Los censores de las grandes tecnologías vienen por la ciencia

Cuando permitimos que organizaciones privadas como Facebook, Google y Twitter controlen el discurso científico, abdicamos de nuestro compromiso con la investigación científica libre.

Las controversias sobre la libertad de expresión que agitan a las Big Tech ahora han llegado a la esfera científica.

A mediados de febrero, el Wall Street Journal publicó un artículo de opinión del profesor de medicina y salud pública de John Hopkins, Martin Makary, en el que argumentaba que una combinación de vacunas e infecciones naturales daría como resultado la inmunidad colectiva en muchas partes de los Estados Unidos para fines de abril. Facebook rápidamente marcó el editorial como “engañoso” y con “una credibilidad científica general muy baja”.

Independientemente de lo que uno pueda pensar de la afirmación de Makary sobre la inmunidad colectiva, es un científico distinguido. Además de ser autor de más de doscientos artículos y de un libro superventas del New York Times, Makary es actualmente el editor en jefe del sitio líder de noticias clínicas Medpage Today. Y su caso no es un asunto aislado.

En los últimos meses, Facebook, Google y Twitter se han involucrado en múltiples actos de censura contra científicos que tienen una variedad de puntos de vista sobre el COVID-19 y la respuesta de salud pública al mismo. Esta censura sienta un precedente peligroso: permite que grandes corporaciones que no rinden cuentas se erijan como árbitros no solo del discurso público aceptable, sino también de lo que constituye ciencia aceptable.

Los científicos que están siendo censurados por las empresas de tecnología más grandes del mundo no son figuras marginales. Son pensadores destacados empleados en universidades prestigiosas, personas cuyas investigaciones han sido citadas decenas de miles de veces. Esté uno de acuerdo o no con las opiniones que expresan, la historia de la ciencia nos enseña que la investigación científica requiere un debate vigoroso. Sin embargo, en nombre de la lucha contra la “desinformación”, las empresas de tecnología han amordazado repetidamente el debate científico y el diálogo público en los últimos meses.

En otro incidente, Facebook censuró una publicación que enlazaba con un artículo de Lancet revisado por pares que defendía la transmisión aérea del SARS-CoV-2 a través de aerosoles. Este punto de vista está en conflicto con la explicación oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que enfatiza la transmisión a través de pequeñas gotas en lugar de partículas más pequeñas en aerosol.

Al igual que Makary, los autores del artículo de Lancet incluyen expertos en aerosoles de renombre mundial. Kimberly Prather del Instituto Scripps de Oceanografía en UC San Diego es la distinguida presidenta de química atmosférica y directora del Centro para Impactos de Aerosoles en la Química del Medio Ambiente NSF, mientras que el coautor José-Luis Jiménez se encuentra entre los investigadores de aerosoles más citados del mundo.

Ya sea que uno se ponga del lado de la transmisión de gotas o de la transmisión de partículas en aerosol, es inquietante que los moderadores de Facebook tengan el poder de censurar los enlaces a un artículo revisado por pares en una revista de salud líder, particularmente uno con importantes implicaciones para la salud pública. Los autores del artículo insisten en que “reducir la transmisión de virus por el aire requiere medidas para evitar la inhalación de aerosoles infecciosos, incluida la ventilación, la filtración de aire … atención a la calidad y el ajuste de la mascarilla, y protección de mayor grado para el personal sanitario y los trabajadores de primera línea”.

Facebook justifica su comportamiento como “verificación de hechos”, pero el procedimiento que utiliza para examinar las afirmaciones científicas es turbio. En el caso de Makary, la empresa de medios sociales contrató su verificación de datos a un sitio de datos de terceros recién formado, healthfeedback.org. Pero la forma en que se eligen los verificadores de hechos es menos clara, lo que llevó al oncólogo y profesor de la Universidad de California en San Francisco, Vinay Prasad, a opinar después de investigar el asunto de que Facebook parece elegir sus “verificadores de hechos” en función de la cantidad de seguidores de Twitter que tienen.

En otro incidente de censura, YouTube, propiedad de Google, eliminó en marzo la grabación de una audiencia pública oficial sobre la pandemia en la que participaron el gobernador de Florida, Ron DeSantis, Scott Atlas y Jay Bhattacharya de la Universidad de Stanford, Sunetra Gupta de la Universidad de Oxford y Martin Kulldorff de Harvard. Universidad. Los últimos tres científicos son los creadores de la Declaración de Great Barrington, un documento muy debatido que argumenta en contra de los encierros y de una estrategia de protección enfocada para los ancianos que se adoptó en Florida.

La explicación de YouTube de su decisión de eliminar el video fue que “contradice el consenso de las autoridades sanitarias locales y mundiales” con respecto a la eficacia de las máscaras entre los niños. Sin duda, DeSantis es vilipendiado por los progresistas, y muchos científicos y expertos en salud pública se oponen con vehemencia a las recomendaciones hechas en la Declaración de Great Barrington. Pero es difícil imaginar una justificación más orwelliana para censurar una audiencia gubernamental en la que se discutían políticas de salud pública que afectarían a millones de personas.

Las acciones de Google son especialmente preocupantes porque, como suele suceder en la intersección de la ciencia y las políticas públicas, no existe un consenso global único, en este caso con respecto a la cuestión de las máscaras y los niños. Por ejemplo, aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan mascarillas para todos los niños mayores de dos años, la OMS recomienda no usar mascarillas para niños menores de cinco años y mascarillas para niños de seis a once años solo cuando “hay una transmisión generalizada en el área donde reside el niño”. Mientras tanto, las agencias de salud pública de Noruega, Suecia y Dinamarca, países que han emprendido estrategias muy diferentes para manejar la pandemia, coinciden en que las mascarillas no son necesarias para los niños menores de doce años.

Dado el amplio espectro de opiniones oficiales al respecto, el debate es fundamental.

Tanto la ciencia como la comprensión pública sufren cuando gigantescas empresas tecnológicas como Google y Facebook reciben autoridad unilateral para censurar y reprimir la discusión y el debate científico.

Ha surgido un patrón en estos y muchos otros incidentes recientes de censura: una apelación a la autoridad científica o un consenso percibido para justificar la sofocación de los puntos de vista de las minorías. Pero apelar a la autoridad científica no sustituye al debate científico. La historia de la ciencia está plagada de “hechos” y teorías bien aceptados que luego se revelaron como falsedades dogmáticas.

El ejemplo más notorio es el campo de la eugenesia, una disciplina dedicada a mejorar la “calidad genética” de la población humana a través de la cría selectiva y la exclusión de grupos desfavorecidos que se percibe que tienen rasgos indeseables (personas con discapacidad, “criminales”, aquellos con “baja inteligencia”, afroamericanos, judíos, europeos del este). Es difícil de creer ahora, pero a principios del siglo XX la eugenesia se consideraba una disciplina científica respetable y de vanguardia. Los cursos de eugenesia se estaban desarrollando y enseñando en universidades líderes como Cornell, Harvard, Chicago y MIT. La “ciencia” de la eugenesia se estaba utilizando para ayudar a formular y justificar políticas de inmigración restrictivas como las de la Ley de inmigración de 1924.

Pero incluso en el apogeo de la locura de la eugenesia, científicos como el “padre de la antropología estadounidense” Franz Boas argumentaron en contra de las opiniones de consenso sobre las diferencias inherentes entre grupos y los orígenes biológicos de la desigualdad racial y étnica. Boas entendió la importancia de proteger el derecho de los científicos a tener y expresar opiniones científicas disidentes. En una carta al filósofo John Dewey, Boas escribió:

“Hay dos cosas a las que me dedico: la absoluta libertad académica y espiritual, y… la lucha contra toda forma de política de poder de los Estados u organizaciones privadas. Esto significa devoción a los principios de la verdadera democracia”.

Boas entendió que cuando permitimos que organizaciones privadas, como Facebook, Google y Twitter, controlen el discurso científico, abdicamos de nuestro compromiso con la investigación científica libre. A pesar de las protestas públicas en sentido contrario, las empresas de tecnología no tienen un compromiso intrínseco con valores científicos fundamentales como la verdad y la integridad. En cambio, sus políticas reflejan sus prioridades: rentabilidad y participación de mercado.

La historia ha demostrado que, como todas las instituciones humanas, la empresa de la ciencia es falible. Los científicos individuales a menudo se equivocan. A veces, incluso el consenso científico está equivocado. La única salvaguardia es lo que Boas llamó “libertad académica y espiritual absoluta”, una libertad que solo es posible si controlamos la capacidad de las grandes tecnologías para establecer los términos del debate científico.

-Pankaj Mehta-

Publicado el 10 mayo, 2021 en Texto y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: