En 1967, la CIA acuña la etiqueta de “Teorías de la Conspiración”

Conspiracy-Web

En abril de 1967, la CIA escribió un comunicado, en el cuál acuñó el término “teorías de la conspiración y recomendó estrategias para desacreditar tales teorías. El comunicado se produjo en respuesta a una solicitud de Libertad de Información del New York Times en 1976.

El comunicado declara:

2. Esta corriente de opinión es un motivo de preocupación para el gobierno de Estados Unidos, incluyendo nuestra organización.El objetivo de este comunicado es proporcionar material para contrarrestar y desacreditar las afirmaciones de los teóricos de la conspiración, con el fin de inhibir la circulación de tales declaraciones en otros países. La información de trasfondo se suministra en una sección de clasificados y en un número de archivos adjuntos no clasificados.

3. Acción. No se recomienda que el debate sobre la cuestión [conspiración] se inicie en donde no está ya teniendo lugar. Dónde la discusión está activa se solicita:

a. Debatir el problema de publicidad con contactos amistosos de élite (especialmente políticos y editores), señalando que la investigación [investigación oficial del evento pertinente] se hizo tan completa como fue humanamente posible, que las acusaciones de los críticos no tienen fundamento serio, y que la discusión más especulativa sólo juega en las manos de la oposición. Señale también que algunas partes de la charla de la conspiración parecen estar generadas deliberadamente por propagandistas. Exhortelos a utilizar su influencia para desalentar la especulación infundada e irresponsable.

b. Emplear los activos de propaganda para refutar los ataques de los críticos. Reseñas de libros y artículos de fondo son particularmente apropiados para este fin. Los archivos adjuntos no clasificados en esta guía deberían proporcionar material útil de fondo para pasar a los activos. Nuestra táctica debe señalar, según corresponda que los críticos están (I) aferrados a teorías adoptadas antes de que la evidencia se encontrara, (II) políticamente interesados, (III) financieramente interesados, (IV) apresurados e inexactos en su investigación, o (V) enamorados de sus propias teorías.

4. En privado en las discusiones de los medios no dirigidas a ningún escritor en particular, o en atacar a las publicaciones que pueden ser aún próximas, los siguientes argumentos deben ser útiles:

a. Ninguna evidencia nueva importante ha surgido la cuál la Comisión no haya tenido en cuenta.

b. Los críticos generalmente sobrevaloran determinados artículos e ignoran otros. Ellos tienden a poner más énfasis en los recuerdos de los testigos individuales (que son menos fiables y más divergentes, y por lo tanto ofrecen más dispositivos de retención para la crítica)

c. La conspiración a gran escala sería imposible ocultar en los Estados Unidos, especialmente ya que los informantes esperan recibir grandes regalías, etc.

d. Los críticos a menudo han sido seducidos por una forma de orgullo intelectual: se prenden en alguna teoría y se enamoran de ella; también se burlan de la Comisión, ya que no siempre respondió a todas las preguntas con una decisión plana en un sentido u otro.

f. Con respecto a los cargos que en el informe de la Comisión eran un trabajo urgente, emergió tres meses después del plazo establecido originalmente. Pero en la medida en que la Comisión trató de acelerar su reporte, esto fue debido en gran parte a la presión de la especulación irresponsable ya apareciendo, en algunos casos procedentes de los mismos críticos que, negándose a admitir sus errores, ahora están sacando nuevas críticas.

g. Tales acusaciones vagas como que “más de diez personas han muerto misteriosamentesiempre se pueden explicar de alguna manera natural.

5. Siempre que sea posible, luchar contra la especulación mediante el fomento de la referencia al propio Informe de la Comisión. Los lectores extranjeros de mente abierta todavía deben ser impresionados por el cuidado, la minuciosidad, la objetividad y la velocidad con la que la Comisión trabajó. Los críticos de otros libros podrían ser alentados a añadir por su cuenta la idea de que, al comprobar con el propio informe, lo encontraron muy superior a la labor de sus críticos.

CIA-conspiracy

CIA-conspiracy2

Resumiendo las tácticas que el comunicado de la CIA recomienda:
  • Afirmar que sería imposible para tantas personas guardar silencio acerca de una gran conspiración como ésta.
  • Tener personas amistosas con la CIA atacando tales afirmaciones, y señalar una vez más los informes “oficiales”.
  • Afirmar que el testimonios de los testigos no es fiable.
  • Afirmar que todo esto es noticia vieja, ya que “no hay evidencia nueva importante que haya surgido“.
  • No hacer caso de las afirmaciones de la conspiración a menos que la discusión sobre ésta ya esté demasiado activa.
  • Afirmar que es irresponsable especular.
  • Acusar a los teóricos de estar casados y enamorados de sus teorías.
  • Acusar a los teóricos de estar motivados políticamente.
  • Acusar a los teóricos de tener intereses financieros en la promoción de teorías de la conspiración.

En otras palabras, la unidad de servicios clandestinos de la CIA creó los argumentos para atacar a las teorías de conspiración como poco fiables en la década de 1960 como parte de sus operaciones de guerra psicológica.

 

Anuncios

Publicado el 15 enero, 2016 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: