De Pol Pot a ISIS: La sangre nunca se seco

C3u

Al transmitir las órdenes del presidente Richard Nixon para el bombardeo masivo” de Camboya en 1969, Henry Kissinger dijo, “Cualquier cosa que vuele sobre todo lo que se mueva. Mientras Barack Obama se embarca en su séptima guerra contra el mundo musulmán desde que fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, y Francois Hollande promete un ataque sin piedad” en ese país en ruinas, la histeria y las mentiras orquestadas nos vuelven casi nostálgicos por la asesina honestidad de Kissinger.

Como testigo de las consecuencias humanas del salvajismo aéreo, incluyendo la decapitación de víctimas, sus partes adornando árboles y campos, no estoy sorprendido por la indiferencia de la memoria y la historia, una vez más. Un ejemplo revelador es el ascenso al poder de Pol Pot y su Jemer Rojo, que tenían mucho en común con el Estado Islámico de hoy en Irak y Siria (ISIS).Ellos también eran medievalistas despiadados que comenzaron como una pequeña secta. Ellos, también, fueron el producto de un apocalipsis de fabricación estadounidense, esta vez en Asia.

De acuerdo con Pol Pot, su movimiento había consistido en menos de 5,000 guerrilleros mal armados, inciertos acerca de su estrategia, tácticas, lealtad y líderes”. Cuando los bombarderos B-52 de Nixon y Kissinger habían ido a trabajar como parte de la “Operación Menú, el demonio definitivo occidental no podía creer su suerte. Los estadounidenses dejaron caer el equivalente a cinco Hiroshimas sobre la Camboya rural de 1969 a 1973. Ellos arrasaron pueblo tras pueblo, volviendo a bombardear los escombros y los cadáveres. Los cráteres gigantes dejados por tal carnicería eran visibles desde el aire. El terror fue inimaginable. Un ex funcionario del Jemer Rojo describió cómo los sobrevivientes “se congelaron y pasearon en silencio durante tres o cuatro días.

Aterrorizada y medio loca, la gente estaba dispuesta a creer lo que les dijeran eso fue lo que lo hizo tan fácil para los jemeres rojos ganarse a las personas“. Una Comisión de Investigación del Gobierno finlandés estima que 600,000 camboyanos murieron en el ámbito civil subsiguiente a la guerra y describió el bombardeo como la “primera etapa en una década de genocidio”. Lo que comenzaron Nixon y Kissinger, Pol Pot, su beneficiario, lo completó. Bajo sus bombas, el Jemer Rojo formó un formidable ejército de 200,000 hombres.

ISIS tiene un pasado y un presente similar. Según la mayoría de las estimaciones académicas, la invasión de Bush y Blair a Irak en 2003 condujo a la muerte de al menos 700,000 personas, en un país que no tenían antecedentes de yihadismo. Los kurdos habían hecho ofertas territoriales y políticas; Chiítas y Sunitas tenían diferencias sectarias y de clase, pero estaban en paz; los matrimonios mixtos eran algo común. Tres años antes de la invasión, conduje por todo Irak sin miedo. En el camino me encontré con gente orgullosa, sobre todo, por ser iraquíes, los herederos de una civilización.

Bush y Blair hicieron estallar todo esto en pedazos. Irak es ahora un nido del yihadismo. Al-Qaeda, como los “yihadistasde Pol Pot, aprovecharon la oportunidad brindada por la embestida de Shock y Pavor” y la guerra civil que le siguió. La Siria “rebelde” ofreció recompensas aún mayores, con líneas de ratas estatales de la CIA y del Golfo con armas, logística y dinero circulando a través de Turquía. La llegada de reclutas extranjeros era inevitable. Un ex embajador británico, Oliver Miles, escribió: “El gobierno [de Cameron] parece estar siguiendo el ejemplo de Tony Blair, quien ignoró el consejo constante de la Oficina de Relaciones Exteriores, el MI5 y el MI6 de que nuestra política en Oriente Medio, y en particular nuestras guerras en Oriente Medio, habían sido un factor principal en el reclutamiento de musulmanes en Gran Bretaña por el terrorismo.

ISIS es la progenie de aquellos en Washington, Londres y París, que, conspiran para destruir Irak, Siria y Libia, cometiendo un crimen épico contra la humanidad. Al igual que Pol Pot y los jemeres rojos, ISIS es la mutacion de un terrorismo occidental de Estado dispensados por una élite imperial. Su culpabilidad es innombrable en nuestras” sociedades, haciendolas cómplices de aquellos que suprimen esta verdad fundamental.

Son 23 años desde que un holocausto envolvio a Irak, inmediatamente después de la primera Guerra del Golfo, cuando los EE.UU. y Gran Bretaña secuestraron el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas e impusieron “sancionespunitivas sobre la población iraquí, irónicamente, reforzando la autoridad nacional de Saddam Hussein. Fue como un asedio medieval. Prácticamente todo lo que sostenía un Estado moderno fue, en la jerga, bloqueado“, desde cloro para hacer el suministro de agua potable a lápices escolares, partes para máquinas de rayos X, analgésicos comunes y medicamentos para combatir tipos de cáncer previamente desconocidos llevados a los campos de batalla del sur fueron contaminados con uranio empobrecido. Justo antes de la Navidad de 1999, el Departamento de Comercio e Industria de Londres restringió la exportación de vacunas destinadas a proteger a los niños iraquíes contra la difteria y la fiebre amarilla. Kim Howells, parlamentaria de la Subsecretaría de Estado en el gobierno de Blair, explicó por qué. Las vacunas de los niños”, dijo, eran capaces de ser utilizadas en las armas de destrucción masiva”. El Gobierno británico pudo salirse con semejante atropello porque la cobertura mediática de Irak, en gran parte manipulada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, culpó a Saddam Hussein por todo.

Bajo un falso programa “humanitarioPetróleo por Alimentos, $100 dólares fueron asignado a cada iraquí para vivir durante un año. Esta cifra se tuvo que pagar por la infraestructura y los servicios esenciales de toda la sociedad, como la energía y el agua. “Imagina”, el Subsecretario General de la ONU, Hans Von Sponeck, me dijo, estableciendo esa ayuda contra de la falta de agua potable, y el hecho de que la mayoría de los enfermos no pueden pagar el tratamiento, y el gran trauma de sobrevivir día a día, y tienes una visión de la pesadilla. Y no se equivoquen, esto es deliberado. En el pasado no he querido usar la palabra genocidio, pero ahora es inevitable. Disgustado, Von Sponeck renunció al cargo de la ONU como Coordinador Humanitario en Irak. Su predecesor, Denis Halliday, un igualmente distinguido funcionario de la ONU, también había renunciado. Me dio instrucciones”, dijo Halliday, para poner en práctica una política que satisface la definición de genocidio: una política deliberada que ha matado efectivamente a más de un millón de personas, niños y adultos”.

Un estudio realizado por el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas, Unicef, encontró que entre 1991 y 1998, durante el bloqueo, hubo más de 500,000 muertes de bebés iraquíes menores de cinco años. Un reportero de la televisión estadounidense presentó esto a Madeleine Albright, embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, preguntandole: “¿Vale la pena el precio?Albright respondió: “Creemos que el precio vale la pena.”

En 2007, el alto funcionario británico responsable de las sanciones, Carne Ross, conocido como “Mr. Irak, dijo a un comité de selección parlamentaria, “[Los gobiernos de Estados Unidos y del Reino Unido] negaron efectivamente a toda la población un medio para vivir“. Cuando entrevisté a Carne Ross tres años después fue consumido por el arrepentimiento y la contrición. Me siento avergonzado“, dijo. Él es hoy un raro narrador de verdades de cómo los gobiernos engañan y como un medio de comunicación obediente desempeña un papel fundamental en la difusión y en mantener el engaño. Queremos alimentar [periodistas] factoides de inteligencia desinfectada“, dijo, “o tendríasmo que congelarlos“. El año pasado, un titular no atípico en The Guardian decía: “Ante el horror de ISIS tenemos que actuar“. Lo de “hay que actuar” es un fantasma resucitado, una advertencia de la supresión de la memoria informada, hechos, lecciones aprendidas y arrepentimientos o vergüenza. El autor del artículo fue Peter Hain, el ex ministro de la Oficina de Relaciones Exteriores responsable de Irak bajo Blair. En 1998, cuando Denis Halliday reveló la magnitud del sufrimiento en Irak para el cuál el Gobierno de Blair compartia la responsabilidad principal, Hain abusó de él en Newsnight de la BBC como un “apologista de Saddam”. En 2003, Hain respaldó la invasión del Blair al afectado Irak en base a mentiras transparentes. En una conferencia posterior del Partido Laborista, desestimo la invasión como una “cuestión marginal”.

Aquí estaba Hain exigiendo ataques aéreos, aviones, equipo militar y otro tipo de apoyo para aquellos “enfrentando un genocidio” en Irak y Siria. Esto promoverá el imperativo de una solución política“. El día que el artículo de Hain apareció, Denis Halliday y Hans Von Sponeck estaban en Londres y vinieron a visitarme. No estaban conmocionados por la letal hipocresía de un político, pero lamentaron la permanente pero casi inexplicable ausencia de la diplomacia inteligente en la negociación de una aparente tregua. En todo el mundo, desde Irlanda del Norte a Nepal, aquellos que se refieren el uno al otro como terroristas y herejes se han enfrentado entre sí en una mesa. ¿Por qué no ahora en Irak y Siria? En lugar de eso, hay una verbosidad insípida, casi psicópata de Cameron, Hollande, Obama y su “coalición de voluntarios” miesntras ellos prescriben más violencia entregada desde 30,000 pies sobre lugares donde la sangre de anteriores aventuras nunca se secó.Ellos parecen disfrutar de su propia violencia y estupidez tanto que quieren derrocar a su único aliado potencialmente valioso, el gobierno en Siria.

Esto no es nada nuevo, cómo el siguiente archivo filtrado de inteligencia del Reino Unido y Estados Unidos ilustra:

Con el fin de facilitar la acción de las fuerzas liberadoras [sic] se debe hacer un esfuerzo especial para eliminar ciertos individuos clave [y] proceder con disturbios internos en Siria. La CIA se prepara, y el SIS (MI6) intentará montar un sabotaje menor e incidentes dentro de Siria, trabajando a través de contactos con individuos… un grado necesario de miedo… frontera y enfrentamientos fronterizos [escenificados] proporcionaran un pretexto para la intervención… la CIA y el SIS deben utilizar… tanto capacidades en campos psicológicos como de acción para aumentar la tensión.

Eso fue escrito en 1957, aunque podría haber sido escrito ayer. En el mundo imperial, nada cambia esencialmente. En 2013, el ex ministro francés de Relaciones Exteriores Roland Dumas reveló que “dos años antes de la primavera árabe”, se le dijo en Londres que estaba prevista una guerra contra Siria. Voy a decirte algo,” dijo en una entrevista con el canal de televisión francés LPC, estuve en Inglaterra dos años antes de la violencia en Siria en otro negocio. Conocí a altos funcionarios británicos, que me confesaron que estaban preparando algo en Siria… Gran Bretaña estaba organizando una invasión de rebeldes en Siria. Incluso me preguntaron, a pesar de que ya no era ministro de Asuntos Exteriores, si me gustaría participar… Esta operación viene de lejos. Fue preparada, preconcebida y planificada.

Los únicos opositores eficaces de ISIS son demonios acreditados de occidente: Siria, Irán, Hezbolá y ahora Rusia. El obstáculo es Turquía, un “aliado y miembro de la OTAN, que ha conspirado con la CIA, el MI6 y los medievalistas del Golfo para canalizar el apoyo a los “rebeldes” sirios, incluidos los que ahora se hacen llamar ISIS. Apoyando a Turquía en su largamente sostenida ambición de dominio regional por derrocar al gobierno de Assad invitan a una gran guerra convencional y al horrible desmembramiento del estado con mayor diversidad étnica en el Medio Oriente.

Una tregua (sin embargo, difícil de negociar y lograr) es la única manera de salir de este laberinto; de lo contrario, se repetirán las atrocidades de París y Beirut. Junto con una tregua, los principales perpetradores y supervisores de la violencia en el Medio Oriente (los estadounidenses y los europeos) deben a sí mismos “des-radicalizar” y demostrar una buena fe a las comunidades musulmanes alienadas por todas partes, incluyendo los que están en casa. Debe haber un cese inmediato de todos los envíos de material de guerra a Israel y el reconocimiento del Estado de Palestina. La cuestión de Palestina es la mayor herida abierta enconada de la región, y la justificación frecuentemente expresada para el aumento del extremismo islámico. Osama bin Laden lo dejó claro. Palestina también ofrece esperanza. Denle justicia a los palestinos y empezará a cambiar el mundo que les rodea.

Hace más de 40 años, el bombardeo de NixonKissinger de Camboya desató un torrente de sufrimiento del que ese país nunca se ha recuperado. Lo mismo puede decirse del delito Blair-Bush en Irak, y de la OTAN y los crímenes de la “coalición” en Libia y Siria.

Con una sincronización impecable, el último tomo egoísta de Henry Kissinger ha sido publicado con su satírico título, Orden Mundial“. En una revisión aduladora, Kissinger se describe como un modelador clave de un orden mundial que se mantuvo estable durante un cuarto de siglo. Que se lo digan a la gente de Camboya, Vietnam, Laos, Chile, Timor Oriental y todas las otras víctimas de su “arte de gobernar”. Sólo cuando “nosotros” reconozcamos a los criminales de guerra en medio de nosotros y dejemos de negarnos a nosotros mismos la verdad, la sangre comenzará a secarse.

Por john Pilger

http://johnpilger.com/articles/from-pol-pot-to-isis-the-blood-never-dried

Anuncios

Publicado el 18 noviembre, 2015 en Texto y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: