Plan de la CIA para derrocar el régimen sirio: Nuevo memorándum de la CIA desclasificado

Bashar and Hafiz.

Un documento de la CIA recientemente desclasificado exploró múltiples escenarios de colapso del régimen sirio en un momento en que el gobierno de Hafez al-Assad estaba envuelto en una “guerra sucia” secreta con Israel y Occidente y en medio de una crisis diplomática que marcó un nivel sin precedentes de aislamiento para Siria.

El memorándum de 24 páginas, anteriormente titulado Syria: Scenarios of Dramatic Political Change, fue producido en julio de 1986 y tenía una distribución de alto nivel dentro de la administración Reagan y para los directores de las agencias, incluidos los asesores presidenciales, el Consejo de Seguridad Nacional y el embajador de Estados Unidos en Siria.

screen-shot-2017-02-15-at-21-25-59-1024x737

El memorándum aparece en el último comunicado de la CIA sobre CREST (CIA Records Search Tool) de más de 900,000 documentos recientemente desclasificados.

Un informe “severamente restringido”

La carta de presentación del memorándum, redactada por el Director de Cuestiones Globales de la CIA (el propio informe fue preparado por el Centro de Subversión e Inestabilidad Extranjera de la división), introduce el propósito de presentar “una serie de escenarios posibles que podrían conducir a la expulsión del Presidente Assad u a otro cambio dramático en Siria”.

Además, curiosamente advierte que “debido a que el análisis fuera de contexto es susceptible de malentendidos, la distribución externa ha sido severamente restringida”. La reducida lista de distribución del informe (enviada a los jefes de seguridad nacional específicos y no a agencias enteras) indica que se consideró a los niveles más altos de la administración Reagan.

La próxima guerra sectaria por Siria

El contenido del informe de inteligencia contiene algunos pasajes sorprendentes que parecen notablemente consistentes con los acontecimientos que se desarrollaron décadas después en el inicio de la guerra siria en 2011:

Aunque juzgamos que el temor a las represalias y los problemas organizacionales hacen improbable un segundo desafío sunita, una reacción gubernamental excesiva a brotes menores de disidencia sunita podría desencadenar disturbios a gran escala. En la mayoría de los casos, el régimen tendría los recursos para aplastar a un movimiento sunní de oposición, pero creemos que la violencia generalizada entre la población podría estimular a un gran número de oficiales sunníes y conscriptos al desierto oa la comunidad, preparando el terreno para la guerra civil. [Pg.2]

El “segundo desafío sunita” es una referencia a la anterior guerra del gobierno sirio contra una insurgencia de la Hermandad Musulmana que culminó en la Masacre de Hama en 1982. Mientras minimiza la composición nacionalista y pluralista del gobernante partido Ba’ath, el informe prevé una renovación y explotación de las líneas de culpa sectarias que enfrentan a la población sunita de Siria contra su liderazgo alauita:

Los suníes representan el 60 por ciento del cuerpo de oficiales sirios, pero se concentran en filas de oficiales menores; Los hombres alistados son reclutadores sunitas predominante. Creemos que una renovación de la violencia comunal entre Alawis y Sunnis podría inspirar a los suníes en el ejército a volverse contra el régimen. [Pg.12]

Cambio de régimen y la Hermandad Musulmana

La posibilidad de que la Hermandad Musulmana encabece otra futura insurrección armada que conduzca al cambio de régimen recibe un amplio enfoque. Si bien el tono del documento sugiere esto como un escenario futuro a largo plazo (especialmente teniendo en cuenta que la Hermandad sufrió una aplastante derrota y fue completamente subterránea en Siria a mediados de la década de 1980), se considera uno de los tres “más probables”. Los otros escenarios incluyen “la lucha de poder de la sucesión” y “los reveses militares que inicien un golpe”).

El potencial para el resurgimiento de la “facción militante” de la Hermandad Musulmana se introduce en lo siguiente:

Aunque la represión de la Hermandad Musulmana redujo drásticamente la disidencia armada, juzgamos que todavía existe un potencial significativo para otro movimiento de la oposición sunita. En parte, el papel de la Hermandad era explotar y orquestar la actividad de la oposición por otros grupos organizados… Estos grupos todavía existen y bajo el liderazgo apropiado podrían unirse en un gran movimiento… …jóvenes profesionales que formaron la base de apoyo de la facción militante de la Hermandad Musulmana; Y restos de la propia Hermandad que podrían convertirse en líderes en un nuevo movimiento de oposición sunita… [pp.13-14]

El papel de la Hermandad es visto como la escalada del potencial de pequeños movimientos sunitas de protesta para transformarse en una violenta guerra civil sectaria:

La disidencia sunita ha sido mínima desde que Assad aplastó a la Hermandad Musulmana a principios de la década de 1980, pero persisten profundas tensiones, manteniendo viva la posibilidad de que incidentes menores se conviertan en grandes incendios de la violencia comunal … Una fuerza gubernamental excesiva para calmar tales disturbios podría ser vista por Sunnis como evidencia de una vendetta del gobierno contra todos los Sunnis, precipitando protestas aún más grandes de otros grupos Sunni…

Al confundir las nuevas protestas con el resurgimiento de la Hermandad Musulmana, el gobierno intensificaría su uso de la fuerza y lanzaría ataques violentos contra un amplio espectro de líderes comunitarios sunníes, así como sobre los que participaran en protestas. Los esfuerzos del régimen para restaurar el orden serían la bse si la violencia del gobierno contra los manifestantes inspirara una violencia comunal de base amplia entre alauíes y sunitas. [Pp.19-20]

El informe de la CIA describe la fase final de una guerra sectaria en evolución que atestigua la afluencia de combatientes y armas de los países vecinos. De acuerdo con un informe secreto de 1983 que pedía una operación encubierta de Estados Unidos para utilizar a Irak, aliado de Estados Unidos como base de ataque contra Siria, el análisis de 1986 dice que “Irak podría proporcionarles suficientes armas para lanzar una guerra civil”.

Una campaña general de violencia Alawi contra los sunníes podría empujar incluso a sunnitas moderados a unirse a la oposición. Los restos de la Hermandad Musulmana -algunos que regresan del exilio en Irak- podrían proporcionar un núcleo de liderazgo para el movimiento. Aunque el régimen tiene los recursos para aplastar tal empresa, creemos que los brutales ataques contra civiles sunníes podrían inducir a un gran número de oficiales sunníes y conscriptos a desertar u organizar motines en apoyo de disidentes, e Irak podría suministrarles suficientes armas para lanzar una guerra civil. guerra. [Pp.20-21]

Un régimen suní que sirve a los intereses económicos occidentales

Si bien el documento es principalmente una exploración teórica que proyecta escenarios de debilitamiento y colapso del régimen sirio (su propósito es el análisis y no necesariamente la política), los autores admiten su naturaleza “provocativa” (véase PREFACIO) y cierra con una lista de resultados deseados. Un desenlace provocativo describe un flexible “régimen suní” que sirve a los intereses económicos de Estados Unidos:

A nuestro juicio, los intereses estadounidenses serían mejor servidos por un régimen sunní controlado por moderados orientados a la empresa. Los moderados del negocio verían una necesidad fuerte de la ayuda y de la inversión occidentales de construir la economía privada de Siria, abriendo así la manera para los lazos más fuertes a los gobiernos occidentales. [Pág. 24]

Irónicamente, el gobierno sirio acusaría a los Estados Unidos ya sus aliados de subversión encubierta dentro de Siria después de que una serie de bombardeos internos crearan tensiones diplomáticas a mediados de los años ochenta.

screen-shot-2017-02-15-at-22-33-47-1024x326

Trucos sucios y diplomacia en los años 80

De acuerdo con el libro de referencia de Patrick Seale, Asad de Siria: La lucha por el Medio Oriente, 1986 fue un año que marcó el mayor aislamiento de Siria entre las potencias mundiales mientras múltiples crisis diplomáticas y eventos terroristas ponían a Siria cada vez más en el frío.

El año incluyó “el asunto de Hindawi“, -un intento patrocinado por la inteligencia siria de secuestrar y bombardear un vuelo de El Al a Tel Aviv- y puede o no haber involucrado a Nezar Hindawi trabajando como un agente doble en nombre de Israel. El fracasado complot trajo la condena internacional sobre Siria y sigue viviendo como una de las más famosas y extrañas conspiraciones terroristas de la historia. En 1986, Siria e Israel no sólo volvieron a estar al borde de la guerra, sino que una serie de tácticas de “trucos sucios” fueron utilizados por Siria y sus enemigos regionales para dar forma a los resultados diplomáticos principalmente en Líbano y Jordania.

En marzo y abril de 1986 (meses antes de la distribución del memorándum de la CIA), una serie de coches bomba todavía inexplicables sacudió Damasco y por lo menos 5 ciudades a lo largo de Siria, dejando más de 200 civiles muertos en la ola más significativa de ataques desde la Guerra anterior ’79 -’82 con la Hermandad Musulmana (también ver noticias de la BBC sobre los ataques).

El libro de Patrick Seale especula sobre los atentados que “No puede haber sido sin conexión que a finales de 1985 el Coronel Oliver North y Amiram Nir, experto en terrorismo de Peres, crearon un equipo de trucos sucios para atacar a los presuntos patrocinadores del terrorismo en Medio Oriente.

¿Un estado islámico en Damasco?

Si bien el informe de la CIA de 1986 hace un caso en su párrafo final para “un régimen sunní controlado por moderados orientados a la empresa” en Siria, los autores reconocen que el colapso del estado Ba’ath podría inaugurar el peor de todos los resultados posibles para Washington y la región: “fanáticos religiosos” podrían tratar de establecer “una República Islámica”. Las palabras cobran una nueva y especial importancia ahora, después del surgimiento de ISIS:

Aunque las tradiciones seculares de Siria harían extremadamente difícil para los fanáticos religiosos establecer una República Islámica, si tuvieran éxito, probablemente profundizarían las hostilidades con Israel y proporcionarían apoyo y refugio a los grupos terroristas. [Pág.24]

Lo que sigue ocurriendo en Siria ha superado aparentemente incluso los peores escenarios de los planificadores de inteligencia en los años ochenta. Jugar con el cambio de régimen ha demostrado ser el más peligroso de todos los juegos.

Fuente: http://www.globalresearch.ca/the-cias-blueprint-for-syrian-regime-collapse-new-declassified-cia-memo/5574950

Anuncios

Publicado el 16 febrero, 2017 en Texto y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Altamente reprobable y condenable!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: