él ha convertido al ejército estadounidense en la fuerza aérea de Al Qaeda. Está jugando al ventisquero con el futuro de la humanidad. Está tirando los dados con la habitabilidad
del planeta. ¡Y esta locura es bipartidista!

La alianza corporativa Neoliberal, Neocon, ha salido del armario, en una asquerosa demostración de guerra solidaria. Ellos piensan que eres demasiado estupido, demasiado distraído, demasiado débil para hacer algo al respecto. Estos corruptos en trajes no merecen tu obediencia. Ni siquiera merecen tu respeto. No es su poder, es el tuyo.

Si suficientes de ustedes se dan cuenta de esto, el juego se acabo. Es por eso que nos enfrentan entre nosotros provocando identidades grupales artificiales. Divide y venceras te hace fácil de controlar.

Las decisiones que tomemos en los próximos milisegundos de la historia humana cuentan. Mucho.

Cuando las probabilidades se apilan contra nosotros y el fracaso no es una opción debemos formular una respuesta asimétrica.

Tenemos que pensar fuera de la caja, encontrar formas creativas de romper la cadena de obediencia, y enviar un mensaje en términos intransigentes: #StandDownMrTrump retirese.

A %d blogueros les gusta esto: