The Lancet y NEJM se retractan ¿Existe una crisis en la ciencia?

Philippe Douste-Blazy, ex Ministro de Salud de Francia,  asegura que Richard Horton editor en jefe de The Lancet acusó que las grandes farmacéuticas hoy en día son tan poderosas financieramente y pueden usar ciertas metodologías como para hacerles aceptar los papers que son en apariencia metodológicamente perfectos, pero que, en realidad, logran concluir lo que quieren concluir.

A principios de abril, el ex ministro Philippe Douste-Blazy lanzó un manifiesto pidiendo al gobierno que permita a los médicos recetar más fácilmente hidroxicloroquina a pacientes con Covid-19.

Al igual que muchas otras figuras políticas, como Nicolas Dupont-Aignan, Marine Le Pen, Jean-Luc Mélenchon, Bruno Retailleau o Ségolène Royal, el ex Ministro de Salud Philippe Douste-Blazy (2004-2005), Se ha distinguido en las últimas semanas por sus posiciones a favor del tratamiento con cloroquina recomendado por el profesor Didier Raoult en la lucha contra el nuevo coronavirus.

Philippe Douste-Blazy fue invitado el sábado 23 de mayo en BFM TV para hablar del artículo de The Lancet publicado el 22 de Mayo donde se aseguraba que tanto el tratamiento con Cloroquina como con Hidroxicloroquina «no beneficia a los pacientes con COVID-19. Al contrario, nuestra constatación sugiere que puede estar asociado a un mayor riesgo de problemas cardíacos graves y a un mayor riesgo de muerte.»

13 días después, el día 4 de Junio, el artículo de The Lancet y otro de The New England Jorunal of Medicine fueron retractados después de que los autores no pudieron demostrar que los datos eran confiables. El estudio de The Lancet, había encontrado efectos dañinos asociados con el medicamento antipalúdico, hidroxicloroquina, pero rápidamente se incendió después de que los científicos plantearon preguntas sobre la base de datos masiva supuestamente subyacente y sobre la base de datos del propietario, Surgisphere Corporation. Tres coautores del estudio, excepto el fundador y CEO de Surgisphere, Sapan Desai, contactaron a The Lancet para retirar su informe. «No pudieron completar una auditoría independiente de los datos que sustentan su análisis», se lee en el aviso de retractación de The Lancet. «Como resultado, han concluido que» ya no pueden responder por la veracidad de las fuentes de datos primarias». Cientos de investigadores firmaron cartas abiertas a The Lancet y al New England Journal of Medicine (NEJM), expresando sus preocupaciones. Muchas dudas surgieron sobre el estudio con respecto a los datos obtenidos por Surgisphere.

En el programa Douste-Blazy evoca una reunión de alto secreto que se habría celebrado a puerta cerrada, sin especificar el día. Según él, al final de esta reunión que reunió a funcionarios de las revistas científicas más prestigiosas del mundo, «el jefe de The Lancet, terminó filtrando información, al decir: «ahora, básicamente, si esto continúa, ya no podremos publicar datos de investigación clínica porque los laboratorios farmacéuticos son tan fuertes, financieramente, y logran tener tales metodologías para hacernos aceptar documentos que aparentemente en su metodología son perfectos, pero que básicamente concluyen lo que quieren concluir. Es algo muy, muy serio».

La conferencia a la que alude Philippe Douste-Blazy ha tenido lugar hace cinco años, el 1 y 2 de abril de 2015, en Londres, en la sede de Wellcome Trust. El tema de esta reunión fue la Reproducibilidad y confiabilidad de la investigación biomédica.

Este simposio fue iniciado por la Academia de Ciencias Médicas, el Consejo de Investigación de Biotecnología y Ciencias Biológicas (BBSRC), el Consejo de Investigación Médica (MRC) y el Wellcome Trust (financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates) fue realizada de conformidad con la regla de Chatham House, lo que no significa que la reunión fuera secreta, sino que quienes participan en ella se comprometen a preservar la confidencialidad de los intercambios. Algo similar a lo que sucede con las reuniones Bilderberg.

¿Hubo una «filtración» de las palabras del editor de The Lancet, Richard Horton? Al parecer no. De hecho, él fue quien, diez días después, informó sobre las principales conclusiones de la reunión en un editorial en la revista que editó. Hizo un juicio muy severo sobre la calidad y relevancia de una gran cantidad de artículos científicos. Horton está en una muy buena posición para juzgar esto ya que su trabajo como editor de The Lancet consiste precisamente en evaluar los artículos antes de publicarlos. Pero a diferencia de la versión dada por Philippe Douste-Blazy, Horton no ataca específicamente a los laboratorios farmacéuticos ni al control que ejercen sobre la producción científica en el campo médico. Su punto es una crítica inflexible de la forma en que se hace la ciencia:

«Mucho de lo que se publica es incorrecto.» No se me permite decir quién hizo este comentario porque nos pidieron que observemos las reglas de Chatham House. También nos pidieron que no tomáramos fotografías de las diapositivas. Los que trabajaban para agencias gubernamentales alegaron que sus comentarios permanezcan sin ser citados, ya que las próximas elecciones en el Reino Unido significa que vivían en «purdah», un estado escalofriante donde se imponen severas restricciones a la libertad de expresión sobre cualquiera en la nómina del gobierno. ¿Por qué la preocupación paranoica por el secreto y la no atribución? Porque este simposio, sobre la reproducibilidad y confiabilidad de la investigación biomédica, celebrada en el Wellcome Trust en Londres la semana pasada, tocó uno de los temas más delicados de la ciencia actual: la idea de que algo ha salido fundamentalmente mal con una de nuestras más grandes creaciones humanas.

[…]

El caso contra la ciencia es sencillo: gran parte de la literatura científica, quizás la mitad, puede ser simplemente falsa. Afligida por estudios con tamaños de muestra pequeños, pequeños efectos, análisis exploratorios no válidos y conflictos de intereses flagrantes, junto con una obsesión por seguir tendencias de moda de dudosa importancia, la ciencia ha dado un giro hacia la oscuridad. Como dijo un participante, «los métodos deficientes obtienen resultados».

[…]

La aparente endemicidad del mal comportamiento de investigación es alarmante. En su búsqueda por contar una historia convincente, los científicos a menudo esculpen datos para ajustarse a su teoría preferida del mundo. O reacondicionan hipótesis para ajustar sus datos. Los editores de revistas también merecen una buena cantidad de críticas.

[..]

La buena noticia es que la ciencia está comenzando a tomar muy en serio algunas de sus peores fallas. La mala noticia es que nadie está listo para dar el primer paso para limpiar el sistema.

La “crisis” de la ciencia no es una sola crisis en absoluto, sino una serie de crisis interrelacionadas que llegan al corazón de la forma en que se practica la ciencia institucional hoy en día. Primero, está la crisis de la replicación, la crisis de fraude, la crisis de la publicación y la crisis de la revisión por pares. Todo esto queda explicado de manera clara en el documental de James Corbett «La Crisis de la Ciencia«.

Clic en la imagen para ir al video…

maxresdefault

 

Anuncio publicitario

Publicado el 12 junio, 2020 en Texto, Video y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Son dos cosas distintas: Una, lo dicho por el director de The Lancet al cierre del evento 2015, y otra muy distinta, la publicación que el mismo director hace luego a manera de resumen del evento.
    Lamentablemente este periodista confunde las afirmaciones. Por lo cual lo dicho por el exministro de salud de Francia, es totalmente valido.

    Me gusta

  1. Pingback: Jaque Mate a la Ciencia Oficialista, la Industria Farmacéutica y la OMS: El caso The Lancet y NEJM y Sus Falsos Estudios Acerca de la Hidroxicloroquina. – Neo Jebus

  2. Pingback: NIH posee participación financiera en la vacuna contra el coronavirus financiada por Gates | La Verdad Nos Espera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: