El control mental NO es una teoría de la conspiración

Cuando piensas en “control mental”, ¿en qué piensas?

¿Teóricos de la conspiración con sombreros de papel de aluminio tratando de evitar que los extraterrestres les envíen mensajes a la cabeza? ¿Científicos malvados que utilizan molinetes giratorios y pociones especiales para lavar el cerebro a sus desventuradas víctimas para que cumplan sus órdenes? ¿Historias de ciencia ficción sobre personas controladas a distancia?

Sí, la idea del control mental ha sido usurpada efectivamente por los ingenieros sociales, por lo que se la ve en gran medida como una fantasía. Ya sea que esa fantasía tome la forma de una historia divertida y tonta de ciencia ficción o se convierta en los desvaríos desquiciados de una conspiración marginada y loca hace poca diferencia; Siempre que la población en general entienda que es un tema “excéntrico”, la mayoría de la gente sabrá instintivamente que debe evitarlo.

¿Pero adivina que? El control mental no es cosa de fantasía. Es una realidad mundana que se abre paso cada vez más en revistas científicas, documentos desclasificados e incluso en los diarios.

Caso en cuestión:

¿Qué hay en tu cabeza? Al igual que en ‘Inception’ de Nolan, la tecnología cerebral puede hackear tu mente; los ‘neuro-derechos’ pueden mantenerte a salvo“.

Ese titular bastante jadeante no proviene de algún medio de comunicación independiente, sino de la Agence France-Presse (a través de The Economic Times). Resulta que a la AFP le gustaría que supieras que pronto será posible leer tu mente. De hecho, esta tecnología del futuro podrá saber lo que va a estar pensando “incluso antes de que se dé cuenta de lo que está pensando”.

Entonces, ¿por qué los medios de comunicación prehistóricos están sacando a relucir esto? Como todo lo demás que escriben, esto también es una forma de reunión limitada y un intento de dirigir la conversación sobre esta amenaza de control mental en una determinada dirección. Pero sí señala un hecho clave: después de haber trabajado durante décadas para mantener al margen la conversación sobre el control mental, los ingenieros sociales ahora buscan llevarlo a la corriente principal. Y eso debería preocuparnos por una serie de razones.

Ahora, aquí no estoy hablando sólo de “control mental” en el sentido de propaganda, manipulación psicológica y programación de medios. He estado cubriendo eso durante años y años aquí en The Corbett Report, incluido mi extenso trabajo en el programa MK Ultra, mi serie #PropagandaWatch, que pasó más de dos años examinando cómo los propagandistas manipulan la mente pública, y mi trabajo reciente discutiendo el investigación en curso sobre la mejor forma de manipular a las personas para que se vacunen.

The Minds Of Men Subtitulado al español Parte 1 de 4

No, hoy estamos hablando del verdadero tipo de control mental de los cómics de ciencia ficción, los pequeños dispositivos implantados en el cerebro de las personas para apoderarse de sus cuerpos. Da la casualidad de que ese tipo de tecnología no es tan fantástica como los ingenieros sociales te han hecho creer.

Una pista de todo esto proviene del artículo de AFP citado anteriormente. En ese artículo, se discuten desarrollos específicos en el área de la neurotecnología, incluidos los dispositivos que permitirán a una variedad de malos actores “escribir emociones en su cerebro” e implantar “historias de vida que no son suyas” en su memoria. El Newswire luego cita a Rafael Yuste, un “experto en el tema” de la Universidad de Columbia, quien señala que esta tecnología no es meramente teórica, sino que en realidad se utiliza en el laboratorio: “Los científicos han experimentado con ratas, implantando imágenes de objetos desconocidos en sus cerebros y observando cómo aceptan esos objetos en la vida real como propios y los incorporan a su comportamiento natural”.

Sin embargo, como era de esperar para un artículo de los medios de comunicación prehistóricos, aunque admiten que se está trabajando activamente en esta tecnología e incluso se está legislando contra ella, al mismo tiempo tienen que burlarse de ella como material de “películas y novelas de ciencia ficción” que “han ofrecido al público el lado oscuro de la neurotecnología”. Luego continúan discutiendo las “aplicaciones significativamente positivas” que esta tecnología puede tener, y señalan cómo “en 2013, el entonces presidente de EE. UU., Barack Obama, promovió la iniciativa BRAIN (Investigación del cerebro mediante el avance de las neuro-tecnologías innovadoras), que tenía como objetivo estudiar las causas de trastornos cerebrales como el Alzheimer, el Parkinson y la epilepsia”.

Esto no sorprenderá en absoluto a quienes recuerden mi informe anterior sobre el próximo chip cerebral, donde hablé de la “Iniciativa BRAIN” liderada por DARPA y señalé exactamente cómo se iba a vender al público esta espeluznante tecnología de control mental; es decir, destacando los beneficios potenciales de tales dispositivos para tetrapléjicos y otras personas discapacitadas.

Y ahora aquí estamos, con la AFP contándonos sobre las posibles “aplicaciones positivas” de esta tecnología, incluidos “pacientes que padecen Parkinson”, “personas sordas” y “personas con Alzheimer”, incluso mientras informan sobre la situación de la propuesta del presidente chileno en la cumbre iberoamericana de la semana pasada en Andorra para legislar contra el potencial abuso de esta tecnología por parte de personas con malas intenciones:

Hago un llamado a todos los países iberoamericanos a anticiparnos al futuro y a proteger adecuadamente, ahora, no solo los datos e información de nuestros ciudadanos, sino también sus pensamientos, sus sentimientos, su información neuronal, para evitar que estos sean manipulados por las nuevas tecnologías”, dijo el conservador Piñera.

El proyecto de ley chileno contiene cuatro campos principales de legislación: la protección de los datos de la mente humana, o neurodatos; fijar límites a la neurotecnología de la lectura y especialmente la escritura en el cerebro; establecer una distribución y acceso equitativos a estas tecnologías; y poner límites a los neuro-algoritmos.

Por supuesto, como toda propuesta de este tipo para que los reguladores gubernamentales entren y “resuelvan” un problema como este, la “solución” resulta ser tan mala (si no peor) como el problema que está intentando remediar. En lugar de prohibir dicha tecnología, dicha regulación de hecho alentaría su uso, y el gobierno simplemente decidiría qué usos de la tecnología se permitirán o no. Como lo enmarca la AFP (una vez más utilizando a Rafael Yuste como portavoz de esta agenda), la idea de control mental y manipulación neurológica no es intrínsecamente mala; solo es malo porque aquellos con el chip cerebral serán mucho más avanzados que sus hermanos y hermanas no mejorados. Por lo tanto, al igual que las minorías, los pobres y otros objetivos históricos de los eugenistas fueron priorizados en el lanzamiento de la vacuna COVID en nombre de la “justicia social”, los gobiernos también tendrán que asegurarse de que todos tengan acceso a la chip de cerebro.

Para evitar una situación de dos velocidades con algunos humanos mejorados y otros que no lo son, creemos que estas neurotecnologías deben regularse según los principios de justicia universal, reconociendo el espíritu de la Declaración Universal de Derechos Humanos“, dijo Yuste.

Ah, sí, la Declaración Universal de Derechos Humanos, ese noble documento de la ONU redactado por el conocido eugenista H. G. Wells, que profesa consagrar todas las libertades y derechos que tanto apreciamos. . . excepto cuando “se ejerzan en contra de los propósitos y principios de las Naciones Unidas”. Bill Gates debe estar babeando de alegría ante la perspectiva de cargar su sistema operativo directamente en el cerebro de las personas y Elon “Neuralink” Musk debe estar mojándose los pantalones en la anticipación de convertirse en el primer billonario (reconocido públicamente) del mundo.

Desde polvo neural y encaje neural hasta dispositivos para leer la mente y chips cerebrales, la próxima ola de dispositivos para controlar al público a nivel neurológico ya se está desarrollando. Es más, la campaña de propaganda para vender este horror de alta tecnología al público ya se está lanzando. De hecho, dentro de los próximos cinco años veremos la introducción de tecnología cada vez más invasiva “audible” y “usable” como una forma de preparar al público para aceptar el chip cerebral.

Pero no haga caso a la loca y chiflada palabra de un teórico de la conspiración. Aquí está el archivillano del cómic de nuestro loco mundo de payasos, el propio Herr Schwab, diciéndole a un entrevistador francés en 2016 que a todos se nos implantarán chips cerebrales para el año 2026:

Incluso explica cómo se introducirán gradualmente los chips cerebrales, para que el público se acostumbre a la idea de tener su compañero electrónico constante (control mental). Primero los dispositivos serán implantados en nuestra ropa y luego a través de algún microchip implantado en nuestro cerebro o debajo de nuestra piel “, y, al final, tal vez haya una comunicación directa entre nuestro cerebro y el mundo digital” que lleve a “una especie de fusión del mundo físico, digital y biológico”.

Lo curioso es que antes de que le muestres a tu amigo normal ese clip, te llamarán loco de la conspiración y descartarán la idea misma de los chips cerebrales, pero después de mostrarles ese clip te darán quince razones diferentes por las que los chips cerebrales. son una evolución obvia y loable en tecnología. Luego le asegurarán que no hay nada desagradable en el concepto de tecnología aprobada por el WEF que se implanta directamente en su corteza cerebral y que es perfectamente razonable que Klaus Schwab esté hablando de convertir a la especie humana en un ejército de cyborgs con chips cerebrales. Finalmente, afirmarán solemnemente que serán los primeros en la fila en tomar las actualizaciones transhumanas tan pronto como estén disponibles comercialmente y que usted debe ser un loco de atar si no aprovecha la oportunidad de que te pongan un microchip Klaus y sus compinches.

Ahora bien, si eso no es control mental, no sé qué es.

-James Corbett-

Publicado el 10 mayo, 2021 en Texto y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: